REQUIESCAT…

Franklin Gough - RequiescatTÍTULO: Requiescat…

AUTOR: Franklin Gough

Colección La Novela Negra Nº  20.  Editorial Tesoro

1ª EDICIÓN  1963

PORTADA: JANO

Cada vez que leo alguno de los títulos de la colección Novela Negra de la editorial Tesoro, siempre me refuerzo en la idea de que los escritores de novela popular tenían por lo general una calidad muy superior de la que podía deducirse únicamente de la lectura de sus novelas de 96 ó 120 páginas habituales. A poco que se les diera un poco de tiempo y una longitud un poco mayor para el desarrollo de sus historias, su experiencia y talento les permitía ofrecer al lector una narración más pulida y carente de los finales precipitados que eran la norma habitual del bolsilibro.

Este es el caso de esta interesantísima novela de Franklin Gough, uno de los seudónimos de Octavio Cortés Faure, un autor a reivindicar -uno más-, mejor conocido como O. C. Tavin, y al que ya dediqué una reseña del blog.

El libro comienza con una rutinaria reunión de amigos en un pub de Hendon Station, una pequeña localidad al Noroeste de Londres.

Allí suelen tomar cada día una copa el escritor de novelas policiacas Nigel Bentham y su esposa Némesis con un grupo de amigos compuesto por Benjamin Manville, un viejo militar retirado; Clark Hogarth, un vendedor de coches; Harold Rusmore, un adinerado joven que vive de las rentas; y Clive Holdenby, un médico que no ejerce y que también vive de las rentas.

En una charla informal, se discute sobre si existe el crimen perfecto. Como es de suponer, el vanidoso Nigel Bentham expone con todo detalle ante todo el mundo un crimen que según él no dejaría huella alguna. Como ejemplo para explicar los motivos del crimen presenta como supuesto, ante las risas de todos los presentes,  que su mujer le es infiel con su amigo Rushmore, y acto seguido detalla los pasos que seguiría para asesinarle sin dejar rastros.

A la mañana siguiente Harold Rushmore aparece en su cuarto asesinado, exactamente a la misma hora, entrando por el mismo sitio y de la misma manera que la expuesta por Nigel la noche anterior, lo que hace recaer sobre su persona todas las sospechas. Incluso su propia esposa parece convencida de que su marido es el asesino, especialmente porque resulta ser cierto que mantenía una relación amorosa con la víctima a espaldas de su esposo. Por su parte, Nigel, alimentado por su vanidad de escritor, está obsesionado con descubrir al asesino para poder demostrar su inocencia.

El inspector Thomas Falkeith de Scotland Yard es enviado para resolver el crimen, y para ello contará con la ayuda de su ayudante Fraser y de Arthur Horder, único agente de la policía local.

La novela se soporta sobre una serie de personajes muy bien definidos, con especial mención para Némesis Bentham, la esposa del escritor, un claro ejemplo de mujer fatal, que me ha recordado en muchos aspectos al personaje de Sharon Stone en la película “Instinto Básico”.

Además la novela está muy bien resuelta, sin precipitación, con todos los personajes siendo sospechosos en uno u otro momento, y con un sangriento final que sirve de colofón a una buena historia policiaca.

Me gustaría mencionar una serie de curiosidades que han llamado mi atención de forma especial:

  • El título original de la novela, según consta en el propio libro, es “A wreith for…” en uno de esos intentos –habituales en la época- por parte de las editoriales de hacer creer al lector que se encontraba ante la traducción de una novela extranjera. Una prueba más, añadida a los propios seudónimos de los autores y a la ambientación británica de la obra, de que las editoriales consideraban que el público no podía tomarse en serio una novela policiaca española.
  • Muy llamativo un pasaje del libro en el que se defiende a capa y espada la presunción de inocencia como uno de los pilares de la democracia, hecho éste muy sorprendente si tenemos en cuenta que la novela fue publicada en 1963, en plena dictadura franquista, con una censura muy poco dada a permitir declaraciones de este tipo.
  • Hay un gran sentido del humor en un apartado de la novela en la que se habla de la faceta de escritor de novelas policiacas populares de Nigel:
    • ¿Vas a emplear ese argumento del crimen perfecto que expusiste anoche?.
    • ¡Oh, no!. Hay que variar un poco. Ese tema lo he empleado ya una docena de veces. Tengo anotados otros argumentos…
    • De otros autores, ¿no? –rió ella-. Tal vez de alguna película que has visto. ¿No temes que algún día un autor te rompa la nariz por plagiar alguno de sus argumentos?. Lo haces demasiado descaradamente.
    • Lo hacemos todos, y por eso nada podemos echarnos en cara….

Desde que Thomas De Quincey publicó su famoso ensayo titulado “El crimen entendido como una de las bellas artes” muchos han sido los autores que han perseguido plasmar en el papel el crimen perfecto. El argumento de la novela “Requiescat…” ahonda en este tema,  basándose en el clásico asesinato anunciado y en la vanidad del asesino; un argumento que me ha traido a la memoria una serie de historias que demuestran una vez más que la realidad supera con creces a la ficción.

Krystian Bala AmokEn 2007, un escritor polaco llamado Krystian Bala fue juzgado por un caso de asesinato que él mismo había descrito en una de sus novelas, con una cantidad de detalles que según la Policía sólo el asesino podía conocer. En la novela, Bala describe el asesinato de un empresario acuchillado tras sufrir una espantosa serie de torturas. En las páginas de “Amok”, la primera novela del autor,  publicada en 2003, Bala describe cómo un empresario es torturado y posteriormente asesinado. Según Bala, se inspiró en el asesinato de Dariusz J., un empresario cuyo cadáver mutilado apareció en diciembre de 2000 en el río Oder, cerca de la frontera polaca con Alemania. En su momento, la investigación policial sobre este crimen no dio ningún resultado concreto. La única pista significativa que hubo en su momento fueron unos correos electrónicos que llegaron de Indonesia y Corea y que describían el asesinato como el crimen perfecto.

Cinco años más tarde, el joven comisario Jacek Wroblewski, del Departamento de Homicidios de Wroclaw,  recibió en esa época la misión de revisar los principales casos sin resolver de la región, y coincidiendo con ello, la policía recibió una llamada anónima que sugería a los agentes que leyeran la novela “Amok”, publicada tres años después del crimen. La policía encontró asombrosas similitudes entre el asesinato de Dariusz J. y el descrito en el libro, similitudes que solo podían conocer los investigadores o el asesino, lo que llevó a Wroblewski a obsesionarse con la idea de que el asesino ficticio de la novela “Amok” era realmente un trasunto de su autor. El supuesto móvil del crimen sería que el empresario asesinado, guapo y de éxito, mantenía una relación amorosa con la ex mujer de Bala. El escritor fue arrestado, pero tras tres días de interrogatorio, en los que Bala asegura que fue torturado, fue puesto en libertad por falta de pruebas. La prensa polaca se burló de los desvaríos literarios de Wroblewski, acusándole de no distinguir entre ficción y realidad, pero la investigación continuó hasta que se descubrió que Bala había estado en Corea e Indonesia en la misma época en que se enviaron los correos electrónicos que hablaban del crimen perfecto. Después se tuvo constancia que, cuatro días después del crimen, Bala había vendido un móvil idéntico al que tenía el empresario asesinado. La ex mujer del escritor confirmó que había mantenido una relación con el empresario, y declaró en el juicio que su ex marido era un personaje obsesivo que se había vuelto muy agresivo incluso con sus propios amigos después del divorcio.

Krystian Bala, que realmente pudo haber cometido el crimen perfecto de no haberse dejado arrastrar por la vanidad,  fue condenado culpable del asesinato, y actualmente cumple una sentencia de 25 años de cárcel, desde donde sigue escribiendo una supuesta segunda parte de “Amok”.

No es este el único caso de asesino que siente la necesidad de contar al mundo lo que han hecho.

El escritor holandés Richard Klinkhamer no logró publicar inicialmente su novela “Woensdag Gehaktdag” (literalmente, “Miércoles, día de la albóndiga”) porque su editor la consideró una obra nefasta. El libro narraba  con exactitud la historia de un hombre que se deshacía del cadáver de su esposa un miércoles por la noche, utilizando una trituradora de carne. Esto era exactamente lo que Klinkhamer había hecho con su esposa un año antes tras causarle la muerte después de golpearla violentamente en una discusión. Si la novela se hubiera publicado en aquel momento, probablemente el caso se habría resuelto antes, pero no fue hasta 1997 cuando los nuevos propietarios de la casa del asesino contrataron a unos trabajadores para renovar su nuevo jardín, donde descubrieron el cadáver. Fue finalmente en 2007 cuando se publicó su libro escrito en prisión, “Woensdag Gehaktdag” (“Miercoles leñador”), en el que se describe el asesinato de su mujer. Murió el 21 de enero de ese año mientras dormía, a los 78 años de edad.

El caso más reciente es de este mismo año, 2017. El 29 de noviembre de 1995 dos criminales asesinaron a cuatro personas –incluyendo un niño de 13 años-,  tras ser sorprendidos robando en un pequeño hostal de Huzhou, una ciudad del sur de China.

Las pocas pistas que encontró la policía no les llevaron a ninguna parte y el caso quedó sin resolver.

Un escritor llamado Liu Yongbiao, de 53 años, un novelista especializado en el género policiaco que se ha ganado una cierta popularidad en la nación asiática, publicó en 2010 “El secreto culpable”. Aparte de las similitudes de los hechos que se narran en la novela con los asesinatos de Huzhou, en el prefacio del libro anunciaba la intención de escribir otra novela sobre una guapa escritora que ha matado a varias personas, sin que los casos fueran resueltos.

criaturas celestialesLa policía, sospechando que la inspiración de Yongbiao no respondía sólo a su imaginación, detuvo al escritor en su domicilio, donde no sólo confesó rápidamente el homicidio, sino que les dijo: “He estado esperando por ustedes todo este tiempo“.

Por supuesto tampoco son los únicos casos de escritores asesinos de la historia, gremio en el que en mi opinión destaca poderosamente el caso de Anne Perry, la famosa escritora de novelas policiacas, y sobre la que se basa la magnífica película “Criaturas celestiales” (si alguien no la ha visto aún, la recomiendo), aunque en este caso nos encontramos con un escenario totalmente distinto, pues la escritora ya había sido juzgada y condenada años atrás, y en ningún caso escribió posteriormente sobre el crimen.

CONOCIENDO A ANTONINO GONZÁLEZ MORALES

antonino-gonzalez-morales-llorare-por-vosotrosAntonino González Morales, nació en Abril de 1919 en un pueblo de Valladolid, y en vida ejerció una carrera de periodista que alternó con la escritura de novela popular, empleando para ello múltiples seudónimos: A. G. Morales; A. G. Murphy; Alex Mor; Ambler Ketchum; Ana María Luján; Anthony G. Murphy e Inglis Carter entre otros. De todos ellos, probablemente los más populares fueron A.G. Murphy (empleado en las colecciones de Rollán) e Inglis Carter.

A los 18 años, después de haber desempeñado los más diversos ofiios, hace su primera incursión en el periodismo, en “Imperio” de Toledo.

Luchó en el bando nacional en la guerra civil, tomando parte de la Batalla del Ebro, y la cáida de Cataluña. Tras la guerra, reside en Madrid desde 1941.

Bajo el seudónimo de Gordon Mc. Guire escribió “Asalto a Europa”, un ensayo sobre el antonino-gonzalez-morales-asalto-a-europadesembarco de Normandía, y en colaboración con Francisco Faura Peñasco (Frank Mature entre otros) obtuvo en 1969 el premio inmortal Ciudad de Gerona por su obra “Lloraré por vosotros”.

Las primeras novelas del autor de las que tengo constancia datan del año 1948, para la colección Biblioteca de Lecturas ejemplares de la editorial Escelicer. Posteriormente se incorporó como autor en Rollán, cultivando todos los géneros, especialmente el western, y convirténdose en uno de los habituales en la primera etapa de F.B.I.

También participó en la década de los 50´en las colecciones de la editorial Mepora (Metropolitan Police y Ráfagas), destacando un especial de 206 páginas de la 1ª de estas colecciones, llamado  “Dillinger, el enemigo público Nº 1”.

En los 60 pasa a formar parte del elenco de la editorial Tesoro, donde mantiene el seudónimo de Anthony G. Murphy para sus novelas del Oeste y el de Inglis Carter y otros para el género policiaco, donde destaca su labor en la colección La novela Negra.

En los años 70 fue coordinador en los famosos volúmenes de Antología de las mejores novelas policiacas de la editorial Acervo, donde también publicó algunos de sus relatos, y para la que siguió trabajando hasta los años 80, pues aparece prologando diversas publicaciones de la editorial.

Todo un trotamundos de la literatura, del que lamentablemente, y como es habitual, no he podido localizar más datos de su biografía, y como siempre estaré encantado de recibir cualquier aportación de los lectores.

Como suele ser norma en mis reseñas sobre algún autor, acompaño los pocos datos biográficos de los que dispongo con una primera aproximación a su obra, para la que he elegido la siguiente novela.

inglis-carter-novela-neglaNEGRA ES LA SENDA DEL CRIMEN

INGLIS CARTER

COLECCIÓN LA NOVELA NEGRA N° 24. EDITORIAL TESORO

1° EDICIÓN 1963

PORTADA: JANO

Inglis Carter en esta novela se supera a si mismo, poniendo en manos de sus admiradores un instrumento que les hará olvidar la realidad circundante para vivir intensamente las emocionantes peripecias de sus peronajes de ficción, tan humanos como si fueran de darne y hueso. Una novela de Inglis Carter es siempre una novela de calidad e interés insuperables“.

Con este texto que figura en la contraportada del libro nos queda algo meridianamente claro: el encargado de escribirlo no se había leido el libro, y lo mismo podría valer lo que dice para este libro que para un recetario de cocina, pero tranquilos que para decir de qué va el libro estoy yo.

Johnny Wodehouse es un joven de 15 años que regresa a su casa en bicicleta desde el colegio, más tarde de lo habitual por haber tenido que volver a por su corbata cuando ya estaba a mitad de camino. No es un día normal, pues regresa acelerado y asustado por algo que ha visto en el centro educativo, cuando repentinamente es interceptado por alguien que le asesina a sangre fría.

Así comienza una novela muy del estilo de las actuales novelas suecas de misterio que inundan los escaparates de las librerías: pequeña y tranquila población donde se desencadena una serie de extraños asesinatos (Pradesville, un pueblo a 50 millas de Springfield), con la mitad de sus habitantes como sospechosos, pues tras su apariencia de inocente amabilidad se ocultan oscuros secretos del pasado.

Es más que probable que si hoy en día renaciera la literatura de quiosco, los escritores tuvieran que adoptar nombres como Curtis Garlandssen, Silver Kanenberg o Inglis Cartersson para que resultaran llamativos al gran público.

Una correcta novela de intriga, bien resuelta, donde tan importante o más es saber el motivo del crimen como el nombre del asesino, con un buen elenco de personajes que en uno u otro momento resultan sospechosos de los asesinatos (sí, en plural): Ethel Wodehouse, la madre del niño, que tras enloquecer por el asesinato de su hijo desaparece misteriosamente; Francis Kirby, el vagabundo borrachín local, que es el primero en descubrir el cadáver; Roger Wheeler, el maduro sheriff local, poco acostumbrado a este tipo de crímenes; Jack Rowsley, el joven ayudante del sheriff; Sofía Prades, joven y bella periodista, nieta de Harold Prades, el rico e influyente fundador del pueblo; Walt Melbeck, el apuesto director del colegio; el conserje Graves y su esposa……y unos cuantos más.

Mi primera aproximación al autor ha resultado más que satisfactoria, ayudado por el hecho de haber  comenzado por un título de la siempre excelente colección Novela Negra,  con un mayor número de páginas del habitual, lo que permitía una trama más elaborada que el formato de 96 páginas estándar en este tipo de literatura. Puedo asegurar que he devorado el libro.

Por mi parte otro escritor a tener muy en cuenta, con un buen estilo narrativo y con algo que creo que a veces no recibe la importancia que merece: es muy ameno.

Dejo aquí la relación de novelas policicas del autor de las que yo tengo constancia (me faltarán muchas).

Como curiosidad, en la colección rastros publicó dos títulos, compartiendo el honor junto con Frank Mc Fair de ser los dos únicos autores españoles –al menos que yo conozca- en publicar alguna novela en la mítica colección argentina.

TITULO AUTOR COLECCIÓN
15 El hombre de las tres caras A.G Murphy FBI (Rollán)
26 Horas trágicas A.G Murphy FBI (Rollán)
32 Nueva York-San francisco A.G Murphy FBI (Rollán)
37 Hermano contra hermano A.G Murphy FBI (Rollán)
46 Sin cuartel A.G Murphy FBI (Rollán)
53 ¡Acusado! A.G Murphy FBI (Rollán)
164 De poder a poder A.G Murphy FBI (Rollán)
178 Hay que saber morir A. G Murphy FBI (Rollán)
206 La coartada falló A.G Murphy FBI (Rollán)
213 Hacia el abismo A. G Murphy FBI (Rollán)
474 Barrio peligros Anthony G. Murphy FBI (Rollán)
507 Cuando yo esté segura Anthony G. Murphy FBI (Rollán)
510 Una peligrosa sonrisa Anthony G. Murphy FBI (Rollán)
514 Un enigma para Latimer Anthony G. Murphy FBI (Rollán)
547 Un hombre está loco Anthony G. Murphy FBI (Rollán)
568 El paraiso es un infierno Anthony G. Murphy FBI (Rollán)
572 Mi esposa de puerto rico A.G.Murphy FBI (Rollán)
698 Bajo la luz azteca Anthony G. Murphy FBI (Rollán)
2 Un cadáver bajo el agua Inglis Carter La novela Negra
19 La noche tiene ojos Inglis Carter La novela Negra
24 Negra es la senda del crimen Inglis Carter La novela Negra
30 Las manos de la señora Ower Inglis Carter La novela Negra
34 Conspiración para matar Inglis Carter La novela Negra
37 Después del veredicto Inglis Carter La novela Negra
45 En articulo mortis André Picot La novela Negra
54 Veneno en tus labios Inglis Carter La novela Negra
61 La niebla fue testigo Inglis Carter La novela Negra
65 Enigma para un sabueso Inglis Carter La novela Negra
385 Caída al abismo Inglis Carter Rastros
448 Un sujeto llamado Moran Inglis Carter

Rastros

UN SILENCIO DE TUMBA

E. JARBER UN SILENCIO DE TUMBA

Primer Título de la colección

Un Silencio de Tumba

Autor: E. Jarber

Colección La Novela Negra n° 1. Editorial Tesoro.

1° edición Diciembre 1.962.

Portada: Jano.

Al precio de 15 pts se inauguraba con este libro la colección La novela Negra, de la editorial Tesoro, desde mi punto de vista una de las grandes colecciones policiacas de la novela popular española, con una edición en formato un poco superior al del bolsilibro tradicional (17,5 X 10 en lugar de 15 X 10) , y mayor nº de páginas (cerca de 160), y con una buena selección de autores, que encontraron en la colección el lugar idóneo donde poder desarrollar sus tramas con un margen mayor al que estaban acostumbrados.

El listado completo de títulos de la colección es el siguiente:

TITULO

SEUDONIMO

AUTOR

1 Un silencio de tumba Eirik Jarber Enrique Jarnés Bergua
2 Un cadáver bajo el agua Inglis Carter Antonino González Morales
3 Sabor de sangre O.C. Tavin Octavio Cortés Faure
4 El asesino está entre nosotros Edward Goodman Eduardo De Guzmán
5 Con la misma moneda Leo Mason Manuel Gómez Rueda
6 Sólo quedamos tú y yo Anton Puska
7 ¡Asesino! J. Tell José Miguel Téllez
8 Me estorbas vivo Anton Puskas
9 Guerra caliente O.C. Tavin Octavio Cortés Faure
10 Mi tumba está abierta Alv. Cortroa Álvaro Cortés Roa
11 Tres letras: una pista Fel Marty Félix Martínez Orejón
12 Corazones solitarios Edward Goodman Eduardo De Guzmán
13 ¡Huye Marcel; huye, Walek¡ Eirik Jarber Enrique Jarnés Bergua
14 ¡Buenos días, asesino! Anton Puskas
15 Una vida en suspenso O.C. Tavin Octavio Cortés Faure
16 ¡Al diablo con todo! Hiram Lea
17 En tinieblas Bromley Casson Félix Martínez Orejón
18 Antifaz para la muerte Eirik Jarber Enrique Jarnés Bergua
19 La noche tiene ojos Inglis Carter Antonino González Morales
20 Requiescat… Franklin Gough Octavio Cortés Faure
21 Olor a perro muerto Fel Marty Félix Martínez Orejón
22 Veneno en el paraíso Erik Kalmann
23 Sólo un ataúd Eirik Jarber Enrique Jarnés Bergua
24 Negra es la senda del crimen Inglis Carter Antonino González Morales
25 La muerte gana por K.O. Charles G. Brown Eduardo De Guzmán
26 Telefonea al muerto Bromley Casson Félix Martínez Orejón
27 El asesino está en casa Anton Puskas
28 El grito Mary Francis Colt María Fernanda Cano Caparros
29 Mansa lluvia de muerte Eirik Jarber Enrique Jarnés Bergua
30 Las manos de la señora Ower Inglis Carter Antonino González Morales
31 Carta del asesino Bromley Casson Félix Martínez Orejón
32 El laberinto Franklin Gough Octavio Cortés Faure
33 Dentro de las nueve correas Donald Perkins Manuel Gómez Rueda
34 Conspiración para matar Inglis Carter Antonino González Morales
35 Odio a muerte (; núm.35) Franklin Gough Octavio Cortés Faure
36 El cerco invisible Eirik Jarber Enrique Jarnés Bergua
37 Después del veredicto Inglis Carter Antonino González Morales
38 Apartamento secreto Mary Francis Colt María Fernanda Cano Caparros
39 Testigo de vista Charles G. Brown Eduardo De Guzmán
40 La novela negra de Christine Keeler Jacques Marcireau Eduardo De Guzmán
41 Los alegres turistas de “El Viejo Lobo de Mar” Bromley Casson Félix Martínez Orejón
42 La horrible vieja Franklin Gough
43 Tras el espejo Mary Francis Colt María Fernanda Cano Caparros
44 El largo aullido del mastín Bromley Casson Félix Martínez Orejón
45 En articulo mortis André Picot Antonino González Morales
46 Nace un crimen F. Hume Grayson Francisco Medina Marín
47 Los crímenes del “Café Español” Mary Francis Colt María Fernanda Cano Caparros
48 Recuerda Ben Hecht
49 Nadie muere la víspera Charles G. Brown Eduardo De Guzmán
50 Cinco le vieron morir Richard Wert Ricardo Wert García
51 Tulipanes rojos Bromley Casson Félix Martínez Orejón
52 Están buscando mi piel Henri Darzac Francisco Cortés Rubio
53 Tres tazas de té Mary Francis Colt María Fernanda Cano Caparros
54 Veneno en tus labios Inglis Carter Antonino González Morales
55 El enigmático Sr. Lepke Charles G. Brown Eduardo De Guzmán
56 Nicho para un cascarrabias Bromley Casson Félix Martínez Orejón
57 La muerte en los talones Charles Clark Carlos Clarimón Lafarga
58 Prueba decisiva F. Hume Grayson Francisco Medina Marín
59 El secreto Mary Francis Colt María Fernanda Cano Caparros
60 El hombre del Mistral Maurice D’Astier Esteban Riambau
61 La niebla fue testigo Inglis Carter Antonino González Morales
62 Tu cabeza o la mía Charles G. Brown Eduardo De Guzmán
63 Sombras siniestras Glenn Wyman María de las Nieves Grajales
64 Hipnosis Russ Tryon Francisco Cortés Rubio
65 Enigma para un sabueso Inglis Carter Antonino González Morales
66 El suicidio de Lord Partlit Mary Francis Colt María Fernanda Cano Caparros
67 Lleva guadaña Charles Clark Carlos Clarimón Lafarga
68 Cuatro noches de terror Honoré Howard Honoris De la Morena
69 La dinamita es rubia Charles G. Brown Eduardo De Guzmán
70 Inquietante aventura Glenn Wyman María de las Nieves Grajales
71 Oscuros ojos de la muerte Tom Thomas Tomás Argüello De la Puerta
72 Horca para un inocente Honoré Howard Honoris De la Morena
73 Empezó entre bengalas Eric Engie
ANTON PUSKAS TESORO NEGRO

¿Quien es Anton Puskas?

Como se puede ver hay varios autores de los que he sido incapaz de localizar su nombre auténtico, intrigándome especialmente Anton Puskas. A ver si alguien me puede sacar de dudas con los que faltan.

Sólo por los títulos que tiene la colección de Enrique Jarnés, Eduardo Guzmán y Octavio Cortés ya vale la pena.

Ya de lleno en la reseña del libro, no hablo del autor, Enrique Jarnés Bergua, porque ya le dediqué una reseña en la que también mencionaba esta misma novela. https://bolsilibrosmemoriablog.wordpress.com/2016/04/11/eirik-jarber-y-sus-exoticos-escenarios/ . El resumen es el siguiente:

Valerie es la hermana de Ivonne Lambrette, una famosa actriz con la que vive ejerciendo de canguro de su hijo Roger, un niño de 5 años fruto de una relación extramatrimonial con un guionista al que ha criado desde su nacimiento como si fuera su propio hijo.

Valerie se encuentra  al cuidado de Roger en “La Nid Blanc”, una aislada casona de montaña alejada de la población más cercana, Luchon, comprada en un arrebato caprichoso de Ivonne, en  compañía de la doncella Reneé, el ama de llaves Pauline y un apuesto detective privado llamado Phillipe Villars contratado por Ivonne para proteger sus joyas.

Esa tarde llegan sin avisar a la casa su hermana Ivonne acompañada de tres hombres: Didier Petitbeaudau, un famoso director de cine que “descubrió” a Ivonne; Gilbert Delambre, guionista, antiguo amante de Ivonne y padre de Roger; y Vincent Durban, un adinerado abogado prometido en matrimonio con Ivonne.

El motivo de tan extraña reunión es informar a Valerie que a partir de ese momento Gilbert, el auténtico padre de Roger, se hará cargo del niño, ya que cuando Ivonne se case, Vincent no está dispuesto a convivir con el pequeño, fruto de una escandalosa relación de la actriz que en su momento fue ocultada a la opinión pública, haciendo ver que Roger era hijo de su hermana.

La noticia deja desolada a Valerie, que quiere al niño como si fuera su verdadera madre, aumentando el odio que siente por su hermana, que la ha tratado toda su vida como si fuera su criada.

Al levantarse, tras una noche en la que ha empezado a nevar copiosamente, dejando la casa incomunicada, descubren que Roger ha desparecido de su habitación, en la que aparece una nota solicitando un rescate por el niño.  A partir de este momento comienzan una serie de espeluznates sucesos, al empezar a morir uno a uno los habitantes de la casa de forma inexplicable.

Ya comenté que la novela fue llevada al cine por Jesús Franco en 1.972, existiendo en el film pequeñas diferencias con respecto a la novela (en la película la acción transcurre en una isla, la actriz se llama Annette, y hay otros pequeños cambios), aunque sustancialmente la historia es la misma.

Debo decir que estamos ante una GRAN novela, un thriller psicológico muy moderno desde mi punto de vista, con mucho ritmo durante todo el relato, que nos lleva a un desenlace vertiginoso y sorprendente. Muy recomendable obra de uno de mis escritores de novela popular favoritos.