ADA CORETTI Y LA REITERACIÓN EN LOS ARGUMENTOS

Ada-Coretti-Terror-en-el-ataúdEn este mismo blog ya se ha hablado de Isabel Irigaray Echevarri (nombre verdadero de Ada Coretti), una de las pocas mujeres que escribió novelas de terror dentro del mundo de la novela popular, y una de las maestras del gore del género. Soy consciente de la división de opiniones que genera esta escritora, venerada por unos, y odiada por otros, que la acusan de tener un estilo literario mediocre y de repetir una y otra vez el mismo argumento en sus novelas, pero la realidad es que muchas veces se juzga a los autores de bolsilibros basándose en la lectura de una o dos de sus obras , algo que yo personalmente considero injusto y precipitado, por la sencilla razón de que con el volumen de páginas que debían escribir en tiempo muy limitado, era muy habitual que su nivel literario tuviera altibajos muy pronunciados. Incluso autores de reconocido prestigio como Silver Kane podrían ser considerados pésimos si se tiene la mala suerte de tener como primeras lecturas algunas de sus obras de menor calidad.

Ada-Coretti-Se-bañaba-en-sangre

¿Pero ese no es Paul Naschy?

Lo primero que quiero dejar claro es que en mi caso estoy más cerca de los admiradores de Ada Coretti que de sus detractores, a pesar de que comparto la idea de que sigue de forma habitual un mismo esquema narrativo en la mayor parte de sus obras, lo que no quita que por lo general los planteamientos de sus historias me resultan francamente interesantes. En mi defensa puedo alegar que he leído muchas de las novelas de esta autora, lo que al menos me da una visión más amplia de su obra.

Respecto al tema de la reiteración argumental en la novela popular, es extensible a la práctica totalidad de los autores, algo lógico si tenemos en cuenta la cantidad de obras que escribieron y el poco tiempo del que disponían para su realización. A ver quien es el guapo que en 1.000 o más novelas no se repite de vez en cuando.

No obstante, hay que reconocer que en la obra de Ada Coretti –al menos en su vertiente terrorífica-, hay una serie de elementos cuya repetición resulta cuanto menos llamativa:

  • Las historias suelen iniciarse a raíz de un encuentro casual entre el héroe protagonista y una bella desconocida que muy pronto le confiesa estar asustada por algo. Por lo general el protagonista se ve obligado a entrar en una posada/mansión por motivos metereológicos, y allí encontrará a la chica en cuestión, de la que se enamora a primera vista. De buenas a primeras, sin conocerse de nada, el héroe se presta a ayudar a la indefensa damisela, acompañándola al lugar donde se desarrollará la trama principal haciéndose pasar por su prometido.
  • Predomina en sus novelas el misterio sobre los elementos terroríficos, con un estilo muy cecano al Giallo italiano. La gran mayoría de sus novelas podrían haber sido publicadas perfectamente como novelas policiacas. De hecho, sus títulos policiacos siguen un esquema muy parecido a las de terror.
  • Aparecen en los argumentos elementos aparentemente sobrenaturales (especialmente muertos que supuestamente regresan de la tumba) pero que finalmente tendrán una explicación racional. Ada Coretti es una de las reinas de lo que viene a llamarse “Scooby Doos”. Pero atención, porque en alguna novela –que no desvelaré- se puede encontrar algún suceso de auténtica naturaleza sobrenatural.
  • De forma habitual las historias se desarrollan en escenarios cerrados (generalmente una gran mansión) aislados por causas excepcionales del resto del mundo, siendo importante en muchos casos el elemento de “habitación cerrada” como parte sustancial del misterio que se plantea.
  • Entre los personajes de sus novelas es habitual la presencia de gemelos malvados, científicos locos (mad doctors, como les llaman los entendidos) y de jorobados. Esto último es especialmente llamativo. Aprovecho para advertir que tal vez no aparezcan estos personajes en las reseñas que acompañan a este artículo, lo que no significa de forma obligatoria que no estén en la novela; simplemente, tal vez no los menciono para no destripar la historia.
  • Por desgracia, de forma habitual en la autora, en el desarrollo de sus historias aparecen incoherencias y elementos muy poco creíbles que hacen que el nivel de sus obras baje muchos enteros. Una lástima, pues los planteamientos iniciales y el desenlace suelen ser bastante acertados. Creo sinceramente que es de esos autores a los que las prisas no les beneficiaban en absoluto.
  • Se producirán tres o cuatro asesinatos del modo más sangriento e imaginativo posible, al más puro estilo del cine gore. La detallada descripción de la violencia es precisamente una de las mejores virtudes de la autora. Otra peculiaridad de la autora es que en muchas de sus novelas se producen asesinatos de niños, algo poco habitual en la época.
  • Del análisis de las tramas de sus historias se desprende que la autora tenía una visión muy negativa del matrimonio, que nunca es un motivo de alegría en sus libros, y de hecho, en multitud de ocasiones los compromisos matrimoniales son el detonante de todos los crímenes que vendrán a continuación. El lector no debe dejarse engañar porque todas las novelas acaben con una feliz promesa de matrimonio entre los protagonistas, habitual imposición de la editorial que la autora despacha con desgana en apenas cinco líneas.
  • En el clímax de la novela el protagonista reunirá a todos los sospechosos en una misma habitación, y de forma brillante hará pública la resolución del misterio y la identidad del culpable, que confesará finalmente la verdad. Una verdad que suele incluir sorprendentes culpables.

Y como este blog es así de loco y en teoría es de reseñas, vamos a dar un repaso a algunas de las obras de terror de esta escritora –ni más ni menos que 18-, para conocerla un poco mejor, y para que el que lea esto decida si está o no de acuerdo conmigo respecto a lo que he dicho de ella.

ada-coretti horror-en-el-cuarto-oscuro-TITULO: HORROR EN EL CUARTO OSCURO

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 26. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1973

PORTADA: ALBERTO PUJOLAR

La primera obra de cualquier autor de novela popular tiene para mí un especial interés, ya que es de suponer que en su primera novela se plasmen ideas que lleven fraguándose  desde hace tiempo, y por tanto el grado de improvisación sea muy inferior al que tendrá que recurrir en su obra posterior, por los estrechos plazos de entrega impuestos por la dinámica editorial.

Una joven regresa a su casa en una noche lluviosa, asustada porque recientemente una chica de características físicas similares a las suyas       –rubia y con un cuerpo de escándalo, por si no os lo habíais imaginado- ha sido asesinada de forma horrible en Dressbold, la pequeña población al Norte de Leicester donde vive (no existe esa población, por cierto, algo muy habitual en la escritora, que no emplea nunca localidades reales en sus novelas).

Sus temores se ven confirmados cuando un hombre de siniestra silueta en el que destacan unos brillantes ojos rojos aparece de súbito de un portal diciéndole con una voz de ultratumba que la lluvia le empuja a asesinar mujeres de las que nunca le hacen caso; es decir, mujeres guapas.

Dicho y hecho, el misterioso hombre acaba con su desafortunada víctima, amputándole los senos a cuchilladas para después quemarla viva, en una de esas violentas escenas cargadas de detalle tan del gusto de Ada Coretti.

Aquí aparece ya la protagonista de la novela, una mujer llamada Audrey, que debiera estar feliz, pues ha recibido en pocos días la proposición de matrimonio de dos hombres, y sin embargo está muy preocupada con las noticias locales, ya que su físico se ajusta de forma muy preocupante al de las dos chicas asesinadas en los últimos días.

El caso es que Audrey se debate entre las propuestas formales de James Merrill, guapo y de carácter algo brusco; y de Michael Freeman, un hombre menos guapo pero muy rico, que vive en un apartado caserón en compañía de su madrastra y su hermanastra Sally.

Durante una animada charla, un hombre llamado Adrian Carter, secretario personal de Michael Freeman, le pinta a Audrey un panorama de la casa donde vive su jefe que hace que el hotel de Psicosis resulte atractivo para pasar un fin de semana. Durante la conversación sale a relucir la existencia en el caserón de un cuarto oscuro en el ático al que nadie puede entrar por orden expresa de la madrastra de Michael.

Poco después. Audrey recibe en su casa la llamada de un hombre que dice ser el asesino de Dressbold, y le avisa de que ella será su próxima víctima.

A pesar de ponderse en manos de la protección policial, Audrey acaba cayendo en las manos del siniestro asesino de ojos rojos, que sorpendentemente le ofrece que la dejará vivir, con la condición de que acepte casarse con Michael Freeman, al que deberá convencer de que está completamente enamorada de él. Si incumple sus condiciones, volverá a por ella, y ya no habrá piedad alguna. Aterrada, Audrey decide obedecer al enigmático asesino, rechazando a James Merrill, que le acusa airadamente de ser una interesada que sólo busca el dinero de Freeman.

Cuando el exultante Michael Freeman recibe la inesperada aprobación de Audrey, éste se ve en la obligación de contarle un oscuro secreto de su familia, pues su madre fue asesinada de forma muy similar a las recientes víctimas, y su padre era el principal sospechoso, aunque nunca fue condenado por tan horrendo crimen, al no haber prueba alguna en su contra. Años despúes, tras haberse casado con la madrastra de Michael, acabó suicidándose ahorcándose en un árbol, dejando una nota en la que reconocía haber asesinado a su anterior mujer. Todo apunta a que el padre de Michael ha regresado de la muerte para seguir asesinando. Audrey está decidida a averiguar la verdad, y está convencida de que el misterioso cuarto oscuro es la clave de todo.

Debéis reconocer que hasta aquí resulta todo impecable, y seguro que os estáis mordiendo las uñas para saber como acaba todo este embrollo.

Por mi parte, me temo que mis labios están sellados, y si queréis saber más, tendréis que leer la novela.

Los personajes están bien definidos, y la narración fluye sin interrupción, dando la sensación de que –probablemente por ser su primera novela- la autora pudo revisar y pulir el texto, cosa que es casi seguro no pudo hacer en su obra posterior, acuciada por lo plazos de entrega a los que se vería sometida.

Como ejemplo de la excelente composición de personajes, esta es la descripción de la madrastra de Michael, cuya imagen se expone brillantemente en apenas  cuatro líneas:

No sabía ya sonreír. Hacía tantos años que lloraba, que gemía, que se desesperaba, que ya no acertaba a saber lo que era una sonrisa.

En un diccionario hubiera podido leer la definición exacta de la palabra.

De no ser así, ni idea ya de lo que una sonrisa podía significar.”

Creo que es una buena ocasión para valorar en su justa medida a Isabel Irigaray Echevarri, que tal vez no tuviera la milagrosa capacidad que sí tenían otros autores de la novela popular para vomitar textos más que dignos a la primera sin apenas tiempo para revisarlos, pero sí que demuestra que tenía muy buenas ideas, y que con un poco de tiempo para revisar sus textos, muestra un oficio nada desdeñable.

Ada coretti noche de espantoTITULO: NOCHE DE ESPANTO

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 31. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1973

PORTADA: ALBERTO PUJOLAR

En la peor tormenta de los últimos años se está celebrando el enlace matrimonial del aristócrata Peter Harrison y la animadora de club (así la llaman en la novela) Bárbara Mayne, con la única presencia de otras tres parejas y Susan, hermana de Bárbara. El lugar elegido es la vieja mansión de Peter, situada en un apartado pueblo del Norte de Inglaterra, y la extraña hora en la que se celebra, las doce de la noche, momento en el que se produce un repentino apagón que es aprovechado por alguien para arrancarle  los ojos al novio, que a pesar de tan horrible suceso insiste en que se celebre la boda, algo que finalmente no es posible, pues Peter no resiste y se desploma desmayado por el dolor. Lo increíble de todo es que el apagón apenas dura dos minutos, y al encenderse las luces, todos los presentes permanecen en el mismo sitio, y con las manos limpias de sangre, pero es obvio que el asesino tiene que ser uno de los presentes: el sacerdote; Bárbara Layne y su hermana Susan; el doctor Lloyd y su madre; Rock Lane y su hermana Alice; Edward Layne y su tía la señora Clayton; Joe el mayordomo y un anciano criado llamado Cameron son todos los posibles sospechosos del crimen.

Para presentar esta macabra situación la autora necesita tan sólo 2 páginas, en una muestra perfecta de la rapidez con la que los escritores debían enganchar a los lectores, algo muy característico de la literatura popular.

A partir de aquí la historia se convierte en la clásica trama de personajes encerrados en compañía de un asesino, pues la mansión ha quedado aislada del resto del mundo al haberse derrumbado el único puente de acceso a causa de un rayo.

Bajo los cuidados del doctor Lloyd, Peter es tralsadado a una habitación de la casa, mientras grita repetidamente que sabe quién es su atacante, pero se niega a decir su nombre.

La dulce e inocente Susan descubre de boca de su casquivana hermana Bárbara que Peter le había amenazado de muerte si no se casaba con él, y no contento con eso, todos los hombres invitados a la ceremonia -Rock Lane, Edward Layne y el doctor Lloyd-  habían mantenido relaciones íntimas con la novia.

Los invitados comienzan a ser asesinados uno a uno durante la noche, y saldrán a la luz escalofriantes sucesos relacionados con el pasado de la familia de Peter que acabrán teniendo consecuencias en el presente.

El interesante planteamiento inicial se acompaña de algunas ideas muy prometedoras, pero por desgracia el pulso narrativo es muy irregular. El género de terror suele basarse en una sucesión de escenas terroríficas que el autor debe enlazar siguiendo un hilo conductor coherente, y es precisamente en esto último donde flojea claramente la novela. Da la sensación de que la autora tiene en mente distintas escenas, pero se ve incapaz de enlazarlas con cierta coherencia, y el original final se resuelve con excesiva precipitación, en una muestra clara de que la autora no dominaba el estricto formato de los bolsilibros. En resumen, se nota en exceso la inexperiencia de la autora, que aún no había pulido su estilo característico. Recordemos que esta es la segunda novela de terror de Ada Coretti, y se nota un gran bajón respecto a su primera novela, que con casi total seguridad pudo escribir con más tiempo.

 

Ada-Coretti- El-castillo-de-los-jorobados-TITULO: EL CASTILLO DE LOS JOROBADOS

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 81. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1974

PORTADA: ALBERTO PUJOLAR

Todo comienza en 1865, cuando Lord Morggine y su criado Richard se topan con un lúgubre castillo tras haberse perdido durante una cacería. Según Richard, el castillo tiene fama de haber estado morado siempre por jorobados,  y la leyenda dice que si alguien interrumpe el reposo de los restos de sus antiguos moradores, recibirá una maldición, de modo que todos sus hijos morirán a excepción de los que nazcan jorobados.

Lord Morggine considera que es una estupidez, y se adentra en el castillo buscando refugio, y como os podéis imaginar, se topan de frente con un montón de esqueletos con la espina dorsal curva, al mismo tiempo que una voz de ultratumba les anuncia que todos sus hijos morirán de muerte horrible, a excepción de los que nazcan jorobados.

1 año después, nace el primogénito de Lord Morggine, Frank, que resulta ser jorobado, y tras algún otro hijo que muere a los pocos meses de nacer, tiene un segundo hijo, Edward, que de forma increíble también es jorobado. Tras otros dos hijos normales que mueren accidentalmente, nace otra niña con joroba, a la que llaman Nadja. La maldición se ha cumplido.

En 1894, el primogénito Frank, casado con una mujer llamada Goldie que sólo quiere su fortuna, espera el nacimiento de su primer hijo, que resultan ser gemelos –niño y niña-. Tras el nacimiento de los bebés, perfectamente normales, reaparece la maldición familiar cuando un águila mata a al niño. La sorpresa es que el águila, que parece venir del castillo de los jorobados,  ha actuado siguiendo las instrucciones de alguien.

Sin embargo, la hija aún sigue viva, y todos son conscientes del peligro que corre. Por desgracia, y a pesar de sus intentos de protegerla, el águila asesina vuelve para acabar lo que había empezado.

Ante la hecatombre familiar, Lord Morggine decide regresar al castillo de los jorobados en compañía de su criado Richard, para suplicar que le sea levantada la maldición. Las revelaciones que se producirán en el castillo    –que no  explico aquí para no fastidiar el misterio- provocan un giro inesperado en la historia, en la que como es habitual en Ada Coretti, no faltarán las adecuadas dosis de sangre.

Inusual obra esta novela, un dramón ambientado a finales del siglo XIX, con toques fantásticos, muy alejado de lo que es habitual en la autora, y donde se nos narra toda una saga familiar de jorobados. Vamos, que podríamos decir que es lo más cercano a Cien años de Soledad que encontraréis en la colección Selección Terror.

Destaca la romántica historia entre el apuesto y valiente médico Laurence Hawn, que ejerce de detective aficionado, y la bella pero deforme Nadja Morggine, que oculta un importante secreto.

Repito que la novela es francamente sorprendente, y podría haber sido publicada en una colección romántica tipo Corazones jorobados, o Magnolias y chepas, pero la autora se las ingenia para incorporar un misterio que hace que la novela tome otros derroteros, y que tiene un clímax final en el que aparecen elementos de naturaleza sobrenatural, algo excepcional en esta autora.

 

ada coretti la muerte afila sus dientesTITULO: LA MUERTE AFILA SUS DIENTES

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 99. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1975

PORTADA: ALBERTO PUJOLAR

Tras la soberbia portada muy acorde con el contenido de la novela,  da comienzo esta historia victoriana ambientada en el inhóspito y ficticio condado de Mesley, sobre el que pesa una siniestra leyenda relacionada con una bruja llamada Raquel. ¡Mucho cuidado todos los hombres que tengáis una Raquel cerca!

Como suele ser habitual en estos casos, un carruaje llega a la localidad con los protagonistas de nuestra historia: Pamela Benn, una bella jovencita que ha ido a Mesley para trabajar de camarera ; el apuesto y rico  Warren Dean, que continúa su viaje; y Robert Landd, un misterioso hombre de edad indefinida, que será el encargado de contar a sus compañeros la terrorífica historia de la bella y fascinante Rachel, una mujer que 60 años atrás llegó con un circo, enamorando a todo hombre que hubiera en Mesley, que embrujados por su descomunal belleza se convertían primero en sus amantes y finalmente en sus víctimas, descuartizándolos en siete trozos con una sierra de carpintero, siguiendo siempre un mismo ritual: vestida con una capa roja, primero les cortaba los brazos, luego la cabeza, después las piernas, y finalmente el tronco por la mitad. Tal era el odio que sentía Raquel por los hombres.

Sus crímenes continuaron hasta que el por aquel entonces conde de Mesley, un viudo con dos hijos, preso de sus encantos, le ofreció el matrimonio, a lo que Raquel accedió con la condición de que le pintaran un retrato, donde la capturaron tal y como era:

Deslumbrante de hermosura y atractivo. Llevaba puesta una blusa blanca, con flores rojas bordadas alrededor de su amplio, descarado y turbador escote. La cabellera negra, larguísima, era como un manto de noche oscura, oscurísima. Los ojos verdes, rasgados, aparecían como esmeraldas hechas de ascuas de fuego.”

Días después de acabar el retrato, el conde fue descuartizado por Raquel, ante la aterrada mirada de Elisa, la hija pequeña del conde, que perdió para siempre la razón. Cuando las gentes del pueblo acudieron al castillo, se encontraron la dantesca escena, y tras una ardua búsqueda, acabaron quemando a Raquel junto con su diabólico retrato dentro de una abandonada posada donde se había escondido, y desde donde profería lúgubres amenazas de venganza mientras ardía.

Desde entonces, los habitantes de Mesley temen que tarde o temprano se cumplan las amenazas de la bruja.

Ya con Pamela en la posada del Relámpago, y con sus compañeros de carruaje continuando su camino, nuestra protagonista conoce a la familia Pronsson, propietarios de la posada en la que va a trabajar: el señor y la señora Pronsson, y sus hijas Silvia y Quinn; ésta última una joven de unos 20 años que se presenta a todo el mundo como Raquel, y con un físico inquietantemente parecido a la descripción de la bruja.

Esa misma noche llegan unos clientes a la posada, entre los que se cuenta Warren Dean, que en una impulsiva decisión de última hora ha decidido hacer noche en Mesley en lugar de seguir su camino.

Muy pronto, comienzan a producirse una serie de horrendos crímenes que hacen pensar que Raquel ha vuelto de entre los muertos para vengarse, y una de las personas que más motivo tiene para preocuparse es el actual conde de Mesley, bisnieto del hombre que murió descuartizado 60 años atrás, y que vive en su castillo en compañía de sus padres, hermanos, y su enloquecida tía abuela Elisa.

Un relato muy bien construido, cargado de misterio y sorpresas, donde caperucita roja es el monstruo, y con los habituales detalles gore tan característicos de la obra de Ada Coretti. Y con un epílogo final muy inquietante. Para mi gusto, se encuentra entre las obras más disfrutables de la autora.

ada-coretti el-tesoro-diabolico-TITULO: EL TESORO DIABÓLICO

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 59. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1974

PORTADA: ALBERTO PUJOLAR

El joven Roger Taub lee una enigmática carta de Peter Molkan dirigida a su padre, en la que le ruega que acuda a visitarle a su casa en Carlisle, pues necesita su ayuda urgente. En la delirante misiva Molkan habla de sueños repetitivos en los que es conducido hasta una gruta que oculta un tesoro, y se muestra convencido de que la muerte acecha a su casa.

Ante la ausencia temporal de su padre, Roger decide acudir al encuentro de Peter, que vive en una alejada casa en compañía de sus tres hijas, Bárbara, Caroline, Connie, y un sobrino llamado Jack.

Nada más llegar, una conversación con el encargado de una gasolinera le pone en aviso de que algo extraño sucede en el hogar de los Molkan, pues le habla de una mujer que 30 años atrás se volvió loca, tras un desengaño amoroso con uno de los habitantes de la actual vivienda de Molkan, prometiendo que un día mataría a todos sus habitantes. Una misteriosa mujer que acaba de ser dada de alta del sanatorio mental de Santa Clara donde estaba recluida. A todo esto hay que sumarle que justo la noche anterior a la llegada de Roger, un guardabosques ha sido salvajemente mutilado, pues un misterioso desconocido le arranca la lengua con un rastrillo. La explicación final por cierto a este punto es por cierto hilarante.

Cuando se produce el ecuentro entre Molkan y Roger, todo apunta a que la existencia del tesoro puede ser real, y no fruto de un sueño.

Debo decir que la novela a simple vista parece un disparate mucho mayor de lo que acaba siendo en realidad, pues parte de un planteamiento tan absurdo como que el personaje de Olga Myrtta -la loca- oculta un tesoro tras una cascada que se encuentra en pleno condado de Cumberland, Inglaterra. Y no sólo eso, sino que el tesoro está protegido por una boa gigante de 10 metros que responde al nombre de Nakka y que está sus órdenes. Con independencia de que no parece normal encontrar una boa gigante en Reino Unido, todos se preguntarán cómo es posible que Olga, recién salida del manicomio tras 30 años de reclusión, haya tenido tiempo de amaestrar una boa hasta el punto que obedece sus órdenes verbales. Por cierto que es un recurso –animales salvajes a las órdenes de un personaje malvado- que Ada Coretti emplea en varias de sus novelas.

Pues bien, todo esto tiene una explicación final que le da un cierto sentido a todos estos aparentes desvaríos, aunque a costa de aportar un endeble móvil a los crímenes.

Como suele pasar en estos casos, las incoherencias y los excesos acaban convirtiéndose en virtud, pues es difícil no disfrutar de todas estas excentricidades que parecen producto de una noche de resaca. Yo al menos me he reído un montón. La novela no deja de ser una especie de Mujercitas con Boa, pues predomina la parte romántica sobre cualquier otro género. Eso sí, del terror apenas hay rastro, pero aún así aparecen algunos de los elementos característicos de la autora, como los compromisos matrimoniales infelices, los asesinatos con casquería, o los sorprendentes giros argumentales (hay alguna sorpresa interesante), y respecto a la redacción de la novela….ya he dicho que Ada Coretti no destaca precisamente en el arte de la improvisación, lo que motiva que el nivel de incoherencia de esta novela supere a lo hanitual. Es probable que si un lector tuviera su primer acercamiento a esta autora a través de esta novela, no volviera a coger un libro suyo, lo que demuestra que en el mundo de la literatura popular hay que dar varias oportunidades a los escritores, ya que es muy habitual encontrar estos bandazos en la calidad de las obras.

ada coretti la-muerte-tiene-ocho-brazoTITULO: LA MUERTE TIENE OCHO BRAZOS

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 63. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1974

PORTADA: ENRIQUE MARTIN

El inicio de esta obra recoge uno de los mayores clichés del terror popular: una mansión en lo alto de unos acantilados en un día gris cargado de niebla. En este caso se trata de la mansión de los Mawford, donde en ese momento se reúnen los cuatro hijos del recientemente fallecido propietario de la casa: James, Cliff, Herbert, y la joven Rosalind.

En la reunión discuten acaloradamente, pues Cliff se niega a vender la casa, y el testamento le habilita para imponerse al resto de herederos, que quieren repartirse su parte. El motivo por el que Cliff se niega a desprenderse de la casa es que está convencido de que un valiosísimo collar perdido hace más de 60 años se encuentra escondido en el interior de la mansión, a pesar de que su propio padre lo buscó sin éxito durante toda su vida. En la familia existe una leyenda relacionada con la bella condesa de Mawford, una mujer irresistible para cualquier hombre que estaba completamente enamorada del valioso collar que le había regalado su celoso marido. La misma leyenda dice que la condesa se enamoró de otro hombre, y decidió fugarse con él. Aquí hay dos versiones, pues unos dicen que la condesa escondió en la mansión el collar para poder recuperarlo más adelante; y otra que acabó en el fondo del mar arrastrado por un pulpo gigante que atacó a la infiel esposa cuando huía de la casa con el collar en el cuello. Sólo se salvaron 8 brillantes del collar, que fueron repartidos entre los cuatro actuales herederos, con la promesa de que no los venderían, para así poder restaurar el collar cuando de nuevo volviera a aparecer.

Como suele ser habitual, en mitad de la noche llama a la puerta buscando refugio de la tormenta una exhuberante mujer llamada Greta, que resulta ser una fresca que trata de seducir a cualquiera que no lleve falda, y que además trabaja en un circo. Y que prenda con sus encantos a Cliff, con el que acabará casándose con la única intención de vivir en la mansión de los Mawford, obsesionada con quedarse con el collar maldito.

Vamos, que el resumen del libro podría ser “mujer busca pulpo, y lo acaba encontrando, aunque no es lo que se esperaba”.

Surrealista historia en la que el lector deberá aceptar –nunca mejor dicho- pulpo como animal de compañía, pues se suceden escenas muy poco creíbles que rozan lo absurdo, así que la obra no es apta para lectores que no estén dispuestos a abrir su mente. Seremos testigos una vez más de una serie de sangrientos asesinatos, en una trama de final tan sorprendente que acaba siendo fascinante.

Si no eres capaz de disfrutar con leyendas familiares, pulpos asesinos, o frases como “Aquí ronda la muerte… ¿No oís sus pasos sigilosos? ¿No os llega su aliento helado? ¿No sentís sus mortales escalofríos…?” significa que aún no estás preparado para la novela popular.

ada coretti el infierno les tragoTITULO: EL INFIERNO LES TRAGÓ

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 116. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1975

PORTADA: ¿?¿?¿?

Una hermosa rubia de 25 años  y de indecente pasado llamada Verónica lleva un año casada con su maduro marido Charles Wiseman, desesperada porque aún no ha conseguido que haga testamento a su favor, situación que aguanta a duras penas gracias a las aventuras extramatrimoniales con tres hombres llamados Jeff, William y Gerald.

Verónica está convencida de que la culpa de que su esposo no se decida a dejarle todos sus bienes es de sus tres sobrinos, Robert, Katherine y Richard, que viven en la mansión de Jade gracias a la generosidad de su tío.

Ese día, mientras van en el coche, justa después de que Verónica recibe de Charles la esperada noticia de que por fin ha ido al notario y le ha declarado su heredero universal, sufren un accidente de tráfico, en el que Charles sale disparado de su asiento hacia la calzada central. Sin pensárselo dos veces, malherida, Verónica remata sin compasión a su marido pasándole por encima con el coche dos veces antes de caer desmayada.

Quiere la casualidad que la primera persona que acude al lugar del accidente es el protagonista de la novela: Dennis Partton, un detective que trabaja para una compañía de seguros que va en coche por esa carretera en compañía de una exuberante pelirroja llamada Raquel de la que ya podemos olvidarnos, porque el pobre Dennis acabará haciendo ojitos a una morena. En la novela popular las pelirrojas rara vez son buenas chicas, y por tanto tienen pocas opciones de acabar casándose con el héroe. El único motivo por el que menciono este personaje es porque me ha llamado la atención que en varias novelas de la autora aparece un personaje llamado Raquel que nunca tiene connotaciones positivas: o es una fresca o es malvada, lo que me lleva a pensar que alguna Raquel debió hacer algo a la escritora.

La sorpresa se la lleva Verónica al despertar en el hospital cuando le comunican que su marido está vivo, pero han tenido que amputarle las dos piernas. Lo único bueno es que Charles ni se imagina que ella es la culpable de su desgracia.

Dennis Partton es enviado por su compañía para investigar, pues se sospecha que el accidente de coche pudo haber sido provocado, y para indagar consigue entrar a trabajar como jardinero en la mansión de los Wiseman: la llamada mansión de Jade.

A partir de este punto, y a raíz de unas fotografías muy comprometedoras para Verónica, la novela entra en una sangrienta espiral de asesinatos que pondrán de manifiesto la avaricia y maldad del ser humano. Habrá traición, venganza, decapitaciones, y también habrá justicia y romance, como marcan los cánones.

Interesante obra, con situaciones algo forzadas en una novela que de terror o misterio tiene muy poco, pero que aún así no aburre en ningún momento, y reserva al lector alguna que otra sorpresa importante y un sangriento y justiciero final. La gracia de la novela reside en que Charles Wiseman, al descubrir que su mujer le engaña con tres amantes, ofrece a sus tres sobrinos 500.000 $ por cada cabeza que le traigan de ellos. ¿Aceptará alguno el reto?

ada coretti sombra enlutadaTITULO: LA SOMBRA ENLUTADA

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 126. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1975

PORTADA: ALBERTO PUJOLAR

Harry Ritter es un artista fracasado que malvive en una buhardilla del sur de Inglaterra sin conseguir exponer sus cuadros por falta de fondos para pagar las salas de exposiciones.

Un día, paseando distraídamente, asiste a una escena en la que un hombre enloquecido obliga a una mujer a arrodillarse sobre una tumba mientras le grita todo tipo de desvaríos. Probablemente la cosa no hubiera pasado de ahí si no fuera porque Harry reconoce a la chica, que resulta ser Natalie, una bella modelo que ha posado desnuda para él y con la que mantiene una relación que va más allá de lo profesional.

El caso es que el hombre, un tal Jack Bannard, asegura que Natalie es su prometida –algo que la aterrada muchacha niega- y que le ha llevado al cementerio a presentar sus respetos sobre el mausoleo familiar.

Cuando la cosa empieza a ponerse fea por la insistencia de Jack, aparece la madrastra de Jack, que con autoridad consigue tranquilizarle y se lo lleva de allí.

Natalie le cuenta a Harry que conoció a Jack de forma casual tan sólo unos días atrás, y que desde el primer momento le dijo que se casarían en 11 días, sin que ella en ningún momento le diera ningún tipo de esperanza. No sólo eso, sino que le amenazó con que si no se casaba con él, la mataría y arrojaría su cuerpo a los buitres.

Natalie, aterrorizada, le dice a Harry que se va a vivir a Londres con su tía para huir de Jack.

Ese mismo día, Harry recibe en su buhardilla la visita de la madrastra de Jack, que le explica 9 años atrás quedó viuda, no sin antes prometerle a su marido que cuidaría de sus hijos Jack, Mike y Margaret Bannard, tarea nada sencilla pues los tres tienen la mente trastornada. En concreto Jack es un peligroso enfermo mental que ha estado ingresado media vida en un manicomio, y que ahora está completamente obsesionado con Natalie.

En este punto es cuando la autora recurre a un truco que emplea en varias de sus novelas: por circunstancias casuales que novienen al caso una chica llamada Donna duerme esa noche en la cama de Natalie, y un personaje vestido totalmente de negro que le confunde con ella intenta asesinarla sin éxito. (En El tesoro diabólico hay una escena muy similar). Todo apunta a que ha sido Jack Bannard intentando vengarse de Natalie.

A la mañana siguiente Harry recibe una llamada del mayordomo de la casa de los Bannard, invitándole a que vaya a pintar un retrato de una tal  señora Pebbers, que resulta ser la administradora de la familia Bannard.

A partir de aquí empiezan los crímenes de la sombra enlutada, en una angustiosa trama que perfectamente podría corresponder a cualquier película de Darío Argento, tanto por esa característica mezcla de misterio y terror como por los insanos personajes que aparecen en la novela. Tal vez este sea uno de los motivos por los que me atrae la obra de Ada Coretti: en muchos casos es puro Giallo. Y en este en particular, la historia está bien trenzada, y cargada de sorpresas.

ada coretti la calavera vivienteTITULO: LA CALAVERA VIVIENTE

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 186. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1976

PORTADA: MIGUEL GARCÍA

Roy Stanley, un detective de seguros,  tiene el habitual encuentro casual con una rubia llamada Tina Powell en una taberna, a la que se ofrece a llevarle a Susseng porque ha perdido el autobús. Cuando van en el coche, una prostituta pelirroja llamada Margaret Turner se abalanza contra el coche pidiendo socorro, gritando que está huyendo de una calavera viviente y de un asesino que ha matado a su amiga Loretta con un escorpión, según la RAE, un “Instrumento de tortura, azote formado de cadenas, en cuyos extremos había puntas o garfios retorcidos”.  Lógicamente Roy y Tina no entienden nada y piensan que está loca, pero la suben al coche, con tan mala suerte que el coche se avería y los tres se ven obligados a refugiarse en un aislado viejo caserón  que aparece de repente, de esos a los que hay que llamar con aldabas, ante el terror de Margaret que teme que aparezcan sus perseguidores.

Está visto que no hay manera de que aparezca una casa normal cuando el coche te deja tirado, o por lo menos que no haya tormenta.

A todo esto, en la mansión conoceremos a Maxim Lloyd, un hombre cuya cabeza es una calavera desprovista de piel y carne, fruto de un accidentado viaje a África, en el que se quedó en una aldea Tataki prendado de los encantos de la pequeña Saki. Cuando fue sorprendido haciendo el amor a Saki, los nativos le enterraron hasta la cabeza, para que le devoraran las hormigas, pero sorprendentemente sobrevivió sin que le tocaran los ojos. Rescatado por sus dos tíos, regresó a Europa, sin sospechar que fueron precisamente sus parientes los responsables directos de su desgracia, porque ellos alertaron al jefe de la tribu sobre la relación de su sobrino con Saki.

Al poco, llegan al caserón el teniente Mason y el doctor Bartrey, anunciando la aparición en las proximidades de la casa del cadáver de una mujer que ha aparecido muerta con síntomas de haber sido salvajemente flagelada, lo que confirma las enloquecidas declaraciones de Margaret, que por otro lado reconoce en el doctor Bartrey al cliente con el que estaba justo antes de la aparición de la calavera viviente y el asesino.

El motivo por el que la policía va a la casa de Maxim es porque están convencidos de que el asesino es Richard Mann, el salvaje exmarido de la fallecida, y le están buscando en los domicilios de la zona.

Tras  tener ya a todos los personajes de la novela en marcha, a los pocos días Margaret le explica a Roy que se ha casado con Maxim, pues a pesar de su terrorífico físico representa para ella una oportunidad excepcional de abandonar su pecaminosa vida, logrando la seguridad económica. Ella se siente feliz, hasta que conoce a sus tíos y a un amigo de Maxim llamado Peter, recientemente salido del manicomio. A partir de ese momento se convence de que está en un grave peligro, y por eso le pide a Roy que se quede unos días en su casa con cualquier pretexto, para protegerla. Dicho y hecho, Roy va con Tina, con la que ha hecho buenas migas, y reciben la invitación de quedarse unos días.

Como es de esperar, comienzan a producirse horribles asesinatos, con muchos posibles sospechosos. ¿Será Richard Mann? ¿Tal vez Peter, el enajenado amigo de Maxim? ¿O el propio Maxim, la calavera viviente, tenga secuelas de su viaje por África que van mucho más allá de lo físico y quiere vengarse de sus tíos?. Todo el mundo desconfía del que tiene al lado, y el lector se llevará una gran sorpresa final con la solución del enigma. Una solución muy ingeniosa, aunque por desgracia poco creíble.

Muy divertido que en la novela aparecen muchos personajes con apellidos de actores del cine mudo (Lloyd, Oliver, Stanley…)

Ada Coretti peor que asesinarTITULO: PEOR QUE ASESINAR

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 227. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1977

PORTADA: DESILO

La condesa Margaret Maylor sufre de una grave enfermedad mental que supone un serio riesgo físico para sus seres queridos, lo que incluye a su marido Paul y a su querida hija Geraldine, que a sus 22 años muestra un serio retraso madurativo (con muy poca delicadeza se refieren a ella en la novela con el calificativo de “subnormal”, término de uso muy habitual en los años 70 para cualquier discapacidad intelectual, y que sin embargo no se consideraba de forma peyorativa).

El mismo día que el doctor Walter Howard convence a la familia de la necesidad de  internar a Margaret en una clínica psiquiátrica, ésta sufre un espantoso brote psicótico, bajo cuyos efectos amputa las dos manos de su esposo con una espada, y tras tan horrendo arrebato de violencia, se arroja a los acantilados cercanos a su señorial mansión de Pestyllan (población que no existe en la realidad), muriendo en el acto.

Meses después de esta tragedia, el doctor Howard recibe una inesperada invitación a la boda del recientemente viudo conde Maylor con Juliet Resmer, una mujer con la que Walter estuvo comprometido, hasta que descubrió que en realidad era una oportunista que andaba a la caza y captura de un hombre rico.

Quiere la casualidad que en ese mismo momento aparezca de visita Maxim Howard, el hermano gemelo idéntico de Walter, que trabaja con gran éxito como detective en Londres. Tras oír a su hermano, decide acudir a la fiesta de compromiso del conde con Juliet haciéndose pasar por Walter, que no tenía intención alguna de asistir al evento.

Aparentemente absurdo, ¿verdad?¿De repente aparece un hermano gemelo del que no tiene noticias la antigua prometida de Walter? ¿Y para qué narices tiene que ir a la fiesta de compromiso?. Debo recordar que para disfrutar de este tipo de lecturas el lector debe entrar en el juego propuesto, olvidándose de la coherencia narrativa. Hay que saber aceptar ciertos supuestos sin más, no entrando a discutir si tienen sentido o no. Esta es en parte la gracia de este tipo de novelas, que se escribían en su mayor parte en 1 o 2 semanas como mucho.

El caso es que cuando Maxim llega a la mansión Maynor, descubre que Juliet está completamente aterrorizada con su compromiso, pues ha descubierto el violento carácter de su futuro marido, un hombre amargado que ha sustituido sus amputadas manos con dos garfios. Juliet está convencida de que Paul sabe que sigue viéndose con un hombre llamado Joe Kenddal, y que tiene la intención de matarla esa misma noche, al acabar la fiesta.

Con esta explicación, convence a Maxim (ella cree que es Walter) para que acuda de nuevo a las tres de la madrugada al exterior de la mansión para ayudarla a escapar.

Cuando llega la hora acordada, Juliet no se presenta, pues ha desaparecido para siempre de la faz de la Tierra.

Lo divertido es que a los pocos días Maxim (que se ha quedado en casa de su hermano) recibe una nueva invitación de compromiso entre el conde Maynor y una tal Glenda Farr, una chica a la que conoció en un night club unos días atrás. La situación se repite, pues ésta también está convencida de que va a morir, y le pide ayuda a Maxim para escapar. Sí, lo habéis acertado: quedan en que Maxim la irá a buscar a las 3 de la madrugada a la mansión, y sí, lo habéis acertado, sufre el mismo destino que Juliet; un destino mucho peor que la muerte que no comentaré para no reventar la obra al lector.

Y sorpresa, sorpresa…¡no, no puede ser!. Pues sí, a los pocos días Maxim recibe una tercera invitación para celebrar el próximo enlace entre el conde, que para no tener manos tiene más facilidad para ligar que Julio Iglesias,  y una chica llamada Rosemary Melly, una virtuosa y angelical mujer que había llamado la atención de nuestro protagonista y que va a contraer matrimonio para pagar una deuda contraída por su padre.

Nuevamente destaca en esta obra de Ada Coretti la facilidad con la que la autora describe la violencia, con todo lujo de detalles, en una nueva demostración del porqué es la autora que, junto a Adam Surray, mejor maneja este tipo de narración. Se podrá acusar a Ada Coretti de simplicidad en sus argumentos, o de un estilo literario mediocre plagado de frases cortas –algo que tampoco comparto-, pero creo que pocos escritores son capaces de describir la violencia con tanta efectividad y tanto detalle como ella. A mí personalmente siempre me resultan muy entretenidas sus novelas, especialmente por la excentricidad de gran parte de sus planteamientos. Pocas veces me han defraudado.

Como curiosidad comentaré que en muchas de las obras que he podido leer de esta escritora se repite el mismo esquema narrativo, con una mujer que pide ayuda a un hombre porque está convencida de que va a ser asesinada por su prometido/marido. (Otro ejemplo sería “El siniestro asesino soy yo”, obra ya comentada en este mismo blog). Llamadme loco, pero me da que Isabel Irigaray Echevarri  no tenía un concepto idílico del matrimonio, a la vista de muchas de las situaciones que se producen en su obra. Me encantaría sinceramente profundizar más en este sentido con algún artículo sobre Ada Coretti y el matrimonio, pero para ello debería leerme algunas de sus obras del género policiaco y sobre todo de las que firmó con su propio nombre en las diversas colecciones de novela romántica en las que participó.

Otra constante en la obra de Ada Coretti, como dije al inicio de esta reseña, es la costumbre de reunir en una misma habitación a todos los sospechosos, para el lucimiento del protagonista, que, siguiendo la estela de los mejores detectives de la historia, hará público el nombre del asesino en el clímax de la novela, con una sorpresa final tan inesperada como surrealista.

Un tema que a mí me interesa especialmente de la novela popular, es analizar el marco social en que se desarrollan las historias, como retrato de la sociedad de la época. En una muestra de la mentalidad de los años 70, se produce un revelador diálogo entre Juliet y Maxim, en el que ella le dice que el conde le había pegado para avisarle de lo que podría pasarle si le era infiel:

“- Lo hizo, según dijo, para ofrecerme una pequeña muestra de cómo reaccionará, si le soy infiel… En ese caso, me juró que sería capaz de cometer conmigo una monstruosidad…”

La respuesta de Maxim no tiene desperdicio:

 “ – Con serle fiel, como es tu obligación….”

Esta justificación de la violencia doméstica llama aún más la atención si se tiene en cuenta que el autor de la novela es una mujer.

 

Ada coretti la muerte regaló cinco llavesTITULO: LA MUERTE REGALÓ CINCO LLAVES

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 233. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1977

PORTADA: SALVADOR FABÁ

Un día cargado de densa niebla llegan, como cada Navidad, los cinco sobrinos del dueño de House-Worley, la lóbrega mansión de la ya de por sí siniestra localidad de Pitterson. Una casa, “a la que ningún niño se atreve a llegar”, según la acertada descripción de la autora.

Doris, Deborah, Jerry, Wallace y Alexander son los ambiciosos sobrinos Jeff Worley, un hombre muy rico que se encuentra en un delicado estado de salud, algo a tener muy en cuenta con vistas a una posible herencia, que no sólo se limita a lo meramente monetario, pues su tío siempre ha presumido de que entre su inmensa biblioteca se esconde un libro de alquimia, ciencias ocultas y magia que les permitiría dar con el elixir de la eterna juventud, o quizá con el modo de convertir en oro cualquier cosa.

Hay que señalar que hay una sexta sobrina, Arlene, una jovencita que es la única que quiere de verdad a su tío, y se atreve a decirle la verdad a la cara. Supongo que ya os imagináis por dónde van los tiros, ¿verdad?.

No podía faltar tampoco el mayordomo de rigor, en este caso un tal Mark, ni una criada llamada Cordelia, que por supuesto serán sospechosos, como el resto de personajes de esta  historia policiaca encubierta una vez más como de terror.

Este año resulta ser diferente al resto, pues cuando llegan los cinco sobrinos, un escayolado tío Jeff les comunica que ha sufrido un grave accidente de coche, del que la peor parada ha sido Arlene, que a sus 17 años ha quedado completamente paralítica, lo que le impide salir del piso superior de la casa. Esto ha provocado que tome la decisión de dejarle todos sus bienes a ella.

Ya sé que la mayoría de vosotros creerá que sus sobrinos lo entenderán perfectamente, pero algún avispado ya habrá adivinado que las cosas no serán tan fáciles, más que nada porque sino la novela hubiera durado 9 páginas.

Además de esta triste noticia, Jess les informa de que por fin ha conseguido encontrar el libro de alquimia, y que tras estudiarlo es capaz de conseguir todo el oro que se proponga, y ante la incredulidad de sus sobrinos,  les enseña un montón de oro para demostrárselo. Por seguridad, ha escondido el libro en una caja, y la llave que la abre  por otro lado.

Esa misma noche, tío Jeff y Arlene son ahorcados por un siniestro asesino.

El mujeriego detective Roddy Hunter es contratado por una morena escultural que resulta ser Deborah Worley, una de las sobrinas del fallecido Jeff Worley. Tras el crimen sin resolver de su tío,  los cinco sobrinos supervivientes heredaron todos sus bienes a partes iguales, salvo la casa, que se la dona a Mark y Cordelia, lo que sorprendentemente resulta ser muy poca cosa al margen del oro que les había mostrado. Del famoso libro de alquimia no se encontró ni rastro. El caso es que todo parecía haber acabado definitivamente, hasta que Mark envía a los cinco sobrinos una carta en la que les pide que vayan de nuevo a House-Worley para darles una noticia sobre la herencia. Deborah está muy asustada, y quiere contratar a Roddy para que le acompañe.

Allí descubren que Mark ha encontrado la caja y la llave del libro de alquimia, pero el problema es que tiene amnesia y ha olvidado dónde lo encontró, y ha mezclado la llave con otras cuatro, así que entrega una llave a cada sobrino para que busquen por separado el libro y luego se pongan de acuerdo para el reparto, pero salvo Deborah, el resto de sobrinos decide que el que consiga abrir la caja con su llave, se quedará el libro.

A partir de aquí, ya os podéis imaginar de qué va el tema, que no es otro que sangrientos asesinatos para ir reuniendo llaves, pelirrojas ligeras de cascos, y por supuesto mucho misterio en una convencional pero entretenida novela.

ada-coretti surgio-la-muerte-del-ataud-TITULO: ¿SURGIÓ LA MUERTE DEL ATAUD?

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 122. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1975

PORTADA: ALBERTO PUJOLAR

Todos solían decir, al pasar por la carretera junto a aquella pequeña localidad, perdida en medio de montañas, áridas y desoladas como un páramo, que había algo que estremecía hasta más adentro de la mismísima médula.

El principio de esta novela en un claro ejemplo del saber hacer que tenían los autores de novela popular para enganchar al lector desde el primer momento, algo en lo que destaca de forma especial Ada Coretti.

Roger Molden es un detective privado que llega accidentalmente a una taberna de esa localidad indeterminada, y allí coincide con Doris Scott, una preciosa joven que enseguida le confiesa que está inquieta, pues acaba de regresar a lo que fue su antiguo hogar, un siniestro caserón donde pasó su infeliz infancia con una familia adoptiva que la maltrataba de forma sistemática. Dicha familia la formaban un matrimonio, sus tres hijos varones, y el estricto abuelo de éstos. Al poco tiempo el matrimonio murió en un accidente, por lo que el abuelo Scott se hizo cargo de los cuatro hijos, Doris incluida.

Entre las curiosas costumbres de su abuelo adoptivo, un hombre de fuerte carácter empeñado en fortalecer el carácter de sus nietos, les obligaba a ella y sus tres hermanos a limpiar el ataúd en el que sería enterrado cuando muriera.

El motivo por el que Doris ha regresado no es otro que el fallecimiento de su abuelo adoptivo, que ha legado su fortuna a partes iguales entre los tres nietos que siguen vivos, aunque les avisa que deben cumplir una condición para recibir la suculenta herencia. Doris está convencida –conociendo cómo era su abuelo- que la cláusula del testamento será horrible, y por ese motivo se encuentra tan inquieta.

Roger se ofrece de forma caballerosa (todos sabemos que lo que quiere es acostarse con ella) a acompañar a Doris a la lectura del testamento, haciéndose pasar por su prometido.

La herencia se va a repartir en tres partes iguales, pues uno de los hermanos de Doris, llamado Robert, se había suicidado un año antes fruto de un desengaño amoroso provocado por una mujer llamada Judy, una voluptuosa y descarada mujer de gran belleza que jugó de forma intencionada con los sentimientos de Robert, arrastrándole a la desesperación más absoluta.

La lectura del testamento no puede ser más inquietante, pues establece claramente que para poder cobrar la herencia, deberá aceptarse una siniestra condición:

“Cada uno de mis nietos deberá permanecer a solas, y a oscuras, por espacio de ocho horas seguidas, en el aposento en que se halle mi cadáver, que será, por expresa voluntad mía, la habitación del sótano. La puerta será cerrada con llave, por fuera. Podrá cada uno de ellos, para aligerar la tensión emocional que posiblemente experimenten, llevar consigo una caja de cerillas. Pero en esa caja sólo habrá tres fósforos. Ni uno más”

Por si esto fuera poco, el cuerpo del abuelo presenta una aspecto aterrador, pues sus órdenes fueron que su cadáver no fuera adecentado en la funeraria, y además había exigido que al fallecer se le enterrara con un gran cuchillo de cocina entre las manos, pues tenía el extraño convencimiento de que un hombre llamado Warren Gementton vendría a hacerle daño una vez muerto.

En caso de no cumplirse esta condición, todo el dinero pasaría a las manos de Judy, la mala pécora que de forma indirecta provocó el suicidio de Robert; una endiablada cláusula que el abuelo sabía que provocaría que sus nietos aceptaran sus condiciones.

Tras realizar un sorteo para establecer el orden en que cumplirán la cláusula del fallecido, el resultado es el siguiente: primero, entrará Doris, después Martin, y tercero, George.

Creo conveniente no contar nada más para no destripar lo que sucede tras este magnífico inicio, aunque puedo asegurar que el lector se encontrará con enigmáticos criados, hechos aparentemente paranormales envueltos en espesa niebla, sangre a raudales, y terror, mucho terror. Para mi gusto, una de las mejores novelas que he leído de Ada Coretti, con una historia muy bien construida, personajes bastante bien definidos, y un desenlace más que aceptable, incluso considerando todas las limitaciones que acompañan al formato del bolsilibro. Y para colmo, una excepcional portada de Alberto Pujolar que sorprendentemente se ajusta al contenido de la novela.

Nuevamente se repite el esquema habitual de dama asustada que es ayudada por un desconocido, y un clímax final en el que se da una solución racional a todos los hechos aparentemente sobrenaturales que venían produciéndose, gracias a la sagacidad del intrépido protagonista.

 

Ada-Coretti-El-hombre-de-las-dos-cabezasTITULO: EL HOMBRE DE DOS CABEZAS

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 145. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1975

PORTADA: SALVADOR FABÁ

Jessica despierta de una horrible pesadilla en el autobús en el que se dirige a Londres, gracias a la intervención del joven y apuesto David Lang, que la despierta suavemente ante su agitación.

Como suele ocurrir en estos casos, los pasajeros del autobús se ven obligados a pasar la noche en una posada en la pequeña localidad de Fresllesson, debido a un desprendimiento de tierras que bloquea la carretera. La casualidad es caprichosa          –especialmente en la novela popular- y quiere que Jessica vea en el libro de registro de la posada el nombre del doctor Gilmore, un célebre cirujano al que conoce y que resulta haber desaparecido de la faz de la tierra unos días atrás. Además, una tal señora Andersson ofrece la desorbitante suma de 100 libras a la semana por un trabajo de sirvienta, a lo que Jessica, necesitada de fondos,  accede entusiasmada. El secreto del elevado sueldo es el hijo de la Señora Andersson, un joven con una extraña deformación física que da sentido al título de la novela.

De este modo, mientras que David reanuda su camino a Londres, jessica se queda en Fresllesson al servicio de la señora Andersson, que como era de esperar, no podía vivir en un alegre dúplex, sino que reside en un siniestro caserón en mitad del bosque en compañía de su hijo Danny; un criado llamado William, un hombre con dos garfios en lugar de manos, desde que su mujer se las amputó con un hacha; y el doctor Duff, un médico obsesionado por convertir a Danny en un hombre normal que encuentre la felicidad junto a una mujer, lo que implica eliminar una de sus cabezas.

Mientras tanto, el joven Danny Anderson vive recluido en su casa, debido a su terrible  malformación, que hace que todas las chicas que entran al servicio de su madre hayan ido huyendo una tras otra. En realidad Danny es la suma del bondadoso Danny y el resentido Peter, dos siameses unidos de nacimiento de una forma tan sutil que ningún cirujano se atrevió a separarlos. Dos cabezas en un solo cuerpo, en una constante pugna por gobernarlo.

A todo esto, un enamorado David ha decidido permanecer en Fresllesson, pues tiene el presentimiento de que Jessica necesitará su ayuda muy pronto. Cuanta razón tiene.

Con este interesante planteamiento ya os podéis hacer una idea de lo que se avecina en esta novela, que para mi gusto se encuentra entre mis favoritas de la autora. Personajes bien definidos en una misteriosa historia con mucha más miga de lo que pueda parecer a primera vista que traerá de cabeza a más de uno.

Si la autora hubiera podido pulir algún que otro pasaje del libro, eliminando alguna incoherencia narrativa –el sorprendente y absurdo giro final entre otras cosas-, estaríamos hablando de una obra notable.

ada coretti los muertos gritan de espantoTITULO: LOS MUERTOS GRITAN DE ESPANTO

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 85. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1974

PORTADA: ALBERTO PUJOLAR

Un grupo de 7 crueles criminales tiene aterrorizada la población de Asbbertton, tras haber cometido los más variados delitos, que van desde el atraco a bancos, la extorsión, el secuestro, hasta el asesinato de un niño. Los apodados como “La Banda Negra” se caracterizan por actuar vestidos totalmente de negro y con la cara oculta tras terroríficas máscaras de carnaval, todas ellas de gesto triste y dolorido, a excepción de la del jefe de la banda, que muestra una gran carcajada. Un jefe cuya identidad  es un gran enigma para la policía, que ha llegado a la conclusión que debe ser un homosexual por sus movimientos afeminados.

Mientras tanto, Richard Mibbons, secretario personal del adinerado William Burner y prometido de su encantadora hija Bessy, recibe una enigmática llamada de su tía Carol, a la que lleva tiempo sin ver, que le ruega que acuda a verle para explicarle algo muy importante antes de morir.

Creyendo que su tía está gravemente enferma, Richard accede a la petición, y la sorpresa es mayúscula cuando Carol  le explica que está convencida de que va a morir muy pronto asesinada por un muerto, y no sólo eso, sino que además asegura oír cada noche las voces de los muertos del cementerio cercano a su casa.

Tras esta absurda confesión, Carol se empeña en entregar a su sobrino una valiosa pulsera  de oro y zafiros,  a pesar de que ella vive en condiciones más que precarias económicamente.

Como ocurre de manera habitual en estos casos, Richard se ve obligado a parar en un parador cuando se disponía a regresar a su casa, debido a una espesa niebla; y como también suele ser habitual, al entrar se encuentra con la más hermosa mujer que uno pueda imaginarse. La chica en cuestión se llama Valerie Boss, es la sobrina del dueño del establecimiento… y es ciega. Lo sorprendente del tema es que hablando con ella descubre que su tía no es la única que oye las voces del cementerio.

De forma impulsiva, subyugado por la joven, le regala en un arrebato antes de marcharse la valiosa pulsera que acababa de regalarle su tía Carol.

A partir de aquí se inicia una enrevesada trama en la que acabarán confluyendo las voces del cementerio, la banda negra, y la pulsera de la tía Carol, y en la que encontraremos asesinatos a cual más imaginativo y cruel, y muchas sorpresas, en la que es para mí la peor novela que hasta el momento he podido leer de esta escritora. Sinceramente me ha parecido un refrito sin demasiado sentido, y aún así, no me ha aburrido en ningún momento.

Ada Coretti-Más horrible cada vezTITULO: MÁS HORRIBLE CADA VEZ

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 154. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1976

PORTADA: ANTONIO BERNAL

 Charlton Mennedy es un hombre que está dando un tranquilo paseo por el bosque de Allen Rood, cuando se encuentra un ataúd abierto a medio enterrar. Cuando se asoma para verlo, un desconocido le empuja dentro, y entre risas le dice que va a enterrarlo vivo, cosa que cumple tras echarle encima un líquido que le hace perder el control de sus músculos.

Días más tarde, Richard Dale es golpeado a traición mientras pasea por el mismo bosque, despertando desnudo y atado en mitad del bosque. El mismo loco le dice que tiene que operarle de corazón urgentemente, y así, sin anestesia, le abre en canal en mitad del bosque.

Tras este escalofriante arranque de la novela, conocemos al detective privado Bob Boone, nuestro joven protagonista, que acude a Allen Rood ante la llamada del doctor Wanddors, un gran amigo suyo que dirige un manicomio en la localidad.

Ambos han quedado en un parador llamado La Perla, situado a unos kilómetros de Allen Rood, pero como suele ocurrir en estos casos, Bob sufre una avería que le obliga a buscar refugio en una de esas aisladas casas con mayordomo a las que nos tienen acostumbrados las novelas de quiosco. Y como también os podéis imaginar, en la casa vive una bellísima mujer llamada Russ que así de primeras uno podría pensar que va a resultar ser la heroína de la historia, pero el hecho de que tenga unos 30 años la descarta para ese papel (nunca pasan de los 24 años). Se confirma que no va a ser la heroína, porque resulta ser una fresca que intenta seducir sin complejos a Bob tras 30 segundos de conversación.

Tras este encuentro, que por supuesto tendrá consecuencias futuras, Bob acude por fin a su cita con el doctor Wanddors, quien le pide que investigue la misteriosa fuga de varios de los pacientes de su clínica pisquiátrica, aparentemente ayudados por alguien de dentro. Bob se verá envuelto en una trama que le llevará a hacerse pasar por uno de los pacientes del sanatorio mental. Las muertes no han hecho más que comenzar.

Como puede verse, toda una conjunción de elementos dispares cuyas piezas acabarán encajando gracias a la sagacidad del protagonista, en una historia en la que Ada Coretti muestra el porqué está considerada como la reina del gore.

Ada Coretti Terror-en-escarlata- TITULO: TERROR EN ESCARLATA

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 182. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1976

PORTADA: DESILO

Tras este título que nos trae a la memoria una célebre obra Holmesiana, se esconde otra novela policiaca de Ada Coretti publicada como de Terror, pues salvo alguna escena sangrienta, terror no hay demasiado, lo que no significa en absoluto que la novela carezca de interés.

Cornel Adder es el inevitable reportero que conoce por casualidad en el autobús a una imponente pelirroja llamada Bárbara. Lo extraño del caso es que en ese mismo autobús se suben simultáneamente tres hombres a los que les faltan las cuencas de los ojos.

Bárbara,  como parte de una conversación que cualquiera podríamos tener con una desconocida, le comenta a Cornel que busca a un hombre rico con el que casarse, y presiente que se acerca otra desgracia a Barren-Rotts, la localidad a la que se dirige a aceptar una casa heredada.  Según ella,  últimamente se han producido una serie de accidentes en los que varias personas han perdido los ojos buscando un tesoro del que dice la leyenda que fue arrojado por un noble enajenado llamado Wettersson desde lo alto de su mansión a los acantilados cercanos. Surrealista, ¿verdad?.

Pues eso no es nada, porque desde ese mismo autobús Cornel es testigo de cómo un encapuchado le arranca los ojos a otro hombre con un cuchillo, pero tras hacer parar el autobús, no encuentra ningún rastro del crimen.

Debido al tiempo, todos los pasajeros del autobús deben hacer noche en una posada, en la que Cornel coincidirá accidentalmente con otra bella chica, esta vez rubia y de nombre Verónica, que le explica llorosa que su tía Ágata, a la que ha ido a visitar, le ha impedido entrar en su casa, y le ha invitado a abandonar de inmediato Barren-Rotts. Cornel, que se ha olvidado de la pelirroja en un santiamén, se ofrece a acompañar a Verónica a casa de su tía al día siguiente, para averiguar lo que está ocurriendo.

La sorpresa es que cuando acuden a la mañana siguiente a visitar a Ágata, descubren que está ciega, y dos ojos de vidrio ocupan sus cuencas vacías. Apesadumbrada les cuenta la verdad: en el pueblo han sido ya varias las personas que han perdido la vista buscando el tesoro maldito de los Wetterson, atacados por unas plantas acuáticas que habitan el fondo de los acantilados y que devoran los ojos de aquellos que se adentran en esas aguas. Ella es una víctima más, y cuando vio llegar a su casa a su sobrina, la echó sin contemplaciones para protegerla.

Así empieza esta intrigante historia, en la que nuestro protagonista tendrá que vérselas con enajenados nobles empeñados en que las mujeres beban de una calavera, asesinos encapuchados, plantas sobrenaturales, criados monstruosos, y lo más peligroso de todo,  deshacerse del acoso de unas cuantas mujeres prendadas de sus encantos, y aunque Cornel está enamorado de Verónica, tampoco le va a hacer ascos a una pelirroja. Como es habitual, las mujeres que no tienen un comportamiento intachable, acabarán fatal, mientras que para los hombres promiscuos no hay peligro.

Se produce una vez más en esta novela un recurso empleado por la autora en otros de sus libros: una vez más asesinan a la persona equivocada que duerme por circunstancias casuales en la cama  donde se supone que debía estar el protagonista.

También como suele ocurrir en estas novelas, los planteamientos iniciales van teniendo sucesivos giros argumentales muy imaginativos, pero que precisan de la complicidad del lector, que debe ser capaz de olvidarse de las habituales trampas e incoherencias argumentales que suelen aparecer en estas historias.

Ada Coretti- Enloquecidos por el terror -TITULO: ENLOQUECIDOS POR EL TERROR

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 202. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1977

PORTADA: DESILO

Aunque pueda parecer increíble, el protagonista de esta novela –un hombre llamado Larry Lemon- es un famoso detective que en el colmo de la originalidad resulta ser moreno, alto, guapo, y soltero, y con predilección por las pelirrojas, aunque algo me dice que a lo largo de la historia acabara enamorándose de una rubia, lo que no quita que en la novela popular no se puede acertar siempre.

Cuando Larry tenía tan sólo 9 años tuvo una traumática experiencia relacionada con una mujer llamada Elizabeth Wood, por entonces una bellísima mujer de 27 años, al ser testigo por casualidad de cómo la secuestraba un extraño jorobado que estaba empeñado en comprarle su piel.  La reacción del Larry de 9 años no fue otra que meterse a escondidas en el maletero del coche donde el jorobado se llevaba a Elizabeth, lo que le llevó hasta un castillo en el tuvo que ver el cadáver de una mujer despellejada de una sola pieza, fiel reflejo de lo que le esperaba a la propia Elizabeth.

Sin embargo, de forma sorprendente, el jorobado decide dejarla libre, ya que la persona a la que iba a transplantarle la piel de Elizabeth –“una vieja aristócrata”, en palabras del jorobado- no se presenta finalmente a la macabra operación. No hay tampoco opción, pues la policía se presenta en el castillo por sorpresa, deteniendo al jorobado –que resulta ser un reputado Doctor llamado Lawton-, que acaba internado en un manicomio.

Años más tarde, Elizabeth Wood volvería a ser noticia por asesinar a la esposa de un conocido millonario de una manera extremadamente cruel y violenta que Ada Coretti se encarga de describir con su habitual profusión de detalles. La casualidad quiere que el abogado de la supuesta asesina fuera el padre de Larry.

Ya en la actualidad, Larry lee una mañana en el periódico una noticia que anuncia que va a salir en libertad Elisabeth Wood, tras haber cumplido 25 años de condena por el asesinato de la esposa del multimillonario Walter Pulmmer.

En ese mismo momento recibe en su despacho la visita de una tal Jennifer Bacall –una rubia preciosa-, que resulta ser sobrina de la millonaria asesinada 25 años atrás por Elizabeth Wood, y que quiere contratar a Larry para que proteja a su tío, que está convencido de que Elizabeth intentará asesinarle de la misma forma en que lo hizo con su esposa.

Para ello – en un recurso argumental muy habitual en Ada Coretti- , Larry se hará pasar por el prometido de Jennifer, y se desplazarán al apartado y aislado caserón en la localidad de Pantterman donde se encuentra su tío, para vigilarle de cerca. No obstante, antes de esto, Larry decide ir a la cárcel a visitar a Elizabeth –ahora una mujer muy envejecida- para conocer de primera mano si tiene algún afán de venganza. En una distendida conversación, Elizabeth le confiesa que era amante de Walter Pulmmer, y que fue éste el que maquinó un plan para asesinar a su esposa. Elizabeth se negó en redondo a participar en tan horrendo crimen, lo que no evitó que finalmente el asesinato se produjera y fuera ella condenada de forma injusta.

Al quedar en libertad, Elizabeth recibe la sorprendente visita del Dr. Lawton, que también ha salido recientemente del manicomio, y le hace una macabra propuesta que le permitiría obtener la mejor de las venganzas…

Interesante novela que vuelve a centrase en los elementos de misterio, que como es habitual, la autora adereza con unos cuantos crímenes cargados de sangrientos detalles.

La novela rinde tributo al mundo del cine con los apellidos de sus principales personajes (Elizabeth Wood, que es una mezcla de Elizabeth Taylor y Natalie Wood; Jennifer  Bacall, cuya descripción se ajusta bastante a Lauren Bacall; Larry Lemon, un guiño a Jack Lemon; Walter Pulmmer, de gran parecido con Christopher Plummer; o incluso el jorobado Lawton podría hacer referencia a Charles Laughton por su papel en el jorobado de Notre Dame).

ada coretti a gritos me pediras morirTITULO: A GRITOS ME PEDIRÁS MORIR

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 527. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1983

PORTADA: ANTONIO BERNAL

Hasta ahora todas las reseñas correspondían a novelas de finales de los 70´, publicadas en unos años en los que España se encontraba en plena transición, y los autores aún no sabían a qué atenerse en lo que se refiere a la censura.

Esta novela, por el contrario, es de 1983, publicada cuando los autores de novela popular se habían soltado del todo la melena y se habían lanzado en picado a satisfacer las ansias de sexo y violencia de los hasta entonces reprimidos lectores.

El objetivo esencial de esta reseña es ver si existen diferencias en la obra de Ada Coretti respecto a la época anterior.

Dice la leyenda que Roger de Andrewstton estaba a punto de asesinar a su joven y bella esposa Davina, a la que ha sorprendió in fraganti en el lecho con otro hombre que, para su suerte, consiguió huir de su cólera. Ante las súplicas de su infiel esposa, Roger llegó a un acuerdo con ella; le perdonaría la vida, si a cambio accedía a cumplir cuatro condiciones. Debería vestir de negro el resto de su vida, no salir nunca de la mansión familiar, comer sólo pan duro, y –hasta aquí todo bien-  tendría que amputarse ella misma la mano derecha con un hacha.

Tras tomar una dura decisión, Davina apareció en mitad de una fiesta que se celebraba en aquel momento en la mansión vestida de riguroso luto, mortalmente pálida, y con un muñon ensangrentado.

Años después, muere Davina, y es enterrada con el brazo tapado, según los rumores de sus sirvientas no porque tuviera la mano amputada, sino porque en el lugar donde una vez tuvo su hermosa mano  le había crecido una garra inhumana.

A los pocos días del entierro, aparecieron muertos el hombre que fuera su amante y que tan cobardemente huyó; y su propio marido, Roger de Andrewstton. Ambos con la cara destrozada como si les hubiera atacado un animal salvaje.

Ya en la actualidad, Oswald de Andrewstton, un hombre físicamente poco agraciado pero muy rico,  le confiesa a  su mejor amigo, Leonard (con no demasiado dinero pero un portento físcio), que quiere casarse, pero desconfía de las mujeres, pues piensa que sólo le querrían por su fortuna.

En su cabeza tiene tres posibles candidatas: Vera, Judith y Margaretta, pero cada una de ellas tiene un inconveniente. La primera, Vera, no parece sentir ninguna atracción hacia é; Judith le confesó un día que sólo se casaría por dinero; y Margaretta tiene una madre que exige que sus pretendientes hagan testamento a su favor antes de cualquier cosa. Oswald le pide consejo a su amigo Leonard, dado que es un auténtico experto en mujeres.

Pues bien, la ingeniosa propuesta que le hace Leonard es que simule haberse arruinado, y no sólo eso, sino que también finja haberse quedado ciego tras un intento de suicidio. Si alguna de las tres candidatas se acerca  a él después de tanta desdicha, demostrará quererle sinceramente.

Del plan hacen partícipe a Julia, una querida prima de Oswald, que no tarda ni dos líneas en ser asesinada en su hotel, supuestamente por las garras de Davina.

Mientras tanto, Oswald y Leonard ponen en marcha su plan, y se preparan para recibir a Vera, Judith y Margaretta en la mansión familiar de los Andrewstton, extrañados de que no aparezca Julia, que estaba invitada a pasar unos días allí, y que ha desaparecido de la faz de la tierra. Ni siquiera el mayordomo y la criada de Oswald conocen la verdad.

El plan demuestra ser un auténtico éxito, pues mientras que Vera y Judith le muestran únicamente compasión, Margaretta le confiesa que le ama y que le da igual que esté arruinado y ciego. A pesar de su alegría, Oswald decide esperar para contarle la verdad, invitando a sus tres amigas a pasar unos días en su mansión.

Esta felicidad se verá sobresaltada cuando un tal Bill Jagger, que acude a la mansión para refugiarse de una fuerte tormenta, les explica que una mujer rubia vestida totalmente de negro le ha dicho que acudiera allí. Una mujer cuya descripción se ajusta de forma inexplicable a la que aparece en un retrato de Davina que adorna la mansión de los Andrewstton.

Hasta aquí podríamos estar haciendo la reseña de cualquier comedia clásica de Shakespeare (y para el que crea que la presencia del fantasma de Davina no sería propio del autor, le recomiendo que vuelva a leer Hamlet), pero a partir de este punto la cosa cambia radicalmente, y Ada Coretti retoma su argumento favorito: mansión con personajes que van muriendo uno a uno de forma horrible, hasta que se destapa el misterio, que por supuesto no tendrá nada que ver con lo sobrenatural, pero que resultará una sorpresa total. He de decir que la resolución vuelve a emplear elementos muy poco creíbles, lo que resulta ser una lástima, pues la idea original es buena, y a poco que se hubieran resuelto un poco mejor las incoherencias, el resultado podría haber sido notable.

Respecto a la diferencia entre la Ada Coretti de los 70 y los 80, he de decir que yo al menos no he notado diferencia alguna. No hay escenas picantes y el nivel de violencia es el habitual en la autora.

ada cortti el diabolico doctorTITULO: EL DIABÓLICO DOCTOR ZAROFF

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 198. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1976

PORTADA: DESILO

He dejado para el final esta novela por ser probablemente la menos convencional de las que he tenido ocasión de leer de Ada Coretti, especialmente porque incorpora algún elemento fantástico, algo muy excepcional en su obra, y porque representa a la perfección el espíritu de la literatura popular por lo asombroso e ingenuo de su trama.

Una joven periodista, se queda dormida en un tranquilo apartado del bosque donde ha parado a descansar. De repente, cuando la noche se le está viniendo encima, despierta sobresaltada ante el sonido de una estruendosa carcajada que procede de algún lugar cercano. Asustada, se apresura a regresar a su coche, cuando ve en el suelo las huellas de lo que parece ser un auténtico gigante. Ya aterrada, es testigo de cómo una mujer pelirroja que corre despavorida es atrapada por un gigantesco y monstruoso ser que la aplasta como si fuera una hormiga. Huyendo corriendo de tan macabra escena, nuestra protagonista llega a una casa que se encuentra en mitad del bosque, donde es rescatada por David Dillman, el habitual héroe de este tipo de historias: alto, moreno, guapo, y que resulta ser un guardaespaldas experto en armas y boxeo. ¡Ah!, y además toca el violín.

Cuando Raquel Jansen –que así se llama la joven periodista- le cuenta a David lo que ha visto, éste la toma por loca, y está claro que si hubiera sido fea la habría echado de su casa sin contemplaciones, pero como es guapísima, decide prestarle toda su atención y le acompaña de vuelta al lugar donde supuestamente ha visto morir a la chica pelirroja. Por supuesto, cuando llegan allí, no hay ni rastro del gigante, del cadáver de la pelirroja, ni del coche de Raquel, que supuestamente se había quedado allí abandonado. Ante esta extraña situación, David acompaña a Rachel a su hotel en la cercana localidad de Hopper-Foile (que yo sepa, es un municipio ficticio), y allí se despiden.

Esa misma noche, escucha al propietario del hotel comentando que han asesinado a una tal Anne, una joven pelirroja que estaba prometida con Jack Pressley, el hombre más rico de Hopper-Foile. Un compromiso que Anne iba a romper en breve, según la versión de Nancy, la maestra del pueblo, lo que convierte al señor Pressley en el principal sospechoso.

A todo esto, el motivo por el que Rachel se dirigía inicialmente a Hoper-Foile era para entrevistar a una famosa exbailarina llamada Maureen Curtis, una mujer que rechazó en su día una oferta de matrimonio de Jack Pressley, y que va a dar una exclusiva a Rachel sobre el motivo que le llevó a retirarse y por el que vive totalmente arruinada con la única compañía de Dorothy, su adorable hija de 8 años.

Poco a poco la historia va presentando al resto de personajes de la novela, o lo que es lo mismo, a los sospechosos, y es justo en este punto cuando Rachel recuerda, como quien no quiere la cosa, que 4 años atrás entrevistó a un tal doctor Zaroff que aseguraba que era posible crear una sustancia que inyectada en la médula lograra que el paciente creciera tres o cuatro veces por encima de su tamaño, y su objetivo era crear un ejército de gigantes que fueran fácilmente manejables. Lo último que supo del doctor es que le habían ingresado en una clínica psiquiátrica, de donde posteriormente había escapado.

Rachel decide ahondar en el misterio del gigante, y para ello le pide ayuda a David Dillman, por el que en el fondo suspiran sus huesos  –ya sé que ni se os había pasado por la cabeza-, y al que le propone que le sirva como guardaespaldas durante la investigación. Una investigación que por supuesto desembocará en una sorprendente revelación sobre quien es realmente el doctor Zaroff.

Vuelvo a repetir que si uno se pone a analizar la coherencia de este tipo de relatos, no se sostienen de ninguna manera. Hay que disfrutarlo, y punto, y yo al menos  agradezco inmensamente este tipo de despiporres argumentales, cuanto más estrafalarios, mejor.

Como ejemplo de estas incoherencias, y de la repetición de argumentos de la escritora, se produce en la novela una situación rocambolesca que resulta ser la clave de todo: hay un hombre cuyas prometidas van siendo asesinadas una tras otra, lo que no evita que a los pocos días anuncie un nuevo compromiso matrimonial, sin que en apariencia nadie se extrañe de este hecho. Lo normal, tu novia muere asesinada de una forma horrible, y a los pocos días anuncias que te casas con otra mujer, y la gente apenas se extraña. Y así hasta tres veces. Sencillamente genial. Y esto mismo repito que pasa en otras novelas de la autora, lo que puede significar que o bien el matrimonio se veía desde un punto de vista mucho más práctico, o simplemente el concepto que la autora tenía sobre la sensibilidad masculina dejaba mucho que desear.

Científicos locos, testamentos con cláusulas absurdas, maldiciones familiares, casualidades imposibles, rebuscadas formas de morir, gemelos malvados… Esto es la novela popular.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s