LA HIJA DEL VAMPIRO


PR_337_La hija del vampiro[Silver_Kane][1968]Título: LA HIJA DEL VAMPIRO

Autor: Silver Kane

Colección Punto Rojo Nº 337 Editorial Bruguera

Portada: Antonio Bernal

1ª edición: Octubre 1968

La mera aparición de la palabra vampiro en cualquier título de novela popular es ya de por sí un reclamo irresistible para el aficionado a este tipo de literatura. Si a ello la añadimos la extraordinaria portada de Antonio Bernal y que la novela corresponde a Silver Kane, uno de los más grandes escritores de bolsilibros de todos los tiempos, el resultado es que esta novela se convierte en una de las más buscadas entre los aficionados al género.

Como ocurre en otros títulos de la colección Punto Rojo, la novela podría haber sido publicada en Selección Terror perfectamente, si no fuera porque todavía faltaba algún año para que saliera al mercado. Es uno de los grandes alicientes de la colección punto rojo, teóricamente de temática policiaca, pero que en ocasiones colaba novelas con elementos del género de terror que no tenían cabida en aquel momento en ninguna colección de la editorial.

Un aspecto que ha despertado mi curiosidad es el hecho de que una vez más el protagonismo absoluto de la novela es para una mujer, cosa no muy frecuente en el género policiaco, que iba orientado principalmente a un público masculino. Y digo una vez más porque es muy habitual en las novelas de Silver Kane este protagonismo femenino, y a modo de ejemplo no hay más que leer algunas de las reseñas que figuran en este mismo blog sobre obras del mismo escritor.

Ya comenté en otras ocasiones que cada vez que cae en mis manos una novela de Kane, surge la incógnita de si me encontraré con una maravilla o con una chapuza, pues una de las principales características de este autor son los bandazos que pega en lo que respecta a la calidad de su obra. Pasa de la excelencia a la mediocridad sin término medio, lo que convierte cada lectura de sus libros en una auténtica ruleta rusa.

La hija del vampiro” es uno de esos casos en los que no resulta fácil pronunciarse, pues alterna grandes virtudes con algunos de los peores defectos del escritor.

El libro comienza con nuestra joven protagonista, Stella, conduciendo durante una noche infernal en dirección a Saint Gaudens, una pequeña población del Pirineo francés,  que por cierto existe en la realidad. Según la descripción del autor, “Una región algo siniestra. Su hermosura resulta sombría, un poco misteriosa. Tras cada pedazo de espeso bosque, tras cada lago oculto, parece acechar un enigma.”

Una fuerte tormenta obliga a Stella a detener su vehículo en la primera casa que encuentra en la carretera, que como podéis imaginar, es una de esas siniestras mansiones que iluminan las luces de los relámpagos, y de la que nuestra protagonista tiene la extraña sensación de haber estado allí antes.

Cuando se acerca a la puerta principal para pedir ayuda, descubre a través de un gran ventanal la presencia de un cadáver en medio del salón de la casa, que parece por otro lado totalmente deshabitada. Aterrorizada regresa a su coche, con la intención de huir de las cercanías de la casa, pero cuando sube descubre que en el asiento del copiloto espera un hombre sentado.

Una bella mujer atrapada en una tormenta, una siniestra mansión con un oscuro pasado, y un cadáver abandonado. ¿Qué podría salir mal?.

Aunque en un principio Stella teme encontrarse sentada al lado del asesino, pronto descubre que en realidad se trata de un hombre llamado Bolden que al igual que ella ha llegado a la casa buscando refugio de la tormenta, encontrando del mismo modo el cadáver.

Ante la imposibilidad para huir en coche a buscar ayuda por el fuerte aguacero, deciden entrar en la casa juntos para ver si pueden llamar por teléfono.

Una vez que Stella se encuentra en el interior de la casa, se descubre la verdad: en la casa se está rodando una película de terror llamada “La hija del vampiro”, cuyo director, Edmund Sorensen, le explica que el cadáver no era más que un actor en medio de una escena del rodaje. Stella, completamente aliviada por el giro de los acontecimientos, descubre a su vez que el enigmático Bolden se ha esfumado sin dejar ni rastro, sin sospechar que la verdadera noche de terror en realidad no ha hecho más que comenzar.

A partir de ese momento se desencadenarán una serie de espantosos sucesos relacionados con varios asesinatos cometidos muchos años atrás en la región por alguien a quien los lugareños llamaban “el vampiro”, que finalizaron repentinamente sin que se supiera nunca la identidad del asesino.

Con esta interesante premisa, acompañada de una excelente ambientación, se alternan en la novela algunas escenas dignas del mejor Silver Kane con otra serie de incoherencias narrativas que hacen que la historia pierda fuerza. Una lástima, pues el libro podría haber sido una obra redonda a poco que se hubieran pulido determinados fragmentos en los que se nota en exceso la prisa del escritor.

Aún así, a pesar de los mencionados defectos, me ha resultado una interesante obra, y sobre todo, muy entretenida, como suele ser habitual en Kane.

Ambroce bierce spook houseLa situación de personajes que recalan accidentalmente en una siniestra mansión para refugiarse de una tormenta ha sido empleada en incontables ocasiones en la literatura de terror, como en “The Spook House” (publicada en España como “La casa espectral”) de Ambroce Bierce; y muy especialmente en la literatura pulp, en la que por poner tan sólo un ejemplo encontramos “Abandoned House”, de Beulah Poynter (interesante autora a la que me gustaría dedicarle una reseña), publicada en Black Mask en 1920, un relato en el que dos hermanos descubren el cadáver del juez McPherson en una mansión abandonada en la que se han visto obligados a refugiarse tras una fuerte tormenta.

En una nueva muestra del caos que reina en este blog, aprovecho la reseña para sacar a relucir un interesante asunto sobre el autor Francisco González Ledesma que yo al menos no he podido aclarar, y del que agradecería cualquier información que aporte algo de luz al respecto.

He leído en diversos sitios de internet –entre ellos la poco fiable Wikipedia-, que una de las hijas de Francisco González Ledesma, María Victoria González Torralba, colaboró en la redacción de algunas de las últimas novelas de Silver Kane, pero sin que se aclare en ningún caso el alcance de esta “colaboración”, ni desde qué año se pudo producir. ¿Pudiera ser entonces que parte de los libros de Silver Kane fueran realmente escritos por la hija de Francisco González Ledesma? Estaríamos en este supuesto en un caso similar al de Marcial Lafuente Estefanía.

Otra posibilidad sería que algunas de las novelas fueran escritas a “dos manos”, en colaboración padre-hija, en cuyo caso sería también muy interesante conocer la forma en que se producía esta simbiosis literaria.

El tercer supuesto es que no haya nada de cierto en esta leyenda urbana, y todos los libros de Silver Kane correspondan exclusivamente a Francisco González Ledesma.

En cualquier caso considero que es de justicia aclarar este tema, a fin de dar a cada uno el mérito que merece.

Por mi parte, cualquiera de los dos primeros supuestos –María Victoria tuvo participación en parte de la obra de Silver Kane- hubieran servido para explicar la gran diferencia que existe entre diferentes libros del autor, especialmente en los últimos años, y que hasta ahora yo achacaba única y exclusivamente a los plazos de entrega de los libros.

mendez-victoria-gonzalez-torralba

Victoria González, de tal palo tal astilla

Sobre este asunto, hay que señalar que María Victoria nació en 1966, por lo que es de suponer que en el caso de colaborar con su padre, no hubiera sido posible hasta al menos 20 años después, es decir, cuando la novela popular estaba ya en franca decadencia, y sobre todo, cuando Silver Kane se había pasado a la literatura “seria”, desde que en 1984 ganara el premio planeta con “Crónica sentimental en rojo”. Así que me temo que si existió realmente alguna colaboración padre-hija, tuvo que producirse de forma muy residual en las últimas obras del autor, presumiblemente en las novelas publicadas por astri a partir del año 2000, por lo que no nos sirve para explicar las grandes variaciones en la obra del autor, que podía pasar de una auténtica obra maestra a un desganado producto alimenticio con una facilidad pasmosa.

Fuera totalmente del mundo del bolsilibro, quiero por cierto aprovechar desde aquí para felicitar a Maria Victoria González Torralba por la publicación de “Llámame Méndez”, un libro sobre la juventud del inspector Méndez, personaje icónico en la obra de Gómez Ledesma, y, junto con Pepe Carvalho, de la novela policiaca española en general.

VAMPIROS EN EL ESPACIO

MMDNOOF EC001Los vampiros del espacio (The Space Vampires) es una novela de terror y ciencia ficción de 1976 del escritor Colin Wilson, que trata sobre una raza de vampiros intergalácticos que llegan a la Tierra, donde se alimentan de la fuerza vital de los humanos. La llegada de estos vampiros espaciales a la Tierra se debe a una expedición espacial a un lejano cinturón de asteroides, en el que  encuentran una nave alienígena de colosales dimensiones. La exploración inicial del interior de la misma, con un aspecto gótico que recuerda en exceso a la nave de “Alien, el octavo pasajero”, revela la presencia de varios humanoides conservados en un estado de animación suspendida. Cuando tres de los seres son llevados a la Tierra, se desencadena el desastre, pues los humanoides resultan ser vampiros que se alimentan de la fuerza vital de los humanos, absorbiendo su energía hasta matarlos.

Supongo que a muchos de vosotros os está sonando el argumento, cosa que no debe extrañaros, pues en 1985 el libro fue adaptado al cine con “Fuerza Vital”, dirigida por Tobe Hooper. A pesar de que el escritor acabó renegando de la versión cinematográfica – la de veces que pasa esto -, debo decir que el argumento se ajusta mucho al contenido del libro.

vampires from outer space 2

Ilustración de Vampires fron Outer Space

Por supuesto, mucho antes de que se publicara esta novela que popularizó el tema de los vampiros estelares, el pulp americano  ya había tratado este tema en multitud de relatos dentro del ejército de revistas dedicadas a la ciencia ficción que inundaron los quioscos en los años 50´. Por poner sólo dos ejemplos, encontramos “Vampires of the Moon“, de A. W. Bernal, publicado en forma de serial en 1934, o la más tardía “Vampires from outer Space” (1957), de Richard W. Watson (seudónimo de Robert Silverberg), pero creedme cuando os digo que es muy sencillo encontrase con este tipo de criaturas sedientas de sangre en la literatura pulp americana.

Pues bien, antes de que Ramdom House publicara la mencionada novela de Colin watson, en España ya habían desembarcado los vampiros del espacio en diferentes versiones. (Aunque por supuesto los vampiros estelares ya habían aparecido anteriormente en España en el cine, en películas tan variadas como Plan 9 from outer space, o Terror en el espacio, por poner sólo dos ejemplos).

Mucho se ha escrito ya sobre el weird western, esas novelas del Oeste a las que se incorporan elementos totalmente ajenos al género, bien de terror, ciencia ficción, o incluso artes marciales. Pues bien, dentro del bolsilibro de ciencia ficción se encuentran también una serie de novelas que incorporan elementos más característicos del terror, como hombres lobo, zombies, o, como en el caso que nos ocupa: los vampiros.

He intentado encontrar novelas editadas en colecciones de ciencia ficción que incorporaran la presencia de vampiros en su trama, y la verdad es que no he localizado demasiadas, aunque es más que probable que haya muchas más, por lo que agradeceré como siempre cualquier aportación que podáis hacer al respecto para ir añadiéndolas a la reseña.

En resumen, los títulos que he localizado al respecto son los siguientes:

  • Vampiro 2.000. Curtis Garland. La Conquista del Espacio nº 42.
  • Vampyr. Curtis Garland. La Conquista del Espacio nº 149 de Bruguera.
  • Los vampiros de la muerte. Leo McDonald. Luchadores del Espacio nº 205.
  • Vampiro estelar. H. S. Thels. Nº 77 de Espacio Toray, reeditada en el nº 346 de Galaxia 2001, de editorial andina.
  • El monstruo gritó en silencio. Curtis Garland. La Conquista del Espacio nº 129

A continuación recojo las reseñas de todas ellas, excepto la de vampiro estelar, de la que por desgracia no tengo ningún ejemplar.

TÍTULO: VAMPIRO 2.000

AUTOR: CURTIS GARLAND

COLECCIÓN LA CONQUISTA DEL ESPACIO Nº   42.  EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN  MAYO 1.971

PORTADA: José Samper

LCDE042 - Curtis Garland - Vampiro 2000Para hacernos a la idea, la novela comienza con una cita extraida del primer capítulo del Drácula de Bran Stoker:

“Denn die Todten reiten schnell (Pues los muertos viajan velozmente)”.

A continuación, uno de esos maravillosos prólogos de Curtis Garland que le han convertido en alguien especial dentro del mundo de la literatura popular, pues cada uno de sus prólogos –o pórticos, como suele llamarlos el propio autor- son una demostración del respeto que el escritor siente por sus lectores y por su trabajo.

Nos encontramos en un futuro lejano, en 1.998. Una cápsula espacial está a punto de regresar a la Tierra procedente de una misión en Mercurio, con tan sólo dos de los tres tripulantes que componían la expedición, Desmond Clarke y Stuart Jansen, al haber tenido que abandonar a su suerte a Luther Morgenberg, el tercer astronauta, en circunstancias que todavía no están claras, pues las comunicaciones con la nave se cortaron nada más abandonar la órbita de Mercurio.

Tras aterrizar la nave, los dos astronautas son trasladados a un hospital para pasar una cuarentena, con Stuart Jansen en coma por una dolencia desconocida, y con Desmond Clarke, extrañamente indemne y cuyas escuetas explicaciones sobre lo que sucedió en el viaje -pues apenas recuerda nada- , motivan que el gobierno norteamericano entierre la misión bajo el epígrafe de Top Secret, lo que a su vez desata la desconfianza de la Unión Soviética, a punto de enviar por su cuenta una misión a Mercurio, que cree que tras el silencio de lo ocurrido a Luther Morgenberg se oculta algo importante.

Tras salir del hospital, Desmond Clarke va a pasar un mes de vacaciones a Suiza, con la idea de recuperar sus fuerzas, y allí ha acordado un encuentro con la viuda de Luther Morgenberg, que quiere preguntarle acerca de lo sucedido, sin saber que serán observados muy de cerca por Liona Dniev –la mejor agente secreto de la URSS-  y Ross Mac Kervin, un agente americano encargado de seguir y proteger a Desmond.

Una vez en Suiza, Desmond es secuestrado por agentes soviéticos, que lo llevan a su país para interrogarle al respecto de la misión a Mercurio, y en Estados Unidos Jansen fallece víctima de su extraña dolencia.

Desde Estados Unidos reciben una llamada del gobierno soviético pidiendo ayuda, reconociendo haber secuestrado a Desmond Clarke, que ha desparecido del centro de interrogatorios de Moscú dejando tras de sí seis cadáveres a los que les han extraído toda la sangre. Ross Mac Kervin se traslada a Moscú para ayudar a investigar qué es lo que ha ocurrido.

Un monstruo anda suelto por la Unión soviética. Y no es el único caso.

Espléndida novela de vampiros de origen extraterrestre, con un trepidante ritmo durante todo el libro, hasta el desenlace final, que como casi siempre, se resuelve en las últimas cuatro páginas precipitadamente, aunque dando un final aceptable a la historia.

Como es habitual en Garland, una trama bien armada, con constantes referencias cinematográficas y bibliográficas que tanto nos gustan a los aficionados, y con unos vampiros que me han recordado mucho a los de “Blade 2”, la película de Guillermo del Toro. ¿Conocerá la obra de Curtis Garland?. Más de una buena película podría sacar de sus libros.

TÍTULO: VAMPYR

AUTOR: CURTIS GARLAND

COLECCIÓN LA CONQUISTA DEL ESPACIO Nº   142.  EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN  ABRIL 1.973

PORTADA: Alberto Pujolar

vampyr“Una casa no puede hacerse habitable en un día; y, después de todo, qué pocos son los días necesarios para hacer un siglo…Yo no busco ni la alegría ni el júbilo, ni la brillante voluptuosidad de muchos rayos de sol y de aguas centelleantes, que entusiasman tanto a los jóvenes alegres…Amo la sombra y la oscuridad y prefiero, cuando puedo, estar a solas con mis pensamientos.”

Drácula, capítulo II. (Abraham Stoker, 1.897)

Con otra cita de Drácula comienza este segundo libro vampírico de Curtis Garland, publicado dos años después que el de la anterior reseña, “Vampiro 2.000”, y que continúa, cómo no, con otro de los maravillosos prólogos/pórticos del autor, donde nos habla de las libertades y parodias que admiten los grandes mitos, para defender su particular versión de Drácula que es esta novela.

Sin un respiro para el lector el libro comienza con el asesinato del joven Drako Vultan, -navegante de las estrellas cuyas hazañas le hicieron ganar el título de Barón de las Alas Celestes de la Organización Mundial Cosmonáutica-, a manos de Hud Colfax, uno de sus mejores amigos, que cumple un encargo realizado por un misterioso personaje.

Sólo el nombre del protagonista –Drako (derivación de Drácula) Vultan (como el príncipe de los hombres pájaro de Flash Gordon)- dice mucho acerca de lo que nos espera en el libro.

Siguiendo la costumbre, la nave-féretro de Drako es enviada al espacio desde su navío, donde permanecerá en eterna hibernación, en presencia de su prometida Leilah, heredera de Lord Grath, y del coronel Haxman.

Lord Grath está desesperado porque su hija es incapaz de olvidar al malogrado Drako, lo que motiva que ofrezca un millón de unidades monetarias internacionales a Lester Zine, un enano monstruoso que es su secretario personal, si consigue que Leilah se enamore de otro hombre que le haga olvidar a Drako en el plazo de un mes.

El profesor Bela Gyor es un científico húngaro empeñado en resucitar a los muertos, y para ello llevó a cabo hace unos años una serie de experimentos basados en mutaciones, lo que provocó que fuera desterrado a un olvidado asteroide cuyos únicos habitantes son él mismo y una especie de aves de gran tamaño muy similares a los murciélagos terrestres. El destino quiere que el féretro de Drako se estrelle en ese mismo asteroide dando al profesor Gyor una oportunidad para realizar a la desesperada un nuevo experimento, tras el cual nace un nuevo ser como nunca ha visto la humanidad.

El resto supongo que os lo podéis imaginar, y sino, en cualquier caso tendréis que leer el libro.

La novela, a pesar de las buenas sensaciones que os pueda provocar la presencia de todos estos elementos del mejor de los pastiches, no se encuentra entre lo mejor de Curtis, con unos personajes muy planos, tan esteoritipados que a veces rozan el ridículo, y con una ingenuidad en la trama que en otros casos encontraría encantadora, y que en esta ocasión me ha parecido fruto de la precipitación por acabar el libro.

Lo mejor, el prólogo.

TÍTULO: LOS VAMPIROS DE LA MUERTE

AUTOR: LEO MCDONALD

COLECCIÓN LUCHADORES DEL ESPACIO Nº 205   .  EDITORIAL VALENCIANA

1ª EDICIÓN  1.962

PORTADA: IBAÑEZ

Leo Mc donald los vampiros de la muerteLeo McDonald, o Fernando Marimón Benages, que es como se llamaba realmente el autor, escribió en el mundo de los bolsilibros tan sólo dos novelas del Oeste, cuyos títulos desconozco, y otras dos para la colección Luchadores del Espacio, para ser exactos los números 204 “Los hombres gusanos de Ceres” y el objeto de esta reseña, “Los vampiros de la muerte” en el nº 205 de la colección.

Las dos novelas de Luchadores del Espacio cuentan con los mismos protagonistas, y de hecho en “Los vampiros de la muerte” se hacen constantes referencias a la anterior aventura, por lo que se podría decir que ambas novelas constituyen una mini saga.

Fernando Marimón Benages, que parece ser que se aproximó a la literatura de kiosco como un mero entretenimiento,  es el autor de una novela histórica ambientada en Valencia, su ciudad natal,  llamada “En la curva del camino”, y de una abultada obra de  poesía, que dio lugar a que se creara en 2008 un certamen de poesía que lleva su nombre, organizado por la Asociación Tertulandia de Valencia. Además escribió una buena cantidad de obras juveniles e infantiles, destacando una serie de novelas sobre Dick Turpin y otra sobre Sissi.

No he tenido la oportunidad de leer nada de la obra “seria” del autor, por lo que  como es lógico, no puedo dar una impresión objetiva basándome en la única lectura de esta novela, que ya aviso que no puede ser más pulp.

Respecto al libro, el profesor Waret es el más sabio científico de la Tierra, inventor de grandes descubrimientos como el plutogás, energía sustitutiva de la energía nuclear, que vive en la Luna en una cúpula construida por él mismo, con la única compañía de sus cuatro ayudantes. El profesor se siente dolido con el presidente de Federación de Estados de la Tierra, al haber sido ignorado para investigar los cuerpos de los hombres gusanos de Ceres, lo que provoca que se junte con el ambicioso Ricardo Piera, que convence al profesor de la necesidad de dominar la Tierra que de modo tan injusto le ha tratado.

Vamos a ver, es lo normal: te ignoran en una investigación y ¿a quien no le daría por conquistar la Tierra?. Motivos más tontos hay en la literatura o el cine para que el malvado de turno decida conquistar el planeta. Un día hacemos una lista de motivos absurdos.

Los cuerpos de Ricardo Piera y el profesor Waret entre otros aparecen horriblemente mutilados, achacándose las muertes a los vampiros de la muerte del título, unos seres que misteriosamente han aparecido por toda la Tierra secuestrando y matando a algunos de las más reconocidas personalidades del planeta. Dichos vampiros son seres con rostro mitad humano mitad murciélago, con alas que les permiten volar, garras de cinco pezuñas, y que sueltan un fuego destructor por su boca.

Ni que decir tiene que estos monstruos no son vampiros realmente, sino unos modernos e indestructibles robots ideados por el profesor para atacar la Tierra con un ingenioso plan que sólo los héroes del libro (Andrés Valero y su esposa Tatiana, los profesores Duglas y Curtis, el comandante Luis Andersen y la bella periodista Francis Dean) podrán detener.

Al menos en mi opinión, y no sólo en el mundo del bolsilibro, la ciencia ficción es el género que peor aguanta el paso de los año, y esta novela podría ser un perfecto ejemplo de esto, aunque es tal la ingenuidad de alguno de sus pasajes que a mi al menos me ha resultado imposible no enamorarme de la novela. Escenas como las siguientes hacen del libro una verdadera antología del pulp:

  • En un momento dado la periodista Fracis Dean es secuestrada y trasladada volando por uno de los vampiros a la Luna, y sólo se les ocurre ponerle una escafandra cuando ya están llegando al satélite, como si en el espacio exterior el aire fuera más puro que en la Sierra de Gredos.
  • Los robots vampiros (llamados pteryx-mys por el profesor Waret) están atacando la Tierra, cuando la valiente periodista Francis Dean logra escapar y sabotear su cuadro de mandos, deteniendo su funcionamiento. El maligno Ricardo Piera, desesperado por volver a ponerlos en funcionamiento, y con el profesor Waret muerto, encuentra un manual de funcionamiento “Modo de manejar el cuadro de mandos de los pteryx-mys y averías que pueden presentarse en un momento determinado”. Simplemente genial: yo todavía estoy buscando un manual de cómo funciona mi DVD, pero parece que el de cómo manejar robots-vampiros es más accesible.

En resumen: malvados que queman con vitriolo a la gente, valientes dispuestos a sacrificar sus vidas en beneficio del planeta, plutolicuocañones, robots electronucleares…. No falta de nada.

Un detalle muy gracioso del libro es que el autor se automenciona en un pasaje del mismo: “Según un prestigioso cronista de la época (1.950), un tal Fernando Marimón, la gente veía unos aparatos voladores en forma de platos y se les dio en llamar platillos volantes”.

TÍTULO: EL MONSTRUO GRITÓ EN SILENCIO

AUTOR: CURTIS GARLAND

COLECCIÓN LA CONQUISTA DEL ESPACIO Nº   129.  EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN  ENERO 1.973

PORTADA: Antonio Bernal

curtis garland el monstruo gritó en silencioGracias a la aportación de Oscar Pons, he tenido conocimiento de esta historia de vampiros espaciales, de la que podía haber salido una gran novela a poco que se hubieran pulido unas cuantas escenas, algo imposible si tenemos en cuenta la cantidad de elementos que introduce el autor en tan sólo 126 páginas.

El libro comienza con un diario, recurso muy habitual en la obra de Garland, en el que un astronauta llamado Hasper Craken nos narra su horrible aventura a bordo del Galaxy, una nave que se embarca en una misión aparentemente rutinaria y que acaba convirtiéndose en una lucha por la supervivencia de la raza humana.

La Galaxy la habita una tripulación compuesta por tres hombres y tres mujeres, emparejados por sorteo conforme a la tradicional forma de trabajar de la Flota Galáctica, en la que única misión del Cuerpo Femenino Astronáutico es la de servir de compañeras sentimentales de los astronautas con los que viajen.

Hasper Craken es el comandante de la misión, cuyo corazón se encuentra destrozado, pues su prometida Gala eligió embarcarse en otra misión espacial a bordo de la Comet en lugar de casarse con él, emparejándose con otro astronauta distinto.

El caso es que cuando están en plena misión espacial con destino a la base espacial en Júpiter, se desata en la Tierra el apocalipsis nuclear provocado por los malvados Países Aliados de Oriente, acabando con toda su población sin excepción. Aunque en teoría la esperanza de la humanidad está en las bases planetarias y las naves que se encuentran de misión en el espacio, pronto se descubre que no contentos con haber destruido la Tiera, la Alianza Oriental se había encargado de enviar de incógnito a cada base espacial y a cada nave en misión espacial un kamikaze, con la intención de borrar todo rastro de vida humana. Ya sé que alguno de vosotros se estará preguntando qué ganan los orientales extinguiendo a toda la raza humana, incluyendo a ellos mismos, pero es que son orientales, y por tanto son malvados por naturaleza.

Afortunadamente para la Galaxy, Craken consigue detener al kamikaze enviado como polizón a bordo de la nave antes de que haga explotar un dispositivo que lleva consigo; un kamikaze que resulta ser un hombre llamado Kenzo Sakaru que actúa de forma involuntaria impulsado por un extraño aparato que anula su voluntad.

La realidad es que el Galaxy puede ser el último reducto de la humanidad, pues no reciben ninguna señal de vida del resto de la galaxia, y cuando llegan a Júpiter comprueban horrorizados que otro kamikaze ha acabado con la base en dicho planeta. Justo en ese momento reciben una señal de radio procedente de la base en Urano, en la que comunican que han conseguido sobrevivir al ataque de un kamikaze, y que es un refugio seguro.

Cuando el Galaxy se dirige allí, pensando que han encontrado la salvación, pronto descubren que el horror no ha hecho más que empezar, pues aunque el agente oriental enviado para destruir la base había fracasado, consiguió abrir un boquete en la cúpula por el que se introdujo una criatura de urano llamada Wurlok que transmite un virus que mata a los seres humanos para luego resucitar convertidos en seres con características muy parecidas a las de los vampiros clásicos.

Con las habituales menciones a Bram Stoker, la ambientación de Curtis Garland de la base en Urano es magnífica, con un cementerio que pone los pelos de punta, y con algunas escenas que nos devuelven a las mejores películas clásicas de la Hammer.

Es asombrosa la cantidad de elementos que intentan desarrollarse en tan pocas páginas: apocalipsis nuclear, saboteadores orientales, triángulos amorosos, base perdida en el confín de la galaxia con muertes misteriosas, vampiros…

Una buena obra del autor que podría haber sido redonda si no fuera por la habitual precipitación en alguna de sus escenas, a pesar de lo cual es tal el despliegue de ideas que hace imposible no disfrutar de la historia.

Particularmente me ha parecido cuanto menos curioso que la Alianza Occidental, que supuestamente representa todo lo bueno frente a la malvada Alianza de Países Orientales, trate a las mujeres poco menos que como esclavas sexuales, con ese Cuerpo Femenino Astronáutico, que recuerda al mundo de “El Cuento de la criada”, la novela de Margaret Atwood en la que el papel de una parte de las mujeres se ve reducido al de servir para la procreación.

Respecto a la novela que me falta por comentar, “Vampiro Estelar“, de H.S Thels, no os Vampiro estelar - H_ S_ Thelspodéis imaginar las ganas que tengo de hincarle el diente -nunca mejor dicho- , pues la mezcla de Enrique Sánchez Pascual y vampiros me resulta absolutamente irresistible. Tarde o temprano caerá en mis manos, y entonces lo añadiré a la reseña.

Mientras tanto os dejo la portada para ir abriendo boca.

SANGRE EN UN CRÁNEO

Título: Sangre en un cráneo

Autor: Curtis Garland

Colección Selección Terror Nº 172

Portada: Alberto Pujolar

1ª edición Junio 1976

Sangre en un craneo “…Pero desde entonces, es muy raro que duerma bien de noche. De cualquier lado que me vuelva, hay siempre un rostro que me hostiga. Y una risa histérica resonará para siempre en mis oídos.”

Con esta cita de “La caja oblonga”, relato de Edgar Allan Poe, comienza esta novela de Curtis Garland, en la que se narra la historia del joven Dr. Paul Harding, que atraviesa graves penurias económicas en Londres, cuando recibe sorpresivamente la noticia de que ha heredado todos los bienes de su tío Eric, con la extraña condición de que para poder aceptar la herencia debe también comprometerse a vivir durante al menos un año en Hetzgerstein, la residencia del fallecido, situada en Zwickberg, un pueblecito de Alemania cercano a Dresden (ciudad que por cierto recomiendo visitar a todo el mundo).

Acuciado por las circunstancias, el joven acepta trasladarse a vivir a Alemania, con la intención de iniciar su andadura como médico en su nuevo hogar, una mansión vecina a una casa sobre la que pesa una maldición familiar relacionada con la muerte del  barón Konrad Meinster, fundador de su dinastía, que murió violentamente acusado de vampirismo, maldiciendo a sus descendientes por no haber hecho nada para evitarlo, y al que se decapitó, enterrándole sin cabeza, para evitar que volviera de la tumba.

La llegada del Paul Harding a la localidad desencadenará una serie de siniestras muertes  en las que los cuerpos aparecen decapitados, relacionadas con la antigua maldición, que llevarán a nuestro protagonista a la búsqueda del desaparecido cráneo del barón.

Otra novela de ambientación victoriana de Curtis Garland (no especifica el año en que se desarrollan los hechos), con la calidad a la que nos tiene habituados, especialmente por la ambientación de las situaciones, y en la que recurre a un recurso bastante habitual en él, como es el uso de capítulos que reflejan las anotaciones de un diario, alternándolos con capítulos que narran los hechos del momento en que se desarrolla la historia.

Como curiosidad, decir que hay dos escritores llamados Paul Harding, como el protagonista de nuestra novela, uno de ellos ganador del premio Pulitzer en 2010, y el otro, un seudónimo empleado por Paul Doherty, escritor especializado en novelas históricas. Ambos casos posteriores a las obras de Curtis Garland.

VAMPYR

Título: Vampyr

Autor: Mikky Roberts

Colección Punto rojo nº 75.

Portada: Desconocido

 1ª edición Septiembre 1963.

vampyr

Emociones fuertes en Punto Rojo

En los últimos tiempos se ha producido en el mundo de los bolsilibros el “descubrimiento”  de un autor hasta hace poco totalmente olvidado, y que se ha convertido en un escritor de culto. Estoy hablando por supuesto del gran Charles Mitchell, del que me declaro admirador desde estas páginas, y al que dedicaré próximamente alguna reseña.

Pues bien, quisiera aprovechar esta microreseña para reivindicar a Mikky Roberts, para mi otro de los grandes escritores injustamente olvidados por los aficionados al género, y en mi caso, uno de mis favoritos.

El verdadero nombre de Mikky Roberts es Miguel María Astraín Bada, escritor, periodista, crítico literario y guionista de cine (spaguetti westerns) y radio, que nació en Zaragoza en 1934, y que dentro de la literatura de kiosco se limitó -al menos que yo sepa- al género del oeste y policiaco con el seudónimo de Mikky Roberts, y al romántico como Roberto de la Mata, desarrollando íntegramente su producción en la editorial Bruguera.

Mikky_Roberts

El autor

En su momento Mikky Roberts debía ser uno de los autores más valorados por la editorial, como lo demuestra el hecho de que de 34 títulos que publicó entre las colecciones de punto rojo (11) y servicio secreto (23), un total de 17 fueron reeditados en la colección Selecciones Servicio Secreto, que se supone que escogía los títulos más populares de ambas colecciones.

Sólo Keith Luger y Silver Kane tuvieron un porcentaje de reedición similar al de Mikky Roberts, pero esto será objeto de un post más detallado.

Como curiosidad, entre los múltiples trabajos realizados por este polifacético autor (poesía,

un viaje interplanetario

La mítica colección Joyas Literarias

libros de ayuda, de historia, de piratas…), he encontrado lo siguiente:

¿Recordáis esta colección de adaptaciones a cómic de clásicos literarios? Pues el número 64 corresponde a una historia de Miguel Astraín, cuya sinopsis es  “En el último tercio del siglo XX y en una conferencia el profesor Radia sostiene que puede realizar viajes interplanetarios y para ello ha empleado toda su fortuna…”

Yo tuve muchos de esos comics en su día, y hasta ahora pensaba que siempre eran adaptaciones de clásicos.

En su faceta cinematográfica, escribió el guion para el documental “Los Sitiados”, con ocasión del 150 aniversario de los Sitios de Zaragoza de 1808 y 1809, dirigido por José Grañena. Posteriormente, y ya como guionista de largometrajes, varias de sus novelas le sirvieron de base para la redacción de guiones para películas del Oeste, muy de moda en la época, del género Spaghetti western. Así sucedió con la novela “Bueno con el revólver”,  “La sfida degli inplacabili (1964)” o “Un dólar de fuego /Un dolare di fuoco (1965)“, basado en su novela Reina de corazones; o finalmente, con La Guarida del Hampa, origen de Cinco pistolas de Texas (1967). Todas ellas fueron producciones Italo-españolas producidas por Ignacio Farrés Iquino y parece ser que obtuvieron un notable éxito, rozando esta última producción el millón de espectadores en España.

Volviendo a la reseña en sí, partimos de una novela de preciosa portada, de autor desconocido, que está perfectamente adaptada al contenido del libro. Efectivamente, volvemos a tener vampiros en la trama.

Todo comienza con una carta recibida en la redacción del periódico “El Clarín” (curioso nombre para un periódico de Londres), en la que un vecino de Mallaig, un pueblecito de Escocia -que curiosamente existe en la realidad-, afirma haber visto a un hombre envuelto en una capa negra deslizarse por la pared de un castillo de la localidad, y que al verle la cara reconoce a un amigo muerto hace dos años.

Intrigado por la carta, el director del periódico encarga al periodista Stanley Marton que se desplace a la localidad para que investigue el suceso.

Una vez allí, el bueno de Stanley se verá envuelto en una serie de muertes, aparentemente por infarto,  en las que los cuerpos aparecen con dos pequeñas incisiones en el cuello, lo que unido a una antigua leyenda que circula por el pueblo, le hace sospechar de que algo sobrenatural puede ser la causa de los misterios de Mallaig.

Una novela muy bien escrita, con diálogos agiles, personajes bien definidos, descripción detallada de situaciones, un buen desarrollo, y cosa rara en el mundo bolsilibresco, un buen final. He de reconocer que algunos de los pasajes del libro me han puesto los pelos de punta, como la visita nocturna del protagonista al depósito de cadáveres del cementerio.

He tenido la oportunidad de comprobar que en la colección punto rojo se encuentran algunos títulos, especialmente dentro de los 100 primeros números de la colección, que mezclan argumentos policiacos con el terror, y dado que en aquellos momentos no existía una colección dedicada al género (selección terror no se lanzó hasta más tarde), eran publicadas como policiacas.

THRILLER

 

Título: Thriller

Autor: Adam Surray

Colección Punto rojo nº 577

Portada: Desilo

1ª edición Mayo 1973

THRILLER

¿vampiros?

El propio autor en un pie de página define el thriller como “Género cinematográfico dedicado a los filmes negros, de gangsters, asesinatos y detectives”.

Nos encontramos con la primera novela de Adam Surray en la colección punto rojo, con una estupenda portada del magnífico Desilo que, sorprendentemente, está relacionada con el contenido de la novela .¿Vampiros?, ¿Será posible?. Ya veo cómo os estáis frotando las manos, que os conozco.

Adam Surray es el pseudónimo con el que escribía José López García, un experto en la escritura en ciencia ficción y terror, género éste último en el que parece tener más seguidores por su estilo truculento, rozando el gore. También escribió algún libro de divulgación, como “El horror nazi: campos de concentración y exterminio”, para la editorial Andina. No he localizado ni datos biográficos del autor, hasta el punto que desconozco si vive todavía, ni ninguna imagen suya que poder reproducir para ponerle cara. Como siempre, si por algún casual algún familiar o conocido suyo llegara a esta reseña, le agradecería encarecidamente que se pusiera en contacto conmigo, con el fin de ampliar la información.

Jennifer es una famosa actriz de Hollywood casada con un importante productor de cine llamado Warren Broswell, junto al que se encuentra rodando una superproducción llamada “The Vampire”.

Repentinamente, Warren le comunica que se divorcia de ella, y que ha sido sustituida en el rodaje por una joven actriz de moda, a pesar de que ya se habían rodado escenas de la película, y abandona el hogar matrimonial, dejando a Jennifer destrozada.

Tras caer dormida después de haberse emborrachado, Jennifer despierta en mitad de la noche alertada por un ruido dentro de la casa, y armada con una pistola, dispara a un extraño que está abriendo la caja fuerte del despacho de su marido.

Cuando Jennifer se acerca al cadáver, descubre que a quien ha asesinado realmente es a su esposo Warren. Aterrorizada por lo que ha hecho, sale de la habitación, dudando de lo que debe hacer, y cuando se atreve a volver al despacho para llamar a la policía, descubre que el cadáver ha desaparecido.

Jennifer decide pedir ayuda a un antiguo amigo de infancia, un duro detective privado llamado Harry Brennan, – uno de esos hombres que después de recibir una paliza se beben tranquilamente un whisky, fuman, y llaman a las mujeres “Nena”-, para que investigue sobre la desaparición del cuerpo de su marido.

Se inicia así una investigación que les llevará al rodaje de la película “The vampire”, en un mundo donde todas las mujeres tienen rostros de extraordinaria belleza, cuerpos envidiados por la misma Venus, y senos túrgidos y desafiantes.

Por lo que he leído en diversos foros, Adam Surray, como la mayoría de escritores de bolsilibros,  tiene tantos admiradores como detractores. Estos últimos ven en Surray un estilo de escritura similar al de Joseph Berna, por el abuso de las frases cortas, casi telegráficas.

Yo tengo que decir que este es el primer libro que leo de este autor, más conocido por el género de terror y de ciencia ficción que por el policiaco, género del que sólo publicó 50 títulos entre las colecciones de Punto Rojo y Servicio Secreto (en FBI de Rollán también participó, aunque desconozco el número de novelas) pero estoy deseando leer más de él, y ya tengo en lista de espera “Terror Story” y “Murder Films, S.A”, ambas de Servicio Secreto.

Para nada me parece que escriba mal, aunque es cierto que en ocasiones abusa de los signos de puntuación, pero he de decir que resulta muy entretenido, y la trama está bien construida, con el añadido de que hace uso de numerosas referencias literarias y cinematográficas, cosa que me encanta.