EL CANTO DEL CUERVO

El-canto-del-cuervo-Keith-Luger-portadaTITULO: EL CANTO DEL CUERVO

AUTOR: KEITH LUGER

PUNTO ROJO Nº 6. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1962

PORTADA: Enric

 

 

“Ese que canta es el cuervo, querida, y está esperando. El también necesita tu sangre. Dásela.

Y yo pondré en tu epitafio:

También de ella fue un cuervo.

(«Noche negra», de Spencer H. Alem). ”

Con esta cita comienza esta apasionante y muy cinematográfica novela de Miguel Oliveros Tovar (Keith Luger), que tengo que decir puede resultar muy brillante cuando se lo propone, especialmente dentro del género policiaco. Es el caso de El canto del Cuervo, una historia con un gran planteamiento, un ágil desarrollo, y un final muy interesante; en resumen, una gran novela que gracias al formato del bolsilibro va directamente al grano, sin los artificios ni rellenos que de seguro hubiera empleado cualquier otro escritor en un formato más tradicional para acabar contando al final lo mismo.

El-canto-del-cuervo-Keith-Luger-portada 3Guy Clyde es un escritor teatral que está de viaje de trabajo en Escocia cuando recibe una alarmante llamada de su esposa Glenda: está convencida de que existe una conspiración para asesinarla, y le suplica que regrese a casa cuanto antes.

De este modo descubrimos que Glenda lleva una temporada en tratamiento a manos de Steve Lannigan, un psiquiatra amigo del matrimonio, pues vive obsesionada con que todo el mundo está confabulado para matarla, incluyendo sus amigas y su criada Maggie.

Para empeorar las cosas, Glenda empieza a temer que su propio esposo, la única persona en la que confiaba ciegamente hasta ese momento, también quiere asesinarla,  convencida de que le engaña con otra mujer llamada Kathy después de oir una conversación entre los dos grabada de forma accidental en una cinta magnetofónica.

A partir de aquí empieza una soberbia trama en la que el lector deberá descubrir si Glenda es realmente objeto de una maquiavélica conspiración, o simplemente está loca.

Al ser una historia de misterio, me abstengo de hacer cualquier tipo de referencia literaria o cinematográfica que supondrían poner sobre aviso al lector, pero estoy convencido de que a más de uno le vendrá a la cabeza lo mismo que a mí. Muy recomendable lectura, de verdad.

Me ha resultado llamativa una reflexión que hace uno de los personajes de la novela respecto de las obras teatrales de Guy, que creo que es aplicable a la mayoría de novelas de quiosco:

El primer acto era magnífico, un modelo en su género, pero Glenda debía reconocer que el resto de la obra, no estaba a la misma altura. El segundo acto resultaba monótono, y en el tercero, el autor parecía haber deseado acabar cuanto antes.

Debemos reconocer que en los bolsilibros, por las circunstancias comentadas mil veces, es fácil encontrar planteamientos iniciales fascinantes que por desgracia tienen un mediocre desarrollo, y casi siempre un final completamente precipitado, fruto de la falta de planificación por parte de autores que debían improvisar sobre la marcha ante los exiguos plazos de los que disponían para finalizar sus obras.

No es el caso de El Canto del Cuervo, una obra cuyo argumento está muy pulido, en la que el ritmo y la intriga van in crescendo hasta el sorprendente desenlace final, y que además cuenta con diálogos más trabajados de lo habitual.

Por cierto, si alguien puede aportar alguna información acerca del supuesto autor de la cita que figura al inicio de esta reseña (Spencer H. Alem), y que abre la novela de Lugger, le estaría muy agradecido, pues no he localizado nada al respecto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s