SANGRE EN UN CRÁNEO

Título: Sangre en un cráneo

Autor: Curtis Garland

Colección Selección Terror Nº 172

Portada: Alberto Pujolar

1ª edición Junio 1976

Sangre en un craneo “…Pero desde entonces, es muy raro que duerma bien de noche. De cualquier lado que me vuelva, hay siempre un rostro que me hostiga. Y una risa histérica resonará para siempre en mis oídos.”

Con esta cita de “La caja oblonga”, relato de Edgar Allan Poe, comienza esta novela de Curtis Garland, en la que se narra la historia del joven Dr. Paul Harding, que atraviesa graves penurias económicas en Londres, cuando recibe sorpresivamente la noticia de que ha heredado todos los bienes de su tío Eric, con la extraña condición de que para poder aceptar la herencia debe también comprometerse a vivir durante al menos un año en Hetzgerstein, la residencia del fallecido, situada en Zwickberg, un pueblecito de Alemania cercano a Dresden (ciudad que por cierto recomiendo visitar a todo el mundo).

Acuciado por las circunstancias, el joven acepta trasladarse a vivir a Alemania, con la intención de iniciar su andadura como médico en su nuevo hogar, una mansión vecina a una casa sobre la que pesa una maldición familiar relacionada con la muerte del  barón Konrad Meinster, fundador de su dinastía, que murió violentamente acusado de vampirismo, maldiciendo a sus descendientes por no haber hecho nada para evitarlo, y al que se decapitó, enterrándole sin cabeza, para evitar que volviera de la tumba.

La llegada del Paul Harding a la localidad desencadenará una serie de siniestras muertes  en las que los cuerpos aparecen decapitados, relacionadas con la antigua maldición, que llevarán a nuestro protagonista a la búsqueda del desaparecido cráneo del barón.

Otra novela de ambientación victoriana de Curtis Garland (no especifica el año en que se desarrollan los hechos), con la calidad a la que nos tiene habituados, especialmente por la ambientación de las situaciones, y en la que recurre a un recurso bastante habitual en él, como es el uso de capítulos que reflejan las anotaciones de un diario, alternándolos con capítulos que narran los hechos del momento en que se desarrolla la historia.

Como curiosidad, decir que hay dos escritores llamados Paul Harding, como el protagonista de nuestra novela, uno de ellos ganador del premio Pulitzer en 2010, y el otro, un seudónimo empleado por Paul Doherty, escritor especializado en novelas históricas. Ambos casos posteriores a las obras de Curtis Garland.

ANOCHE SALÍ DE LA TUMBA

Título: Anoche salí de la tumba

Autor: Curtis Garland

Colección Selección Terror Nº 2

Portada: Angel Badía

1ª edición Marzo 1973

anoche sali de la tumba 1Primera novela de Curtis Garland en la colección Selección Terror, y primera de las novelas de ambientación victoriana,  con una mis portadas favoritas de la colección, a cargo de Ángel Badía Camps, extraordinario pintor nacido en 1.929 que realizó múltiples trabajos como portadista, no sólo en España, sino en Estados Unidos y en Gran Bretaña, destacando siempre su dominio sobre la figura femenina. He de reconocer que tengo debilidad por las mujeres paseando en camisón por los cementerios.

A la derecha os dejo la portada correspondiente al nº 241 de la colección, donde se  reeditó la novela anoche sali de la tumba 2(de un total de 13 reediciones  en la colección, 8 de las cuales son de Ralph Barby, ésta es la única novela de Curtis que se repite), curiosamente con  otra portada con mujer en camisón en cementerio, lo que -sin que sirva de precedente-  resulta muy apropiado para el contenido del libro.

El libro se inicia con una cita de “El entierro prematuro”, de Edgard Allan Poe, relato igualmente muy relacionado con el contenido de la novela.

Londres, 1870. Jason Shelley es un joven aristócrata que tiene repentinamente un ataque al corazón en plena calle. Avisado por su bella esposa, la adinerada Ivette Shelley –Ivette Hastings de soltera-, recibe la visita del extraño doctor Devlin y su enfermera en el domicilio familiar. Con el fin de evitar preocupaciones a su marido, encargado de gestionar todos los negocios familiares, Ivette decide liquidar su patrimonio, para vivir exclusivamente de las rentas. A los pocos días, Jason, aparentemente muy recuperado físicamente, fallece  en la cama de un nuevo ataque, certificando su muerte el misterioso doctor Devlin, y dejando a la joven viuda Ivette desolada.

Cumpliendo con los deseos del muerto, Jason es enterrado en el panteón familiar de los Hastings, en Cliffs Manor, en la localidad de Ramsgate (localidad costera al oeste de Kent que existe en la realidad), sin que su mujer consiga asimilar su muerte, motivo por el que encarga una sesión de espiritismo con la esperanza de contactar con el espíritu de su marido.

Y hasta aquí puedo contar sin destripar una muy buena historia de terror, que espero tengáis la oportunidad de leer y disfrutar. Con el habitual estilo del mejor Curtis Garland, con cuidados personajes y muy buena ambientación, se va desarrollando una historia con diferentes giros argumentales que sorprenden al lector, y que desembocan en un final verdaderamente terrorífico. Muertos vivientes, época victoriana, homenaje a los crímenes del museo de cera… Muy recomendable.

Como análisis de las posibles referencias que figuran en el libro, a las que tan aficionado era el gran Curtis Garland:

Devlin, el extraño doctor, se llama igual que el personaje de Cary Grant en Encadenados.

Jason e Ivette Shelley son un claro homenaje a Mary W. Shelley, creadora de Frankenstein y su marido Percey Shelley, el gran poeta.

Hastings: apellido utilizado en más libros de Curtis, se llama igual que el Watson de Hércules Poirot.

El libro está ambientado en plena época victoiana, en 1870, año en que murió Charles Dickens, dejando inconclusa su obra “El misterio de Edwin Drood”. Aprovecho para recomendar la lectura del libro “La soledad de Charles Dickens”, de Dan Simmons. No todo en la vida van a ser bolsilibros.