RUE MORGUE, 13, LA CARTA DE AMOR DE CURTIS GARLAND A EDGARD ALLAN POE

Rue morgue 13Una vez más acaba este blog dedicando un artículo a Juan Gallardo Muñoz, sin lugar a dudas uno de los más grandes escritores de literatura popular que ha dado España (no olvidemos a los demás, por favor), y probablemente el que más fascinación despierta entre el público actual.

En este caso, centraré la atención en su novela Rue Morgue, 13, publicada en la colección Selección Terror nº  192  de Bruguera.

La historia comienza con la narración en primera persona de Peter Munro, un joven inglés que lleva tiempo deambulando por París en busca de la Rue Morgue, una calle que todo el mundo le asegura que no existe,  y que  sin embargo él sabe que es real,  pues hace casi un año pasó en ella la noche más terrorífica de su vida; la noche en que también conoció a Suzzane, una mujer de extraordinaria belleza a la que aún sigue buscando desesperadamente.

edgard allan poe

Imaginando pesadillas

Me van a permitir que el resumen de la novela se quede en estas breves palabras, pero de verdad que considero importante que el lector descubra por sí mismo el resto de esta imprescindible obra, en una de las –para mí- mejores historias que jamás escribiera Juan Gallardo Muñoz, tanto por el desarrollo de la trama –mucho más pulida de lo habitual- como por el final.

La novela es todo un homenaje a Edgard Allan Poe, uno de los escritores más reconocibles en la obra de terror de Curtis Garland, tanto por el tono de gran parte de su narrativa como por el hecho de que le cita expresamente en varias de sus obras (Sangre en un cráneo comienza con una cita de La caja oblonga; Anoche salí de la tumba, con otra cita de El entierro prematuro; y en otras novelas como La madrugada de Dolan, o Criatura en mi sangre, se cita a Poe durante la trama) .

edgard allan poe la-caida-de-la-casa-usher-17Rue Morgue, 13 se encarga de mostrar, en uno de esos maravillosos prefacios tan habituales del autor, el agradecimiento a todo lo que ha representado la obra de Poe, un escritor de vida trágica que nunca pudo imaginarse el alcance que tendría su narrativa en generaciones futuras.

“Edgar Allan Poe la inventó. Jamás ha existido en París su famosa rué Morgue. Es una calle que nunca existió.

Pero ésa es la historia de Poe. Ésta es «otra» historia, que diría Kipling. Y nuestra rué Morgue es ciertamente otra calle…

Pero valga este pequeño recuerdo al creador de la original y primitiva calle del horror. Por eso repito aquí ese nombre imaginario. No existiría otro mejor para una calle semejante…

El autor

edgard allan poe gato negro 2Partiendo del homenaje más obvio, el propio título de la novela hace referencia directa a Los Crímenes de la calle Morgue, el célebre cuento de Poe, considerado como el primer relato policial de la historia; pero además a lo largo de la novela se homenajean de forma indirecta otros cuentos del autor.

Peter, el protagonista de la novela, inicia su terrorífica experiencia siguiendo sin ningún motivo aparente a una bella mujer a través de las calles de París, del mismo modo que en El hombre de la multitud (1840), un hombre decide seguir a otro por pura curiosidad, lo que le traerá  –como en nuestro caso- funestas consecuencias.

Durante la persecución, Peter se encuentra con un gato negro cuya única finalidad parece ser recordarnos el famoso relato de Poe de 1843.

edgard allan poe gato negroMás tarde, cuando Peter se encuentra en la lúgubre pensión de Madame Renaud en la que se aloja en la Rue Morgue, la trama nos trae a la memoria La Caída de la Casa Usher (1839), con un hombre aquejado de una extraña enfermedad; pero además hay una escena que se asemeja mucho a La verdad sobre el caso del señor Valdemar (1845), con ese mismo hombre convaleciente en estado de descomposición emitiendo quejidos de ultratumba.

La realidad es que todos los guiños mencionados -y todos los que encontrará cada lector-, son un homenaje menor, pues son la ambientación  y estilo general de la novela los que hacen que Rue Morgue 13 pudiera ser incluída sin problemas en una recopilación de cuentos de Edgard Allan Poe sin que desentonara lo más mínimo del resto de la obra.

Al margen de las referencias a Poe, la mujer objeto del deseo de nuestro protagonista, y detonante de su terrorífica aventura, se llama Suzanne Du Maurier, supongo que en homenaje a la escritora Daphne Du Maurier, célebre por ser la autora –entre otras muchas joyas- de Rebecca, o Los Pájaros.

Siguiendo la tradición de este disperso blog, me gustaría contar una anécdota sobre Poe que creo que bien podría haber servido de argumento de partida para una de las novelas de Curtis Garland.

Edgar allan poe tumba original en westminster

Emplazamiento de la tumba original de Edgar Allan Poe

Poe fue enterrado el 8 de octubre de 1849, a las cuatro de la tarde en el cementerio de la iglesia presbiteriana de Westminster, en Baltimore, en una tumba sin lápida, ante la presencia de apenas 10 personas. Durante veintiséis años, la tumba de Edgar Allan Poe estuvo marcada por un bloque de piedra en el que solo se leía “N˚80”, hasta que en 1875 sus restos fueron traladados a otro emplazamiento del mismo cementerio mucho más digno, con una escultura pagada con las aportaciones realizadas por admiradores de su obra, que empezaba a tener, después de su muerte, cierto prestigio, a pesar de la funesta actuación de su albacea literario, Rufus Wilmot Griswold, el Salieri de Poe, un hombre del que ya encontraré una excusa para hablar de él. Ese es el motivo por el que en la actualidad hay dos tumbas del escritor, pues en la original se realizó posteriormente (en 1885) una lápida conmemorativa presidida por la figura de un cuervo (animal tan representativo de la ciudad de Baltimore gracias a Poe que ha logrado que el equipo de fútbol americano de la ciudad se llame “The Ravens”).

edgard allan poe rosas y coñac

Rosas y Coñac para Poe

El caso es que hay una anécdota muy curiosa relacionada con la tumba del escritor. Al menos desde mediados de los años 60 (y hay fuentes que aseguraban que desde los años 30) cada 19 de enero (fecha de nacimiento de Poe), entre la medianoche y las cinco de la mañana, un hombre con abrigo largo y un bastón de empuñadura dorada se colaba en el cementerio, que estaba cerrado al público, y dejaba tres rosas y una botella de coñac a la mitad junto a la tumba de Edgar Allan Poe, mientras tocaba de un modo muy característico la tumba. Los testigos que decían haber visto a este extraño visitante afirmaban que se tapaba la cara con un sombrero y una bufanda blanca. En los años 60, Alexander Rose, profesor de Literatura y presidente de la Poe Society, se empezó a interesar por este enigma, y en 1983, el ex director de la casa Museo de Poe en Baltimore, Jeff Jerome, comenzó a organizar discretas visitas nocturnas en grupo para espiar de lejos al visitante misterioso. Su grupo cada año le observaba desde lejos, pero sin que se notara su presencia, para evitar que el admirador huyera. Por estas visitas se sabe cómo se colaba en el cementerio, la peculiar forma en que tocaba la tumba, y que de vez en cuando dejaba alguna nota escrita encima de la tumba (alguna de ellas bastante polémicas, por cierto). Sus observadores nunca hicieron pública la forma en que entraba el visitante en el cementerio ni el ritual que realizaba para depositar las rosas y la botella, para poder distinguir a posibles imitadores.

Cada año, la misma visita y el mismo ritual, hasta que en 2009 (cuando se cumplían 200 años del nacimiento del escritor), dejó de aparecer sin explicación alguna, lo que hizo que se desatara un encendido debate sobre la identidad del constante admirador de Poe, un misterio que a día de hoy (y ojalá por siempre), sigue pendiente de resolución. Lo único que se sabe es que no se trataba de una sola persona, pues en 1993 el visitante dejó una nota en la tumba en la que indicaba que “voy a pasar la antorcha a un hijo”, y en 1999 una nueva nota afirmaba que el visitante original había muerto, y que el encargado actual era su hijo.

Desde este humilde blog mi pequeño homenaje a estos dos monstruos de la literatura (cuya obra literaria tiene en común la gran admiración que Julio Cortázar sentía por ambos); pero muy especialmente para todas aquellas personas que –al igual que el misterioso visitante de la tumba de Poe- aportan su granito de arena por perpetuar la memoria de los demás, sean grandes escritores, o anónimos ciudadanos.

Ojalá Juan Gallardo Muñoz tenga algún día el reconocimiento tardío que en su momento logró Edgard Allan Poe, y tal vez llegue el día en que algún anónimo admirador deposite cada 28 de Octubre sobre su tumba dos rosas: una por él, y otra por su gran musa, su querida esposa Teresa.

2 comentarios en “RUE MORGUE, 13, LA CARTA DE AMOR DE CURTIS GARLAND A EDGARD ALLAN POE

  1. Un texto hermoso y hondamente sentido. Soy seguidor de este espacio desde hace mucho tiempo. Me apasiona la literatura pulp y soy coleccionista de las novelas de Bruguera. Curtis Garland fue el mejor de todos, además de ser una persona excelente. No llegué a conocerlo pero sí conozco a gente que lo conocieron. Es increíble el abandono cultural, la memoria literaria de este país. No existe ningún libro exhaustivo que hable sobre la historia de la editorial Bruguera y sus escritores, ilustradores y dibujantes ya no están para dar veracidad a una época donde tenían que trabar duro y deprisa por un sueldo miserable. Javier Pérez Andújar es de los pocos que han reivindicado la memoria de todos ellos. En su extraordinario “Diccionario de la antigua escuela” da fe de ello y en su maravillosa introducción a las memorias de Curtis Garland “Yo, Curstis Garland”, lectura obligada para todos los amantes del bolsilibro y sus delirantes historias.
    Es una lástima que no tenga esta novela que comentas como tampoco “El gato de ríe”, pero estoy en ello.
    Un cordial saludo

    Me gusta

    • Siempre es un placer leer sus comentarios, amigo Francisco, pues son una muestra sincera del amor que puede sentir un lector por la literatura y la cultura en general. Un fuerte abrazo. Respecto a “Yo, Curtis Garland”, no paro de recomendar su lectura, que considero imprescindible para cualquier amante de la literatura pulp.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s