ARTE INFERNAL

El-Retrato-de-Dorian-Gray-3Cualquiera que haya leído El retrato de Dorian Gray comprende inmediatamente que un retrato puede ser mucho más que una mera obra de arte. Cuando Oscar Wilde publicó el 20 de junio de 1890 su brillante y personal versión del Fausto de Goethe, no podía sospechar el enorme abanico de posibilidades que estaba abriendo a los escritores de terror de las siguientes generaciones.

dorian gray ilustracionWilde dijo en cierta ocasión que “en la primera novela de cada autor el personaje principal debería ser Cristo o Fausto“. También afirmó que la idea de El retrato de Dorian Gray es “vieja en la historia de la literatura“, pero que “él le había dado una nueva forma”. Y efectivamente, así es; se trata el mito de Fausto desde un punto de vista completamente original.

El libro causó una enorme controversia cuando fue publicado por primera vez, al ser considerado inmoral, principalmente por la relación del pintor Basil Hallward con Dorian Grey, pues recordemos que en esos años la homosexualidad era un delito en Inglaterra. Para compensarle, en la actualidad El Retrato de Dorian Gray está considerado como uno de los grandes clásicos modernos de la literatura occidental. Y con razón, desde mi punto de vista.

dorian grayEstoy convencido de que todo el que lea esta reseña conocerá a la perfección el argumento de El retrato de Dorian Gray, pero si no es el caso, os recomiendo que la leáis, pues es una obra maestra que trata temas atemporales, como el miedo a envejecer, la vanidad, la locura, y hasta donde estamos dispuestos a llegar para conseguir lo que deseamos.

No debemos olvidar que antes de El Retrato de Dorian Gray ya se habían publicado relatos en los que el arte tenía un efecto maléfico, y por supuesto es inevitable mencionar al Rey del terror: Edgard Allan Poe. El autor nos regaló en 1842 El retrato oval, una de las mejores reflexiones sobre el arte que se puede leer. En el relato, un pintor obsesionado por el arte está realizando un retrato de su amada esposa; y hasta tal punto llega su pasión por la pintura, que con cada pincelada le quita un poco de vida a su mujer, algo que comprobará cuando la encuentre muerta al finalizar el retrato. Esta idea de transmitir la vida, la energía, el alma, o cómo demonios queráis llamarlo, de una persona a una pintura se recoge en El Retrato de Dorian Gray, obra en la que curiosamente se citan como influencias À Rebours, de Joris-Karl Huysmans; o Mademoiselle de Maupin (1835) de Théophile Gautier, y sin embargo nunca veo que se mencione el relato de Poe.

El caso es que desde la publicación de El Retrato de Dorian Gray, la imagen de cuadros malditos o demoniacos es algo bastante extendido dentro de eso que venimos llamando la cultura popular. Hay cientos y cientos de leyendas urbanas alrededor de diversos cuadros, absurdas todas ellas, por supuesto, pero que han calado en lo más hondo del imaginario popular, debido sencillamente a que en el fondo deseamos creer en lo sobrenatural.

Por poner tan solo algún ejemplo; sobre la Venus de Velázquez (actualmente en la National Gallery de Londres, tras ser robada de España durante la Guerra de Independencia) la leyenda asegura que ningún museo del mundo quería quedársela debido a la inexplicable serie de asesinatos de los propietarios que la tuvieron en sus manos, a lo que habría que sumarle que un hombre intentó destruirla con un cuchillo sin conseguir desgarrarla. Buscad si queréis en internet y enseguida encontraréis mucha información “veraz” al respecto. La realidad: cualquier museo del mundo mataría por colgar en sus paredes esta obra de arte; por supuesto que desde el siglo XVII alguno de los propietarios del cuadro han muerto asesinados, pero bajo ningún concepto se puede extender a todos ellos, ni siquiera a demasiados; y finalmente, es cierto que alguien intentó destruir el cuadro en 1914, pero no fue un empleado del Museo con un cuchillo como dice la leyenda, sino una mujer con un hacha en protesta por la detención de la sufragista Emmeline Pankhurst. De hecho, Mary Richardson (rebautizada como Slasher Mary) le hizo siete grandes cortes que hubo que restaurar cuidadosamente, así que eso de que no pudo rasgarse el cuadro tampoco es cierto.

cuadro niña hotel Driskill

El ¿horrible? cuadro de Driskill

Por mencionar otro ejemplo -y de verdad que son incontables-, en un hotel llamado Driskill, en Austin (EE.UU), se encuentra colgado en uno de sus pasillos un cuadro que a simple vista no resulta en absoluto inquietante, pues recoge el bello retrato de una inocente niña. Sin embargo, la leyenda cuenta que muchos de los huéspedes del hotel se marean al situarse frente al cuadro, sin explicación alguna, y dejan de sentirse mal al alejarse del mismo. En lugar de pensar que alguien borracho se mareó delante del cuadro, o que simplemente está situado en una localización con mala luz, es más fácil pensar que está endemoniado.

Obviamente, todas estas leyendas son tonterías que se basan en argumentos sin sentido o directamente mentiras que se van copiando de una página web a otra, sin que nadie se moleste en comprobar la procedencia, y para mi es precisamente eso lo que hace que sean fascinantes, pues nos da a entender la facilidad que tenemos para creernos cualquier cosa, especialmente cuando partimos con una cierta predisposición a favor: si yo creo que los Iraquíes son muy malos, basta que me enseñen la foto de un misil para que sepa sin lugar a dudas que es de ellos; y si creo en lo sobrenatural, basta que alguien cuente algo, por muy absurdo que sea, para que lo considere cierto. Y al final, en el fondo, a todos nos gusta pensar que puede existir lo sobrenatural para creer que hay algo más allá de la muerte, ya sea a través de la religión, los fantasmas, o incluso, como es el caso que estamos tratando, los cuadros embrujados.

Como siempre, tanto la literatura como el cine recurren en diversas ocasiones a cuadros con vida propia (¿a que se os viene a la cabeza la imagen de algún retrato al que se le mueven los ojos?), o incluso más recientemente, a fotografías que van cambiando solas sin explicación aparente (no perderse la película tailandesa Shutter ni el relato de Stephen King El perro de la Polaroid), o películas en las que los protagonistas cobran vida (La Rosa Púrpura del Cairo, y El Último Gran Héroe).

Aprovecho para recomendar un delicioso relato de terror gótico de Susan Hill llamado El hombre del cuadro sobre un cuadro que muestra una escena del carnaval de Venecia que viene muy al caso del tema del artículo. Ya puestos, os recomiendo prácticamente cualquier cosa de Susan Hill, autora a descubrir al margen de su conocida La Mujer de Negro.

Y llegamos a la literatura popular. ¿Encontraremos cuadros de este tipo en los bolsilibros?. Sabéis la respuesta.

 

El-retrato-de-Marvin-Dors-Joe-Mogar-portadaTITULO: EL RETRATO DE MARVIN DORS

AUTOR: JOE MOGAR

SELECCIÓN TERROR Nº 37. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN NOVIEMBRE 1973

PORTADA: ALBERTO PUJOLAR

Por el título, esta parecía la opción más clara a la hora de encontrar lo que estaba buscando, y el inicio de la novela me lo confirmó. En la historia, Nora Dors es una joven que decide visitar una noche el antiguo y siniestro caserón familiar situado al borde de un acantilado. Nora está a punto de casrse con Lajos Sterling, tras una larga relación con Ed Davis, un hombre al que no ha logrado olvidar.

Sola, en mitad de la noche, a Nora le viene a la mente su antepasado Marvin Dors, un hombre de oscuro pasado que se suicidó dejando para el futuro como recuerdo una macabra leyenda y un realista retrato que aún preside su dormitorio, y que de igual modo está presente a lo largo de todo el relato. Sumida en sus pensamientos se ve sorprendida cuando en  el interior de la casa aparece un hombre que se presenta como el Inspector Merrill, y tras un breve interrogatorio le dice que su hermana Helen ha muerto ahogada, y acto seguido abandona la casa dejando de nuevo a solas a Nora, a punto de enfrentarse al terror.

A partir de aquí la historia, que parte de una base muy interesante, pasa a tener un desarrollo de lo más disparatado, desperdiciando para mi gusto las grandes posibilidades que tenía a su alcance, y que prefiero no desentrañar por respeto a todos aquellos que quieran leer la novela, y que espero encuentren en ella todo lo que yo he echado en falta. Lo que sí puedo decir es que su inclusión en este artículo dedicado al arte infernal está más que justificada.

peter kapra macabra sugestionTITULO: MACABRA SUGESTIÓN

AUTOR: PETER KAPRA

SELECCIÓN TERROR Nº 24. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1973

PORTADA: ALBERTO PUJOLAR

Si no recuerdo mal, esta es la primera obra que reseño de Pedro Guirao Hernández (Cehegín, Murcia, 9 de octubre de 1927 — Barcelona, 29 de septiembre de 1993), escritor que  usó multitud de seudónimos, como Eric Börgens, Abel Colbert, Walt G. Dovan, Clem Fosters, P. Guirao, Pedro Guirao, Susan Joyce, Peter Kapra, Steve Mackenzie, Buck O’Halloran, Jeff Storey y Phil Weaber. Aunque escribió novelas de prácticamente todos los géneros, sin lugar a dudas será recordado principalmente por su aportación a la ciencia ficción. Curiosamente escribió muy pocos títulos de terror, máxime teniendo en cuenta el gran interés que demostró por los temas sobrenaturales, a los que dedicó buena parte de su carrera profesional gracias a su colaboración en diversas revistas especializadas.

Recomiendo a todo aquel que quiera concocer más a fondo a este autor que visite la página de José Carlos Canalda https://www.ciencia-ficcion.com/opinion/op00845.htm

Ya de lleno en la novela, la portada ya deja entrever que la pintura será un componente importante de una trama que transcurre en Leeds (Inglaterra), y así es.

Joy Magruder es una joven crítica de arte, oficio que ejerce más por hobby que por cualquier otra cosa, pues la fortuna de su acaudalado padre le permite llevar una vida llena de diversión y de excesos sin tener que preocuparse por el dinero.

El caso es que Joy ha recibido el encargo de relaizar un repotaje sobre la obra de un joven pintor llamado Denis Lowry, que se ha empezado a hacer un nombre en el mundillo del arte con su obra conocida como “Visiones ultrasurrealistas”. Al llegar a la sala de exposiciones, Joy queda impresionada con los increíbles cuadros del artista, de un carácter inquietantemente realista, especialmente por uno que deja ver una figura humana retorciéndose en medio de las llamas.

Al conocer a Lowry, la sorpresa es aún mayor cuando éste le confiesa que no sabe pintar, y que en realidad es mecánico. Tras sufrir un grave accidente automovilístico, comenzó a pintar al recibir el alta médica como si estuviera poseído por el espíritu de alguien. Tras hablar con Mike Stuart, el propietario de la sala de exposiciones, éste le explica sin pestañear a Joy de que está convencido de que las obras pertenecen en realidad a Cecil Baker, un demente artista que supuestamente murió en un horrible incendio provocado por él mismo, y que está utilizando desde el más allá a Denis Lowry para continuar su carrera artística.

Sorprenden la aparición en la novela de referencias a filósofos como Sartre o Marcuse; y a pintores como Goya, Degas, o Rosseau, especialmente teniendo en cuenta el tipo de público al que se dirigían este tipo de novelas. Posiblemente la mayor parte de los lectores no supieran quienes eran la mayoría de ellos, pero es de agradecer que Peter Kapra les trate como si lo supieran.

Hay además otras inetresantes citas en la novela, como a Edgard Allan Poe, o al futbolista Bobby Craig, mítico delantero escocés que jugó en varios equipos de la premiere league, lo que pone de manifiesto la cultura futbolística del autor.

 

Ada coretti Lamentarás haber nacidoTITULO: LAMENTARÁS HABER NACIDO

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 612. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1985

PORTADA: DESCONOCIDO

En los últimos coletazos de la colección Selección Terror Ada Coretti nos deleita con esta novela que no deja de ser una reflexión sobre los temas que hemos tratado anteriormente: ¿Puede un artista insuflar vida a una obra de arte?.

Raymond Leans es un pintor que vive en una aislada casa en Biddington, y ha estado absolutamente obsesionado con la creación de su último cuadro: el retrato de una bella joven desnuda cuya imagen ha surgido en su mente de la nada, con una fuerza sobrenatural que le ha obligado a no parar de trabajar hasta dar por finalizada la obra.

Maravillado por el resultado final, asume que es de lejos su mejor obra, hasta que un día empieza a tener la extraña sensación de que la mujer del cuadro, a la que ha bautizado como Geraldine, le mira primero con deseo, y según pasan los días, con odio…

Un día, al subir a la buhardilla donde guarda el cuadro, descubre que Geraldine ha desaparecido del cuadro. Aterrado, decide pedir ayuda a su mejor amigo, Alec Cuff, y le envía la siguiente carta:

Querido amigo:

Estoy asustado, aterrorizado. No sé lo que debo hacer, ni cómo debo reaccionar. Se me ha ocurrido recurrir a ti y pedirte que vengas a tenderme una mano. ¿No me dijiste, la última vez que nos vimos, que eras detective privado y que te dedicabas a esclarecer casos confusos, poco claros? Pues te aseguro que de eso se trata.

No me tomes a broma, te aseguro que estoy en una atroz encrucijada, desconociendo, ciertamente, el camino a seguir.

Cuando oigas mi relato, te parecerá una horrenda pesadilla, estoy seguro. Como me lo parece a mí.

Siento mi sangre helada por el pavor, te lo confieso abiertamente. No tanto por lo que ha sucedido sino por lo que temo que vaya a pasar. Porque el hecho alucinante, demencial, que ahora no me atrevo a explicarte, solo es el comienzo de un horror que, a menos que tú me salves, acabará con mi vida. Lo presiento.

Me espera el eterno sueño de la muerte, a no tardar, si no recibo la ayuda que solicito de ti. Créeme, no estoy fantaseando ni tampoco estoy exagerando lo más mínimo.

Ven pronto, por favor.

Ven antes de que sea tarde.

Geraldine está decidida a matarme. ¿Cómo…? ¿De qué forma…? Eso no lo sé. Solo sé que es así.

Como comprenderás, el caso exige que no pierdas el tiempo y que te reúnas conmigo lo más pronto posible. El caso te obliga a dejarlo todo por tu amigo.

Raymond Leans.”

Para saber el resto, me temo que tendréis que leer la novela, en la que por supuesto contaremos con el habitual estilo gore de la autora, y en la que ya os aviso os encontraréis con uno de los finales más terroríficos que recuerdo haber leído en un bolsilibro.

ralph barby macabra inmortalidadTITULO: MACABRA INMORTALIDAD

AUTOR: RALPH BARBY

SELECCIÓN TERROR Nº 468. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1982

PORTADA: DESCONOCIDO

Patrick Lancaster es un arquitecto que trabaja para Joshua Cooper, dueño de una empresa que ha recibido un misterioso encargo: un hombre de aspecto siniestro llamado Lease F. Asael quiere construir un templo de 200 pies de altura (aproximadamente 61 metros) en los terrenos que actualmente ocupa su viejo caserón, pero exige que no se excave más de 1 metro para la cimentación, algo en principio imposible desde un punto de vista técnico, pero Patrick ofrece una solución, muy cara, pero eso no parece representar ningún problema, pues su cliente paga religiosamente con monedas de oro. El motivo que aduce el misterioso Sr. Asael para las extrañas condiciones de la construcción es que bajo el templo hay unas ruinas antiguas que quiere mantener a toda costa. El acuerdo se sella con la mediación de la bella y enigmática abogada del Sr. Asael, Diana  Fireshe.

Sin avanzar más del argumento de esta interesante novela, hay un momento de la trama en la que en el caserón Patrick y su novia descubren un cuadro con una siniestra escena en la que aparece la figura de un perro. Desde ya aviso que el cuadro tiene una gran importancia en la trama, y se ajusta perfectamente a los requisitos de este artículo. Y atención, porque en la novela se dice claramente que el autor del cuadro es ¡Pieter Brueghel!. Lógicamente, lo más obvio es pensar en una versión deformada del cuadro El triunfo de la muerte, una de las obras más célebres de Pieter Brueghel (el viejo), pintada hacia 1562, que presenta una iconográfica representación de la muerte, y en la que aparece –sorpresa- un perro…

Una apasionante novela que recomiendo sin lugar a dudas.

 

Ralph Barby alguien pinto el malTITULO: ALGUIEN PINTÓ EL MAL

AUTOR: RALPH BARBY

SELECCIÓN TERROR Nº 425. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1981

PORTADA: K. MARTIN

El All Saint´s Hospital es un manicomio donde van a parar los enfermos mentales sin solución posible. Allí encontramos al juez Cunning sacando de forma clandestina durante la noche a Dorothy Ambross con la complicidad de la bella enfermera Laura Berner, que cumple  instrucciones del Doctor Lugan, el jefe de psiquiatría. Los tres se dirigen a una pequeña isla, donde son recibidos por Aldo Wassermann, sobrino de Florence Wassermann, en el único caserón que ocupa la isla. El motivo de tan extraña reunión: celebrar una sesión de espiritismo en el caserón, que tiene fama de estar encantado, y el motivo de llevar a Dorothy es que supuestamente es una médium extraordinaria. El plan es celebrar la sesión para contactar con una tal Natalie Norton, para descubrir al hombre que la asesinó dos años atrás.

No contaré nada más, pero os aseguro que la historia te mantiene en vilo a lo largo de sus 96 páginas, y os pondrá los pelos de punta, a pesar de las inevitables carencias propias de este tipo de literatura, incluyendo –cómo no- un final demasiado precipitado, aunque esta vez convincente. Sigo pensando que gran parte de las historias de los bolsilibros podrían convertirse fácilmente en notables novelas a poco que los autores hubieran dispuesto de más tiempo para su elaboración, aunque también es cierto que perderían gran parte de su encanto.

El motivo por el que esta novela forma parte de este artículo se debe a la presencia de un siniestro cuadro que representa a un ser con capa y sombrero de copa, con una mano esquelética que porta un cuchillo del que gotea sangre, de tal realismo, que parece que tuviera vida propia. Un cuadro que parece estar relacionado con una larga lista de crímenes, y que adquiere una importancia capital en la apasionante trama de este libro.

En el libro toma un gran protagonismo el espiritismo, y se referencia a temas muy interesantes,  como  a los supuestos  poderes de Hitler como Medium, o al empleo del espiritismo en la resolución de ciertos crímenes.

Al margen de las novelas reseñadas, por supuesto que hay más obras en las que encontramos la figura del arte infernal, pero en algún momento hay que cortar. Por mencionar alguno más:

El cuadro, de Frank McFair (Easa Terror nº 114) o Retrato Macabro (Nº 168 Easa Terror), de Joseph Lewis, parecen dos claros ejemplos, pero por desgracia aún no he tenido ocasión de leerlos.

La Venus de los Cuernos de Luna (Selección Terror nº 430), una vez más de Ralph Barby, tiene como parte importante de su trama el retrato de una bella mujer que parece cobrar vida, pero no me explayo con su trama ya que la reseñaré con motivo de otro artículo del blog.

No quiero olvidar tampoco La bruja de la colina roja (Nº 88 de Selección Terror), de Clark Carrados, en la que un pintor comienza a obsesionarse con el retrato de una mujer.

Boda de Ultratumba (Nº 15 de colección Thanatos, editorial Forum), del omnipresente Curtis Garland, que a la hora de homenajear a cualquier autor es siempre el primero de la lista,menciona expresamente El Retrato de Dorian Gray, aunque en realidad la novela va por otros derroteros muy distintos que ya comentaremos en otra ocasión.

También en La espantosa muñeca, del mismo autor, hay un pequeño homenaje a la misma obra, pero nuevamente la temática es ajena al objeto de este artículo, y de hecho incluí una reseña de esta novela dentro del artículo dedicado a los Muñecos diabólicos.

Ya sabéis que este blog no es amigo de supersticiones absurdas, pero tal vez sea hora de descolgar algún que otro cuadro…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s