LOS ESPECIALES DE LAS COLECCIONES FBI Y SERVICIO SECRETO

fbi 100

En este mismo blog ya he dedicado varias reseñas a novelas de la colección F.B.I de Rollán, probablemente la única que consiguió hacer sombra en los quioscos durante los años 50´ a la mítica Servicio Secreto de Bruguera.

NuevoDocumento 2017-02-15 (6)_2Una de las características de ambas colecciones es que todos sus títulos tenían un número de páginas constante, inicialmente de unas 128, que fue reduciéndose con el tiempo hasta alcanzar las 96 páginas por ejemplar. Sin embargo, de vez en cuando las editoriales sorprendían a sus lectores con la publicación de volúmenes especiales de mayor duración que los números normales. En el caso de Bruguera estos volúmenes ni siquiera se publicitaban como extraordinarios, y aparecían de forma caprichosa y esporádica, sin una aparente explicación del motivo por el que ese número y no otro debía ser considerado especial. Es más que probable que el criterio respondiera simplemente a que un autor presentara un borrador con mayor longitud de la esperada, y que, dadas las premuras de tiempo con las que se trabajaba, se publicara tal cual se había entregado.

A continuación relaciono los títulos especiales de la colección de los que yo tengo constancia. Es más que probable que haya más, ya que me faltan muchos números, así que agradecería cualquier información al respecto, para añadirla a la reseña.

 

TÍTULO AUTOR
400 Crímenes en primavera Mark Halloran
543 Oferta para el asesinato Keith Luger
551 Congo Hora Cero Silver Kane
561 Margarita Negra Clark Carrados
577 Un cádaver inquieto Clark Carrados
700 Fuego Maldito Mikky Roberts

A estos habría que añadir el nº 600 “La dama del aspa roja“, nuevamente de Clark Carrados, con una extensión de 250 páginas.

No tengo constancia de otras colecciones de Bruguera en las que hubiera volúmenes extra, al margen de las creadas específicamente para albergar títulos de mayor duración, como es el caso de “Selección Terror Extra” y “Extra Conquista del espacio”. El único caso que conozco similar al de Servicio Secreto es en diversas colecciones de novela romántica, como “Alondra”, o “Pimpinela”, que publicaron unos cuantos volúmenes especiales de gran longitud.fbi 200

Por el contrario, Rollán optó por un sistema más regular, de modo que los números 100, 125, 150, 200, 300 y 400 se convirtieron en números especiales, conmemorando el haber alcanzado tan insignes números con ejemplares de mayor longitud de la habitual y con unas preciosas portadas cuyo dibujo continuaba en la contraportada. Puedo confirmar que los números 250 y 500 no fueron especiales, pues dispongo de ambos ejemplares.

De estos especiales, los números 100 y 200 –ambos escritos por el gran Alf Manz, del que se puede encontrar más información en este mismo blog- llevaban además en sus páginas interiores un montón de fotografías sobre el funcionamiento interno del FBI, y sobre la figura del carismático Edward J. Hoover, en aquellos años mostrado como todo un héroe, y hoy en día, con la visión calmada que da el paso del tiempo, convertido en un más que polémico personaje.

En concreto los números extraordinarios de FBI fueron los siguientes:

TÍTULO AUTOR
100 Yo, director del F.B.I Alf Manz
125 Fidelidad, Bravura, Integridad Frank Mc Fair
150 Héroes del FBI O.C Tavin
200 Crimen S.A Alf Manz
300 National 71117 Fel Marty
400 ¡Valiente Watson! Alv Cortroa

fbi 300

Sobre el nº 400 ya realicé una reseña en el blog al hablar del autor, en la que explicaba que la colección tenía dos números 400, uno de ellos extraordinario.

Respecto de otras colecciones de Rollán, no tengo constancia de la publicación de números especiales.

Otras editoriales no participaron de esta política de números extraordinarios, aunque también es cierto que ninguna consiguió publicar alguna colección que se acercara ni de lejos a la longevidad de FBI o Servicio secreto.

CIA 0Sí se publicó en la colección C.I.A de la editorial Dólar un nº extraordinario (nº 0 de la colección) titulado “El secreto del inspector Waring”, de Alar Benet, pero que realmente tenía el mismo número de páginas que los demás títulos (176). La única peculiaridad que podía tener este libro –aparte de la numeración- era que incorporaba un interesante artículo después de finalizar la novela sobre el funcionamiento de la C.I.A.

Como muestra del apasionado artículo sobre la C.I.A de 7 páginas,  donde se explica con pelos y señales el organigrama y modo de actuar de la agencia, os dejo un pequeño fragmento:

Las más hermosas mujeres, que saben usar el arma infalible de la belleza y flirtear en varios idiomas, alternan con ministros, diplomáticos y especuladores, recogiendo entre sonrisa y sonrisa, datos de grave importancia política, militar y financiera. Son mujeres que hicieron profesión de frialdad de sentimientos al convertirse en espías. Prefieren convencer con un beso, pero, si es necesario, sin temblor aprietan el gatillo de la nacarada automática”.

LA EDITORIAL DÓLAR

Muchas veces da la sensación de que el bolsilibro nace y muere con la editorial Bruguera, y aunque es obvio el peso que ha tenido en la historia de la literatura popular en España, la realidad es que durante mucho tiempo convivió y compitió con otras editoriales que intentaron hacerse un hueco en los quioscos y en el bolsillo del lector de la época. Una de estas editoriales fue Dólar, que durante unos cuantos años sacó al mercado un buen puñado de interesantes colecciones de bolsilibros.

Debo reconocer que he encontrado muy poca información acerca de esta editorial. Tan sólo que su sede se encontraba en Madrid (en la C/ San Bernardo 67), que comenzó su andadura a principios de los años 50 publicando colecciones de novelas de quiosco, y que posteriormente, a partir de 1958 se introdujo en el mundo del comic (de hecho fue la primera que se refirió a los “tebeos” con este anglicismo en España), intentando competir con la editorial  Novaro, especialmente con la traducción de tiras de King Features Syndicate (Flash Gordon o El Hombre Enmascarado entre otras), aunque con alguna excepción, como las tiras de prensa de Supermán o la traducción de algún comic de Dell, como Cosmic Boy.

A la espera de que algún alma caritativa aporte alguna luz sobre la verdadera historia de la editorial, tan sólo puedo decir que es posible que uno de los copropietarios de Dólar fuera Jose Antonio Rodríguez Heredero, guionista de diferentes colecciones de cómics, y escritor, bajo el seudónimo de Tom Rodher. También  sospecho que la editorial tenía que tener algún nexo con Rollán, aunque no deja de ser una conjetura basada en los siguientes hechos:

  • La sede de la editorial Rollán estaba en la C/ San Bernardo nº 67, y la de editorial Dólar en el nº 68.
  • El hecho de que la colección estrella de Dólar (CIA) tuviera como escritor clave al principio a Alf Manz, autor más que conocido por inaugurar la mayoría de las colecciones de la editorial Rollán.
  • Hay un buen número de autores que escribían para Dólar que también desarrollaron sus carreras en Rollán. Además, hay un importante número de seudónimos empleados en la editorial Dólar de los que se desconoce el autor real, lo que invita a pensar que pudiera corresponder a autores de Rollán.

cia logo

El símbolo de la editorial que aparece en de cada uno de sus libros es un rascacielos, cuyo significado queda explicado en un pequeño artículo que figura en la novela “El secreto del inspector Waring”, de Alar Benet, nº 0 de la colección CIA, y que reproduzco a continuación:

¿Sabe usted qué significa la marca de editorial Dólar?:

Adoptamos el rascacielos “Woolworth”, como modelo de laboriosidad y voluntad.

Toda América conoce la historia del más alto edificio del mundo.

En el año 1879, un joven americano, humilde y trabajador, pidió prestados a un amigo 300 dólares, con los que se estableció en un suburbio de Nueva York. Pcoo a poco, de ser propietario en la mísera tienda de baratijas, se convirtió en el mayor sindicato que poseen los Estados Unidos, Canadá e Inglaterra. Mister Woolworth conrola directamente los 870 bazares, cuyos ingresos globales ascienden anualmente a 80.000.000 de dólares, o sea, 4.000.000.000 de pesetas.

Este rascacielos es un ejemplo latente de lo que puede conseguir un hombre decidido: Indudablemente Mr. Woolworth tenía amplia visión del comercio. Un gran talento lleno de decisión y perseverancia. Él fue el único empleado en su negocio inicial; hoy tiene a sus órdenes 80.000 personas.

El gigantesco edificio de arquitectura gótica, conocido en todo Nueva York por la catedral del comercio, gravita sobre profundos cajones neumáticos, pesa 223.000 toneladas, tiene 58 pisos, 28 ascensores, 1670 teléfonos interiores, cuatro centrales al exterior y en los sótanos una potente fábrica de energía eléctrica para la producción de 1.500 kilowatios. En la planta 58, a la que se llega en 45 segundos por cualquiera de los ascensores a presión, se encuentra el maravilloso observatorio Galleri.

Mister Woolworth, propietario del rascacielos, tiene su despacho The empire room orientado al Sur, observándose desde allí verdaderas maravillas panorámicas del bosque de cemento. En días despejados se ve la estatua de la libertad, símbolo de la gran nación americana, en donde muchas obras de esta embergadura fueron realizadas por hombres humildes a los que se les cultivó en don enviado por Dios, en beneficio propio y del mundo entero.

Ya conoces, querido lector, el motivo de admirar este monumento, poniéndolo como emblema de nuestros triunfos, los cuales, en el año entrante se centuplicarán.

Todo esto por si pensabais que poner un edificio de logotipo era una casualidad.

Las colecciones de bolsilibros que publicó Dólar, con una original línea editorial que se diferenciaba del resto, fueron las siguientes:

  • C.I.A. El estandarte de la editorial, recogía vibrantes historias policiacas y de espionaje protagonizadas por integrantes de la famosa agencia americana, con un formato tanto de papel como de longitud muy similar al de FBI de Rollán. Con una muy interesante nómina de autores, muchos de ellos correspondientes a seudónimos que hoy en día siguen siendo una incógnita, consiguió reunir a algunos de los más afamados autores de la literatura popular, como Alf Manz, Pedro Victor Debrigode, M. L. Estefanía, Mikky Roberts o Guillermo López Hipkiss. La colección alcanzó la nada despreciable cifra de 250 números, muy lejos de FBI de Rollán o de Servicio Secreto de Bruguera, principales competidores del momento.

CIA 27

La editorial, conocedora del gran potencial comprador que representaban las mujeres, poco dadas habitualmente a la lectura del género policiaco o de espionaje, intentó captar su atención con el siguiente anuncio:

MUJER: esta novela que tu hermano o tu hijo dejó abandonada sobre la mesa y que con aire distraído estás hojeando sin saber cómo matar tu aburrimiento, puedes y debes leerla.

Ya sé que no te convencen las novelas de tiros, y que hace mucho tiempo careces de atención suficiente y te consideras incapaz de concluir, abandonándolas nada más empezadas, aquellas que llamas rosas, por su falta de interés y repetición de temas insustanciales e insulsos; pero ésta es totalmente diferente.

En la colección C.I.A encontrarás, perfectamente conjugados, aquellos ingredientes que a ti más te gustan: ¡Amor!. ¡Intriga!.¡Emoción!. Lee uno y esperarás con impaciencia el número siguiente.”

Estoy convencido de que ninguna mujer de la época podría resistirse a publicidad semejante.

  • Interpol. Segunda colección policiaca de la editorial, que intentó reproducir el éxito conseguido por CIA, sin conseguirlo aparentemente, si nos atenemos a la corta duración que tuvo la colección, que tan sólo alcanzó los 25 números, a pesar de contar con un interesante elenco de autores, entre los que destacaría la participación de Guillermo López Hipkiss, Mallorquí, o Pedro Victor Debrigode.
  • Espionaje: colección que se dedicó a reeditar los mejores títulos de CIA, con una calidad de papel y portadas algo mejor que la original, aunque tan sólo llegó al nº 4, más un nº 0.

6 dias fuera del mundo

  • Escritores Célebres. Magnífica colección que reunía en pequeño formato obras clásicas de la literatura y en ocasiones no tan clásicas, permitiendo dar a conocer a autores de literatura fantástica a los que no era fácil tener acceso, como es el caso de la interesantísima “6 días fuera del mundo, un viaje involuntario”, de Juan Pérez Zúñiga, donde se narra un desternillante viaje a la luna dentro de un armario, todo un homenaje humorístico a Julio Verne y a H. G. Wells; o la más conocida “La torre de los 7 jorobados”, de Emilio Carrère.

En la colección, que alcanzó los 75 números, se encuentran obras de Charles Dickens, Mark Twain, Wenceslao Fernández Flores, Edgard Allan Poe, Leon Tolstoi, y muchos otros afamados autores nacionales e internacionales.

Sinceramente, una deliciosa colección, que probablemente fracasaría en su día al estar el público acostumbrado a lecturas más ligeras.

  • MIA. La versión de novela romántica de la editorial Dólar, que intentó revestirla de un mayor glamour que la distinguiera de otras colecciones de novela rosa de la competencia, con la siguiente publicidad:

Ante todo queremos hacer una aclaración: la colección MIA no es una serie de novelas rosas. Es simplemente una selección de argumentos cinematográficos inéditos: es la novela ágil, entretenida, moderna, que puede desarrollarse en cualquier parte del mundo y en cualquier época, con un argumento humano que sea un reflejo de la vida misma.

En la colección MIA daremos semana tras semana, una serie de interesantes argumentos escritos por los mejores autores y para el mejor público.

Pretendemos que esta nueva publicación tenga el éxito de las que hemos iniciado anteriormente, y estamos seguros de que la colección MIA será la más leída de cuantas se editan, porque en ellos los lectores encontrarán, junto a los temas apasionantes, las historias más novelescas y los conmovedores idilios de amor llevados a un libro por los más reputados autores.”

La idea era sacar una colección que pudiera diferenciarse del resto del mismo género, en un mercado sobresaturado, aunque no debió tener mucho éxito, pues no he podido encontrar casi ninguna información sobre ella. El primer nº de la colección se tituló “Por encima del Odio”, del autor John Lack, al que por cierto también he dedicado una reseña en el blog, y tan sólo conozco otro título de Alar Benet llamado “Dos hombres y una mujer”.

celebridades lutero

  • CELEBRIDADES. En mi opinión, la más interesante de las colecciones que publicó Dólar, por cuanto resulta ser la propuesta más original de todas ellas. Biografías noveladas de grandes personajes históricos, mezclando personajes reales – a veces verdaderamente curiosos en cuanto a su supuesta importancia- con personajes ficticios, como Sherlock Holmes o Fantomas. No me extiendo sobre esta colección, en la que participaban los habituales autores de la editorial, pues es mi intención dedicarle un artículo exclusivo, pues creo que la ocasión lo merece.

Además la editorial publicó otra colección de novela romántica llamada Prometida, que sólo alcanzó los 9 números, y las inevitables colecciones del Oeste: Ranger (350 títulos), Texas rangers (100), y Selecciones del Oeste (26).

Una de las principales características de todas las colecciones de Dólar era la llamativa publicidad que solía lucir en sus novelas, así como los más peculiares concursos, que iban desde el “Concurso de espionaje”, “¿Qué sabe usted de la CIA?”, “Cuatro veraneos CIA”, “¿Quiere usted ser escritor?”, al más insólito de todos ellos, “YO ACUSO”, en el que se daba al lector la oportunidad de escoger el escritor que menos le gustaba de los que participaban en su colección favorita, dando una breve explicación de los motivos, para que una vez finalizado el recuento de votos, jamás volviera a escribir nunca más. En la colección Celebridades el defenestrado fue Ted Ramson, seudónimo correspondiente a Alfonso Gallardo Ramos, que fue votado como el peor valorado. Autor por cierto que a mi me encanta, al menos en sus obras  que he leído como Al Gallard.

NuevoDocumento 2017-02-15 (1)_2