JOE MOGAR Y LA LEGIÓN DE SECUNDARIOS

TÍTULO: EL TELEPATA

AUTOR: JOE MOGAR

COLECCIÓN LA CONQUISTA DEL ESPACIO. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN MAYO 1.973

PORTADA: ANGEL BADÍA

Joe Mogar - El Telepata

Portada de Angel Badía

He elegido la reseña de “El Telépata”, de Joe Mogar, para reivindicar a un importante grupo de escritores que podríamos denominar “secundarios” dentro del mundo de la novela popular; y cuando empleo la palabra secundario no estoy hablando para nada ni del número de obras publicadas ni de la calidad literaria de sus obras– tema completamente subjetivo- , sino de la especial falta de interés por parte de los aficionados por estos autores, que caen cada año en una parte más profunda del pozo del olvido.

Quiero dejar claro que lo que voy a poner a continuación ni es ni pretende ser una crítica, sino tan sólo una relexión. Y digo esto porque recientemente se organizó un revuelo en los foros en los que nos movemos los escasos aficionados a este tema por un comentario similar realizado en uno de los más conocidos blogs dedicados a la literatura popular, y que ha provocado –supongo que en una arrebato del propietario del mismo-  la lamentable desaparición de dicho blog, siendo al menos para mí una gran pérdida.

Todos somos conscientes de que cuando aparecen libros en venta de un determinado grupo de autores hay verdaderas tortas por conseguirlos, habitualmente a elevados precios, mientras que del resto de autores la demanda es muy inferior.

Lo mismo se desprende de los comentarios y reseñas que podemos encontrar en grupos de Facebook o en los escasos blogs dedicados a estos temas. A veces tengo la sensación de que los únicos escritores de bolsilibros que han existido son Curtis Garland, Silver Kane, y dos más, si nos atenemos a las reseñas que se cuelgan en la red (y que conste que a mí en el fondo me pasa lo mismo, pues acabo regresando siempre a los mismo autores), pero mi reflexión va dirigida a que nos preguntemos si esto es así porque hemos llegado a la conclusión de que son realmente los que más nos gustan después de haber leído a otros muchos autores –lo que estaría fenomenal-, o si es simplemente porque no hemos leído nada más, fiándonos de la abundancia de comentarios positivos acerca de esos mismos escritores.

En resumen: demos una oportunidad a otros escritores. O no, como veáis.Es simplemente 876servicio-secretouna recomendación. En mi caso al menos he descubierto un buen número de autores muy interesantes, sin que eso me haga perder ni un ápice mi admiración por los “consagrados”, como Curtis Garland, autor que es mi favorito de modo indiscutible.

Pues bien, uno de los muchos escritores “invisibles” es Joe Mogar, conocido en su casa como José maría Moreno García.

Aparte de Joe Mogar, José María Moreno García empleó otros seudónimos como Alexis Dormunt, J. Mendoza, Alfred Allyson, Clay Duncan, Jesse McGraham, Joe Mogar, Joe Morgan, Pete Salazar, Joseph M. West, y como la mayoría de escritores de novela popular, tocó casi todos los géneros, desarrollando el grueso de su carrera profesional para Bruguera, pero también en menor medida para Toray, Petronio. Manhattan y otras editorailes

Como suele ocurrir en estos casos, no he podido encontrar prácticamente ningún dato biográfico del escritor, salvo que nació en Priego (Córdoba) en 1.922, por lo que agradecería cualquier información al respecto.

Los títulos escritos por el autor en la colección La Conquista del espacio de Bruguera fueron tan sólo 4:

62 Dimensión 354-X
71 Cuando se detengan las estrellas
93 Orbita de locura
144 El telépata

En Selección Terror, también de Bruguera, otros tres títulos:

27 Muñecos diabólicos
37 El retrato de Marvin Dors
49 Yo, la loba

Y del género policiaco en Bruguera:

13 Testamento siniestro Punto Rojo
30 No matéis a un periodista Punto Rojo
45 Crimen en Columbus Circle Punto Rojo
49 Una rubia en la carretera Punto Rojo
55 Crimen en la emisora Punto Rojo
59 Ruth morirá joven Punto Rojo
73 Una pelirroja asustada Punto Rojo
77 Tráfico criminal Punto Rojo
82 Chantaje para mi esposa Punto Rojo
88 La araña Punto Rojo
92 ¡Detenga a mi asesino! Punto Rojo
107 Cuentas pendientes Punto Rojo
173 Hielo para una rubia Punto Rojo
180 Soy un asesino Punto Rojo
250 Maten a la heredera Punto Rojo
369 El caso Manning Punto Rojo
394 Muerte para una “ye-ye” Punto Rojo
398 Asesinato en Central Park Punto Rojo
404 Muerte para un locutor Punto Rojo
407 La pasajera del vuelo 500 Punto Rojo
417 El signo de Géminis Punto Rojo
423 Un plumífero femenino Punto Rojo
426 ¿Quién mató a Sheldon? Punto Rojo
440 Alf Baxter, agente federal Punto Rojo
446 Muerte de un escritor Punto Rojo
453 Daliah del CIA Punto Rojo
468 Misión extraordinaria Punto Rojo
561 El visitante de medianoche Punto Rojo
601 Muerte para un cacique Punto Rojo
613 ¿Crimen o secuestro? Punto Rojo
623 Réquiem por un alcalde Punto Rojo
628 Muerte de un picapleitos Punto Rojo
636 Epitafio para un novelista Punto Rojo
649 Una palabra de seis letras Punto Rojo
669 Coartada Punto Rojo
682 Crimen en “Lady’s Manor” Punto Rojo
686 Asesinato de una taquimeca Punto Rojo
688 Muerte para Nelly Punto Rojo
705 El contrato Punto Rojo
717 Un cadáver en la playa Punto Rojo
496 Réquiem para las rubias Servicio Secreto
538 Un cadáver en el Bronx Servicio Secreto
575 No dispares, preciosa Servicio Secreto
578 Réquiem por mi esposa Servicio Secreto
589 La muñeca rubia Servicio Secreto
592 ¡Pórtate bien, querida! Servicio Secreto
596 Buitres de Chicago Servicio Secreto
601 Muerte para una damisela Servicio Secreto
609 Las damas también matan Servicio Secreto
621 Gángsters en Broadway Servicio Secreto
625 No te fíes de las damas Servicio Secreto
632 La dama del bolso rojo Servicio Secreto
638 Mi propia ley Servicio Secreto
640 Idilio sangriento Servicio Secreto
644 La muchacha china Servicio Secreto
648 ¡Han fusilado a mi esposa! Servicio Secreto
675 Testigo de su muerte Servicio Secreto
692 La muchacha de Birmania Servicio Secreto
731 Siempre mujeres Servicio Secreto
876 Tres mujeres y algo más Servicio Secreto
893 Crimen para una dama Servicio Secreto
900 ¿Amnesia…? Servicio Secreto
910 Un zodiac modelo 1966 Servicio Secreto
914 Mariposa de salón Servicio Secreto
932 … Y Velda dijo no Servicio Secreto
958 El crimen del jaguar rojo Servicio Secreto
991 Muerte para una rubia Servicio Secreto
1038 Una minifalda en la noche Servicio Secreto
1043 Tse Ling, de Shanghai Servicio Secreto
1048 ¿Has visto a Molly? Servicio Secreto
1054 Asesinato en Wall Street Servicio Secreto
1059 ¿Por que matar a Paula? Servicio Secreto
1067 Alfa Centauro Servicio Secreto
1077 Philadelphia express Servicio Secreto
1109 Oculto en la fosa Servicio Secreto
1154 Muerte en las nubes Servicio Secreto
1167 El preso que surgió de la noche Servicio Secreto
1222 La muerte acecha en París Servicio Secreto
1286 El hilo de Ariadna Servicio Secreto
1305 La llamada de Siva Servicio Secreto
1339 La drogadicta Servicio Secreto

Respecto a la reseña en sí, “El Telépata”, me ha parecido una novela peculiar dentro de la colección, por ser la trama algo más compleja de lo habitual. Desde el centro de control de la III Galaxia se ha perdido el contacto con dos naves exploratorias; una de ellas, la X.A. 23, ha perdido el control de uno de sus motores, y se ha desviado de su ruta de regreso procedente de un viaje de exploración a Antares. Formada por una tripulación de 50 personas, se ven obligados a tomar tierra con la nave en un asteroide para hacer frente a las correspondientes reparaciones que les permitan regresar a casa.

El comandante Ming (un humanoide de color azul) y Una (única hembra de la tripulación) son los encargados de salir al exterior para realizar las reparaciones, sufriendo un extraño ataque en la superficie que les hace huir al interior de la nave, que milagrosamente funciona cuando intentan ponerla en marcha, lo que les permite iniciar el camino de vuelta a casa, sin sospechar que algo ha entrado en la nave en lugar del comandante Ming, al que nadie consigue localizar. Tras recibir la extraña orden desde el Centro de Control de desviar su rumbo, uno a uno los miembros de la tripulación empiezan a aparecer muertos, en apariencia sin sangre en sus cuerpos.

Dos historias paralelas conforman la novela: por un lado Dee, Lillie y Knut (un extraño ser de inteligencia muy desarrollada) desde el Centro de Control, que tratan de averiguar qué ha ocurrido con las naves desaparecidas; y por otro en el interior de la nave X.A. 23, donde Uma, Kalf (la pareja humana de Uma), y el resto de tripulación se enfrentan a una enigmática presencia en la nave que amenaza con acabar con todos ellos.

Una historia apasionante, aderezada con un montón de ideas interesantes que a veces cuesta digerir, como el conjunto de especies extraterrestres que conforman la III Galaxia y las relaciones entre ellas, o la capacidad que tiene todo el mundo para emplear la Telepatía, prohibida expresamente por el “Gran Consejo”, el órgano supremo de la Galaxia, que parece que gobierna con mano de hierro.

A pesar de que el estilo literario del autor, siendo correcto, me ha resultado un tanto frío y a veces confuso, esto no evita que la novela me haya resultado francamente interesante.

Por mi parte daré más oportunidades al autor, con ganas de leer alguna de sus aportaciones al terror y sobre todo del género policiaco, donde más se prodigó, por lo que entiendo que es donde debía sentirse más cómodo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s