HOMENAJE A DOMINGO SANTOS

Domingo SantosRecientemente nos dejó la persona que con casi total seguridad más ha hecho, en su faceta como editor, en favor de la ciencia ficción en España, un género maltratado hasta entonces en nuestro país. Como ya podréis imaginaros, estoy hablando de Pedro Domingo Mutiñó, más conocido en el mundo literario como Domingo Santos, todo un personaje que se ve no quiso dejar solo a Carlos Sainz Cidoncha, otro grande de la ciencia ficción fallecido pocos meses antes que Domingo. O quizás ambos se encuentren en una dimensión paralela,  fabricando  una máquina del tiempo que les permita regresar.

Vaya por delante que este artículo no pretende en modo alguno descubrir nada nuevo de este grandísimo editor/escritor, pues gente mucho más entendida que yo ha escrito en multitud de ocasiones sobre su vida y obra con mucho más acierto de lo que pueda salir de esta reseña. Simplemente creo oportuno mostrar mis respetos por un escritor al que he seguido y disfrutado desde mis inicios como lector. Si no le he dedicado mucho antes una reseña en mi blog es precisamente porque es sobradamente conocido, y resulta muy sencillo encontrar abundante información sobre su obra.

Santos defendió toda su vida a capa y espada que la ciencia ficción española nada tenía que envidiar de la anglosajona, y culpaba de la falta de reconocimiento “por una parte a los editores y por otra parte a un sector del público lector” que a su juicio sólo tenían en cuenta las obras firmadas por apellidos extranjeros, idea compartida en este blog en diversas ocasiones al referirnos a los seudónimos empleados en la novela popular. Con esta idea,  a lo largo de su carrera Domingo centró todos sus esfuerzos en intentar dignificar al autor español de ciencia ficción.

Pedro Domingo Mutiñó nació en Barcelona el 15 de diciembre de 1941, y falleció el 2 de noviembre de 2018 en la misma ciudad, a los 76 años de edad.

peter danger-nos han robado la lunaDesde muy joven sintió la llamada de las letras, y con tan sólo 18 años logró publicar su primera obra en el mundo de la novela popular. El nº 151 de la colección Luchadores del Espacio de Editorial Valenciana, ¡Nos han robado la luna! (1960), introducía en la colección a P. Danger, un nuevo autor tras cuyo seudónimo se ocultaba Domingo en sus inicios literarios. El autor acabaría escribiendo otros 11 títulos en la misma colección, hasta su desaparición en 1963. En concreto, los títulos publicados en Luchadores del Espacio (todos ellos como P.Danger) fueron los siguientes:

TITULO
151 ¡Nos han robado la Luna!
161 El planeta maldito
173 Nieblas blancas
178 El umbral de la Atlántida
179 Los hombres del Más Allá
184 ¡Descohesión!
189 La ruta de los pantanos
197 La amenaza sin nombre
200 Viaje al infinito
213 Extraña invasión
217 Expedición al pasado
231 El Sol estalla mañana

Durante estos años, Domingo publicó otras cuatro novelas en la colección rival de Luchadores del Espacio: Espacio Mundo futuro de Toray, algo por cierto nada habitual en el complejo mundillo de la novela popular. Para evitar problemas editoriales desdobló su personalidad, escribiendo para Toray bajo el seudónimo de Peter Dean (salvo Mensaje al futuro, que firmó con el habitual Peter Danger)

TITULO
224 Mensaje al futuro
226 ¡Robot!
250 Los habitantes del Sol
258 Más allá del infinito

domingo santos los habitantes deñ solEstas obras carecen lógicamente de la madurez que el autor mostraría en los años venideros (lo mismo que ocurría con otros autores de la talla de Juan Gallardo Muñoz), pero muestran una calidad literaria que en mi opinión nada tiene que envidiar del resto de autores de ambas colecciones.

Tras el cierre de la colección Luchadores del espacio en 1963, el autor continuó escribiendo de forma muy ocasional bolsilibros de diversos géneros con el seudónimo de Peter Danger para la editorial Rollán. En la colección FBI me consta que escribió al menos 2 títulos, pero habrá más. Lamentablemente sigue habiendo grandes lagunas en las colecciones de novela popular policiacas:

520     Una mujer pide ayuda       Peter Danger

541     Los crímenes del cadáver Peter Danger

En la colección ¡Gangsters! de Rollán también publicó al menos otro título llamado “Cubil de Hienas”, y del Oeste escribió varias novelas.

Domingo también publicó otras 3 obras con el seudónimo de Milton Starr en la colección Puerta a lo desconocido, de la editorial Ferma, una efímera colección de 9 números en las que también participaron los omnipresentes Enrique Sánchez Pascual (firmando como H.S. Thels) y Luis García Lecha (Clark Carrados):

TITULO
1 La bestia
5 La barrera
9 Planeta de silencio

domingo santos los dioses de la pistola prehistoricaEn otras colecciones populares de formato un poco superior al del bolsilibro (Infinitum, de editorial Ferma, Ciencia Ficción, de editorial Cenit y Nomanor, de Burulan), el escritor firmó otras cuantas novelas con su seudónimo “serio” de Domingo Santos, entre otras las de la fabulosa y heróica serie de Nomanor, escritas en colaboración con Luis Vigil García, y de las que me permitirán que de momento no me extienda, pues creo que merecen un artículo independiente en el futuro.

Mención aparte creo que merece la labor de Domingo Santos como editor, posiblemente la faceta por la que sea más recordado en el futuro, pues su contribución a la divulgación de la ciencia ficción en España ha sido sencillamente única. Es el principal responsable de la existencia de Nueva Dimensión, una revista que nació en Barcelona en 1968 con formato de libro ofreciendo en cada número un puñado de novelas cortas y relatos, historietas, ilustraciones, información y divulgación de género al módico precio de 100 pesetas.

Elegida la mejor revista de ciencia ficción en la EuroCon -convención europea de Ciencia Ficción de 1972- esta revista publicó un total de 161 números hasta 1982. Sin ella, es seguro que no se entendería la ciencia ficción en España del mismo modo.

peter danger 10Como todo buen lector, Santos sentía la pulsión de escribir, y por ese motivo se reservó el derecho de publicar algunos de sus propios cuentos en la revista, algo para lo que ya se había estado entrenando en el mundo de la novela popular con los “bolsilibros” que hemos comentado anteriormente.

Tras Nueva Dimensión habría que destacar también su trabajo como coordinador de dos de las principales colecciones de ciencia ficción de la época, en las editoriales Acervo y Ultramar, así como de la primera antología seria de autores españoles del siglo XX: ‘Lo mejor de la CF española’, en Martínez Roca.

Como es habitual, acompaño el artículo con la reseña de algunas obras del autor. Mucho he pensado lo que sería más acertado, y me he inclinado por “Expedición al pasado”, un bolsilibro publicado en Luchadores del Espacio, y por uno de sus relatos cortos llamado “El extraño inquilino del zoo de Londres”.

El motivo por el que he seleccionado “Expedición al pasado” es que el propio autor reconocía en una entrevista que sus dos debilidades en el género de la ciencia ficción “han sido siempre el tiempo y los robots”. En este caso específico, Domingo sentía un especial cariño por esta historia, que acabaría reescribiendo para la publicación de su novela “Los Dioses de la pistola prehistórica” (Nº 25 de la colección Infinitum, 1966), introduciendo interesantes variaciones respecto del bolsilibro de origen, incluyendo un sorprendente final.

El extraño inquilino del zoo de Londres es una debilidad personal mía, que encima se puede encontrar con relativa facilidad, pues ha sido recientemente reeditado de forma exquisita a modo de homenaje por la revista Ulthar (nº 7, de Diciembre de 2018). Sinceramente recomiendo la adquisición de esta revista, a mi modo de ver uno de los pocos aspirantes dignos en la sucesión de Nueva Dimensión, y que valdría la pena únicamente por la genial portada de Sergio Bleda y por poder leer este magnífico relato de Domingo Santos.

Ulthar-07TITULO: EL EXTRAÑO INQUILINO DEL ZOO DE LONDRES

AUTOR: DOMINGO SANTOS

Publicado originalmente como complemento de la novela “Los Dioses de la pistola prehistórica”. Reeditado en la revista ULTHAR nº 7 (2018)

Roberto Murphy es un eminente catedrático de zoología que acaba de conseguir el puesto de Director del Zoo de Londres. Murphy tiene grandes ambiciones académicas, y considera que este nuevo destino le dará la oportunidad de alcanzar el prestigio profesional al que lleva aspirando  toda su vida.

El metódico director quedará anonadado cuando descubre en un reconocimiento por el zoo la presencia de un animal desconocido para él: una especie de perro con leonina melena que no se ajusta a las características de ningún ser vivo conocido. Investigando sobre la procedencia de dicha especie, el asombrado director descubre que según los registros del zoológico, el animal (un único ejemplar macho), llamado Canis Íleo habría llegado al zoo hace ni más ni menos que 200 años, gracias a la intervención de un célebre naturalista llamado Humberto Allen, que capturó en Sudamérica 6 ejemplares donándolos a 6 de los principales zoológicos del mundo, Londres entre ellos.

Ante este descubrimiento, Murphy contacta con el resto de zoológicos, descubriendo que de forma increíble en todos ellos sigue permaneciendo el ejemplar donado hace 200 años por Allen, sin que ninguno de los directores del resto de zoológicos se haya cuestionado nada al respecto, y lo más sorprendente es que los seis son machos, por lo que no hay opción de reproducir tan extraordinaria especie.

Con un sentido del humor exquisito Domingo Santos nos regala un relato que poco a poco irá explicando al lector la verdadera y naturaleza del Canis Íleo.

 

peter danger 11 expedicion al pasadoTITULO: EXPEDICIÓN AL PASADO

AUTOR: PETER DANGER

PORTADA: JOSÉ LANZÓN PIERA

LUCHADORES DEL ESPACIO 217. EDITORIAL VALENCIANA

1ª EDICIÓN: 1962

Corre el año 2328, y cuando parece que nada puede sorprender a la sociedad, se encuentra una pistola protónica en unas excavaciones arqueológicas en Francia, con la sorpresa de que la pistola resulta tener 450.000 años de antigüedad. La comunidad científica no consigue una explicación al modo en que tan moderno artefacto puede haber acabado en la prehistoria, lo que motiva que, aprovechando los recientes avances científicos en el campo de los viajes temporales, se organice una expedición al pasado formada por cinco hombres, decididos a resolver el enigma: el célebre doctor Franz Grueber; el profesor Henri Robertson, experto en viajes temporales; el famoso cazador Rudolf Quaterman (¿os suena el apellido, verdad?); un especialista en la prehistoria llamado Pierre Hortzst; y el joven Anton Barly, que con tan sólo  25 años es el máximo experto mundial en descifrar lenguas antiguas.

Lógicamente las cosas no resultarán sencillas, y nuestros héroes deberán enfrentarse a todos los peligros imaginables (mamuts de la portada incluídos), aunque el protagonista encontrará su recompensa en forma de neandertala jamona, una belleza llamada Una, al más puro estilo Raquel Welch de “Hace un millón de años”.

Para el actual lector que vea esta reseña, resulta fácil imaginar que nos encontramos ante la típica paradoja temporal, en la que el problema es causado por los propios viajeros temporales; pero para la época en que fue escrita, y sobre todo en el marco de la novela popular, la trama resultaba mucho más compleja y sorprendente de lo habitual. Peter Danger apuntaba maneras.

Debo decir que esta novela es probablemente la historia de ciencia ficción más elaborada que he tenido ocasión de leer en una colección de bolsilibros. Una auténtica maravilla. Aunque predomina el tono aventurero, el autor intenta en todo momento argumentar de forma científica los sucesos que van sucediendo, a diferencia de la mayoría de novelas que se publicaban en estos años, en las que los autores no se estrujaban demasiado el cerebro por dar explicación a hechos claramente imposibles, algo que por otro lado representa para mí una de las más encantadoras características de esta literatura. En “Expedición al pasado” se intenta en todo momento crear un mundo prehistórico creíble, mostrando al lector una sociedad tribal con lenguaje propio y estructuras sociales muy trabajadas por el autor, y se cuida mucho en dar sentido a las paradojas temporales que constituyen el epicentro de la historia.

No sé si Domingo estará descansando, o viviendo nuevas aventuras en uno de los muchos mundos alternativos que imaginó. Sea como sea, desde aquí este pequeño homenaje a uno de los máximos referentes de la Ciencia Ficción española de todos los tiempos. Muchas gracias por hacernos soñar.

Anuncios

Y POR FIN LLEGAMOS AL OESTE

novelas oeste fifteen_western_tales_1946Ya he comentado en otras reseñas del blog que desde siempre he sentido una infundada animadversión hacia los bolsilibros del Oeste, imagino que provocada por la constante visión de películas del oeste a la que me vi sometido en mi infancia, en una época en la que con tan sólo dos cadenas de televisión el espectador no tenía opción alguna sobre lo que ver en la Televisión.

No quiero decir con esto que desde el punto de vista literario el western sea un género menor, pues existen auténticas obras maestras que nada tienen que envidiar de otro tipo de historias. Invito a cualquiera que vea esta reseña a que se lea la obra de Oakley Hall (yo empezaría por “Warlock”), o cualquiera de las novelas que está editando Valdemar en su magnífica colección Frontera, especialmente los libros de Dorothy M. Jhonson, Thomas Eidson (maravilloso “La última galopada”) o de Elmore Leonard.

novelas oeste estefaniaEl problema es que desde mi punto de vista la literatura popular de este género está excesivamente cargada de clichés, con personajes que parecen clonados de un libro a otro y argumentos repetitivos hasta la extenuación. Y sin embargo, es un género que logró un éxito sin precedentes en nuestro país, hasta el punto que cuando a alguien se le habla de bolsilibros, lo primero que se le viene a la cabeza son las “novelitas” del oeste.

Esta animadversión particular ha provocado que en un blog supuestamente dedicado a la novela popular no exista prácticamente mención alguna sobre uno de los géneros que mejor definen el fenómeno de la literatura de quiosco, lo que por supuesto representa una grave injusticia.

En líneas generales, y de forma un tanto simplista,  podríamos definir el género del western como aquellas historias ambientadas en los Estados Unidos de América durante el período de expansión conocido como el “salvaje oeste americano”, allá por el siglo XIX, aunque en la práctica el concepto se ha transformado en algo atemporal, y tan sólo requiere que la historia y los protagonistas cumplan una serie de características comunes.

Este género literario, que lógicamente se inició en Estados Unidos, comenzó como un conjunto de historias de aventuras con un corte histórico. Posiblemente Fenimore Cooper y su novela “El último de los mohicanos” (1826), sea la primera obra que pueda considerarse como del Oeste, y a partir de ahí le seguirían Washington Irving con “Western Journals” (1832) y más tarde las obras de Francis Bret Harte, que está considerado como uno de los padres literarios del western; o incluso del universal Mark Twain, cuyos libros van mucho más allá de cualquier género, pero que pueden ser consideradas perfectamente como novelas del Oeste.

Novelas oeste karl MayMención aparte merece Karl May (Ernstthal, 25 de febrero de 1842-Dresde, 30 de marzo de 1912), un escritor alemán especializado en libros de aventuras que ambientó gran parte de su obra en el salvaje oeste americano, con un grupo de historias protagonizadas por Old Shatterhand (interpretado por cierto en 12 películas por Lex Barker, ex marido de nuestra querida baronesa Tita Cervera) y su amigo, el indio apache Winnetou, que universalizaron el western. Muy curiosa por cierto la vida de Karl May, que estuvo ciego los 5 primeros años de su vida, y que de adulto pasó por prisión en varias ocasiones por robo. Un escritor de calidad discutible que supo ganarse el favor del público, y que tiene el dudoso privilegio de ser uno de los autores preferidos de Hitler, que dijo de él que gracias a su obra del Oeste aprendió que “la impasibilidad ante el dolor es el orgullo de los fuertes”.

Las novelas de Karl May llegaron a España en 1927, y posteriormente en los años 30 se hicieron muy populares cuando las siguió publicando la editorial Molino en su colección Biblioteca Oro.

Un importante punto de inflexión del género del Oeste fue la publicación en 1902 de “El Virginiano”, obra de Owen Wister que popularizó las características que hoy consideramos más habituales del Western: aparece la figura del cowboy como héroe indiscutible, con valores y moral muy definidos, como la lealtad, la valentía, la nobleza, el honor y un estricto sentido de la justicia. El virginiano clavó un personaje icónico cargado de romanticismo que marcaría el camino a seguir.

Es a partir de este momento cuando en el género del oeste pierde trascendencia la parte histórica para centrarse en el relato de personajes, buscando protagonistas que sigan las pautas morales que previamente había marcado el Virginiano.

Tras Owen Wister aparecen William Sydney Porter, O’Henry, Stewart Edward White, Willa Cather, Edna Ferber y muchos otros, hasta que en 1910 Zane Grey publica su primera novela del Oeste, “La herencia del desierto”, convirtiéndose desde entonces en el gran escritor de novela popular del Oeste, con permiso de Karl May, que le disputa ese título. Sus más de 90 libros sobre el tema le proporcionaron una gran fortuna, y popularizaron el género a un nivel hasta entonces impensable.

Realmente, visto hoy en día,  es un tema fascinante el intentar entender el motivo por el que el género del Oeste -desde mi punto de vista completamente repetitivo- atraía tanto al público español de los años 40 a 80. También hay que señalar que el boom del western no es algo exclusivo de España, pues en esos mismos años la práctica totalidad de países europeos tuvieron la misma experiencia, en mayor o menor medida.


novelas oeste pieles rojas contra blancosPosiblemente el público sentía este desmedido interés porque sus historias se desarrollan en un entorno virgen aún por descubrir,  repleto de peligros donde la ley brilla por su ausencia, lo que facilita la idea de aventura y donde los protagonistas son tipos individualistas, rudos, y autosuficientes, muy del gusto del estereotipo de masculinidad que imperaba en la época. Los protagonistas de cualquier novela del Oeste que se precie son personajes con un carácter muy definido, sin dualidad aparente; son hombres valientes que no conocen el miedo, generalmente forasteros,  que se ven obligados a enfrentarse a un gran peligro para ayudar a los más débiles, sin que exista la posibilidad de recurrir a nadie más que a ellos mismos. Estas novelas tratan de trasladar lo que se viene a llamar “El espíritu fronterizo americano” al ciudadano de a pie, es decir, la creencia de que todos nosotros somos capaces de afrontar cualquier peligro y que el futuro está lleno de oportunidades. En esa frontera, que separa la civilización del mundo salvaje, el héroe siempre debe defender la parte civilizada, viéndose obligado a emplear una desmesurada violencia purificadora que está siempre justificada por las circunstancias.

novelas oeste jim boyEse espíritu fronterizo nos sitúa en un lugar donde civilización y mundo salvaje se daban la mano, un entorno que la literatura y el cine mitificaron desde el punto de vista heróico, olvidándose de los aspectos negativos que rodeaban una época cargada de violencia e injusticia. Viene a ser lo mismo que sucedía con el cine bélico, que realzaba los aspectos heróicos, ignorando el horror que representa cualquier conflicto. Al ver una película bélica te entraban ganas de alistarte en el ejército, cuando la realidad es que si se mostrara un 1% de la realidad, a cualquier ser racional le daría pánico la idea de participar en una batalla.

Con estas características descritas, la novela del Oeste es la versión moderna de las novelas de caballería, que históricamente siempre habían tenido un fuerte arraigo en España.

En nuestro país, por lo que he podido encontrar, se considera que Esteban Hernández y Fernández, un olvidado divulgador científico, traductor y novelista,  fue el primer autor de una novela del Oeste en castellano, con su obra “Los hijos del desierto: Recuerdos de un viaje por la América del Norte”, publicada en 1876; toda una rareza de nuestro país por las tempranas fechas en que fue publicado. No he tenido ocasión de leerlo, pero parece ser que recoge un buen número de los elementos característicos del género, entre los que se enuentran batallas entre indios, poblados fronterizos, la construcción del ferrocarril, o estampidas de bisontes; pero lo más sorprendente es que muestra una visión del oeste americano muy moderna, pues se aleja de la visión mítica habitual, dando una imagen favorable de los nativos indios en muchas ocasiones, y no tan benigna del hombre blanco.

Para el que quiera  ampliar información sobre esta novela, le recomiendo que se dirija  a  https://arbolesmuertosymuchatinta.wordpress.com/2016/07/03/los-hijos-del-desierto-la-primera-novela-espanola-del-oeste/

Tras esta novela, las clásicas ediciones de folletines típicas de los años 20-30 inundaron el mercado de aventuras del Oeste escritas en muchos casos por autores españoles de los que lamentablemente no hay información alguna, pues en estos años no se daba importancia alguna a los autores, mientras que las portadas recibían mucha más atención editorial.

Estas publicaciones eran unos cuadernillos de unas 16 páginas que se publicaban semanalmente con unas llamativas portadas que despertaban la imaginación del lector. La temática era del género de aventuras, ambientadas en todo tipo de escenarios, como los piratas, el espacio, y por supuesto, el Oeste americano.

novelas oeste dick norton 2Por mencionar algunos de estos folletines ambientados en el Oeste, destacaría “Jim Boy, el terror de los pieles rojas” Y “Aventuras en el Oeste Americano”, ambas publicadas por El Gato Negro; “Dick Norton”, de Hispanoamericana;  “Dik Navarro, el Terror de las Praderas”; “Fitz Roy, el pequeño Cowboy”; o “Pieles Rojas contra Blancos”, una colección de 76 números publicada por la editorial Costa.

Hay que señalar que estas ediciones eran aventuras de corte muy racista (los indios americano siempre eran salvajes incultos con muy malas intenciones), pero desde mi punto de vista aún no reunían las características propias de lo que más tarde sería la literatura popular del Oeste, pues los protagonistas de esas historias carecían del espíritu que los caracterizaría más adelante.

novelas oeste el sheriffHasta los años 40, salvo raras excepciones como El Sheriff, de la editorial Prensa Moderna, de autor nacional desconocido, el Oeste americano no se prestaba de todas formas como fuente de inspiración habitual para los escritores españoles, aunque sí se venían publicando obras de autores extranjeros del género en colecciones de literatura popular de editoriales como Hymsa o Molino. Eso sí, a partir de los años 40, el género inicia una imparable carrera ascendente que inundaría los quioscos de toda España de caballos, pistolas, y sombreros tejanos, gracias a las distintas colecciones de Cliper, Molino, Cies, Valenciana, Bruguera, Toray, y hasta 50 editoriales que publicaron más de 160 colecciones del Oeste que  –ahora sí- empezaban a ser escritas por autores españoles que suplían el alto coste de conseguir derechos de publicación de obras extranjeras.

Hay que hacer una mención especial a la editorial Cies, que en 1943 inicia desde Vigo la colección Rodeo, pionera en España en la temática del Oeste, que alcanzaría los 800 títulos, y que daría una primera oportunidad a autores como Fidel Prado, Federico Mediante, Nicolás Miranda o Manuel Lafuente Estefanía.

Muy pronto le seguiría Clíper, que abriría el camino a autores que hasta entonces se habían curtido como traductores en la editorial Molino. Entre estos destacan Enrique Cuenca Granch, que en 1945 publica en Clíper Mac Larry, una serie de 34 novelas protagonizadas por un vaquero; y sobre todo, José Mallorquí, que comienza su andadura el la colección Oeste, en la que aparecería por vez primera su célebre personaje de El Coyote, un personaje para el que intentó conseguir serie propia en Molino, y que finalmente sería publicada por Clíper.

Otros autores como Jordi Gubern, Jacinto León, J.M. Diez Gómez (con sus maravillosas sagas de Alce Blanco y Alce Bill) fueron también pioneros dentro de la novela popular del Oeste hispana.

Años después prácticamente todos los autores que pasaron por el mundo de la literatura popular participarían en mayor o menor medida del fenómeno de las novelas del Oeste. Silver Kane, Donald Curtis, Keith Luger, Eddie Thorny, Cliff Bradley, Frank Mc Fair, Lou Carrigan, Joseph Berna, Adam Surray, Mikky Roberts… cualquier escritor  que se os ocurra casi seguro que en un momento u otro ha escrito, con mayor o menor fortuna, novelas del Oeste, pues la demanda editorial era insaciable. Hay que tener en cuenta que en la mayoría de los casos los contratos que firmaban las editoriales con los autores les exigían aportar mensualmente un determinado número de novelas de distintos géneros, incluyendo por supuesto del Oeste (y de forma muy especial).

El secreto de este éxito: la realidad es que el prototipo de protagonista del western se ajustaba perfectamente a los gustos del público de la época, y además lo repetitivo de los esquemas argumentales resultaba confortable a los lectores de inquietudes culturales limitadas.

Como es lógico, los clichés del western se multiplican en España en la novela del oeste de quiosco, pues la literatura popular de nuestro país siempre ha destacado por los excesos, y precisa de personajes y situaciones fácilmente reconocibles para el consumidor habitual de bolsilibros, que huía de grandes complicaciones.

De este modo, si en condiciones normales el protagonista de las novelas del oeste tradicionales es un hombre valiente y autosuficiente, en la novela popular española tienen una personalidad que hace que Chuck Norris parezca una hermanita de la caridad. Los hombres son muy pero que muy machos, acordes con la época que se vivía, y la palabra miedo no entra en su diccionario. Eso sí, detrás de esa coraza de aparente insensibilidad late un corazoncito de oro siempre dispuesto a luchar a muerte en favor de los necesitados y a entregarse en los brazos de una indefensa damisela.

Podríamos definir algunas de las principales características de la novela del Oeste española:

  • Escritores ocultos bajo seudónimo anglosajón. Resulta curioso que en las novelas del Oeste, unidas de forma inseparable a los Estados Unidos, los autores emplearan su nombre auténtico con mayor frecuencia que en otros géneros, y prueba de ello son los tres escritores que alcanzaron mayor éxito: Fidel Prado Duque, José Mallorquí y Manuel Lafuente Estefanía. Otros autores como José León, Jordi Gubern o Pedro Lanuza, que normalmente escribían bajo seudónimo, emplearon su nombre auténtico en el Oeste en muchas ocasiones.
  • Las historias están protagonizadas por personajes de carácter muy marcado sobre los que no hay duda posible: los buenos son tipos muy duros hasta el punto que parecen caricaturas de sí mismos, pero con un profundo sentido de la justicia; y los malos presentan todas las características propias de la maldad. Las situaciones y los personajes se simplifican, siendo muy sencillo distinguir el bien del mal, y sin que haya ningún tipo de comportamiento dual que confunda al lector.
  • Argumentos por lo general muy repetitivos, con grandes dosis de violencia y acción. El protagonista suele ser un Sheriff o un forastero que por circunstancias puntuales debe enfrentarse solo a grandes peligros, en un entorno donde la Ley no llega.
  • Casi siempre hay una trama secundaria romántica que acaba con el héroe y la chica bondadosa con planes de boda. Suele aparecer también un personaje femenino malvado, con unas señas de identidad muy definidas: son también mujeres de gran belleza; unas frescas que intentan seducir al protagonista, y además, en el colmo del libertinaje, hasta fuman. Desde ya aviso que si aparece en una novela del Oeste una mujer que fuma, acaba muerta seguro.
  • Aparición de un buen número de tramas aparentemente sobrenaturales (weird Westerns) que casi siempre resultan tener una explicación racional (Scooby Doo).

Como es habitual, he considerado oportuno completar este artículo con la reseña de algunos títulos del Oeste, para que el lector se pueda hacer una idea del tipo de historias que se pueden encontrar en el género.

Novelas oeste muertos luna llena silver kaneTÍTULO: LOS MUERTOS DE LA LUNA LLENA

AUTOR: SILVER KANE

COLECCIÓN BRAVO OESTE Nº 780

1ª EDICIÓN DICIEMBRE 1975

PORTADA: JOSÉ TARDAY

El protagonista de la historia es un cazarecompensas al que todo el mundo llama Lex, un duro entre los duros que sigue a rajatabla el lema de “diente por diente”, y cuyo trabajo es impartir justicia en aquellos casos en los que la Ley fracasa.

En resumen, el trabajo de Lex es quitar de en medio a los delincuentes que la ley no consigue atrapar.

En un claro ejemplo del dinamismo que tiene que tener la novela popular, el lector tiene una imagen exacta del carácter del personaje en las tres primeras páginas de la novela, cuando, tras haber liquidado a los siete miembros de la banda de los Duncan, un despiadado grupo de  asesinos, el Sheriff local le pregunta a Lex si no siente remordimientos por haber matado a una mujer que formaba parte de la banda. La respuesta de Lex es la siguiente:

“—Rosanna, la mujer, fue la que más merecía morir.

Ella secuestró a la niña y la entregó a sus compañeros. Ella pidió el rescate. Ella lo cobró. Ella torturó luego a la niña hasta darle muerte, guiada por su instinto sádico. ¿Qué iba a hacer luego yo? ¿Acariciarle las mejillas cuando me gritó que se rendía?

—Eres implacable, Lex.

—Soy el brazo de la ley. Adonde no llegan ustedes, malditos perros piojosos, tengo que llegar yo. Me ha costado mucho acorralar a esa banda en el hotel. ¿Qué quería que hiciera luego? ¿Que les invitase a cenar? Yo sabía que no tenían que vivir y no han vivido. Mi sabiduría se resume en eso.”

El personaje es muy representativo de lo que es el prototipo de protagonistas de toda novela popular del Oeste: un hombre duro y masculino, totalmente autosuficiente, aparentemente desprovisto de alma, pero poseedor de un fuerte sentido de la justicia. A pesar de ser un mercenario, el dinero no es su principal motivación, como lo demuestra el hecho de que renuncia a cobrar en determinadas ocasiones, como en el caso de la mujer antes comentado,  a cuya recompensa renuncia alegando que es una “cortesía para la señora”. Uno de esos detalles que hacen que el lector entienda rápidamente el carácter de un personaje es que Lex siempre se bebe un vaso de whisky por cada hombre que asesina.

Tras el brillante inicio del libro, que mete de inmediato de lleno al lector en la historia, Lex recibe un nuevo encargo. Un hombre llamado Kurzon, un cruel violador y asesino, se ha fugado de la cárcel. Este despiadado criminal se había librado de la horca fingiendo una enfermedad mental, gracias a lo cual consigue escapar, dejando un rastro de muertes en su camino.

Tras aceptar el encargo a cambio de 9.000 dólares, Lex recibe la amenazadora visita de tres hombres, cómplices en la fuga de Kurzon, que  le aconsejan olvidarse del asunto. Tres whiskies más para Lex que sólo suscitan un comentario por parte del pistolero:

Lástima que sólo hayan sido tres. Esta mañana tengo un poco de sed y me hubiera apetecido beberme cuatro

La cosa se complica cuando otro peligroso loco llamado Moriarty se fuga también de la misma cárcel. Este asesino de Holmesianas reminiscencias se hizo famoso en su día por despedazar a sus víctimas en noches de Luna llena, lo que le creo la fama de ser un vampiro o un hombre lobo. Para el que se esté haciendo ilusiones, a pesar de la presencia de estos supuestos elementos sobrenaturales, yo no definiría en ningún caso esta novela como un Weird Western, lo que no quita que el personaje nos dé una gran sorpresa durante el relato, en un ingenioso giro argumental que yo al menos no me esperaba.

Ya he comentado al principio de esta reseña que otra de las características de las novelas del Oeste es la aparición de una chica que aporte el punto de vista romántico, supongo que para atraer al público femenino a este género. En el fondo viene a ser lo mismo que las series actuales de televisión, que intentan incluir en sus argumentos personajes de razas, religiones y condición sexual distintas con el fin de atraer un público más amplio. En nuestro caso, a mitad de la historia aparece Marta Silvan, una inocente chica cuya hermana fue víctima de Kurzon, y que acaba de enterarse de su fuga, lo que le lleva a iniciar su búsqueda para obtener venganza. Y no sólo eso, sino que también aparece la bella Ligeia, la joven y fría madrastra de Marta, una mujer que pondrá a trabajar todos sus encantos para seducir a Lex y que guarda un oscuro secreto.

Marta es una mujer aparentemente fuerte y autosuficiente, pero pronto caerá rendida a los encantos del en principio insensible Lex, demostrando una vez más que el lugar correcto de una mujer es el matrimonio.

¿Quién está detrás de la fuga de estos dos locos asesinos? ¿Para qué los han liberado? ¿Realmente hay un hombre lobo? ¿Se beberá algún Whisky más Lex durante la novela?. A esto último podéis apostar a que sí.

novelas oeste revolver de oroTÍTULO: Un revólver de Oro

AUTOR: Mikky Roberts

COLECCIÓN BISONTE Nº 554

1ª EDICIÓN 1958

PORTADA: Desconocido

Glenn Tyler es un adinerado joven que acaba de regresar a su Texas natal, concretamente al pequeño pueblo minero de Buenas Noches, tras haber cursado sus estudios de derecho en la lejana Inglaterra, en la Universidad de Oxford. Hijo del poderoso Rudolf Tyler, en su primera toma de contacto con el pueblo, se encuentra con Sonia Romero, su antigua compañera de juegos infantiles, que con los años se ha convertido en una bella mujer; y con otra joven no menos bella llamada Alice Baird, que resulta ser la hija del propietario de uno de los ranchos vecinos al de su padre.

Ya he comentado también que algo muy característico de las novelas del Oeste en España es la presencia de un personaje femenino bueno, y el de otro malo. Os toca descubrir el papel de cada una de ellas.

En poco tiempo Glenn descubre que su padre es en realidad el cacique de Buenas noches, un hombre sin escrúpulos que se está haciendo con todas las minas de la localidad, con la ayuda de su ejército personal de matones a sueldo, que actúan a las órdenes de su mano derecha, el siniestro  Kress waller. Y entre las granjas que su padre codicia se encuentra la del padre de Alice, que muy pronto recibe la inquietante visita de Waller, que le intenta convencer con veladas amenazas para que venda su propiedad a Tyler.

Glenn deberá decidir si permanecer fiel a su padre, o seguir los dictados de su corazón, haciéndole frente. Ya os podéis imaginar cual es su elección, que no es otra que el camino difícil y correcto, lo que le llevará a convertirse en el Sheriff de Buenas noches y a interponerse en los planes de su padre.

El protagonista de esta novela simboliza de forma ejemplar el espíritu fronterizo al que hacía referencia al inicio de esta reseña, tan característico del western. Ya hemos dicho que el Oeste americano representa el punto donde la civilización y lo salvaje se dan la mano, y el papel de los héroes es defender el orden frente al caos; se convierten de hecho en el último bastión de la civilización. En este caso, Glenn viene de un entorno civilizado donde impera la ley y el orden (Oxford), tan sólo para encontrarse con un mundo en el que precisamente sólo funciona la ley del más fuerte y el ojo por ojo, sin que exista posibilidad alguna de justicia. La gracia de la novela es que el villano principal resulta ser el propio padre del protagonista, lo que le plantea un serio problema moral.

Si tuviera que resumir la novela en tres líneas, este diálogo entre Glenn y su padre sería perfecto:

O estás con la Ley, padre, o estás contra ella. Yo defiendo la Ley.

Hubo una larga pausa. Al fin, Tyler dejó caer:

—Mal camino eliges, hijo. La Ley es lo menos importante en Texas.”

Precisamente el motivo por el que he escogido una novela de Mikky Roberts es porque, a pesar de seguir esquemas muy clásicos, es un escritor cuyos argumentos suelen ser algo más elaborados de lo que era habitual en el género del Oeste, que seguía una peligrosa tendencia a la simplificación de caracteres. Muy recomendable escritor de novela policiaca también, por cierto.

 

novelas oeste manantial tragicoTíTULO: El manantial trágico

AUTOR: Fidel Prado

Nº 27 Colección Arizona Editorial Toray.

1ª Edición: 1957

La colección Arizona de Toray fue una de las múltiples series que las editoriales dedicaron al género del Oeste en la década de los 50. Una de las grandes virtudes de esta colección es que en sus inicios casi todos los títulos corrieron a cargo de Fidel Prado –autor de la novela reseñada-  y E. L. Retamosa, seudónimo tras el que se oculta el prolífico Enrique Sánchez Pascual, al que ya he dedicado varias reseñas del blog, y que fue mucho más popular por sus obras bélicas y de ciencia ficción. Gran selección de autores los que logró reunir esta longeva colección (sobrepasó los 400 números ha, que también contó con Rafael Goicoechea Martínez (Raf G. Smith), Mariano Molins Mallol (David O´Malley) o César Torre entre otros.

En “El manantial trágico”, Zachary Monroe es un vaquero que reúne todas las características que debe reunir todo protagonista que se precie de una historia del Oeste: es un hombre duro que se ha hecho sí mismo, obstinado, solitario, luchador, y provisto de un fuerte sentido de la justicia.

El autor define de forma muy acertada en muy pocas palabras al personaje: “Había nacido con un polvorín en las venas y algunos tornillos de menos en la sesera”.

Un buen día Zachary recibe una carta de su tío Jeff Buller, un hombre al que apenas conoce, que le pide que vaya a ayudarle en sus tierras en Roswell, pero el carácter rebelde de Zachary hace que ignore dicha petición. Pasados unos años, nuestro protagonista recibe la noticia de boca de un notario de que su tío ha fallecido en extrañas circunstancias, suicidándose tras haber perdido lo poco que le quedaba jugando a la ruleta. El notario entrega a Zachary una carta de su tío en la que éste le narra una serie de conflictos generados con motivo de un manantial situado en lo que eran sus prósperas tierras, y que a la postre sería el motivo de su ruina económica tras perder una serie de pleitos interpuestos por sus vecinos Dallin y Faith, en gran parte debido a que su propio abogado estaba compinchado con ellos. En la carta, su tío le deja en herencia la única propiedad que pudo mantener, que no es otra que una pequeña parcela donde se sitúa una cabaña y el manantial causante de todos sus males. A cargo de la casa legada, Buller dejó a su antiguo y leal capataz Cady Morrill, y su hija Lily. Supongo que ya habréis adivinado que el personaje de Lily representa el inevitable punto romántico de la historia.

A partir de aquí es cuando el sentido de la justicia del protagonista le lleva a aceptar el legado envenenado de su tío, con la firme intención de vengarle. La guerra con los Dallin y los Faith ha comenzado.

Una historia clásica, con todos los elementos habituales del western, a cargo de un autor, Fidel Prado, que merece sin lugar a dudas un redescubrimiento por su calidad.

novelas oeste 200 dolaresTíTULO: 200 $ mensuales, fosa incluida

AUTOR: Keith Luger

Ases del Oeste nº 903. Editorial Bruguera.

1ª Edición: Agosto 1976

En una de esas escenas que se repiten en innumerables novelas del Oeste, un hombre choca con una hermosa mujer que va cargada de paquetes, provocando una desastrosa caída y los consiguientes reproches por parte de ella. Aunque a primera vista parezca que ese primer contacto no ha sido el idóneo, el lector comprende de inmediato que tras la ácida conversación que mantienen nuestros protagonistas se oculta una clara tensión sexual no resuelta.

Ella se llama Shirley Covis, y es la hija del banquero de Gaumond City. El hombre en cuestión se llama Robert Martin, y poco después se presenta en el banco del padre de Shirley para ofrecerse para evitar un asalto que según él se va a producir sobre alguien que se dispone a transportar una importante cantidad de dinero desde el banco a su mina. Tras tomarle por loco, Frank Wheeler traslada 5.000 $ hacia su mina, acompañado por dos de sus hombres, cuando son asaltados por tres hombres enmascarados. Tan sólo la sorprendente intervención del misterioso Robert Martin consigue evitar el robo, desenmascarando de paso a uno de los hombres de Wheeler, que estaba compinchado con los ladrones.

Tras cobrar una recompensa por su intervención, Robert marcha al pueblo a celebrarlo en compañía de Eva, una fogosa pelirroja que trabaja en el Saloon del pueblo. Allí recibe la visita de su viejo amigo Rock Lewis, que le propone un plan para hacerse rico encontrando el botín de un tal Quantrell, un oficial sudista que acumuló un botín durante la guerra de secesión superior al medio millón de dólares; un botín que escondió antes de morir. La clave para encontrar el dinero se encuentra en un medallón que lleva la hija de Quantrell, una chica que fue entregada en su día por su padre al cuidado de un amigo para alejarla de todo peligro. Y si no habéis caído aún en la cuenta, esa niña es la bella Shirley Covis, que sorprendentemente no resulta ser la chica inocente que parecía a primera vista.

A partir de este punto, la novela da un giro radical cuando Robert y Rock son contratados para proteger a un ganadero de una poderosa compañía que le está amenazando si no le malvende todo su ganado. Un ganadero, que como no podía ser de otra forma, tiene una hermosa hija llamada Sonia.

Ambas tramas – la de Shirley Covis y la del ganadero- acabarán confluyendo durante el transcurso de esta enmarañada historia.

Únicamente añadiré que vuelve a repetirse la aparición de un personaje femenino bueno (en este caso dos, pues hace falta que se casen con los dos héroes) y otro malo, como suele ser habitual en casi todas las novelas del Oeste.

Una de las principales características de Keith Luger es el uso del humor, y los dinámicos y ácidos diálogos de sus personajes, que hacen que la lectura de sus novelas resulte siempre muy fácil. Posiblemente este sea uno de los motivos que lo convirtieron en uno de los autores más valorados por el gran público y con mayor índice de ventas, no sólo en sus novelas del Oeste, sino también en el resto de géneros, especialmente en el policiaco.

Debo reconocer que a raíz de la redacción de este artículo, le he cogido cierto gustillo al género, y se demuestra una vez más que los prejuicios son un lastre muy muy pesado.

TONY LAY Y EL HUMOR EN LOS QUIOSCOS

juan_antonio_de_laiglesia

Juan Antonio De LaIglesia    Foto:Tebeosfera

De todos es sabido que en el mundo del bolsilibro podemos encontrar historias de prácticamente cualquier género que se nos ocurra: terror, misterio, ciencia ficción, bélico, piratas, aventuras, oeste, deporte, espionaje, romántico, e incluso en menor medida,  histórico, tema del que ya hablaré en otra ocasión.

Pero, ¿y el humor?. Supongo que a la mayoría de los que lean esto no les vendrá a la cabeza ninguna colección de bolsilibros dedicada al humor, algo que resulta particularmente extraño si hablamos de un género con tanto arraigo  en España.

Ya sé, ya sé. Seguro que muchos de vosotros defenderéis que el humor sí estaba presente en el mundo del bolsilibro, gracias a autores como Silver Kane, Clark Carrados, y sobre todo, Joseph Berna, que introducían de forma habitual elementos humorísticos en sus novelas pubñicadas en colecciones tan alejadas de la comedia como Selección Terror, Servicio Secreto, o La Conquista del espacio; y no os faltará parte de razón, pero la realidad es que no eran en ningún caso colecciones de humor propiamente dichas.

Sinceramente he intentado buscar una explicación racional a la ausencia del humor en el bolsilibro, y la única conclusión a la que he llegado es que desde el punto de vista litearario es un género que nunca ha sido tomado en serio, ni se le ha dado la importancia que sin lugar a dudas merece. Si además tenemos en cuenta que posiblemente el humor sea el género más difícil de afrontar para cualquier escritor, y le añadimos la dificultad que representa un formato tan estricto en cuanto a número de páginas y plazos de entrega como el de las novelas de a duro, el resultado es que es imposible mantener el enloquecido ritmo de producción exigido para una colección regular de humor.

Por otro lado, la novela popular estaba dirgida a un público de nivel cultural supuestamente medio-bajo, por lo que el humor excesivamente intelectual estaba descartado, y un humor de perfil más popular (chabacano) tendría un grave riesgo frente a la todavía vigilante censura. Demasiado complicado y arriesgado para los editores, que preferían reservar para el humor el formato revista, que se orientaba a un público de perfil diferente.

Aún así, buscando y rebuscando, he encontrado una breve pero interesante colección dedicada al humor llamada Flecha Roja, novela poco policiaca, publicada por Maga, una editorial valenciana surgida en 1951 de la mano de Manuel Gago que se centró fundamentalmente en el mercado de los cómics y los cromos.

Los títulos de esta colección de los que tengo constancia son los siguientes:

TÍTULO
1 Ni F, ni B, ni I
2 Un blanco en salsa verde
3 El Castillo Capicúa
4 Estrangulando que es Gerundio
5 Puñalada y paso atrás

juan antonio de la iglesia inspector vega 2Hay que decir que realmente la colección constó de los 4 primeros títulos, anunciándose un nº 5 que tengo la impresión no llegó nunca a ser publicado, algo muy habitual en la novela popular.

Todas las obras corrieron a cargo de un tal Tony Lay, seudónimo que en realidad corresponde a Juan Antonio de LaIglesia González Labarga, un autor cuyo nombre se asocia principalmente al mundo de la historieta y el teatro, pero que también tuvo una participación en la literatura de quiosco nada desdeñable, especialmente con la publicación en la editorial de Saturnino Calleja –esta vez firmadas con su nombre auténtico- de una serie de novelas protagonizadas por el Inspector Vega (1952-1953). En esta interesante serie el autor supuestamente era un mero presentador de las memorias del inspector.

TÍTULO
1 Un robo inverosímil
2 El mambo de la muerte
3 El bosque de los vampiros
4 El secreto de los platillos volantes
5 El espectro de la mano cortada
6 El gol del diablo
7 Asesinato en la isla desierta
8 El enterrado vivo
9 El hombre mecánico
10 Rumbo a la Luna
11 Pánico en los estudios

Hay que destacar que el autor se consideraba a sí mismo en esencia un dramaturgo, aunque en el mundo de la historieta/cómic tuvo una participación también muy destacada, con títulos como “El audaz legionario”, “Piel de Lobo”, “Flecha roja”, “Huracán”, o “El coloso”. Además el escritor, que también empleó el seudónimo de   J. A. Igle,  mostró ser todo un todoterreno en toda clase de géneros literarios, con novelas que iban desde adaptaciones de las aventuras de Marisol (13 títulos que en ocasiones no incluían más que fotografías, pero cuando iban con texto era de Juan Antonio) y de Rocío Durcal (con formato similar a las de Marisol); literatura infantil (destacables su libro “Chuic, el contador que no sabía contar” y diversos refraneros para niños); religiosa (“Samuel, la voz del señor” entre otras); el western (“Sangriento amanecer”, publicada en el nº 429 de Oeste de Rollán”) y por supuesto el policiaco y el humor.

Por dar algo de información biográfica del autor, Juan Antonio de Laiglesia nació en Madrid en 1917, y falleció también en Madrid el 3 de Enero de 2002.

Como curiosidad, Juan Antonio era el hermano mayor del célebre Álvaro de Laiglesia (los otros tres hermanos se llamaban Eduardo, María, y Elena), escritor y editor de La Codorniz con el que llegó a escribir en su juventud alguna obra de teatro, y con el que compartía un afilado sentido del humor. Si alguien se lee alguna de las novelas de la serie aquí comentada, encontrará de hecho grandes similitudes con la obra humorística de Alvaro de Laiglesia. Entre otras, por cierto, que su obra no ha resistido el paso del tiempo  para la mayoría de los lectores, pues el humor, más que cualquier otro género, suele estar íntimamente ligado a la época en la que se escribe.

juan antonio de la iglesia inspector vega 1Juan Antonio quedó separado de su hermano con el estallido de la guerra civil española, cuando su madre partió a San Sebastián con Álvaro y sus dos hermanas, mientras que su padre y su hermano Eduardo, que se supone debían reunirse con ellos unos días más tarde, ya no consiguieron salir de la capital. Hasta el final de la guerra, no volvieron a reunirse en Madrid, y por aquel entonces Álvaro ya era un joven con muchas ocupaciones.

Aunque fue abogado y periodista de profesión, Juan Antonio se presentaba a sí mismo como dramaturgo, que es lo que se sentía en su interior. Fundó en 1950 la compañía teatral La Carreta, desde la que difundió diversos “pasos”, “misterios” y, en general, piezas de tipo religioso en las zonas rurales de España. Para dicha compañía compuso más de una treintena de obras, muchas de las cuales se editaron bajo los títulos de Retablos de La Carreta y Nuevos Retablos de La Carreta. Otras obras teatrales suyas son La rueda y El Vicario de Dios. Su labor teatral se vio reconocida con la concesión de premios importantes, tales como el Calderón de la Barca de 1954. Es autor, asimismo, de algunas obras narrativas de literatura infantil, de entre las que destacan “Cien cuentos nuevos” (1964), “Aventuras de Luciano” (1978) y “Chuic, el contador que no sabía contar!” (1984) con la que mereció un accésit del Premio Lazarillo.

Pero volviendo al origen de esta reseña, que no es otro que el descubrimiento de una colección de bolsilibros dedicada al humor, insisto en que nos encontramos ante una rara excepción.

Tony Lay el castillo capicuaLa colección Flecha Roja, novela poco policiaca, publicada en 1963, está protagonizada por el detective privado Terry Pachón y su exhuberante y verborréica secretaria Tinita, alrededor de la que giran gran parte de las situaciones humorísticas de las historias. Insisto que no se trata de novelas policiacas con un pequeño toque de humor, sino más bien todo lo contrario. El humor prevalece en todo momento, y los casos detectivescos que se presentan son una mera excusa para que el autor despliegue todo su arsenal cómiico en el que parodia las clásicas novelas de detectives, en un estilo que recuerda mucho a los libros de su hermano Álvaro.

El formato de las novelas era el clásico de los bolsilibros (15 X 10 cm), con 126 páginas, y con portadas a cargo de Miguel Quesada Cerdán, dibujante y portadista habitual de la editorial que en los años 60 trabajó dibujando cómics y portadas para la británica Fleetway.

El tono de las novelas de la colección se puede intuir ya en el título y en la portada, en la que figuran desternillantes resúmenes de lo que se avecina en el interior. Así por ejemplo en “El castillo capicúa” aparece la siguiente sentencia:

El conde Carolino era un generoso anfitrión, pero tenía el defecto de ser un poquito vampiro

En “Ni F., ni B., ni I.” la novela se presenta con “Tengo morfina, cocaína, heroína, bencina y estreptomicina. ¿Se quiere pinchar?” y en “Un blanco en salsa verde”, “Chatín, tu eres también de esa comisión de la ONU, la UNESCO o la UNASCO…

Finalmente, en “Estrangulando que es gerundio”, novela seleccionada para añadir reseña en este artículo (más que nada porque sólo tengo esa), la presentación es “El doctor Percival poseía una colección deslumbrante de calcetines de nylon, que se dejaba enrollados en las gargantas de las señoras. Era tan distraído.

 

Tony lay estrangulandoTITULO: ESTRANGULANDO QUE ES GERUNDIO

AUTOR: TONY LAY

FLECHA ROJA Nº 4. EDITORIAL MAGA

1ª EDICIÓN: 1963

PORTADA: Miguel Quesada Cerdán

El detective Terry Pachón y su inseparable secretaria Tinita se ven envueltos en la investigación de una serie de asesinatos de mujeres en pleno centro de Londres, donde están apareciendo cuerpos estrangulados con un calcetín, aunque en realidad tampoco están tan estranguladas, pues las supuestas víctimas salen andando por su propio pie en cuanto se les interroga lo más mínimo. Para resolver este extraño enigma, nuestros protagonistas trabajarán codo con codo con el inepto Peter Holmes, descendiente directo del más célebre detective de todos los tiempos, que toca la bandurria en lugar del violín, y su ayudante, el doctor Watercloset, un supuesto descendiente de Watson obsesionado con realizar la autopsia a todo lo que se le ponga por delante, con independencia de si está vivo o muerto. Juntos se enfrentarán a un gran misterio y a serias dificultades, en la mayoría de los casos provocadas por ellos mismos.

Debo reconocer que a mi personalmente me ha encantado la novela, con personajes muy bien construidos, con un ritmo endiablado que hace que la lectura se haga muy fluida, y repleta de situaciones absurdas que me han sacado más de una carcajada.

Destaca por encima del resto el personaje de Tinita, una secretaria muy decente de exhuberante belleza, que despierta la admiración masculina allí por donde pasa, y que se convierte en la auténtica protagonista de la historia, robando todas las escenas al resto de personajes. Una mujer incapaz de escribir dos líneas sin cometer al menos 20 fatas de ortografía, y que sin embargo da muestras constantes de una inteligencia y lógica aplastantes que deja a los hombres que la rodean a la altura del betún.

Hay en la trama escenas verdaderamente memorables: Terry y Tinita interrogando a un chino, contagiándose poco a poco del acento; Holmes tocando en la bandurria “Don´t kill me with tomatoes”; Tinita haciéndose pasar por una paciente del Doctor Percival, el principal sospechoso de los crímenes; o la hilarante visita de nuestros detectives a Scotland Yard para conseguir la dirección del mencionado Percival haciéndose pasar por parientes que van a visitarlo.

Sólo puedo decir que es una lástima que sólo se publicaran 4 novelas de esta serie, de las que lamentablemente sólo he podido conseguir una. Desde ya me declaro un enamorado de la serie y del autor. Hacía tiempo que no me reía tanto, y eso que yo me río bastante.

Una lástima que en el mundo de la literatura popular española el humor no consiguiera encontrar su sitio. Sinceramente creo que podrían haber salido grandes cosas.

ADA CORETTI Y LA REITERACIÓN EN LOS ARGUMENTOS

Ada-Coretti-Terror-en-el-ataúdEn este mismo blog ya se ha hablado de Isabel Irigaray Echevarri (nombre verdadero de Ada Coretti), una de las pocas mujeres que escribió novelas de terror dentro del mundo de la novela popular, y una de las maestras del gore del género. Soy consciente de la división de opiniones que genera esta escritora, venerada por unos, y odiada por otros, que la acusan de tener un estilo literario mediocre y de repetir una y otra vez el mismo argumento en sus novelas, pero la realidad es que muchas veces se juzga a los autores de bolsilibros basándose en la lectura de una o dos de sus obras , algo que yo personalmente considero injusto y precipitado, por la sencilla razón de que con el volumen de páginas que debían escribir en tiempo muy limitado, era muy habitual que su nivel literario tuviera altibajos muy pronunciados. Incluso autores de reconocido prestigio como Silver Kane podrían ser considerados pésimos si se tiene la mala suerte de tener como primeras lecturas algunas de sus obras de menor calidad.

Ada-Coretti-Se-bañaba-en-sangre

¿Pero ese no es Paul Naschy?

Lo primero que quiero dejar claro es que en mi caso estoy más cerca de los admiradores de Ada Coretti que de sus detractores, a pesar de que comparto la idea de que sigue de forma habitual un mismo esquema narrativo en la mayor parte de sus obras, lo que no quita que por lo general los planteamientos de sus historias me resultan francamente interesantes. En mi defensa puedo alegar que he leído muchas de las novelas de esta autora, lo que al menos me da una visión más amplia de su obra.

Respecto al tema de la reiteración argumental en la novela popular, es extensible a la práctica totalidad de los autores, algo lógico si tenemos en cuenta la cantidad de obras que escribieron y el poco tiempo del que disponían para su realización. A ver quien es el guapo que en 1.000 o más novelas no se repite de vez en cuando.

No obstante, hay que reconocer que en la obra de Ada Coretti –al menos en su vertiente terrorífica-, hay una serie de elementos cuya repetición resulta cuanto menos llamativa:

  • Las historias suelen iniciarse a raíz de un encuentro casual entre el héroe protagonista y una bella desconocida que muy pronto le confiesa estar asustada por algo. Por lo general el protagonista se ve obligado a entrar en una posada/mansión por motivos metereológicos, y allí encontrará a la chica en cuestión, de la que se enamora a primera vista. De buenas a primeras, sin conocerse de nada, el héroe se presta a ayudar a la indefensa damisela, acompañándola al lugar donde se desarrollará la trama principal haciéndose pasar por su prometido.
  • Predomina en sus novelas el misterio sobre los elementos terroríficos, con un estilo muy cecano al Giallo italiano. La gran mayoría de sus novelas podrían haber sido publicadas perfectamente como novelas policiacas. De hecho, sus títulos policiacos siguen un esquema muy parecido a las de terror.
  • Aparecen en los argumentos elementos aparentemente sobrenaturales (especialmente muertos que supuestamente regresan de la tumba) pero que finalmente tendrán una explicación racional. Ada Coretti es una de las reinas de lo que viene a llamarse “Scooby Doos”. Pero atención, porque en alguna novela –que no desvelaré- se puede encontrar algún suceso de auténtica naturaleza sobrenatural.
  • De forma habitual las historias se desarrollan en escenarios cerrados (generalmente una gran mansión) aislados por causas excepcionales del resto del mundo, siendo importante en muchos casos el elemento de “habitación cerrada” como parte sustancial del misterio que se plantea.
  • Entre los personajes de sus novelas es habitual la presencia de gemelos malvados, científicos locos (mad doctors, como les llaman los entendidos) y de jorobados. Esto último es especialmente llamativo. Aprovecho para advertir que tal vez no aparezcan estos personajes en las reseñas que acompañan a este artículo, lo que no significa de forma obligatoria que no estén en la novela; simplemente, tal vez no los menciono para no destripar la historia.
  • Por desgracia, de forma habitual en la autora, en el desarrollo de sus historias aparecen incoherencias y elementos muy poco creíbles que hacen que el nivel de sus obras baje muchos enteros. Una lástima, pues los planteamientos iniciales y el desenlace suelen ser bastante acertados. Creo sinceramente que es de esos autores a los que las prisas no les beneficiaban en absoluto.
  • Se producirán tres o cuatro asesinatos del modo más sangriento e imaginativo posible, al más puro estilo del cine gore. La detallada descripción de la violencia es precisamente una de las mejores virtudes de la autora. Otra peculiaridad de la autora es que en muchas de sus novelas se producen asesinatos de niños, algo poco habitual en la época.
  • Del análisis de las tramas de sus historias se desprende que la autora tenía una visión muy negativa del matrimonio, que nunca es un motivo de alegría en sus libros, y de hecho, en multitud de ocasiones los compromisos matrimoniales son el detonante de todos los crímenes que vendrán a continuación. El lector no debe dejarse engañar porque todas las novelas acaben con una feliz promesa de matrimonio entre los protagonistas, habitual imposición de la editorial que la autora despacha con desgana en apenas cinco líneas.
  • En el clímax de la novela el protagonista reunirá a todos los sospechosos en una misma habitación, y de forma brillante hará pública la resolución del misterio y la identidad del culpable, que confesará finalmente la verdad. Una verdad que suele incluir sorprendentes culpables.

Y como este blog es así de loco y en teoría es de reseñas, vamos a dar un repaso a algunas de las obras de terror de esta escritora –ni más ni menos que 18-, para conocerla un poco mejor, y para que el que lea esto decida si está o no de acuerdo conmigo respecto a lo que he dicho de ella.

ada-coretti horror-en-el-cuarto-oscuro-TITULO: HORROR EN EL CUARTO OSCURO

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 26. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1973

PORTADA: ALBERTO PUJOLAR

La primera obra de cualquier autor de novela popular tiene para mí un especial interés, ya que es de suponer que en su primera novela se plasmen ideas que lleven fraguándose  desde hace tiempo, y por tanto el grado de improvisación sea muy inferior al que tendrá que recurrir en su obra posterior, por los estrechos plazos de entrega impuestos por la dinámica editorial.

Una joven regresa a su casa en una noche lluviosa, asustada porque recientemente una chica de características físicas similares a las suyas       –rubia y con un cuerpo de escándalo, por si no os lo habíais imaginado- ha sido asesinada de forma horrible en Dressbold, la pequeña población al Norte de Leicester donde vive (no existe esa población, por cierto, algo muy habitual en la escritora, que no emplea nunca localidades reales en sus novelas).

Sus temores se ven confirmados cuando un hombre de siniestra silueta en el que destacan unos brillantes ojos rojos aparece de súbito de un portal diciéndole con una voz de ultratumba que la lluvia le empuja a asesinar mujeres de las que nunca le hacen caso; es decir, mujeres guapas.

Dicho y hecho, el misterioso hombre acaba con su desafortunada víctima, amputándole los senos a cuchilladas para después quemarla viva, en una de esas violentas escenas cargadas de detalle tan del gusto de Ada Coretti.

Aquí aparece ya la protagonista de la novela, una mujer llamada Audrey, que debiera estar feliz, pues ha recibido en pocos días la proposición de matrimonio de dos hombres, y sin embargo está muy preocupada con las noticias locales, ya que su físico se ajusta de forma muy preocupante al de las dos chicas asesinadas en los últimos días.

El caso es que Audrey se debate entre las propuestas formales de James Merrill, guapo y de carácter algo brusco; y de Michael Freeman, un hombre menos guapo pero muy rico, que vive en un apartado caserón en compañía de su madrastra y su hermanastra Sally.

Durante una animada charla, un hombre llamado Adrian Carter, secretario personal de Michael Freeman, le pinta a Audrey un panorama de la casa donde vive su jefe que hace que el hotel de Psicosis resulte atractivo para pasar un fin de semana. Durante la conversación sale a relucir la existencia en el caserón de un cuarto oscuro en el ático al que nadie puede entrar por orden expresa de la madrastra de Michael.

Poco después. Audrey recibe en su casa la llamada de un hombre que dice ser el asesino de Dressbold, y le avisa de que ella será su próxima víctima.

A pesar de ponderse en manos de la protección policial, Audrey acaba cayendo en las manos del siniestro asesino de ojos rojos, que sorpendentemente le ofrece que la dejará vivir, con la condición de que acepte casarse con Michael Freeman, al que deberá convencer de que está completamente enamorada de él. Si incumple sus condiciones, volverá a por ella, y ya no habrá piedad alguna. Aterrada, Audrey decide obedecer al enigmático asesino, rechazando a James Merrill, que le acusa airadamente de ser una interesada que sólo busca el dinero de Freeman.

Cuando el exultante Michael Freeman recibe la inesperada aprobación de Audrey, éste se ve en la obligación de contarle un oscuro secreto de su familia, pues su madre fue asesinada de forma muy similar a las recientes víctimas, y su padre era el principal sospechoso, aunque nunca fue condenado por tan horrendo crimen, al no haber prueba alguna en su contra. Años despúes, tras haberse casado con la madrastra de Michael, acabó suicidándose ahorcándose en un árbol, dejando una nota en la que reconocía haber asesinado a su anterior mujer. Todo apunta a que el padre de Michael ha regresado de la muerte para seguir asesinando. Audrey está decidida a averiguar la verdad, y está convencida de que el misterioso cuarto oscuro es la clave de todo.

Debéis reconocer que hasta aquí resulta todo impecable, y seguro que os estáis mordiendo las uñas para saber como acaba todo este embrollo.

Por mi parte, me temo que mis labios están sellados, y si queréis saber más, tendréis que leer la novela.

Los personajes están bien definidos, y la narración fluye sin interrupción, dando la sensación de que –probablemente por ser su primera novela- la autora pudo revisar y pulir el texto, cosa que es casi seguro no pudo hacer en su obra posterior, acuciada por lo plazos de entrega a los que se vería sometida.

Como ejemplo de la excelente composición de personajes, esta es la descripción de la madrastra de Michael, cuya imagen se expone brillantemente en apenas  cuatro líneas:

No sabía ya sonreír. Hacía tantos años que lloraba, que gemía, que se desesperaba, que ya no acertaba a saber lo que era una sonrisa.

En un diccionario hubiera podido leer la definición exacta de la palabra.

De no ser así, ni idea ya de lo que una sonrisa podía significar.”

Creo que es una buena ocasión para valorar en su justa medida a Isabel Irigaray Echevarri, que tal vez no tuviera la milagrosa capacidad que sí tenían otros autores de la novela popular para vomitar textos más que dignos a la primera sin apenas tiempo para revisarlos, pero sí que demuestra que tenía muy buenas ideas, y que con un poco de tiempo para revisar sus textos, muestra un oficio nada desdeñable.

Ada coretti noche de espantoTITULO: NOCHE DE ESPANTO

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 31. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1973

PORTADA: ALBERTO PUJOLAR

En la peor tormenta de los últimos años se está celebrando el enlace matrimonial del aristócrata Peter Harrison y la animadora de club (así la llaman en la novela) Bárbara Mayne, con la única presencia de otras tres parejas y Susan, hermana de Bárbara. El lugar elegido es la vieja mansión de Peter, situada en un apartado pueblo del Norte de Inglaterra, y la extraña hora en la que se celebra, las doce de la noche, momento en el que se produce un repentino apagón que es aprovechado por alguien para arrancarle  los ojos al novio, que a pesar de tan horrible suceso insiste en que se celebre la boda, algo que finalmente no es posible, pues Peter no resiste y se desploma desmayado por el dolor. Lo increíble de todo es que el apagón apenas dura dos minutos, y al encenderse las luces, todos los presentes permanecen en el mismo sitio, y con las manos limpias de sangre, pero es obvio que el asesino tiene que ser uno de los presentes: el sacerdote; Bárbara Layne y su hermana Susan; el doctor Lloyd y su madre; Rock Lane y su hermana Alice; Edward Layne y su tía la señora Clayton; Joe el mayordomo y un anciano criado llamado Cameron son todos los posibles sospechosos del crimen.

Para presentar esta macabra situación la autora necesita tan sólo 2 páginas, en una muestra perfecta de la rapidez con la que los escritores debían enganchar a los lectores, algo muy característico de la literatura popular.

A partir de aquí la historia se convierte en la clásica trama de personajes encerrados en compañía de un asesino, pues la mansión ha quedado aislada del resto del mundo al haberse derrumbado el único puente de acceso a causa de un rayo.

Bajo los cuidados del doctor Lloyd, Peter es tralsadado a una habitación de la casa, mientras grita repetidamente que sabe quién es su atacante, pero se niega a decir su nombre.

La dulce e inocente Susan descubre de boca de su casquivana hermana Bárbara que Peter le había amenazado de muerte si no se casaba con él, y no contento con eso, todos los hombres invitados a la ceremonia -Rock Lane, Edward Layne y el doctor Lloyd-  habían mantenido relaciones íntimas con la novia.

Los invitados comienzan a ser asesinados uno a uno durante la noche, y saldrán a la luz escalofriantes sucesos relacionados con el pasado de la familia de Peter que acabrán teniendo consecuencias en el presente.

El interesante planteamiento inicial se acompaña de algunas ideas muy prometedoras, pero por desgracia el pulso narrativo es muy irregular. El género de terror suele basarse en una sucesión de escenas terroríficas que el autor debe enlazar siguiendo un hilo conductor coherente, y es precisamente en esto último donde flojea claramente la novela. Da la sensación de que la autora tiene en mente distintas escenas, pero se ve incapaz de enlazarlas con cierta coherencia, y el original final se resuelve con excesiva precipitación, en una muestra clara de que la autora no dominaba el estricto formato de los bolsilibros. En resumen, se nota en exceso la inexperiencia de la autora, que aún no había pulido su estilo característico. Recordemos que esta es la segunda novela de terror de Ada Coretti, y se nota un gran bajón respecto a su primera novela, que con casi total seguridad pudo escribir con más tiempo.

 

Ada-Coretti- El-castillo-de-los-jorobados-TITULO: EL CASTILLO DE LOS JOROBADOS

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 81. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1974

PORTADA: ALBERTO PUJOLAR

Todo comienza en 1865, cuando Lord Morggine y su criado Richard se topan con un lúgubre castillo tras haberse perdido durante una cacería. Según Richard, el castillo tiene fama de haber estado morado siempre por jorobados,  y la leyenda dice que si alguien interrumpe el reposo de los restos de sus antiguos moradores, recibirá una maldición, de modo que todos sus hijos morirán a excepción de los que nazcan jorobados.

Lord Morggine considera que es una estupidez, y se adentra en el castillo buscando refugio, y como os podéis imaginar, se topan de frente con un montón de esqueletos con la espina dorsal curva, al mismo tiempo que una voz de ultratumba les anuncia que todos sus hijos morirán de muerte horrible, a excepción de los que nazcan jorobados.

1 año después, nace el primogénito de Lord Morggine, Frank, que resulta ser jorobado, y tras algún otro hijo que muere a los pocos meses de nacer, tiene un segundo hijo, Edward, que de forma increíble también es jorobado. Tras otros dos hijos normales que mueren accidentalmente, nace otra niña con joroba, a la que llaman Nadja. La maldición se ha cumplido.

En 1894, el primogénito Frank, casado con una mujer llamada Goldie que sólo quiere su fortuna, espera el nacimiento de su primer hijo, que resultan ser gemelos –niño y niña-. Tras el nacimiento de los bebés, perfectamente normales, reaparece la maldición familiar cuando un águila mata a al niño. La sorpresa es que el águila, que parece venir del castillo de los jorobados,  ha actuado siguiendo las instrucciones de alguien.

Sin embargo, la hija aún sigue viva, y todos son conscientes del peligro que corre. Por desgracia, y a pesar de sus intentos de protegerla, el águila asesina vuelve para acabar lo que había empezado.

Ante la hecatombre familiar, Lord Morggine decide regresar al castillo de los jorobados en compañía de su criado Richard, para suplicar que le sea levantada la maldición. Las revelaciones que se producirán en el castillo    –que no  explico aquí para no fastidiar el misterio- provocan un giro inesperado en la historia, en la que como es habitual en Ada Coretti, no faltarán las adecuadas dosis de sangre.

Inusual obra esta novela, un dramón ambientado a finales del siglo XIX, con toques fantásticos, muy alejado de lo que es habitual en la autora, y donde se nos narra toda una saga familiar de jorobados. Vamos, que podríamos decir que es lo más cercano a Cien años de Soledad que encontraréis en la colección Selección Terror.

Destaca la romántica historia entre el apuesto y valiente médico Laurence Hawn, que ejerce de detective aficionado, y la bella pero deforme Nadja Morggine, que oculta un importante secreto.

Repito que la novela es francamente sorprendente, y podría haber sido publicada en una colección romántica tipo Corazones jorobados, o Magnolias y chepas, pero la autora se las ingenia para incorporar un misterio que hace que la novela tome otros derroteros, y que tiene un clímax final en el que aparecen elementos de naturaleza sobrenatural, algo excepcional en esta autora.

 

ada coretti la muerte afila sus dientesTITULO: LA MUERTE AFILA SUS DIENTES

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 99. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1975

PORTADA: ALBERTO PUJOLAR

Tras la soberbia portada muy acorde con el contenido de la novela,  da comienzo esta historia victoriana ambientada en el inhóspito y ficticio condado de Mesley, sobre el que pesa una siniestra leyenda relacionada con una bruja llamada Raquel. ¡Mucho cuidado todos los hombres que tengáis una Raquel cerca!

Como suele ser habitual en estos casos, un carruaje llega a la localidad con los protagonistas de nuestra historia: Pamela Benn, una bella jovencita que ha ido a Mesley para trabajar de camarera ; el apuesto y rico  Warren Dean, que continúa su viaje; y Robert Landd, un misterioso hombre de edad indefinida, que será el encargado de contar a sus compañeros la terrorífica historia de la bella y fascinante Rachel, una mujer que 60 años atrás llegó con un circo, enamorando a todo hombre que hubiera en Mesley, que embrujados por su descomunal belleza se convertían primero en sus amantes y finalmente en sus víctimas, descuartizándolos en siete trozos con una sierra de carpintero, siguiendo siempre un mismo ritual: vestida con una capa roja, primero les cortaba los brazos, luego la cabeza, después las piernas, y finalmente el tronco por la mitad. Tal era el odio que sentía Raquel por los hombres.

Sus crímenes continuaron hasta que el por aquel entonces conde de Mesley, un viudo con dos hijos, preso de sus encantos, le ofreció el matrimonio, a lo que Raquel accedió con la condición de que le pintaran un retrato, donde la capturaron tal y como era:

Deslumbrante de hermosura y atractivo. Llevaba puesta una blusa blanca, con flores rojas bordadas alrededor de su amplio, descarado y turbador escote. La cabellera negra, larguísima, era como un manto de noche oscura, oscurísima. Los ojos verdes, rasgados, aparecían como esmeraldas hechas de ascuas de fuego.”

Días después de acabar el retrato, el conde fue descuartizado por Raquel, ante la aterrada mirada de Elisa, la hija pequeña del conde, que perdió para siempre la razón. Cuando las gentes del pueblo acudieron al castillo, se encontraron la dantesca escena, y tras una ardua búsqueda, acabaron quemando a Raquel junto con su diabólico retrato dentro de una abandonada posada donde se había escondido, y desde donde profería lúgubres amenazas de venganza mientras ardía.

Desde entonces, los habitantes de Mesley temen que tarde o temprano se cumplan las amenazas de la bruja.

Ya con Pamela en la posada del Relámpago, y con sus compañeros de carruaje continuando su camino, nuestra protagonista conoce a la familia Pronsson, propietarios de la posada en la que va a trabajar: el señor y la señora Pronsson, y sus hijas Silvia y Quinn; ésta última una joven de unos 20 años que se presenta a todo el mundo como Raquel, y con un físico inquietantemente parecido a la descripción de la bruja.

Esa misma noche llegan unos clientes a la posada, entre los que se cuenta Warren Dean, que en una impulsiva decisión de última hora ha decidido hacer noche en Mesley en lugar de seguir su camino.

Muy pronto, comienzan a producirse una serie de horrendos crímenes que hacen pensar que Raquel ha vuelto de entre los muertos para vengarse, y una de las personas que más motivo tiene para preocuparse es el actual conde de Mesley, bisnieto del hombre que murió descuartizado 60 años atrás, y que vive en su castillo en compañía de sus padres, hermanos, y su enloquecida tía abuela Elisa.

Un relato muy bien construido, cargado de misterio y sorpresas, donde caperucita roja es el monstruo, y con los habituales detalles gore tan característicos de la obra de Ada Coretti. Y con un epílogo final muy inquietante. Para mi gusto, se encuentra entre las obras más disfrutables de la autora.

ada-coretti el-tesoro-diabolico-TITULO: EL TESORO DIABÓLICO

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 59. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1974

PORTADA: ALBERTO PUJOLAR

El joven Roger Taub lee una enigmática carta de Peter Molkan dirigida a su padre, en la que le ruega que acuda a visitarle a su casa en Carlisle, pues necesita su ayuda urgente. En la delirante misiva Molkan habla de sueños repetitivos en los que es conducido hasta una gruta que oculta un tesoro, y se muestra convencido de que la muerte acecha a su casa.

Ante la ausencia temporal de su padre, Roger decide acudir al encuentro de Peter, que vive en una alejada casa en compañía de sus tres hijas, Bárbara, Caroline, Connie, y un sobrino llamado Jack.

Nada más llegar, una conversación con el encargado de una gasolinera le pone en aviso de que algo extraño sucede en el hogar de los Molkan, pues le habla de una mujer que 30 años atrás se volvió loca, tras un desengaño amoroso con uno de los habitantes de la actual vivienda de Molkan, prometiendo que un día mataría a todos sus habitantes. Una misteriosa mujer que acaba de ser dada de alta del sanatorio mental de Santa Clara donde estaba recluida. A todo esto hay que sumarle que justo la noche anterior a la llegada de Roger, un guardabosques ha sido salvajemente mutilado, pues un misterioso desconocido le arranca la lengua con un rastrillo. La explicación final por cierto a este punto es por cierto hilarante.

Cuando se produce el ecuentro entre Molkan y Roger, todo apunta a que la existencia del tesoro puede ser real, y no fruto de un sueño.

Debo decir que la novela a simple vista parece un disparate mucho mayor de lo que acaba siendo en realidad, pues parte de un planteamiento tan absurdo como que el personaje de Olga Myrtta -la loca- oculta un tesoro tras una cascada que se encuentra en pleno condado de Cumberland, Inglaterra. Y no sólo eso, sino que el tesoro está protegido por una boa gigante de 10 metros que responde al nombre de Nakka y que está sus órdenes. Con independencia de que no parece normal encontrar una boa gigante en Reino Unido, todos se preguntarán cómo es posible que Olga, recién salida del manicomio tras 30 años de reclusión, haya tenido tiempo de amaestrar una boa hasta el punto que obedece sus órdenes verbales. Por cierto que es un recurso –animales salvajes a las órdenes de un personaje malvado- que Ada Coretti emplea en varias de sus novelas.

Pues bien, todo esto tiene una explicación final que le da un cierto sentido a todos estos aparentes desvaríos, aunque a costa de aportar un endeble móvil a los crímenes.

Como suele pasar en estos casos, las incoherencias y los excesos acaban convirtiéndose en virtud, pues es difícil no disfrutar de todas estas excentricidades que parecen producto de una noche de resaca. Yo al menos me he reído un montón. La novela no deja de ser una especie de Mujercitas con Boa, pues predomina la parte romántica sobre cualquier otro género. Eso sí, del terror apenas hay rastro, pero aún así aparecen algunos de los elementos característicos de la autora, como los compromisos matrimoniales infelices, los asesinatos con casquería, o los sorprendentes giros argumentales (hay alguna sorpresa interesante), y respecto a la redacción de la novela….ya he dicho que Ada Coretti no destaca precisamente en el arte de la improvisación, lo que motiva que el nivel de incoherencia de esta novela supere a lo hanitual. Es probable que si un lector tuviera su primer acercamiento a esta autora a través de esta novela, no volviera a coger un libro suyo, lo que demuestra que en el mundo de la literatura popular hay que dar varias oportunidades a los escritores, ya que es muy habitual encontrar estos bandazos en la calidad de las obras.

ada coretti la-muerte-tiene-ocho-brazoTITULO: LA MUERTE TIENE OCHO BRAZOS

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 63. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1974

PORTADA: ENRIQUE MARTIN

El inicio de esta obra recoge uno de los mayores clichés del terror popular: una mansión en lo alto de unos acantilados en un día gris cargado de niebla. En este caso se trata de la mansión de los Mawford, donde en ese momento se reúnen los cuatro hijos del recientemente fallecido propietario de la casa: James, Cliff, Herbert, y la joven Rosalind.

En la reunión discuten acaloradamente, pues Cliff se niega a vender la casa, y el testamento le habilita para imponerse al resto de herederos, que quieren repartirse su parte. El motivo por el que Cliff se niega a desprenderse de la casa es que está convencido de que un valiosísimo collar perdido hace más de 60 años se encuentra escondido en el interior de la mansión, a pesar de que su propio padre lo buscó sin éxito durante toda su vida. En la familia existe una leyenda relacionada con la bella condesa de Mawford, una mujer irresistible para cualquier hombre que estaba completamente enamorada del valioso collar que le había regalado su celoso marido. La misma leyenda dice que la condesa se enamoró de otro hombre, y decidió fugarse con él. Aquí hay dos versiones, pues unos dicen que la condesa escondió en la mansión el collar para poder recuperarlo más adelante; y otra que acabó en el fondo del mar arrastrado por un pulpo gigante que atacó a la infiel esposa cuando huía de la casa con el collar en el cuello. Sólo se salvaron 8 brillantes del collar, que fueron repartidos entre los cuatro actuales herederos, con la promesa de que no los venderían, para así poder restaurar el collar cuando de nuevo volviera a aparecer.

Como suele ser habitual, en mitad de la noche llama a la puerta buscando refugio de la tormenta una exhuberante mujer llamada Greta, que resulta ser una fresca que trata de seducir a cualquiera que no lleve falda, y que además trabaja en un circo. Y que prenda con sus encantos a Cliff, con el que acabará casándose con la única intención de vivir en la mansión de los Mawford, obsesionada con quedarse con el collar maldito.

Vamos, que el resumen del libro podría ser “mujer busca pulpo, y lo acaba encontrando, aunque no es lo que se esperaba”.

Surrealista historia en la que el lector deberá aceptar –nunca mejor dicho- pulpo como animal de compañía, pues se suceden escenas muy poco creíbles que rozan lo absurdo, así que la obra no es apta para lectores que no estén dispuestos a abrir su mente. Seremos testigos una vez más de una serie de sangrientos asesinatos, en una trama de final tan sorprendente que acaba siendo fascinante.

Si no eres capaz de disfrutar con leyendas familiares, pulpos asesinos, o frases como “Aquí ronda la muerte… ¿No oís sus pasos sigilosos? ¿No os llega su aliento helado? ¿No sentís sus mortales escalofríos…?” significa que aún no estás preparado para la novela popular.

ada coretti el infierno les tragoTITULO: EL INFIERNO LES TRAGÓ

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 116. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1975

PORTADA: ¿?¿?¿?

Una hermosa rubia de 25 años  y de indecente pasado llamada Verónica lleva un año casada con su maduro marido Charles Wiseman, desesperada porque aún no ha conseguido que haga testamento a su favor, situación que aguanta a duras penas gracias a las aventuras extramatrimoniales con tres hombres llamados Jeff, William y Gerald.

Verónica está convencida de que la culpa de que su esposo no se decida a dejarle todos sus bienes es de sus tres sobrinos, Robert, Katherine y Richard, que viven en la mansión de Jade gracias a la generosidad de su tío.

Ese día, mientras van en el coche, justa después de que Verónica recibe de Charles la esperada noticia de que por fin ha ido al notario y le ha declarado su heredero universal, sufren un accidente de tráfico, en el que Charles sale disparado de su asiento hacia la calzada central. Sin pensárselo dos veces, malherida, Verónica remata sin compasión a su marido pasándole por encima con el coche dos veces antes de caer desmayada.

Quiere la casualidad que la primera persona que acude al lugar del accidente es el protagonista de la novela: Dennis Partton, un detective que trabaja para una compañía de seguros que va en coche por esa carretera en compañía de una exuberante pelirroja llamada Raquel de la que ya podemos olvidarnos, porque el pobre Dennis acabará haciendo ojitos a una morena. En la novela popular las pelirrojas rara vez son buenas chicas, y por tanto tienen pocas opciones de acabar casándose con el héroe. El único motivo por el que menciono este personaje es porque me ha llamado la atención que en varias novelas de la autora aparece un personaje llamado Raquel que nunca tiene connotaciones positivas: o es una fresca o es malvada, lo que me lleva a pensar que alguna Raquel debió hacer algo a la escritora.

La sorpresa se la lleva Verónica al despertar en el hospital cuando le comunican que su marido está vivo, pero han tenido que amputarle las dos piernas. Lo único bueno es que Charles ni se imagina que ella es la culpable de su desgracia.

Dennis Partton es enviado por su compañía para investigar, pues se sospecha que el accidente de coche pudo haber sido provocado, y para indagar consigue entrar a trabajar como jardinero en la mansión de los Wiseman: la llamada mansión de Jade.

A partir de este punto, y a raíz de unas fotografías muy comprometedoras para Verónica, la novela entra en una sangrienta espiral de asesinatos que pondrán de manifiesto la avaricia y maldad del ser humano. Habrá traición, venganza, decapitaciones, y también habrá justicia y romance, como marcan los cánones.

Interesante obra, con situaciones algo forzadas en una novela que de terror o misterio tiene muy poco, pero que aún así no aburre en ningún momento, y reserva al lector alguna que otra sorpresa importante y un sangriento y justiciero final. La gracia de la novela reside en que Charles Wiseman, al descubrir que su mujer le engaña con tres amantes, ofrece a sus tres sobrinos 500.000 $ por cada cabeza que le traigan de ellos. ¿Aceptará alguno el reto?

ada coretti sombra enlutadaTITULO: LA SOMBRA ENLUTADA

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 126. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1975

PORTADA: ALBERTO PUJOLAR

Harry Ritter es un artista fracasado que malvive en una buhardilla del sur de Inglaterra sin conseguir exponer sus cuadros por falta de fondos para pagar las salas de exposiciones.

Un día, paseando distraídamente, asiste a una escena en la que un hombre enloquecido obliga a una mujer a arrodillarse sobre una tumba mientras le grita todo tipo de desvaríos. Probablemente la cosa no hubiera pasado de ahí si no fuera porque Harry reconoce a la chica, que resulta ser Natalie, una bella modelo que ha posado desnuda para él y con la que mantiene una relación que va más allá de lo profesional.

El caso es que el hombre, un tal Jack Bannard, asegura que Natalie es su prometida –algo que la aterrada muchacha niega- y que le ha llevado al cementerio a presentar sus respetos sobre el mausoleo familiar.

Cuando la cosa empieza a ponerse fea por la insistencia de Jack, aparece la madrastra de Jack, que con autoridad consigue tranquilizarle y se lo lleva de allí.

Natalie le cuenta a Harry que conoció a Jack de forma casual tan sólo unos días atrás, y que desde el primer momento le dijo que se casarían en 11 días, sin que ella en ningún momento le diera ningún tipo de esperanza. No sólo eso, sino que le amenazó con que si no se casaba con él, la mataría y arrojaría su cuerpo a los buitres.

Natalie, aterrorizada, le dice a Harry que se va a vivir a Londres con su tía para huir de Jack.

Ese mismo día, Harry recibe en su buhardilla la visita de la madrastra de Jack, que le explica 9 años atrás quedó viuda, no sin antes prometerle a su marido que cuidaría de sus hijos Jack, Mike y Margaret Bannard, tarea nada sencilla pues los tres tienen la mente trastornada. En concreto Jack es un peligroso enfermo mental que ha estado ingresado media vida en un manicomio, y que ahora está completamente obsesionado con Natalie.

En este punto es cuando la autora recurre a un truco que emplea en varias de sus novelas: por circunstancias casuales que novienen al caso una chica llamada Donna duerme esa noche en la cama de Natalie, y un personaje vestido totalmente de negro que le confunde con ella intenta asesinarla sin éxito. (En El tesoro diabólico hay una escena muy similar). Todo apunta a que ha sido Jack Bannard intentando vengarse de Natalie.

A la mañana siguiente Harry recibe una llamada del mayordomo de la casa de los Bannard, invitándole a que vaya a pintar un retrato de una tal  señora Pebbers, que resulta ser la administradora de la familia Bannard.

A partir de aquí empiezan los crímenes de la sombra enlutada, en una angustiosa trama que perfectamente podría corresponder a cualquier película de Darío Argento, tanto por esa característica mezcla de misterio y terror como por los insanos personajes que aparecen en la novela. Tal vez este sea uno de los motivos por los que me atrae la obra de Ada Coretti: en muchos casos es puro Giallo. Y en este en particular, la historia está bien trenzada, y cargada de sorpresas.

ada coretti la calavera vivienteTITULO: LA CALAVERA VIVIENTE

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 186. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1976

PORTADA: MIGUEL GARCÍA

Roy Stanley, un detective de seguros,  tiene el habitual encuentro casual con una rubia llamada Tina Powell en una taberna, a la que se ofrece a llevarle a Susseng porque ha perdido el autobús. Cuando van en el coche, una prostituta pelirroja llamada Margaret Turner se abalanza contra el coche pidiendo socorro, gritando que está huyendo de una calavera viviente y de un asesino que ha matado a su amiga Loretta con un escorpión, según la RAE, un “Instrumento de tortura, azote formado de cadenas, en cuyos extremos había puntas o garfios retorcidos”.  Lógicamente Roy y Tina no entienden nada y piensan que está loca, pero la suben al coche, con tan mala suerte que el coche se avería y los tres se ven obligados a refugiarse en un aislado viejo caserón  que aparece de repente, de esos a los que hay que llamar con aldabas, ante el terror de Margaret que teme que aparezcan sus perseguidores.

Está visto que no hay manera de que aparezca una casa normal cuando el coche te deja tirado, o por lo menos que no haya tormenta.

A todo esto, en la mansión conoceremos a Maxim Lloyd, un hombre cuya cabeza es una calavera desprovista de piel y carne, fruto de un accidentado viaje a África, en el que se quedó en una aldea Tataki prendado de los encantos de la pequeña Saki. Cuando fue sorprendido haciendo el amor a Saki, los nativos le enterraron hasta la cabeza, para que le devoraran las hormigas, pero sorprendentemente sobrevivió sin que le tocaran los ojos. Rescatado por sus dos tíos, regresó a Europa, sin sospechar que fueron precisamente sus parientes los responsables directos de su desgracia, porque ellos alertaron al jefe de la tribu sobre la relación de su sobrino con Saki.

Al poco, llegan al caserón el teniente Mason y el doctor Bartrey, anunciando la aparición en las proximidades de la casa del cadáver de una mujer que ha aparecido muerta con síntomas de haber sido salvajemente flagelada, lo que confirma las enloquecidas declaraciones de Margaret, que por otro lado reconoce en el doctor Bartrey al cliente con el que estaba justo antes de la aparición de la calavera viviente y el asesino.

El motivo por el que la policía va a la casa de Maxim es porque están convencidos de que el asesino es Richard Mann, el salvaje exmarido de la fallecida, y le están buscando en los domicilios de la zona.

Tras  tener ya a todos los personajes de la novela en marcha, a los pocos días Margaret le explica a Roy que se ha casado con Maxim, pues a pesar de su terrorífico físico representa para ella una oportunidad excepcional de abandonar su pecaminosa vida, logrando la seguridad económica. Ella se siente feliz, hasta que conoce a sus tíos y a un amigo de Maxim llamado Peter, recientemente salido del manicomio. A partir de ese momento se convence de que está en un grave peligro, y por eso le pide a Roy que se quede unos días en su casa con cualquier pretexto, para protegerla. Dicho y hecho, Roy va con Tina, con la que ha hecho buenas migas, y reciben la invitación de quedarse unos días.

Como es de esperar, comienzan a producirse horribles asesinatos, con muchos posibles sospechosos. ¿Será Richard Mann? ¿Tal vez Peter, el enajenado amigo de Maxim? ¿O el propio Maxim, la calavera viviente, tenga secuelas de su viaje por África que van mucho más allá de lo físico y quiere vengarse de sus tíos?. Todo el mundo desconfía del que tiene al lado, y el lector se llevará una gran sorpresa final con la solución del enigma. Una solución muy ingeniosa, aunque por desgracia poco creíble.

Muy divertido que en la novela aparecen muchos personajes con apellidos de actores del cine mudo (Lloyd, Oliver, Stanley…)

Ada Coretti peor que asesinarTITULO: PEOR QUE ASESINAR

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 227. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1977

PORTADA: DESILO

La condesa Margaret Maylor sufre de una grave enfermedad mental que supone un serio riesgo físico para sus seres queridos, lo que incluye a su marido Paul y a su querida hija Geraldine, que a sus 22 años muestra un serio retraso madurativo (con muy poca delicadeza se refieren a ella en la novela con el calificativo de “subnormal”, término de uso muy habitual en los años 70 para cualquier discapacidad intelectual, y que sin embargo no se consideraba de forma peyorativa).

El mismo día que el doctor Walter Howard convence a la familia de la necesidad de  internar a Margaret en una clínica psiquiátrica, ésta sufre un espantoso brote psicótico, bajo cuyos efectos amputa las dos manos de su esposo con una espada, y tras tan horrendo arrebato de violencia, se arroja a los acantilados cercanos a su señorial mansión de Pestyllan (población que no existe en la realidad), muriendo en el acto.

Meses después de esta tragedia, el doctor Howard recibe una inesperada invitación a la boda del recientemente viudo conde Maylor con Juliet Resmer, una mujer con la que Walter estuvo comprometido, hasta que descubrió que en realidad era una oportunista que andaba a la caza y captura de un hombre rico.

Quiere la casualidad que en ese mismo momento aparezca de visita Maxim Howard, el hermano gemelo idéntico de Walter, que trabaja con gran éxito como detective en Londres. Tras oír a su hermano, decide acudir a la fiesta de compromiso del conde con Juliet haciéndose pasar por Walter, que no tenía intención alguna de asistir al evento.

Aparentemente absurdo, ¿verdad?¿De repente aparece un hermano gemelo del que no tiene noticias la antigua prometida de Walter? ¿Y para qué narices tiene que ir a la fiesta de compromiso?. Debo recordar que para disfrutar de este tipo de lecturas el lector debe entrar en el juego propuesto, olvidándose de la coherencia narrativa. Hay que saber aceptar ciertos supuestos sin más, no entrando a discutir si tienen sentido o no. Esta es en parte la gracia de este tipo de novelas, que se escribían en su mayor parte en 1 o 2 semanas como mucho.

El caso es que cuando Maxim llega a la mansión Maynor, descubre que Juliet está completamente aterrorizada con su compromiso, pues ha descubierto el violento carácter de su futuro marido, un hombre amargado que ha sustituido sus amputadas manos con dos garfios. Juliet está convencida de que Paul sabe que sigue viéndose con un hombre llamado Joe Kenddal, y que tiene la intención de matarla esa misma noche, al acabar la fiesta.

Con esta explicación, convence a Maxim (ella cree que es Walter) para que acuda de nuevo a las tres de la madrugada al exterior de la mansión para ayudarla a escapar.

Cuando llega la hora acordada, Juliet no se presenta, pues ha desaparecido para siempre de la faz de la Tierra.

Lo divertido es que a los pocos días Maxim (que se ha quedado en casa de su hermano) recibe una nueva invitación de compromiso entre el conde Maynor y una tal Glenda Farr, una chica a la que conoció en un night club unos días atrás. La situación se repite, pues ésta también está convencida de que va a morir, y le pide ayuda a Maxim para escapar. Sí, lo habéis acertado: quedan en que Maxim la irá a buscar a las 3 de la madrugada a la mansión, y sí, lo habéis acertado, sufre el mismo destino que Juliet; un destino mucho peor que la muerte que no comentaré para no reventar la obra al lector.

Y sorpresa, sorpresa…¡no, no puede ser!. Pues sí, a los pocos días Maxim recibe una tercera invitación para celebrar el próximo enlace entre el conde, que para no tener manos tiene más facilidad para ligar que Julio Iglesias,  y una chica llamada Rosemary Melly, una virtuosa y angelical mujer que había llamado la atención de nuestro protagonista y que va a contraer matrimonio para pagar una deuda contraída por su padre.

Nuevamente destaca en esta obra de Ada Coretti la facilidad con la que la autora describe la violencia, con todo lujo de detalles, en una nueva demostración del porqué es la autora que, junto a Adam Surray, mejor maneja este tipo de narración. Se podrá acusar a Ada Coretti de simplicidad en sus argumentos, o de un estilo literario mediocre plagado de frases cortas –algo que tampoco comparto-, pero creo que pocos escritores son capaces de describir la violencia con tanta efectividad y tanto detalle como ella. A mí personalmente siempre me resultan muy entretenidas sus novelas, especialmente por la excentricidad de gran parte de sus planteamientos. Pocas veces me han defraudado.

Como curiosidad comentaré que en muchas de las obras que he podido leer de esta escritora se repite el mismo esquema narrativo, con una mujer que pide ayuda a un hombre porque está convencida de que va a ser asesinada por su prometido/marido. (Otro ejemplo sería “El siniestro asesino soy yo”, obra ya comentada en este mismo blog). Llamadme loco, pero me da que Isabel Irigaray Echevarri  no tenía un concepto idílico del matrimonio, a la vista de muchas de las situaciones que se producen en su obra. Me encantaría sinceramente profundizar más en este sentido con algún artículo sobre Ada Coretti y el matrimonio, pero para ello debería leerme algunas de sus obras del género policiaco y sobre todo de las que firmó con su propio nombre en las diversas colecciones de novela romántica en las que participó.

Otra constante en la obra de Ada Coretti, como dije al inicio de esta reseña, es la costumbre de reunir en una misma habitación a todos los sospechosos, para el lucimiento del protagonista, que, siguiendo la estela de los mejores detectives de la historia, hará público el nombre del asesino en el clímax de la novela, con una sorpresa final tan inesperada como surrealista.

Un tema que a mí me interesa especialmente de la novela popular, es analizar el marco social en que se desarrollan las historias, como retrato de la sociedad de la época. En una muestra de la mentalidad de los años 70, se produce un revelador diálogo entre Juliet y Maxim, en el que ella le dice que el conde le había pegado para avisarle de lo que podría pasarle si le era infiel:

“- Lo hizo, según dijo, para ofrecerme una pequeña muestra de cómo reaccionará, si le soy infiel… En ese caso, me juró que sería capaz de cometer conmigo una monstruosidad…”

La respuesta de Maxim no tiene desperdicio:

 “ – Con serle fiel, como es tu obligación….”

Esta justificación de la violencia doméstica llama aún más la atención si se tiene en cuenta que el autor de la novela es una mujer.

 

Ada coretti la muerte regaló cinco llavesTITULO: LA MUERTE REGALÓ CINCO LLAVES

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 233. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1977

PORTADA: SALVADOR FABÁ

Un día cargado de densa niebla llegan, como cada Navidad, los cinco sobrinos del dueño de House-Worley, la lóbrega mansión de la ya de por sí siniestra localidad de Pitterson. Una casa, “a la que ningún niño se atreve a llegar”, según la acertada descripción de la autora.

Doris, Deborah, Jerry, Wallace y Alexander son los ambiciosos sobrinos Jeff Worley, un hombre muy rico que se encuentra en un delicado estado de salud, algo a tener muy en cuenta con vistas a una posible herencia, que no sólo se limita a lo meramente monetario, pues su tío siempre ha presumido de que entre su inmensa biblioteca se esconde un libro de alquimia, ciencias ocultas y magia que les permitiría dar con el elixir de la eterna juventud, o quizá con el modo de convertir en oro cualquier cosa.

Hay que señalar que hay una sexta sobrina, Arlene, una jovencita que es la única que quiere de verdad a su tío, y se atreve a decirle la verdad a la cara. Supongo que ya os imagináis por dónde van los tiros, ¿verdad?.

No podía faltar tampoco el mayordomo de rigor, en este caso un tal Mark, ni una criada llamada Cordelia, que por supuesto serán sospechosos, como el resto de personajes de esta  historia policiaca encubierta una vez más como de terror.

Este año resulta ser diferente al resto, pues cuando llegan los cinco sobrinos, un escayolado tío Jeff les comunica que ha sufrido un grave accidente de coche, del que la peor parada ha sido Arlene, que a sus 17 años ha quedado completamente paralítica, lo que le impide salir del piso superior de la casa. Esto ha provocado que tome la decisión de dejarle todos sus bienes a ella.

Ya sé que la mayoría de vosotros creerá que sus sobrinos lo entenderán perfectamente, pero algún avispado ya habrá adivinado que las cosas no serán tan fáciles, más que nada porque sino la novela hubiera durado 9 páginas.

Además de esta triste noticia, Jess les informa de que por fin ha conseguido encontrar el libro de alquimia, y que tras estudiarlo es capaz de conseguir todo el oro que se proponga, y ante la incredulidad de sus sobrinos,  les enseña un montón de oro para demostrárselo. Por seguridad, ha escondido el libro en una caja, y la llave que la abre  por otro lado.

Esa misma noche, tío Jeff y Arlene son ahorcados por un siniestro asesino.

El mujeriego detective Roddy Hunter es contratado por una morena escultural que resulta ser Deborah Worley, una de las sobrinas del fallecido Jeff Worley. Tras el crimen sin resolver de su tío,  los cinco sobrinos supervivientes heredaron todos sus bienes a partes iguales, salvo la casa, que se la dona a Mark y Cordelia, lo que sorprendentemente resulta ser muy poca cosa al margen del oro que les había mostrado. Del famoso libro de alquimia no se encontró ni rastro. El caso es que todo parecía haber acabado definitivamente, hasta que Mark envía a los cinco sobrinos una carta en la que les pide que vayan de nuevo a House-Worley para darles una noticia sobre la herencia. Deborah está muy asustada, y quiere contratar a Roddy para que le acompañe.

Allí descubren que Mark ha encontrado la caja y la llave del libro de alquimia, pero el problema es que tiene amnesia y ha olvidado dónde lo encontró, y ha mezclado la llave con otras cuatro, así que entrega una llave a cada sobrino para que busquen por separado el libro y luego se pongan de acuerdo para el reparto, pero salvo Deborah, el resto de sobrinos decide que el que consiga abrir la caja con su llave, se quedará el libro.

A partir de aquí, ya os podéis imaginar de qué va el tema, que no es otro que sangrientos asesinatos para ir reuniendo llaves, pelirrojas ligeras de cascos, y por supuesto mucho misterio en una convencional pero entretenida novela.

ada-coretti surgio-la-muerte-del-ataud-TITULO: ¿SURGIÓ LA MUERTE DEL ATAUD?

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 122. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1975

PORTADA: ALBERTO PUJOLAR

Todos solían decir, al pasar por la carretera junto a aquella pequeña localidad, perdida en medio de montañas, áridas y desoladas como un páramo, que había algo que estremecía hasta más adentro de la mismísima médula.

El principio de esta novela en un claro ejemplo del saber hacer que tenían los autores de novela popular para enganchar al lector desde el primer momento, algo en lo que destaca de forma especial Ada Coretti.

Roger Molden es un detective privado que llega accidentalmente a una taberna de esa localidad indeterminada, y allí coincide con Doris Scott, una preciosa joven que enseguida le confiesa que está inquieta, pues acaba de regresar a lo que fue su antiguo hogar, un siniestro caserón donde pasó su infeliz infancia con una familia adoptiva que la maltrataba de forma sistemática. Dicha familia la formaban un matrimonio, sus tres hijos varones, y el estricto abuelo de éstos. Al poco tiempo el matrimonio murió en un accidente, por lo que el abuelo Scott se hizo cargo de los cuatro hijos, Doris incluida.

Entre las curiosas costumbres de su abuelo adoptivo, un hombre de fuerte carácter empeñado en fortalecer el carácter de sus nietos, les obligaba a ella y sus tres hermanos a limpiar el ataúd en el que sería enterrado cuando muriera.

El motivo por el que Doris ha regresado no es otro que el fallecimiento de su abuelo adoptivo, que ha legado su fortuna a partes iguales entre los tres nietos que siguen vivos, aunque les avisa que deben cumplir una condición para recibir la suculenta herencia. Doris está convencida –conociendo cómo era su abuelo- que la cláusula del testamento será horrible, y por ese motivo se encuentra tan inquieta.

Roger se ofrece de forma caballerosa (todos sabemos que lo que quiere es acostarse con ella) a acompañar a Doris a la lectura del testamento, haciéndose pasar por su prometido.

La herencia se va a repartir en tres partes iguales, pues uno de los hermanos de Doris, llamado Robert, se había suicidado un año antes fruto de un desengaño amoroso provocado por una mujer llamada Judy, una voluptuosa y descarada mujer de gran belleza que jugó de forma intencionada con los sentimientos de Robert, arrastrándole a la desesperación más absoluta.

La lectura del testamento no puede ser más inquietante, pues establece claramente que para poder cobrar la herencia, deberá aceptarse una siniestra condición:

“Cada uno de mis nietos deberá permanecer a solas, y a oscuras, por espacio de ocho horas seguidas, en el aposento en que se halle mi cadáver, que será, por expresa voluntad mía, la habitación del sótano. La puerta será cerrada con llave, por fuera. Podrá cada uno de ellos, para aligerar la tensión emocional que posiblemente experimenten, llevar consigo una caja de cerillas. Pero en esa caja sólo habrá tres fósforos. Ni uno más”

Por si esto fuera poco, el cuerpo del abuelo presenta una aspecto aterrador, pues sus órdenes fueron que su cadáver no fuera adecentado en la funeraria, y además había exigido que al fallecer se le enterrara con un gran cuchillo de cocina entre las manos, pues tenía el extraño convencimiento de que un hombre llamado Warren Gementton vendría a hacerle daño una vez muerto.

En caso de no cumplirse esta condición, todo el dinero pasaría a las manos de Judy, la mala pécora que de forma indirecta provocó el suicidio de Robert; una endiablada cláusula que el abuelo sabía que provocaría que sus nietos aceptaran sus condiciones.

Tras realizar un sorteo para establecer el orden en que cumplirán la cláusula del fallecido, el resultado es el siguiente: primero, entrará Doris, después Martin, y tercero, George.

Creo conveniente no contar nada más para no destripar lo que sucede tras este magnífico inicio, aunque puedo asegurar que el lector se encontrará con enigmáticos criados, hechos aparentemente paranormales envueltos en espesa niebla, sangre a raudales, y terror, mucho terror. Para mi gusto, una de las mejores novelas que he leído de Ada Coretti, con una historia muy bien construida, personajes bastante bien definidos, y un desenlace más que aceptable, incluso considerando todas las limitaciones que acompañan al formato del bolsilibro. Y para colmo, una excepcional portada de Alberto Pujolar que sorprendentemente se ajusta al contenido de la novela.

Nuevamente se repite el esquema habitual de dama asustada que es ayudada por un desconocido, y un clímax final en el que se da una solución racional a todos los hechos aparentemente sobrenaturales que venían produciéndose, gracias a la sagacidad del intrépido protagonista.

 

Ada-Coretti-El-hombre-de-las-dos-cabezasTITULO: EL HOMBRE DE DOS CABEZAS

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 145. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1975

PORTADA: SALVADOR FABÁ

Jessica despierta de una horrible pesadilla en el autobús en el que se dirige a Londres, gracias a la intervención del joven y apuesto David Lang, que la despierta suavemente ante su agitación.

Como suele ocurrir en estos casos, los pasajeros del autobús se ven obligados a pasar la noche en una posada en la pequeña localidad de Fresllesson, debido a un desprendimiento de tierras que bloquea la carretera. La casualidad es caprichosa          –especialmente en la novela popular- y quiere que Jessica vea en el libro de registro de la posada el nombre del doctor Gilmore, un célebre cirujano al que conoce y que resulta haber desaparecido de la faz de la tierra unos días atrás. Además, una tal señora Andersson ofrece la desorbitante suma de 100 libras a la semana por un trabajo de sirvienta, a lo que Jessica, necesitada de fondos,  accede entusiasmada. El secreto del elevado sueldo es el hijo de la Señora Andersson, un joven con una extraña deformación física que da sentido al título de la novela.

De este modo, mientras que David reanuda su camino a Londres, jessica se queda en Fresllesson al servicio de la señora Andersson, que como era de esperar, no podía vivir en un alegre dúplex, sino que reside en un siniestro caserón en mitad del bosque en compañía de su hijo Danny; un criado llamado William, un hombre con dos garfios en lugar de manos, desde que su mujer se las amputó con un hacha; y el doctor Duff, un médico obsesionado por convertir a Danny en un hombre normal que encuentre la felicidad junto a una mujer, lo que implica eliminar una de sus cabezas.

Mientras tanto, el joven Danny Anderson vive recluido en su casa, debido a su terrible  malformación, que hace que todas las chicas que entran al servicio de su madre hayan ido huyendo una tras otra. En realidad Danny es la suma del bondadoso Danny y el resentido Peter, dos siameses unidos de nacimiento de una forma tan sutil que ningún cirujano se atrevió a separarlos. Dos cabezas en un solo cuerpo, en una constante pugna por gobernarlo.

A todo esto, un enamorado David ha decidido permanecer en Fresllesson, pues tiene el presentimiento de que Jessica necesitará su ayuda muy pronto. Cuanta razón tiene.

Con este interesante planteamiento ya os podéis hacer una idea de lo que se avecina en esta novela, que para mi gusto se encuentra entre mis favoritas de la autora. Personajes bien definidos en una misteriosa historia con mucha más miga de lo que pueda parecer a primera vista que traerá de cabeza a más de uno.

Si la autora hubiera podido pulir algún que otro pasaje del libro, eliminando alguna incoherencia narrativa –el sorprendente y absurdo giro final entre otras cosas-, estaríamos hablando de una obra notable.

ada coretti los muertos gritan de espantoTITULO: LOS MUERTOS GRITAN DE ESPANTO

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 85. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1974

PORTADA: ALBERTO PUJOLAR

Un grupo de 7 crueles criminales tiene aterrorizada la población de Asbbertton, tras haber cometido los más variados delitos, que van desde el atraco a bancos, la extorsión, el secuestro, hasta el asesinato de un niño. Los apodados como “La Banda Negra” se caracterizan por actuar vestidos totalmente de negro y con la cara oculta tras terroríficas máscaras de carnaval, todas ellas de gesto triste y dolorido, a excepción de la del jefe de la banda, que muestra una gran carcajada. Un jefe cuya identidad  es un gran enigma para la policía, que ha llegado a la conclusión que debe ser un homosexual por sus movimientos afeminados.

Mientras tanto, Richard Mibbons, secretario personal del adinerado William Burner y prometido de su encantadora hija Bessy, recibe una enigmática llamada de su tía Carol, a la que lleva tiempo sin ver, que le ruega que acuda a verle para explicarle algo muy importante antes de morir.

Creyendo que su tía está gravemente enferma, Richard accede a la petición, y la sorpresa es mayúscula cuando Carol  le explica que está convencida de que va a morir muy pronto asesinada por un muerto, y no sólo eso, sino que además asegura oír cada noche las voces de los muertos del cementerio cercano a su casa.

Tras esta absurda confesión, Carol se empeña en entregar a su sobrino una valiosa pulsera  de oro y zafiros,  a pesar de que ella vive en condiciones más que precarias económicamente.

Como ocurre de manera habitual en estos casos, Richard se ve obligado a parar en un parador cuando se disponía a regresar a su casa, debido a una espesa niebla; y como también suele ser habitual, al entrar se encuentra con la más hermosa mujer que uno pueda imaginarse. La chica en cuestión se llama Valerie Boss, es la sobrina del dueño del establecimiento… y es ciega. Lo sorprendente del tema es que hablando con ella descubre que su tía no es la única que oye las voces del cementerio.

De forma impulsiva, subyugado por la joven, le regala en un arrebato antes de marcharse la valiosa pulsera que acababa de regalarle su tía Carol.

A partir de aquí se inicia una enrevesada trama en la que acabarán confluyendo las voces del cementerio, la banda negra, y la pulsera de la tía Carol, y en la que encontraremos asesinatos a cual más imaginativo y cruel, y muchas sorpresas, en la que es para mí la peor novela que hasta el momento he podido leer de esta escritora. Sinceramente me ha parecido un refrito sin demasiado sentido, y aún así, no me ha aburrido en ningún momento.

Ada Coretti-Más horrible cada vezTITULO: MÁS HORRIBLE CADA VEZ

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 154. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1976

PORTADA: ANTONIO BERNAL

 Charlton Mennedy es un hombre que está dando un tranquilo paseo por el bosque de Allen Rood, cuando se encuentra un ataúd abierto a medio enterrar. Cuando se asoma para verlo, un desconocido le empuja dentro, y entre risas le dice que va a enterrarlo vivo, cosa que cumple tras echarle encima un líquido que le hace perder el control de sus músculos.

Días más tarde, Richard Dale es golpeado a traición mientras pasea por el mismo bosque, despertando desnudo y atado en mitad del bosque. El mismo loco le dice que tiene que operarle de corazón urgentemente, y así, sin anestesia, le abre en canal en mitad del bosque.

Tras este escalofriante arranque de la novela, conocemos al detective privado Bob Boone, nuestro joven protagonista, que acude a Allen Rood ante la llamada del doctor Wanddors, un gran amigo suyo que dirige un manicomio en la localidad.

Ambos han quedado en un parador llamado La Perla, situado a unos kilómetros de Allen Rood, pero como suele ocurrir en estos casos, Bob sufre una avería que le obliga a buscar refugio en una de esas aisladas casas con mayordomo a las que nos tienen acostumbrados las novelas de quiosco. Y como también os podéis imaginar, en la casa vive una bellísima mujer llamada Russ que así de primeras uno podría pensar que va a resultar ser la heroína de la historia, pero el hecho de que tenga unos 30 años la descarta para ese papel (nunca pasan de los 24 años). Se confirma que no va a ser la heroína, porque resulta ser una fresca que intenta seducir sin complejos a Bob tras 30 segundos de conversación.

Tras este encuentro, que por supuesto tendrá consecuencias futuras, Bob acude por fin a su cita con el doctor Wanddors, quien le pide que investigue la misteriosa fuga de varios de los pacientes de su clínica pisquiátrica, aparentemente ayudados por alguien de dentro. Bob se verá envuelto en una trama que le llevará a hacerse pasar por uno de los pacientes del sanatorio mental. Las muertes no han hecho más que comenzar.

Como puede verse, toda una conjunción de elementos dispares cuyas piezas acabarán encajando gracias a la sagacidad del protagonista, en una historia en la que Ada Coretti muestra el porqué está considerada como la reina del gore.

Ada Coretti Terror-en-escarlata- TITULO: TERROR EN ESCARLATA

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 182. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1976

PORTADA: DESILO

Tras este título que nos trae a la memoria una célebre obra Holmesiana, se esconde otra novela policiaca de Ada Coretti publicada como de Terror, pues salvo alguna escena sangrienta, terror no hay demasiado, lo que no significa en absoluto que la novela carezca de interés.

Cornel Adder es el inevitable reportero que conoce por casualidad en el autobús a una imponente pelirroja llamada Bárbara. Lo extraño del caso es que en ese mismo autobús se suben simultáneamente tres hombres a los que les faltan las cuencas de los ojos.

Bárbara,  como parte de una conversación que cualquiera podríamos tener con una desconocida, le comenta a Cornel que busca a un hombre rico con el que casarse, y presiente que se acerca otra desgracia a Barren-Rotts, la localidad a la que se dirige a aceptar una casa heredada.  Según ella,  últimamente se han producido una serie de accidentes en los que varias personas han perdido los ojos buscando un tesoro del que dice la leyenda que fue arrojado por un noble enajenado llamado Wettersson desde lo alto de su mansión a los acantilados cercanos. Surrealista, ¿verdad?.

Pues eso no es nada, porque desde ese mismo autobús Cornel es testigo de cómo un encapuchado le arranca los ojos a otro hombre con un cuchillo, pero tras hacer parar el autobús, no encuentra ningún rastro del crimen.

Debido al tiempo, todos los pasajeros del autobús deben hacer noche en una posada, en la que Cornel coincidirá accidentalmente con otra bella chica, esta vez rubia y de nombre Verónica, que le explica llorosa que su tía Ágata, a la que ha ido a visitar, le ha impedido entrar en su casa, y le ha invitado a abandonar de inmediato Barren-Rotts. Cornel, que se ha olvidado de la pelirroja en un santiamén, se ofrece a acompañar a Verónica a casa de su tía al día siguiente, para averiguar lo que está ocurriendo.

La sorpresa es que cuando acuden a la mañana siguiente a visitar a Ágata, descubren que está ciega, y dos ojos de vidrio ocupan sus cuencas vacías. Apesadumbrada les cuenta la verdad: en el pueblo han sido ya varias las personas que han perdido la vista buscando el tesoro maldito de los Wetterson, atacados por unas plantas acuáticas que habitan el fondo de los acantilados y que devoran los ojos de aquellos que se adentran en esas aguas. Ella es una víctima más, y cuando vio llegar a su casa a su sobrina, la echó sin contemplaciones para protegerla.

Así empieza esta intrigante historia, en la que nuestro protagonista tendrá que vérselas con enajenados nobles empeñados en que las mujeres beban de una calavera, asesinos encapuchados, plantas sobrenaturales, criados monstruosos, y lo más peligroso de todo,  deshacerse del acoso de unas cuantas mujeres prendadas de sus encantos, y aunque Cornel está enamorado de Verónica, tampoco le va a hacer ascos a una pelirroja. Como es habitual, las mujeres que no tienen un comportamiento intachable, acabarán fatal, mientras que para los hombres promiscuos no hay peligro.

Se produce una vez más en esta novela un recurso empleado por la autora en otros de sus libros: una vez más asesinan a la persona equivocada que duerme por circunstancias casuales en la cama  donde se supone que debía estar el protagonista.

También como suele ocurrir en estas novelas, los planteamientos iniciales van teniendo sucesivos giros argumentales muy imaginativos, pero que precisan de la complicidad del lector, que debe ser capaz de olvidarse de las habituales trampas e incoherencias argumentales que suelen aparecer en estas historias.

Ada Coretti- Enloquecidos por el terror -TITULO: ENLOQUECIDOS POR EL TERROR

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 202. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1977

PORTADA: DESILO

Aunque pueda parecer increíble, el protagonista de esta novela –un hombre llamado Larry Lemon- es un famoso detective que en el colmo de la originalidad resulta ser moreno, alto, guapo, y soltero, y con predilección por las pelirrojas, aunque algo me dice que a lo largo de la historia acabara enamorándose de una rubia, lo que no quita que en la novela popular no se puede acertar siempre.

Cuando Larry tenía tan sólo 9 años tuvo una traumática experiencia relacionada con una mujer llamada Elizabeth Wood, por entonces una bellísima mujer de 27 años, al ser testigo por casualidad de cómo la secuestraba un extraño jorobado que estaba empeñado en comprarle su piel.  La reacción del Larry de 9 años no fue otra que meterse a escondidas en el maletero del coche donde el jorobado se llevaba a Elizabeth, lo que le llevó hasta un castillo en el tuvo que ver el cadáver de una mujer despellejada de una sola pieza, fiel reflejo de lo que le esperaba a la propia Elizabeth.

Sin embargo, de forma sorprendente, el jorobado decide dejarla libre, ya que la persona a la que iba a transplantarle la piel de Elizabeth –“una vieja aristócrata”, en palabras del jorobado- no se presenta finalmente a la macabra operación. No hay tampoco opción, pues la policía se presenta en el castillo por sorpresa, deteniendo al jorobado –que resulta ser un reputado Doctor llamado Lawton-, que acaba internado en un manicomio.

Años más tarde, Elizabeth Wood volvería a ser noticia por asesinar a la esposa de un conocido millonario de una manera extremadamente cruel y violenta que Ada Coretti se encarga de describir con su habitual profusión de detalles. La casualidad quiere que el abogado de la supuesta asesina fuera el padre de Larry.

Ya en la actualidad, Larry lee una mañana en el periódico una noticia que anuncia que va a salir en libertad Elisabeth Wood, tras haber cumplido 25 años de condena por el asesinato de la esposa del multimillonario Walter Pulmmer.

En ese mismo momento recibe en su despacho la visita de una tal Jennifer Bacall –una rubia preciosa-, que resulta ser sobrina de la millonaria asesinada 25 años atrás por Elizabeth Wood, y que quiere contratar a Larry para que proteja a su tío, que está convencido de que Elizabeth intentará asesinarle de la misma forma en que lo hizo con su esposa.

Para ello – en un recurso argumental muy habitual en Ada Coretti- , Larry se hará pasar por el prometido de Jennifer, y se desplazarán al apartado y aislado caserón en la localidad de Pantterman donde se encuentra su tío, para vigilarle de cerca. No obstante, antes de esto, Larry decide ir a la cárcel a visitar a Elizabeth –ahora una mujer muy envejecida- para conocer de primera mano si tiene algún afán de venganza. En una distendida conversación, Elizabeth le confiesa que era amante de Walter Pulmmer, y que fue éste el que maquinó un plan para asesinar a su esposa. Elizabeth se negó en redondo a participar en tan horrendo crimen, lo que no evitó que finalmente el asesinato se produjera y fuera ella condenada de forma injusta.

Al quedar en libertad, Elizabeth recibe la sorprendente visita del Dr. Lawton, que también ha salido recientemente del manicomio, y le hace una macabra propuesta que le permitiría obtener la mejor de las venganzas…

Interesante novela que vuelve a centrase en los elementos de misterio, que como es habitual, la autora adereza con unos cuantos crímenes cargados de sangrientos detalles.

La novela rinde tributo al mundo del cine con los apellidos de sus principales personajes (Elizabeth Wood, que es una mezcla de Elizabeth Taylor y Natalie Wood; Jennifer  Bacall, cuya descripción se ajusta bastante a Lauren Bacall; Larry Lemon, un guiño a Jack Lemon; Walter Pulmmer, de gran parecido con Christopher Plummer; o incluso el jorobado Lawton podría hacer referencia a Charles Laughton por su papel en el jorobado de Notre Dame).

ada coretti a gritos me pediras morirTITULO: A GRITOS ME PEDIRÁS MORIR

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 527. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1983

PORTADA: ANTONIO BERNAL

Hasta ahora todas las reseñas correspondían a novelas de finales de los 70´, publicadas en unos años en los que España se encontraba en plena transición, y los autores aún no sabían a qué atenerse en lo que se refiere a la censura.

Esta novela, por el contrario, es de 1983, publicada cuando los autores de novela popular se habían soltado del todo la melena y se habían lanzado en picado a satisfacer las ansias de sexo y violencia de los hasta entonces reprimidos lectores.

El objetivo esencial de esta reseña es ver si existen diferencias en la obra de Ada Coretti respecto a la época anterior.

Dice la leyenda que Roger de Andrewstton estaba a punto de asesinar a su joven y bella esposa Davina, a la que ha sorprendió in fraganti en el lecho con otro hombre que, para su suerte, consiguió huir de su cólera. Ante las súplicas de su infiel esposa, Roger llegó a un acuerdo con ella; le perdonaría la vida, si a cambio accedía a cumplir cuatro condiciones. Debería vestir de negro el resto de su vida, no salir nunca de la mansión familiar, comer sólo pan duro, y –hasta aquí todo bien-  tendría que amputarse ella misma la mano derecha con un hacha.

Tras tomar una dura decisión, Davina apareció en mitad de una fiesta que se celebraba en aquel momento en la mansión vestida de riguroso luto, mortalmente pálida, y con un muñon ensangrentado.

Años después, muere Davina, y es enterrada con el brazo tapado, según los rumores de sus sirvientas no porque tuviera la mano amputada, sino porque en el lugar donde una vez tuvo su hermosa mano  le había crecido una garra inhumana.

A los pocos días del entierro, aparecieron muertos el hombre que fuera su amante y que tan cobardemente huyó; y su propio marido, Roger de Andrewstton. Ambos con la cara destrozada como si les hubiera atacado un animal salvaje.

Ya en la actualidad, Oswald de Andrewstton, un hombre físicamente poco agraciado pero muy rico,  le confiesa a  su mejor amigo, Leonard (con no demasiado dinero pero un portento físcio), que quiere casarse, pero desconfía de las mujeres, pues piensa que sólo le querrían por su fortuna.

En su cabeza tiene tres posibles candidatas: Vera, Judith y Margaretta, pero cada una de ellas tiene un inconveniente. La primera, Vera, no parece sentir ninguna atracción hacia é; Judith le confesó un día que sólo se casaría por dinero; y Margaretta tiene una madre que exige que sus pretendientes hagan testamento a su favor antes de cualquier cosa. Oswald le pide consejo a su amigo Leonard, dado que es un auténtico experto en mujeres.

Pues bien, la ingeniosa propuesta que le hace Leonard es que simule haberse arruinado, y no sólo eso, sino que también finja haberse quedado ciego tras un intento de suicidio. Si alguna de las tres candidatas se acerca  a él después de tanta desdicha, demostrará quererle sinceramente.

Del plan hacen partícipe a Julia, una querida prima de Oswald, que no tarda ni dos líneas en ser asesinada en su hotel, supuestamente por las garras de Davina.

Mientras tanto, Oswald y Leonard ponen en marcha su plan, y se preparan para recibir a Vera, Judith y Margaretta en la mansión familiar de los Andrewstton, extrañados de que no aparezca Julia, que estaba invitada a pasar unos días allí, y que ha desaparecido de la faz de la tierra. Ni siquiera el mayordomo y la criada de Oswald conocen la verdad.

El plan demuestra ser un auténtico éxito, pues mientras que Vera y Judith le muestran únicamente compasión, Margaretta le confiesa que le ama y que le da igual que esté arruinado y ciego. A pesar de su alegría, Oswald decide esperar para contarle la verdad, invitando a sus tres amigas a pasar unos días en su mansión.

Esta felicidad se verá sobresaltada cuando un tal Bill Jagger, que acude a la mansión para refugiarse de una fuerte tormenta, les explica que una mujer rubia vestida totalmente de negro le ha dicho que acudiera allí. Una mujer cuya descripción se ajusta de forma inexplicable a la que aparece en un retrato de Davina que adorna la mansión de los Andrewstton.

Hasta aquí podríamos estar haciendo la reseña de cualquier comedia clásica de Shakespeare (y para el que crea que la presencia del fantasma de Davina no sería propio del autor, le recomiendo que vuelva a leer Hamlet), pero a partir de este punto la cosa cambia radicalmente, y Ada Coretti retoma su argumento favorito: mansión con personajes que van muriendo uno a uno de forma horrible, hasta que se destapa el misterio, que por supuesto no tendrá nada que ver con lo sobrenatural, pero que resultará una sorpresa total. He de decir que la resolución vuelve a emplear elementos muy poco creíbles, lo que resulta ser una lástima, pues la idea original es buena, y a poco que se hubieran resuelto un poco mejor las incoherencias, el resultado podría haber sido notable.

Respecto a la diferencia entre la Ada Coretti de los 70 y los 80, he de decir que yo al menos no he notado diferencia alguna. No hay escenas picantes y el nivel de violencia es el habitual en la autora.

ada cortti el diabolico doctorTITULO: EL DIABÓLICO DOCTOR ZAROFF

AUTOR: ADA CORETTI

SELECCIÓN TERROR Nº 198. EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN 1976

PORTADA: DESILO

He dejado para el final esta novela por ser probablemente la menos convencional de las que he tenido ocasión de leer de Ada Coretti, especialmente porque incorpora algún elemento fantástico, algo muy excepcional en su obra, y porque representa a la perfección el espíritu de la literatura popular por lo asombroso e ingenuo de su trama.

Una joven periodista, se queda dormida en un tranquilo apartado del bosque donde ha parado a descansar. De repente, cuando la noche se le está viniendo encima, despierta sobresaltada ante el sonido de una estruendosa carcajada que procede de algún lugar cercano. Asustada, se apresura a regresar a su coche, cuando ve en el suelo las huellas de lo que parece ser un auténtico gigante. Ya aterrada, es testigo de cómo una mujer pelirroja que corre despavorida es atrapada por un gigantesco y monstruoso ser que la aplasta como si fuera una hormiga. Huyendo corriendo de tan macabra escena, nuestra protagonista llega a una casa que se encuentra en mitad del bosque, donde es rescatada por David Dillman, el habitual héroe de este tipo de historias: alto, moreno, guapo, y que resulta ser un guardaespaldas experto en armas y boxeo. ¡Ah!, y además toca el violín.

Cuando Raquel Jansen –que así se llama la joven periodista- le cuenta a David lo que ha visto, éste la toma por loca, y está claro que si hubiera sido fea la habría echado de su casa sin contemplaciones, pero como es guapísima, decide prestarle toda su atención y le acompaña de vuelta al lugar donde supuestamente ha visto morir a la chica pelirroja. Por supuesto, cuando llegan allí, no hay ni rastro del gigante, del cadáver de la pelirroja, ni del coche de Raquel, que supuestamente se había quedado allí abandonado. Ante esta extraña situación, David acompaña a Rachel a su hotel en la cercana localidad de Hopper-Foile (que yo sepa, es un municipio ficticio), y allí se despiden.

Esa misma noche, escucha al propietario del hotel comentando que han asesinado a una tal Anne, una joven pelirroja que estaba prometida con Jack Pressley, el hombre más rico de Hopper-Foile. Un compromiso que Anne iba a romper en breve, según la versión de Nancy, la maestra del pueblo, lo que convierte al señor Pressley en el principal sospechoso.

A todo esto, el motivo por el que Rachel se dirigía inicialmente a Hoper-Foile era para entrevistar a una famosa exbailarina llamada Maureen Curtis, una mujer que rechazó en su día una oferta de matrimonio de Jack Pressley, y que va a dar una exclusiva a Rachel sobre el motivo que le llevó a retirarse y por el que vive totalmente arruinada con la única compañía de Dorothy, su adorable hija de 8 años.

Poco a poco la historia va presentando al resto de personajes de la novela, o lo que es lo mismo, a los sospechosos, y es justo en este punto cuando Rachel recuerda, como quien no quiere la cosa, que 4 años atrás entrevistó a un tal doctor Zaroff que aseguraba que era posible crear una sustancia que inyectada en la médula lograra que el paciente creciera tres o cuatro veces por encima de su tamaño, y su objetivo era crear un ejército de gigantes que fueran fácilmente manejables. Lo último que supo del doctor es que le habían ingresado en una clínica psiquiátrica, de donde posteriormente había escapado.

Rachel decide ahondar en el misterio del gigante, y para ello le pide ayuda a David Dillman, por el que en el fondo suspiran sus huesos  –ya sé que ni se os había pasado por la cabeza-, y al que le propone que le sirva como guardaespaldas durante la investigación. Una investigación que por supuesto desembocará en una sorprendente revelación sobre quien es realmente el doctor Zaroff.

Vuelvo a repetir que si uno se pone a analizar la coherencia de este tipo de relatos, no se sostienen de ninguna manera. Hay que disfrutarlo, y punto, y yo al menos  agradezco inmensamente este tipo de despiporres argumentales, cuanto más estrafalarios, mejor.

Como ejemplo de estas incoherencias, y de la repetición de argumentos de la escritora, se produce en la novela una situación rocambolesca que resulta ser la clave de todo: hay un hombre cuyas prometidas van siendo asesinadas una tras otra, lo que no evita que a los pocos días anuncie un nuevo compromiso matrimonial, sin que en apariencia nadie se extrañe de este hecho. Lo normal, tu novia muere asesinada de una forma horrible, y a los pocos días anuncias que te casas con otra mujer, y la gente apenas se extraña. Y así hasta tres veces. Sencillamente genial. Y esto mismo repito que pasa en otras novelas de la autora, lo que puede significar que o bien el matrimonio se veía desde un punto de vista mucho más práctico, o simplemente el concepto que la autora tenía sobre la sensibilidad masculina dejaba mucho que desear.

Científicos locos, testamentos con cláusulas absurdas, maldiciones familiares, casualidades imposibles, rebuscadas formas de morir, gemelos malvados… Esto es la novela popular.

SERGIO BLEDA: EL NACIMIENTO DE UNA PORTADA

Cualquier buen aficionado a la literatura popular reconocerá que las portadas de las novelas resultan a día de hoy uno de los mayores atractivos de estos libros, hasta el punto que gran número de coleccionistas se fijan más en la portada que en el autor o el contenido a la hora  de realizar sus compras.

En un mundo donde era imprescindible llamar la atención del lector, que debía elegir entre un interminable número de títulos expuestos con pinzas en el quiosco de prensa, la portada representaba el principal reclamo para la venta. La ilustración debía atraer todas las miradas, dando una idea de lo que el lector podía esperar del interior, aunque a la hora de la verdad en muchos casos el exterior no se correspondía en absoluto con el contenido literario, algo que entenderá perfectamente cualquiera que haya leído unos cuantos bolsilibros de Bruguera.

Por la literatura popular española han pasado grandísimos artistas que han dejado huella en los aficionados, y los dibujos de Alberto Pujolar, Salvador Fabá, Tomás Porto,  López Espí, José Luis Macías Sampedro (José Luis), Vicente Ibáñez Sanchís (Ibáñez), José Lanzón Piera (Lanzón), Prieto Muriana, Jano, Provensal, Desiderio Lozano Olivares (Desilo), el misterioso Cha Bril, y tantos y tantos otros son fácilmente reconocibles para los actuales coleccionistas.

Por desgracia, la ilustración es a día de hoy un arte en horas bajas, pues las editoriales, en un imparable e inevitable proceso de recortes de costes, se han inclinado por portadas de agencia o fotografías que resultan mucho más económicas, lo que obliga a los profesionales del dibujo a buscar refugio en otros menesteres.

Por eso, cualquier edición actual que ponga cuidado en las portadas se convierte de inmediato en un producto de culto merecedor de todo tipo de elogios, algo por desgracia cada vez menos frecuente.

Vaya por delante que soy consciente de la imposibilidad de emplear ilustraciones originales profesionales de forma habitual en las modestas y heróicas ediciones de literatura popular que en la actualidad se están realizando, dados los estrechísimos márgenes de costes que se manejan, y por ese motivo quiero destacar los casos en los que se produce el milagro.

Salvo algunas excepciones, los editores se buscan la vida como buenamente pueden para cubrir el apartado gráfico, tirando de todo tipo de recursos que buscan conseguir el resultado más digno posible, algo que merece el máximo respeto por mi parte. Bastante logran sacando adelante estas ediciones con los escasos medios con los que cuentan, tanto materiales como económicos.

Aún así, de vez en cuando se puede encontrar alguna joya que nos recuerda que la ilustración de portadas es un arte con mayúsculas. Este es el caso del recopilatorio de A.C.H.A.B dedicado al gran Mikky Roberts, una oportunidad única de conocer a un autor de gran calidad por el que personalmente siento una especial debilidad.

Pero no  es Mikky Roberts el objeto de esta reseña, sino la portada realizada por Sergio Bleda, dibujante e ilustrador que con todos los méritos se ha convertido en uno de los máximos referentes de las modernas ediciones de literatura popular, especialmente por su estrecha colaboración con Alberto López Aroca, tanto en la revista Ulthar como en los recopilatorios que el autor dedicó a Curtis Garland, y de los que ya se ha hablado en este blog.

sergio bleda.jpg

Sergio Bleda, el artista

Por dar una breve pincelada sobre el autor, según podemos leer en la Wikipedia y en la página web del autor, Sergio Bleda Villada (Albacete, 1974) es un historietista español, que además ha trabajado en ilustración, publicidad y diseño de producción para cine. Tras diversos trabajos dentro del mundo del cómic para  Kiss Comix, o Planeta DeAgostini entre otros, alcanza el reconocimiento y popularidad​ con la serie limitada El Baile del Vampiro, publicada en 1997 por Planeta dentro de su línea Laberinto y que le valdría una nominación al Premio al Autor Revelación en el Salón del Cómic de Barcelona en el año 1998.

A partir de 1999 realiza diversos trabajos para el cine, y se centra en la elaboración de historietas eróticas, género en el que muestra una destacada maestría.

Pues bien, para los que amamos el arte del dibujo, supone un gran placer y un privilegio disfrutar de las ilustraciones de este gran artista en ediciones de novela popular, donde emula a algunos de los más grandes portadistas que ha dado nuestro país.

Esta reseña trata precisamente de cómo se gestó la portada de Crimen S.A, a cargo de Sergio Bleda, algo que intentaré explicar mostrando de forma gráfica los distintos pasos del proceso. Quiero dejar claro que yo no tengo conocimientos técnicos de pintura o dibujo, y a lo único que puedo aspirar es a saber lo que me gusta o lo que no me gusta, así que si en algún momento empleo una terminología errónea, pido disculpas por anticipado.

  • En primer lugar, tras contactar con el autor, se le dan las directrices básicas del contenido del libro. La persona que coordina el recopilatorio, conocedor de las novelas que lo integran, le explica por encima la temática, para que pueda ir cogiendo ideas. Entre las distintas indicaciones se explica que en uno de los libros del recopilatorio los vampiros tienen una importancia trascendental, lo que motiva que al autor se le iluminen los ojos.
  • A partir de estos datos tan básicos, Sergio Bleda envía una serie de bocetos con diversas propuestas para la composición de la portada. Ya en este primer paso el artista demuestra una agilidad e imaginación excepcionales para realizar distintas composiciones. Aquí dejo una muestra de algunos de estos diseños.

Boceto 4Boceto 3Boceto 2Boceto 1

  • Una vez seleccionado por consenso el boceto, el siguiente paso es realizar el dibujo definitivo a lápiz. Este sería el resultado.

 

  • Tras el dibujo detallado, comienza el proceso de coloreado, en este caso con la técnica de acuarela.

Y el resultado final en acuarela es el siguiente:

Acuarela final

  • Finalizada la ilustración, se emplea una herramienta gráfica informática para jugar con la textura y tonalidad del dibujo, hasta obtener el resultado definitivo.

Retocado informatico

  • Una vez entregada la ilustración final, comienza el proceso de maquetación, en el que debe escogerse el tipo de letra y el lugar donde figurarán el título y autor. Un proceso que también lleva su tiempo y esfuerzo. Estos son tan sólo una mínima parte de las opciones que se manejaron.
  • El resultado final, listo para llevar a imprenta, es el que figura al inicio de esta reseña.

Espero que este documento gráfico sirva para hacerse una idea de la importancia de la labor de los portadistas y maquetadores, que en la mayoría de los casos no reciben el reconocimiento que merecen.

Desde aquí quiero agradecer a Sergio Bleda el material que amablemente me ha permitido incluir en esta reseña, y animo a todo el que no conozca su excepcional trabajo a que visite su página personal, donde os aseguro que descubriréis a un ARTISTA con mayúsculas.

 http://www.actiweb.es/sergiobleda/

NOVELA POPULAR Y DEPORTE

novela Deportiva 10aaEn los años 50, el fútbol, el boxeo y los toros levantaban pasiones en España. En una época en la que no existía internet y ni siquiera había televisión (la primera cadena comenzó sus emisiones en Octubre de 1956, y la segunda cadena en 1966) estos espectáculos de masas eran la principal fuente de conversación entre los sufridos ciudadanos, que tenían conocimiento de estos eventos a través de emocionantes retransmisiones radiofónicas, emotivas crónicas periodísticas, o efusivas discusiones entre amigos en el bar. Nada de series de Televisión, famosos abandonados en islas, o concursos de canto y baile. Todo el mundo hablaba de toros, fútbol, y boxeo.

De todos ellos, el fútbol es el único espectáculo que ha mantenido –e incluso ha incrementado-   su importancia, ya que los toros y el boxeo están (afortunadamente desde mi punto de vista) en claro peligro de extinción, y no tienen ninguna repercusión popular. Salvo raras excepciones, nadie empieza el lunes el café de la mañana con una conversación sobre la última corrida o sobre el combate de la noche del domingo; y si lo hace, es más que probable que nadie sepa de qué está hablando. El fútbol es otra cosa.

Con este escenario, es fácil entender que los escritores de novela popular, siempre atentos a la realidad que les rodeaba, acabaran recurriendo a estas aficiones como parte de sus argumentos, aunque no de forma tan habitual como cabría esperar.

novela Deportiva 01AAA lo largo de la historia de la literatura popular, se llegaron a publicar varias colecciones del género deportivo, aunque sin gran continuidad. Entre ellas destacan La novela Deportiva, de editorial Molino, cuyos títulos salieron en dos etapas diferenciadas, con autoría íntegra de José Mallorquí; y sobre todo Doble Juego de Bruguera, que en los años 80 alcanzó la nada desdeñable cifra de 87 títulos, que corrieron a cargo de la habitual nómina de autores de la editorial, incluyendo a veteranos como Curtis Garland, Lou Carrigan, o Joseph Berna, y a escritores de más tardía incorporación como Adolf Quibus, Lem Ryan o George Sound.

Los títulos de la colección La novela deportiva de Molino –con indicación del deporte protagonista- fueron los siguientes:

1ª Serie (1939-1941)

  • Un portero excepcional (Fútbol)
  • Lucha de bólidos (Automovilismo)
  • En el séptimo round (Boxeo)
  • Una gran carrera (Ciclismo)
  • Un pequeño gran hombre (Remo)
  • Por el honor de Yale (Fútbol americano)
  • La vida de Urigoyen (Lucha)
  • El orgullo de cerro pequeño (Atletismo)
  • Campeonato (Fútbol)
  • El rayo azul (Automovilismo)
  • La última cumbre (Escalada)
  • Pies planos (Boxeo)
  • ¡Oh, el deporte! (Natación)
  • Los skies verdes (Sky)
  • El minuto final (Boxeo)
  • Chomo Lungma (Escalada)
  • La herencia de un deportista (Fútbol)
  • Ciclón (Hockey sobre hielo)
  • Romeo (Baloncesto)
  • O Técnico (Boxeo)
  • Los mosqueteros de Yale (Atletismo)
  • La voz fantasma (Remo)
  • La flecha escarlata (Automovilismo)
  • Los deportistas de la muerte (Sky, aunque la novela es del género bélico)
  • Jim el honrado (Carreras de caballos)
  • El secreto de Mark Brown (Fútbol)
  • Falso campeón (Salto de pértiga)
  • Tres amigos (Boxeo)
  • El desquite (Hockey sobre hielo)
  • Aventura (Montañismo)
  • Aguirrebengoa (Lucha)
  • Enemigos (Boxeo)
  • Máscara negra (Fútbol)
  • El comilón de Yale (Atletismo)
  • El solitario (Automovilismo)
  • Rengo (Salto de altura)
  • El mimado de mamá (Fútbol americano)
  • Doctro campeón (Boxeo)
  • Deporte del noroeste (Piragüismo)
  • Corcel de acero (Motociclismo)
  • Viejo campeón (Boxeo)
  • Deuda saldada. (Natación)
  • Luchador (Boxeo)
  • El favorito (Carreras de caballos)

Resulta curiosa la inclusión de un título dedicado al baloncesto, deporte que llegó  a España en 1921 y que en 1940 apenas tenía ninguna repercusión.

2ª Serie (1942-1945)

  • Entrenador (fútbol)
  • Él, ella y el deporte (Boxeo)
  • Todo o nada (Boxeo)
  • Un deportista (Automovilismo)
  • 6 días (Ciclismo)
  • Gran Derby (Carreras de caballos)
  • Por la victoria de Yale (Fútbol americano)
  • Kayo (Boxeo)
  • Un deporte peligroso (Automovilismo)
  • Campeón impopular (Boxeo)
  • Marathon (Atletismo)
  • Acampada (Montañismo)

novela deporte doble-juego-84-los-gigantes-de-la-rutaEn la colección Doble Juego, de Bruguera, se podían encontrar historias de ciclismo, baloncesto, tenis, golf, automovilismo, artes marciales, esquí, carreras de caballos, atletismo…y por supuesto fútbol, boxeo, e incluso un título ambientado en el mundo de las corridas de toros (nº 51, “Indulto en la plaza”, de Alex Simmons). La diferencia temporal entre ambas colecciones se deja ver tanto en el estilo de las novelas como en la temática, que mezclaba el deporte con lo policiaco. Un claro ejemplo es la gran cantidad de títulos que Doble Juego dedica al baloncesto, deporte que empezó a gozar de gran popularidad en España en los años 80.

El que esté interesado puede encontrar un listado completo de la colección Doble Juego en el magnífico blog Universo Bolsilibro, que para algo se molestó el autor en elaborarlo, y que francamente tiene un formato más bonito que el que yo había elaborado inicialmente. https://universobolsilibro900177163.wordpress.com/2018/01/17/coleccion-doble-juego-de-ceres-bruguera/

novela deportiva deporte balas y deporte 1La editorial Jara también publicó una curiosa colección llamada Balas y Deporte, que inicialmente encuadraba relatos policiacos en escenarios deportivos, con títulos como la futbolística “El gol de la traición”(nº 1 ), las pugilísticas  “El cuadrilátero de la muerte” (nº 5)  y “Manos de acero” (nº 6), o “Trágica carrera” ambientada en las carreras de caballos; pero que se ve que tuvo que ampliar sus horizontes, alejándose del carácter deportivo en el nº 4 de la colección con “Contra el Mau Mau”. Todos los títulos de esta efímera colección de las que al menos a mi me consta que duró 7 números correspondieron a Mompel Folch, pseudónimo de Francisco Faura Peñasco, excepto “El cuadrilátero de la muerte” y “Sima siniestra” , firmadas por  J. Llul, del que desconozco su identidad real.

Pero esta reseña no trata de colecciones de bolsilibros de género estrictamente deportivo, sino de otros géneros en los que el deporte se emplea como parte sustancial del argumento.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que en la mayoría de los casos las tramas de la novela popular española se desarrollan en escenarios internacionales, especialmente Estados Unidos, por las circunstancias ya descritas en otros artículos del blog (resumiendo: para buscar exotismo, y sobre todo para poder emplear argumentos que la censura no permitiría que ocurrieran en la casta y honrada España). Esto provoca que resulte fácil recurrir al mundo del boxeo, pero el fútbol, y sobre todo los toros, no parecen tener encaje sencillo.

Sobre el boxeo, hay un elevado número de novelas ambientadas en este deporte, sobre todo en colecciones policiacas de los años 50, pues todo lo que gira a su alrededor encaja perfectamente con el género. Tanto la figura del boxeador, que suele ser la representación perfecta del  perdedor, como los turbios negocios que rodean los combates, son un gran caldo de cultivo para una novela negra.

De este modo, la mayoría de autores habituales emplearon en alguna ocasión el mundo del boxeo como parte de sus tramas, lo que hace en la práctica imposible realizar un listado exhaustivo. Por mencionar sólo algunos ejemplos tenemos “Puños de granito”, del gran Mikky Roberts, publicado en el nº 687 de Servicio Secreto; “Crimen en el Ring”, de Keith Luger, nº 641 de la misma colección; “Gangsters de ring”, de O.C Tavin, nº 350 de FBI de Rollán; “¡Sube al ring y muere!”, de Donald Curtis, nº 1092 de FBI; “Mis puños no se venden”, de Joseph Berna, nº 1.501 de Servicio Secreto; o “Una rubia y la muerte”, de Alf Regardie, nº 15 de Punto rojo de Bruguera, en la que el protagonista es un ex boxeador que emplea sus conocimientos a conciencia durante la historia.

Incluso en la ciencia ficción o en el terror aparece algún título relacionado de alguna forma con el mundo del boxeo. Este es el caso de “Idolos de Barro”, de Alan Star, nº 30 de S.I.P Spacial Police, colección ya tratada en este blog y que en realidad era un híbrido de los géneros de ciencia ficción y policiaco, y que en esta ocasión presenta al inevitable agente de la SIP investigando las extrañas muertes de boxeadores que últimamente se están produciendo sin causa aparente.

En el nº 235 de Espacio Mundo futuro de Toray aparece “¡Soy de otro planeta!”(1961), de Johnny Garland, en la que Tazak, un multiforme del planeta Albor, decide instalarse en la Tierra, en el año 2016, justo cuando está a punto de celebrarse el campeonato por el título mundial de boxeo entre Dewey Nelson y “Puños” Kelsey, una marioneta en manos del peor mafioso del planeta.

Por diversas circunstancias, el multiforme Tazak acaba sustituyendo a Nelson en el combate.

En “La helada voz del infierno”, de Silver Kane, nº 275 de Selección Terror de Bruguera, el protagonista es Richard Avedon, un boxeador profesional retirado tras sufrir una severa derrota en su último combate que ingresa en un manicomio tras empezar a mostrar síntomas de doble personalidad.

Más curiosa aún resulta “Entre doce cuerdas”(1982), del injustamente infravalorado Mortimer Cody, -autor al que estoy deseando dedicarle una reseña en condiciones-, publicado en el nº 254 de la colección Easa Terror. En esta sombría novela, un boxeador retirado, al que unos mafiosos mutilaron ambas manos, inicia una sangrienta venganza en la que irá asesinando a sus agresores con los más refinados métodos.

Como puede verse, los ejemplos son numerosos, pero ocasionales, algo que no ocurre con Pedro Victor Debrigode, un gran apasionado del boxeo, hecho que se demuestra por el elevado número de títulos en los que el ring tiene un protagonismo claro, empezando por uno de sus personajes más carismáticos dentro de la colección Servicio Secreto, el agente secreto Robert Lark, experto entre otras muchas cosas en el noble arte del Boxeo.

A continuación relaciono algunas de las obras del autor ambientadas en el mundo del boxeo.

 “Cadáveres ambulantes” (nº 66 de la colección Servicio Secreto) es un claro ejemplo del amplio conocimiento del autor sobre el tema del Boxeo, en una interesante novela en la que por cierto aparece Ling, un chino, experto en Judo, que considera el Boxeo como una brutalidad que prueba la decadencia de Occidente. Una sórdida novela que supone una de las mejores opciones para conocer la visión de Debrigode del mundo del cuadrilatero.

“La banda de Champ O’Shea”, nº 3 de la colección AUDAX, firmada con el seudónimo P.V. Debrigode, se ambienta también en el mundo del boxeo, en una trama de novela negra muy diferente del resto de novelas protagonizadas por el personaje de Audax, que en otros títulos de la colección se decanta por su vertiente más aventurera.

“Nudillos de plata”, Servicio Secreto, nº 1173, es otra novela protagonizada por un boxeador que se ve envuelto en el mundo del hampa, algo bastante frecuente en las historias de Debrigode.

SS0069 - Peter Debry - Gongo Kong“Gongo Kong”  (Nº 69 de Servicio Secreto, 1951) no se ambienta en el mundo del boxeo, pero sí en el de la lucha libre, en una de las tramas más locas que he tenido ocasión de leer de Peter Debry, con un protagonista campeón de lucha libre  reconvertido en cazador de raras especies animales  destinadas a zoológicos y circos, que se ve envuelto en una disparatada aventura en la que caníbales, lucha libre, espionaje, vudú, una especie de Tarzán albino y quien sabe cuántos elementos más se dan la mano.

En la misma línea que la anterior estaría “Último asalto” (nº 508 de Punto Rojo), protagonizada entre otros personajes por un luchador de Pressing Catch llamado Jerry Palmer que acaba formando parte de la tripulación de un ballenero cuyo objetivo es robar uranio, en otra loca aventura en el que hay desde abordajes de piratas a ataques de ballenas. Curioso que Debrigode tuviera conocimiento del Pressing Catch, “deporte” desconocido por completo en España en esos años.

Respecto a otros deportes, ya resulta más complicado encontrar su rastro.

Vuelvo a insistir que, al margen de la novela de género deportivo, donde sí hay títulos protagonizados por el mundo del fútbol, no es sencillo encontrar historias ambientadas en este deporte, con excepciones como “Asesinato en el mundial 74” (nº 1.249 de Servicio Secreto), de Curtis Garland, o “Terror en los mundiales”(nº 1.288 de Servicio Secreto), de Silver Kane.

SS0046 - Asesinatos en el estadio [1951] - Debry, Peter “Asesinatos en el estadio”, de Peter Debry, (Servicio secreto, nº 46, 1951) es una rareza, pues aquí el fútbol cobra un protagonismo inaudito, máxime si tenemos en cuenta que la historia transcurre en Estados Unidos. La excusa para la novela es que el Mundial de Brasil de 1950 (el mundial del “maracanazo”, con victoria de Uruguay) se tradujo en un fuerte incremento del interés por el fútbol en Estados Unidos, hecho que es bastante cierto, pues aunque Estados Unidos fue eliminado en la primera fase (donde estaba por cierto España), supuso una de las grandes sorpresas por su victoria por 1-0 frente a la potente Inglaterra. La novela en sí gira alrededor de los apaños en las apuestas deportivas del fútbol en una trama situada en Atlantic City, con un protagonista italo americano llamado Jim Vespa.

Donde la ley no llega” (nº 457 de Punto Rojo), es otro acercamiento de Peter Debry al mundo del fútbol, aunque de modo mucho más tangencial que en la anterior novela mencionada. Aquí, Myriam Vandorf es una bella estafadora que se casa con un jugador de fútbol llamado Giano Gruber, que muere asesinado dejándole una importante suma de dinero procedente de su seguro de vida gracias a la intervención de otro estafador llamado Burns. Posteriormente Myriam se verá empujada bajo amenazas a casarse con otro futbolista, al que Burns pretende asesinar también para cobrar el seguro de vida. Al margen de la aparición de los futbolistas, el autor hace una interesante apreciación sobre la importancia del fútbol en Suiza.

Recomiendo la lectura de este interesante artículo sobre el fútbol en la literatura popular. https://futbolclubdelectura.com/tag/bolsilibros/

Otros deportes menos populares han sido empleados también por el prolífico Peter Debry como parte de sus novelas:

Triple asesinato en el frontón”, firmado como P.W Debrigaw,  (La huella, nº 2, Bruguera, 1944) se desarrolla en el original escenario del mundo del frontón, con tres jugadoras españolas (de Bilbao, para más señas) como eje de una interesante novela de misterio que deberá resolver el sagaz inspector Victor Vital, otro de los grandes personajes recurrentes de Debrigode.

El rugby también tiene su presencia en diversas novelas del autor, como “Turismo Sangriento” (nº 330 de Servicio Secreto) donde su protagonista, el australiano Brent Carfax, es un ex jugador profesional de rugby; o en “Doctor Borgia” (Servicio Secreto nº 44, 1951), en la que el agente del FBI Frank Brisbane fue entrenador de Rugby.

novela deporte indulto plazaY alguno de vosotros se estará preguntando…¿y los toros?. Pues sorprendentemente no he encontrado –por supuesto no significa que no vayan a aparecer- ni una sola mención a la “fiesta nacional”, tan popular en esos años, al margen del título ya mencionado de la deportiva colección Doble Juego de Bruguera, pero repito que resultaba difícil traer a colación este fenómeno por la localización en que se desarrollaban las novelas populares. Tan sólo recuerdo una novela de Keith Luger llamada “Hombre acosado” (Servicio secreto nº 412 y Punto rojo nº 608), de Keith Luger, en la que tienen un destacado papel unos toros Clarington, una raza de gran fiereza similares a los toros bravos españoles, a los que se menciona de pasada.

 

SYDNEY HORLER : INGLATERRA PARA LOS INGLESES

sydney-horler foto

Ante ustedes, Sydney Horler

Sydney Horler (18 Julio 1888 – 27 Octubre 1954) fue un prolífico autor británico especializado en novela policiaca, muy célebre en su momento, y como es habitual, prácticamente olvidado en la actualidad. Nacido en Leytonstone, Essex, cursó sus estudios en Bristol, y aunque se preparó para hacer de la enseñanza su profesión, optó finalmente por una carrera en el periodismo.  Reportero de un periódico de Bristol en 1905, ingresó en el London Daily Citizen en 1911 y luego se mudó al también londinense Daily Mail.  Durante la Primera Guerra Mundial, ocupó un puesto en la sección de propaganda del servicio secreto de la Corona británica.  Al final del conflicto, trabajó durante un tiempo como editor en diversos centros de prensa y publicaciones, hasta que perdió el trabajo en 1919, al parecer, tras una monumental bronca con el editor George Newnes, lo que le convenció para dedicarse a la literatura de ficción a tiempo completo. Para ello utilizó su nombre verdadero y los seudónimos de Peter Cavendish y Martin Heritage.

Sydney horler mystery_novels_1933win-34Aunque ya había iniciado su prolífica carrera literaria publicando desde 1914 artículos en diversas revistas, donde ya mostraba una clara predilección por los temas criminales, sus primeras novelas, publicadas a partir de 1916 y 1920, fueron novelas deportivas; pero en 1921 se presenta de forma definitiva con “La casta de los Beverley”, la primera de las más de cien novelas policíacas que definen su estilo: historias llenas de persecuciones y acción, siguiendo la tradición del thriller inglés de los que Edgar Wallace y Sapper tal vez sean sus máximos exponentes. No obstante, Horler se distingue (para mal) de los mencionados autores por un discurso extremadamente moralista, clasista y racista, lo que podría explicar el porqué su obra no ha sido reeditada desde hace muchos años. Sinceramente no creo que en el mundo actual fueran aceptables gran parte de los diálogos que figuran en su obra, que ya eran tildados de antisemitas por la crítica de la época, que olvidaba, eso sí, que atacaba a prácticamente todas las razas sin piedad  y a todas las religiones ajenas a la Iglesia de Inglaterra, de la que el autor era miembro destacado. Eso sí, tal vez en la Inglaterra del Brexit vuelva a tener su público.

Sydney Horler_El espia (Tor)Sus personajes protagonistas empleaban constantemente expresiones como wog (término anglosajón despectivo para referirse a la raza árabe, similar a Morito en castellano), stinking intalians (Italianos apestosos), nigger (negro despectivamente) y otra serie de términos siempre ofensivos en relación con cualquier personaje que no fuera británico; especialmente a los judíos, a los que se refería de forma habitual como ladrones y chantajistas (el autor escribió una memorias llamadas Excitement: An Impudent Autobiography en las que aprovecha para atacar con frecuencia a la Comunidad Judía, y su pensamiento era tan público que llegó a ser acusado de colaboracionismo con los nazis). Incluso a los americanos y a los franceses se refería siempre con desprecio, por considerarlos intelectualmente muy por debajo del británico medio. Como ejemplo, esta frase (traducida por mí) figura en sus memorias: “Siempre he visto Francia como un país cuyas dos principales características son la avaricia de sus habitantes y un permanente olor a orina en sus calles”.

Sydney horler el castillo del terrorRespecto a la sexualidad, tampoco se quedaba atrás en la falta de mesura en sus opiniones, pues despreciaba tanto en público como en su obra a los homosexuales, a los que consideraba unos degenerados que debían ser represaliados, y llegó a enviar una carta a la policía denunciando “el alarmante incremento de la perversión sexual en Londres”, cuyas calles estaban –según él- “abarrotadas de prostitutas y maricones”.

Acerca de las mujeres, su extrema opinión provocaría en la actualidad un auténtico terremoto, con frases como “¿De cuantas mujeres se podría decir de verdad que tienen dignidad debajo de su ropa interior?”. En fin, creo que os podéis hacer una idea.

Sidney Horner- devil comes to bobolynHasta el final de sus días mantuvo una actitud moral estricta hacia la sexualidad. En una de sus últimas obras, “The face of Stone” (1952), una novela sobre una secta diabólica que reside en la población de Creep, la protagonista es una virtuosa mujer llamada Susan Farraday, virgen, cuya aspiración es conseguir casarse, porque “Para una mujer, no hay sustituto real para el matrimonio, sólo las mentirosas y los bichos raros piensan otra cosa”.

Como ejemplo del comportamiento de sus personajes protagonistas, Gerald Frost, alias “Nighthawk” (El Halcón nocturno),  uno de sus personajes más carismáticos, es un ladrón de guante blanco que sólo roba joyas a mujeres de moral dudosa, a las que, tras robarles, les deja como firma personal escrita en sus almohadas la palabra “Wanton” (Lasciva).

Mientras que los villanos de sus obras eran casi siempre extranjeros u homosexuales – si no ambas cosas a la vez cuando eran especialmente malvados- , los protagonistas se encargaban constantemente de remarcar su virilidad. Los héroes de sus novelas eran buenos ingleses de raza blanca, muy machos todos ellos.

Sydney horler el hombre de media caraReconozcamos que un personaje protagonista en la actualidad no podría comportarse así, ni emplear ese vocabulario ofensivo, salvo que se le quiera dar una connotación muy negativa, tipo Torrente, pero un héroe de verdad con esas características  no podría sobrevivir a la ira de los lectores y la crítica, porque claro, todos sabemos que en el mundo actual no caben las sociedades excluyentes (perdón, hago una pausa que me parto de risa de haber escrito eso).

En mucho artículos ya he hablado de este tema como una de las principales causas de la muerte de la literatura popular, que plasmaba fielmente la realidad social de la época, que –seamos sinceros- era machista y xenófoba; lo que hace virtualmente imposible que los lectores actuales puedan identificarse con los personajes protagonistas. Yo vuelvo a insistir que esta literatura nos permite aprender mucho más sobre la realidad social de cada época que la mayoría de los textos históricos, pero debo reconocer que Horler era excesivo incluso para su tiempo.

Horler fue autor de un buen número de personajes recurrentes, incluido el malvado Dr. Paul Viventi, que aparece en varias de sus novelas de ciencia ficción; el antes mencionado ladrón de guante blanco Gerald “Nighthawk” Frost; el agente secreto Ian Heath; y sobre todo,  el aristócrata y atlético Timothy “Tiger” Standish, protagonista de  un ciclo de doce novelas. Menciono este último personaje por encima de los demás porque es muy representativo del pensamiento real del autor, pues lo empleaba en muchas ocasiones como pretexto para exponer su ideario sobre la supuesta superioridad intelectual, física y moral de los miembros de la clase social dominante en la sociedad británica, y sobre las bondades de la Monarquía Británica y la Iglesia de Inglaterra.

Sydney Horler_El peor hombre del mundoSu trabajo tuvo un gran éxito de público en su época, especialmente a raíz de la publicación en 1925 de su novela criminal, “The Mystery of No.1”, o con  “Checkmate” (1930), lo que llamó la atención del mundo del cine, que empleó sus obras en varias adaptaciones cinematográficas.

Para tomar medida de su obra policiaca,  publicó más de ciento veinte novelas y una cantidad enorme de relatos cortos. Se estima que se han vendido más de dos millones de ejemplares de libros de Horler, lo que no está nada mal, pero la realidad es que desde su muerte en 1954 los especialistas literarios no han dejado nunca en buen lugar ni la obra ni la persona en lo que se refiere al autor, hasta el punto de ser considerado como uno de los peores escritores policiacos británicos.

Por supuesto tan malas referencias hicieron que atrajera de inmediato mi atención, especialmente al descubrir que una pequeña parte de su obra mezcla elementos de terror y de ciencia ficción. De antemano debo decir que he intentado como siempre borrar de mi mente cualquier prejuicio sobre el autor derivado de su retrógada mentalidad racista, machista y clasista, para intentar valorar su obra con imparcialidad.

Sidney Horler - virus xPara empezar, dedicó una serie de 6 novelas a un personaje malvado, el Doctor Vivanti, un científico loco obsesionado con dominar el mundo que –no siendo el personaje protagonista- toma el mando de forma sorprendente de la narración. Es un malvado de libro alrededor del que giran estas seis novelas, que mezclan elementos de espionaje y ciencia ficción. Las obras de este curioso personaje, son las siguientes:

The Mistery of nº 1 (1925) También publicada como “The order of Octopus”. Publicada en españa como “El misterio del Nº 1”. Primera aparición del Dr. Paul Vivanti. Lamentablemente no he podido leerla.

 

Vivanti (1927)

The Worst Man in the World (1929)

Vivanti Returns (1931)

Lord of Terror (1935)

Virus X (1945)

Según se desprende de lo que he podido leer sobre Sidney Horler, en su obra se encuentran alemanes locos,  megalomaniacos villanos al más puro estilo Fu Manchu, con rimbombantes nombre como “el rey de los disfraces”, “el coloso”, “El mutilador”, “El maestro del veneno”, o “La voz de Hielo”; científicos locos; gangsters americanos; vampiros; monos gigantes (esto tengo que encontrarlo); hombres mono de Borneo; enanos corruptos; un hombre nacido con cabeza de lobo (“Horror’s Head”, 1934), o un arbusto devorador de carne humana (“The Red-Haired Death”).

Sydney Horler the curse of dooneAnte este despliegue de rarezas, me hice con una de sus novelas supuestamente sobrenaturales: Curse of Doone. (En el original en inglés, pues lamentablemente no se ha publicado en castellano).

 “Curse of Doone“(1928), está protagonizada por un agente del Servicio Secreto Británico llamado Ian Heath, que disfruta de un merecido reposo en una cabaña tras haber sobrevivido a un ataque con gas venenoso. Casualmente conocerá durante su descanso a Cicely Garrett, una bella mujer (virgen, por supuesto, que eso Horler se encarga de dejarlo muy claro)  que vive en la siniestra Doone Hall. En la novela se suceden una serie de rocambolescas situaciones que me han recordado en muchos momentos a Harry Stephen Keeler por lo surrealista de las situaciones y por la convergencia de casualidades imposibles: monstruosos murciélagos, la leyenda del “Vampiro de Doone Hall”; dos sangrientos asesinatos, cuevas ocultas, paneles secretos, el inevitable villano prusiano obsesionado con su calvicie (sí, sí, no es broma), o el temible rayo que interrumpe el funcionamiento de los motores, lo que podría emplearse para hacer caer desde tierra aviones en pleno vuelo, o parar coches a kilómetros de distancia.

La verdad es que he disfrutado esta novela como un enano, por la cantidad de rarezas e incongruencias que contiene.

Sydney Horler the vampireNo he tenido ocasión de leerla, pero por lo visto escribió otra novela llamada “The Vampire”, que trata sobre un hombre que va a visitar a un amigo sacerdote, que le confiesa que no solo cree en los vampiros, sino que conoció en persona a uno. A partir de ahí la historia vuelve al pasado, con la llegada de un enigmático hombre llamado Joseph Farington que acaba de comprar una enorme mansión en el pueblo. Dos meses después aparece muerta una bella lugareña con dos marcas en la garganta similares a un mordisco. Todas las sospechas recaen sobre el tal Farington.

Sinceramente me ha dejado muy intrigado, pero no he podido leerla.

En castellano es un autor del que se pueden encontrar unas cuantas obras, aunque pocas en comparación con la totalidad de su bibliografía. Esta es la relación de obras del autor publicadas en castellano de las que yo tengo constancia:

El Misterio del nº 1. Edición Prensa Moderna (1930)

La señorita de la noche. Edición Prensa Moderna (1931)

El espía. Colección Misterio Wallace. Editorial Tor. (1939)

La casa de los secretos. Colección Misterio Wallace  Editorial Tor.

La cabeza del Horror. Colección Misterio Wallace  Editorial Tor

El Hombre de Scotland Yard. Marisal (1942)

El hombre de la media cara Colección Aventuras Diamante Amarillo 56. Marisal (1942)

Arsénico y juego de bolos Col. Estelar, N. 16 Editorial Alhambra. (1948)

El Misterio de Balham. Famosas Novelas Nº 49. Molino. (1952)

La Casa misteriosa. La novela quincenal Nº 3.. (1942)

El Castillo del Terror. Sin datos

Como no podía ser de otra manera, seleccioné una de las obras publicadas en castellano del autor para comentarla, y opté por “El misterio de Balham”, más que nada porque es lá única que he podido conseguir a un precio razonable, y además porque descubrí que trata sobre un crimen real, tema que para mí resulta irresistible.

sydney horler el misterio de balhamEL MISTERIO DE BALHAM

SYDNEY HORLER

COLECCIÓN FAMOSAS NOVELAS. EDITORIAL MOLINO. JUNIO 1952

ILUSTRACIONES DE LOZANO OLIVARES

Vaya por delante que afortunadamente en esta obra no abundan los prejuicios tan habituales  en otras novelas del escritor. Salvo algún comentario despectivo hacia los franceses, no se encuentran demasiados comentarios despreciativos hacia los extranjeros, debido, como es lógico, a que el libro se basa en hechos reales, por lo que el escritor está ciertamente limitado en la creación de los personajes. Sí se detecta, sin embargo, el puritanismo del autor en cuanto a sexualidad, nada raro por otro lado en los años en que fue escrito, y sobre todo en la época en la que se ambienta la historia.

La obra es una traducción de “The Blanco Case: a victorian melodrama”, publicada en 1950, y narra un caso real de asesinato que escandalizó a la sociedad inglesa de 1876. El propio autor se encarga de resaltar al inicio del libro, en el “reconocimiento del autor” que la historia se basa en hechos reales:

El que haya escrito el misterio de Balham es debido a que, hace algunos años, mi interés estaba absorbido por la lectura de la interesante y atrayente narración de una famosa tragedia sobre envenenamiento, que aquel célebre criminalista, el difunto baronet sir John Hall, en su libro El Misterio Bravo y otros casos, hizo resaltar como relato más notable.

Este libro es una novela. Sin embargo, está basado en la investigación sobre la muerte de un infortunado joven, cuyo misterioso fin por envenenamiento causó nacional sensación en 1876. Estoy profundamente agradecido a The Times por haberme permitido el acceso a sus archivos.

sydeny horler charles bravo

El auténtico Charles Bravo

Al buscar información sobre el suceso real histórico, he podido comprobar que Horler se toma unas cuantas licencias literarias, transformando en ocasiones una historia sumamente escabrosa en un folletín en toda regla, aunque en esencia respeta con bastante fidelidad muchos de los hechos que ocurrieron en la realidad, y se nota que se documentó bien, plasmando su conocimiento en muchos detalles del caso que fueron aireados en su día por la sensacionalista prensa inglesa.

Antes de comentar la novela, considero necesario hacer un resumen de los hechos reales.

En Abril de 1876, un joven londinense de 30 años llamado Charles Delauny Turner Bravo llevaba tan sólo cuatro meses casado con la viuda Florence Ricardo (de soltera Campbell), una mujer de 25 años de gran belleza y muy rica con la que vivía en “The Priory”, una lujosa mansión victoriana en la localidad de Balham, cuando de repente cayó gravemente enfermo,  después de cenar un plato de pescado, otro de cordero asado y tostadas con huevos y anchoas (si yo ceno eso, palmo directamente sin necesidad de veneno). Los médicos y la policía determinaron tras la autopsia que había sido envenenado con antimonio. Lo extraño del caso es que a pesar de que su agonía duró tres días, en ningún momento reveló dato alguno sobre cómo o quién le había suministrado el veneno, y además tuvo tiempo de hacer testamento dejándole todo a su esposa. Inicialmente nadie fue acusado del crimen de forma oficial, pero los periódicos de la época iniciaron un torbellino de noticias que dieron lugar a todo tipo de elucubraciones. No quiero ni imaginar si el caso se hubiera producido hoy en día cómo hubieran sido las “brillantes” tertulias que nos regala la televisión actual.

Sydeny horler Florence-Bravo

La ¿inocente? Florence Ricardo

La realidad es que las investigaciones sacaron a la luz toda una serie de hechos que escandalizaron a los castos lectores victorianos.

En primer lugar, la policía pudo comprobar que Charles Bravo maltrataba a su esposa. Florence era mucho más rica que Charles, y había optado por controlar su propio patrimonio, algo insólito en la patriarcal sociedad Victoriana de la época, lo que resultó completamente humillante para Charles y dio inició a un trato vejatorio por su parte hacia su mujer, llegando a golpearla en varias ocasiones, según el testimonio de varios testigos. Florence pudo optar por esa opción únicamente gracias a que en 1870 se acababa de aprobar la “Married Women’s Property Act 1870”, una revolucionaria Ley que permitió que por primera vez en la historia las mujeres casadas siguieran siendo dueñas de pleno derecho de su propio patrimonio (hasta entonces todos sus bienes pasaban a ser gestionados por sus esposos tras el matrimonio, aunque conservaban la propiedad). Lo gracioso del tema es que la Ley no nació con la intención real de beneficiar los derechos de la mujer, sino de facilitar el fraude a hombres con pocos escrúpulos, que ocultaban parte de su patrimonio gracias a esta Ley. La realidad es que en la práctica los hombres continuaban de hecho tomando todas las decisiones referentes al patrimonio de sus esposas, y por ese motivo el caso de Charles Bravo representaba una excepción que debió suponerle una humillación social de cara al resto de hombres con los que se relacionara.

Los periódicos experimentaron con el caso una auténtica fiebre que les llevó a publicar cada día algún escandaloso suceso relacionado con el misterioso envenenamiento, ciertos en unas ocasiones, y malintencionadas invenciones en otras. Entre todo este torrente de noticias salió a la luz que Florence había sido amante antes de casarse con Charles con el doctor James Manby Gully (40 años mayor que ella), un  prestigioso médico célebre por sus tratamientos de hidroterapia y que contó entre sus pacientes con Charles Dickens y Lord Tennyson. Este hecho, aparte del escándalo que suponía que una mujer soltera mantuviera una relación con un hombre– que encima estaba casado-, tuvo su miga, ya que diversos testimonios colocaron al doctor en la primera fila de sospechosos.

También salieron a la luz todo tipo de elucubraciones acerca de la muerte del primer marido de Florence, un hombre llamado Alexander Ricardo que oficialmente había muerto a causa del alcohol, pero del que empezó a sugerirse que también podía haber muerto envenenado.

Además, por si fuera poco, se realizaron todo tipo de insinuaciones públicas acerca de la estrecha relación que Florence mantenía con la Sra. Cox, su dama de compañía, una viuda de 43 años, angloindia, muy poco agraciada, madre de tres hijos, que se había visto obligada a trabajar como dama de compañía tras la muerte de su marido.

Como os podéis imaginar, los periódicos no se contentaban con sacar a la luz todos estos escándalos, sino que se acompañaban con todo tipo de teorías. Por resumir, estos fueron los escenarios que se plantearon respecto al envenenamiento:

  • La culpable fue Florence, que había envenenado a Charles echándole cada día una pequeña cantidad de veneno en la bebida. Aquí había dos variantes también, pues en un caso se consideraba accidental (Florence le echaba el veneno para adormecer al marido y así no tener que yacer con él, pues había sufrido tres abortos espontáneos en los últimos meses); y en la segunda versión, se la consideraba completamente consciente de que lo estaba asesinando, ya que además habría envenenado también a su primer marido.
  • La culpable fue la Sra. Cox, enamorada de Florence, que no podía soportar los malos tratos a los que sometía Charles a su esposa. Se llegó a sugerir incluso en algún periódico que la Sra. Cox, de origen jamaicano, había empleado magia negra para acabar con Charles.
  • Un pretendiente de Florence despechado habría acabado con Charles. Esta teoría se basaba en que Charles había recibido algún anónimo meses antes acusándole de haberse casado con Florence únicamente por su dinero.
  • El Doctor James Manby Gully fue el responsable de la muerte, celoso de Charles, cuya aparición supuso el fin de su relación amorosa con Florence. Uno de los criados del Dr. declaró en el juicio declaró haber adquirido en 1869, por encargo del doctor, 60 gramos de emético tártaro (el veneno que mató a Charles), en apariencia destinado a un caballo enfermo.
  • Otra teoría es que Charles fue el responsable de su propia muerte; en un caso por haberse suicidado (la Sr. Cox declaró en el juicio que el propio Charles le había confesado que había tomado veneno); y en otro supuesto por error al ingerir el veneno que estaba destinado a su esposa, a la que estaría intentando asesinar.

La realidad es que se celebró un juicio rocambolesco –con visita incluída al momificado cadáver de Charles por parte del jurado-  con Florence como acusada, que finalmente fue declarada inocente, dejando el caso sin resolver, aunque arruinando, eso sí, la carrera de James Manby Gully, que salió muy mal parado públicamente, y que acabaría muriendo 7 años después completamente arruinado.

Florence moriría 18 meses después víctima de su feroz alcoholismo, y la Sra Cox regresó a su Jamaica natal, donde falleció muchos años después.

Hasta aquí, los hechos históricos, que como hemos podido ver continúan sin resolverse.

La novela de Horler nos presenta a Charles Blanco, un joven que cae perdidamente enamorado de una atractiva y adinerada  viuda llamada Florence Richards durante unas vacaciones en París. Como veréis, el autor no se destrozó la cabeza intentando camuflar los nombres de los personajes.

El protagonista envía a su amada madre Amelia una carta en la que le informa de su próxima boda con Florence, lo que levanta inmediatamente en su madre una extrema  animadversión hacia su futura nuera.

La historia se centra de forma muy melodramática en la relación entre los personajes, y va pintando un retrato muy poco amable de Florence y de su inseparable dama de compañía Jane Coxon como dos peligrosas manipuladoras que poco a poco van empequeñeciendo la figura de Charles.

Según avanza la historia vemos que Florence no es el alma cándida de la que se enamora Charles, sino que es una adúltera (mantiene un relación con un médico mucho mayor que ella llamado Dr. Aubrey Culley), con un grave problema con la bebida, con frecuentes ataques de ira, y que resulta ser una experta en el arte de la manipulación. Horler presenta a Florence como  un auténtico demonio, poseedora de todos los vicios conocidos: bebe como un cosaco, es una adúltera redomada, e incluso posee una colección de libros pornográficos ¡válgame el cielo!.

A todo esto, unos pocos meses después del matrimonio, cuando el matrimonio está instalado en “El priorato”, su mansión en Balham, Charles cae gravemente enfermo, falleciendo a las 30 horas. El escándalo es mayúsculo, y todos los ojos empiezan a centrar su atención en la figura de Florence.

Todo esto desemboca en la celebración de un juicio que sacará a la luz todas las miserias del matrimonio.

Como podéis ver, la novela se ajusta escrupulosamente a los hechos reales, aunque introduce nuevos personajes clave, especialmente la madre y el padrastro del protagonista; y un amigo de Charles llamado Edward Held, que resulta trabajar para el Servicio Secreto, y que sólo aparece al inicio y al final de la novela como una mera excusa para resolver el enigma.

A pesar de la explicación que aporta la novela, la realidad es que a día de hoy, sigue sin conocerse la verdad sobre este escabroso asunto, que permanece en la historia como uno más de los muchos crímenes si resolver.

Sydney horler WeHaveAlwaysLivedInTheCastleMe gustaría resaltar que el crimen de Charles Blanco ha servido de inspiración a varias obras literarias (de Agatha Christie, por ejemplo, que estaba fascinada con el caso, aunque reconoció no haber sido capaz de resolverlo), entre las que sin duda destaco “Siempre hemos vivido en el castillo”, una deliciosa novela corta de Shirley Jackson que se encuentra entre mis libros favoritos.

Para acabar, mencionar que la obra de Sydney Horler ha sido objeto de diversas adaptaciones al cine:

 

 

·         1926 : “The Ball of Fortune” de Hugh Croise.

No he visto ninguna, así que no puedo comentar nada al respecto.

LA CIENCIA FICCIÓN EN EL OESTE

De antemano quiero dejar claro que esta reseña no se refiere a lo que conocemos como weird Western, que viene a ser ese conjunto de historias del oeste que introducen elementos fantásticos (Rancho Drácula, de Silver Kane, es uno de los ejemplos más célebres) o de otros géneros ajenos al western en sí. Algún día dedicaré un artículo exclusivo al Weird Western, del que se pueden encontrar muchos más títulos dentro de la novela popular de los que nadie pueda imaginarse.

Recomiendo a cualquiera que quiera conocer más de este subgénero que se haga con el recopilatorio “Monstruos en el Oeste”, una estupenda edición a cargo de Alberto López Arca que reúne 7 novelas del Oeste del gran Curtis Garland en las que el lector encontrará zombis, Hombres lobo, a Drácula, y hasta al mismísimo Jack el Destripador, y donde se puede aprender mucho del magnífico artículo /ensayo con el que se abre el libro, obra de Andrés Peláez Paz,  un verdadero experto en el tema.

Lo que buscamos realmente en esta reseña son historias de ciencia ficción ambientadas o inspiradas en el salvaje oeste, y sobre este punto creo que hay tres opciones claras:

  • La manera más obvia de fusionar los géneros de ciencia ficción y el western es haciendo viajar a los protagonistas al pasado, de forma que la narración se desarrolle en el salvaje oeste. Este es el caso de Huida al pasado, de Law Space.
  • La segunda modalidad es narrando una historia ambientada en el futuro con una estructura de western, y como ejemplo he escogido Rancho 3.000, de Clark Carrados.
  • La tercera opción sería introduciendo en la época histórica del Oeste elementos fantásticos. En este caso entramos claramente en el terreno del Weird Western, y ya he indicado al principio del artículo que esta reseña no ahondaría en el tema. Espero poder dedicar un artículo en condiciones respecto al mismo.

Creo que la mejor manera de acercarse a las dos primeras opciones es mediante las correspondientes reseñas de las obras seleccionadas.

Intentaré completar este artículo en el futuro con nuevas reseñas de las novelas de ciencia ficción ambientadas en el Oeste que vaya localizando.


EEMF364 - Clark Carrados - RANCHO 3.000TÍTULO: RANCHO 3000

AUTOR: CLARK CARRADOS

COLECCIÓN ESPACIO MUNDO FUTURO Nº 364 . EDITORIAL TORAY

1ª EDICIÓN 1965

PORTADA: DESCONOCIDO

Una novela de Luis García Lecha cargada de ingenuidad que puede provocar dos reacciones muy distintas en el lector, pues habrá quien se quede con la superficialidad e incoherencia de algunos de sus planteamientos; y por el contrario, los que vuelvan a sentirse niños durante 100 páginas, regresando a esa época mágica de nuestra vida en la que aún teníamos la capacidad para asombrarnos de cualquier cosa.

La novela popular, y de forma muy especial la de ciencia ficción, requiere de la complicidad del lector, que debe tener una mente abierta que le permita aceptar sin pestañear como ciertos una serie de planteamientos que no se sostienen desde un punto de vista racional. Es absurdo en este tipo de literatura buscar con lupa los fallos en la coherencia narrativa, o de la lógica científica. O se entra en el juego o no se entra. No hay término medio.

Un grupo de apenas tres mil colonos ha sido enviado a la Tierra por la Pentarquía a modo de prueba para ver si el planeta está en condiciones ecológicas suficientes para permitir su nueva repoblación, después de que tuviera que ser abandonada cientos de años atrás debido a sus catastróficas condiciones mediambientales provocadas por una guerra nuclear. Ahora el planeta está dividido en sectores (África, Nordeuropa, Sudeuropa, las dos Asias, Norte y Sur, Australia, América del Norte, Sudamérica…), y para comprobar si es posible volver a habitarlo, se ha dado a los colonos un plazo de 25 años en el que deben cumplir una serie de objetivos que determinarán el éxito o el fracaso de la misión.

En Norteamérica encontramos a Kit Fannion, un bravo muchacho de 27 años,  que gestiona junto con sus adorables padres una pequeña explotación ganadera cuya viabilidad se está viendo expuesta por culpa de unos misteriosos cuatreros que se dedican a robar ganado de distintos ranchos.

Por si los problemas fueran pocos,  Kit y su familia van a recibir en pocos días la visita del Inspector Jefe de Colonización Planetaria, un tal Macawberry, famoso por su animadversión hacia la misión de colonización, que es el encargado de comprobar los progresos de cada rancho planetario; un hombre inflexible que va a decidir si los colonos continúan sobre la Tierra, o deben abandonarla, y las cosas no pintan bien tras los últimos robos de ganado.

Es hilarante –por lo ingenuo- la conversación mantenida entre Kit y su padre cuando el primero le informa de que les han robado durante la noche dos terneras. El padre, asombrado, le pregunta a su hijo cómo se ha dado cuenta, y éste le dice que cada noche cuenta todo el ganado.

Uno pensaría que el rancho contiene miles de vacas, pero la sorpresa viene cuando Kit dice “Anoche conté las reses: eran veintiséis”. ¡Menudo lince, darse cuenta de que les roban dos vacas de 26!.

El sospechoso inicial para Kit es un brasileño llamado Paulo Alves, un hombre que no cría ganado, pues se dedica a la plantación de café para abastecer al resto del planeta.

Kit solicita una reunión de los delegados sectoriales, para discutir la crítica situación, que afecta a otras delegaciones del planeta, que han sufrido robos similares, y parte al Levante de la Península Ibérica, donde Ramón Losar, delegado de Sudeuropa, tiene su propio rancho.

Lo que inicialmente iba a ser una plácida excursión a lo que antes llamábamos Valencia, se transforma en un desastre cuando su aeronave es atacada por alguien que intenta claramente evitar que la reunión tenga lugar. Kit cae en paracaídas al mar, tras tener que abandonar su nave, y cuando cree que ya no tiene salvación, aparece al rescate Irina Petrovna, delegada de Orienteuropa, que también estaba de camino a la reunión.

A estas alturas supongo que imaginaréis que Irina no es precisamente ni vieja ni fea. Os podéis hacer una idea.

A pesar del fallido intento de asesinato, la reunión de delegados tiene lugar, y tras una discusión sobre lo que debe hacerse, se decide nombrar a Kit como comisario para que descubra al responsable de los robos de ganado. Si falla, sin lugar a dudas supondrá el fin de la colonización del planeta.

Inmediatamente Kit parte a interrogar a Paulo Alves, dado que para muchos es el único sospechoso –en ningún momento explica la novela porqué- , con la sorpresa de que al llegar se encuentra que ha sido asesinado en su plantación,  junto con su esposa.

Como podéis ver, la historia contiene todos los elementos de un western clásico, pero ambientado en el futuro. Perfectamente podría haber sido publicada como una más entre muchas del Oeste, eliminando los elementos fantásticos. Ladrones de ganado, un Sheriff  heróico, forajidos sin escrúpulos, un malvado en la sombra…podríamos estar hablando de Raíces Profundas, Chisum, o muchas otras películas, si no fuera por las naves espaciales, pistolas atómicas, y accesorios similares.

Otro hecho que me ha hecho mucha gracia del libro es la relevancia que tienen las nacionalidades de los personajes, algo francamente extraño si se tiene en cuenta que todos los colonos proceden de un planeta ajeno a la Tierra, que lleva abandonada cerca de mil años, por lo que es absurdo pensar que se sigan empleando las mismas nacionalidades. De este modo, los delegados de la Tierra son todos de la raza original de la zona donde acaban asignados: Irina Petrovna es delegada de Europa Oriental,  Hans Uffelt de Europa Norte, Yuan-Hi de Oriente Asia, Roy N’gobo de Africa, y así sucesivamente. No hay ni una excepción.

De hecho, el tema de las nacionalidades se emplea de forma humorística a lo largo de la novela en diversas ocasiones, asimilándose en ciertos pasajes a los típicos chistes de un inglés, un alemán y un español: “Ese quiere que le dejen tranquilo en sus islas. No dirá que si ni que no; se limitará a encogerse de hombros. Es inglés…”

El humor es una constante en Rancho 3.000, un rasgo que ya he observado en varias novelas de Luis García Lecha, algunas de las cuales han sido comentadas en este mismo blog. Otra característica del libro, ésta más curiosa aún por lo poco frecuente, son las diversas referencias que se hacen a España: la reunión de delegados se produce en un rancho en Levante, con naranjos incluídos, y en otra ocasión se mencionan las bodegas de Jerez, alabando la excelencia de sus vinos.

En la novela es interesante la visión que se da de la Pentarquía, organización que dirige el Universo conocido. Sin dar por desgracia demasiados detalles, se ofrece una desoladora imagen del planeta de la Pentarquía, con grandes contrastes que hacen que sea amoral en muchos sentidos, y con una serie de estrictas normas que limitan totalmente la libertad de sus habitantes en otros ámbitos. La sociedad está dividida en clases jerárquicas, siendo prácticamente imposible ascender en la escala social lo que avoca a las clases más bajas a un eterno descontento. Esto provoca que los colonos de la Tierra deseen por encima de todo permanecer en el planeta Tierra, para convertirlo en un hogar donde puedan ser “Libres, pero respetuosos con la libertad de los demás”.

Interesante reflexión para el año en que fue publicada la novela (1965), aún en plena dictadura de Franco.

EEMF110 - Law Space - HUIDA AL PASADO


TÍTULO: HUIDA AL PASADO

AUTOR: LAW SPACE

COLECCIÓN ESPACIO MUNDO FUTURO Nº 110 . EDITORIAL TORAY

1ª EDICIÓN 1962

PORTADA: DESCONOCIDO

Europa ha sido destruida fruto de una terrible guerra nuclear que ha dejado el continente inhabitable, y como únicos supervivientes a unos cuantos millones de mutantes, que llevan 10 años viviendo aislados del resto del mundo, hasta que el gobierno planetario decide, debido a la fuerte superpoblación que asola Amércia, que ya es hora de volver a repoblar Europa.

Charles Templer es un experto en microbiología que recibe el siniestro encargo de fabricar un virus que acabe con los mutantes europeos y permita la nueva colonización, algo a lo que no está en absoluto dispuesto.

El personaje protagonista de esta novela se aleja de lo habitual en la novela popular: es un hombre felizmente casado, que vive acompañado de su esposa Carol, su fiel robot Wilky, y su hijo pequeño Thomas; nada que ver con el típico soltero que acaba encontrando el amor a lo largo de la historia.

Quiere la casualidad o el destino que en ese preciso momento el profesor Charles Templer recibe la visita de su viejo compañero de Universidad Harry Larson, otro reputado científico que le explica que lleva años trabajando de ayudante para el célebre Dr. Opperheim, su antiguo profesor de física, un arisco pero brillante investigador que acaba de fallecer, dejando en manos de Larson su último invento: una máquina del tiempo.

Durante la conversación, Larson lexplica de forma misteriosa a su amigo Charles que ha viajado al futuro, y ha podido comprobar que el futuro de la humanidad es muy negro, pero se niega a darle ningún tipo de detalle añadido.

Un día después, Templer recibe otra visita, en este caso la del Inspector Fermont, que bajo amenazas presiona al profesor para que elabore cuanto antes el virus que permita acabar de golpe con todos los mutantes europeos. Tras negarse enérgicamente a cumplir la orden, Fermont informa a Charles de que no se moleste en ir a buscar a su hijo y le explica que se le ha aplicado el artículo 123 del Reglamento de Ciudadanía. Reproduzco aquí dicho artículo, porque me ha parecido una manera genial por parte del autor de poner en situación al lector sobre el tipo de mundo en el que se mueve la historia:

Cuando, por alguna causa, se procede contra la seguridad mundial del Gobierno del Planeta éste está en su derecho de sacar a los hijos o protegidos de los encartados, alejándolos de la nociva influencia de sus padres o tutores. Los niños pasarán seguidamente a un Instituto Mental, donde se les borrarán todos los engramas de recuerdos familiares, siendo destinados a centros de enseñanza, donde podrán convertirse en seres aptos para la comunidad…”

Cualquier otro escritor se hubiera enredado en complicadas explicaciones sobre el tiránico gobierno planetario, pero Sánchez Pascual da una imagen clarísima al lector en apenas 6 líneas. Brillante.

Amenazado también con que el próximo paso es que el Gobierno se llevará también a su esposa (art. 243 de la Ley de ciudadanía), y ante la imposibilidad para dar marcha atrás en su decisión, pues había destruido todas las cepas del virus, Charles decide escapar con su esposa al único sitio donde nunca podrán encontrarle: el pasado. Ayudado por su amigo Larson, que sabía todo lo que iba a ocurrir, Charles y su esposa Carlo acaban en el Oeste americano en 1.890. Comienza de este modo la verdadera aventura de esta brillante novela, cuyo planteamiento se encuentra entre lo mejor que he tenido ocasión de leer en la colección Espacio.

Hay que indicar que Enrique Sánchez Pascual (que entre otros muchos nombres empleó el seudónimo de Law Space) era un escritor de primera, lo que hace que cualquier obra suya destaque por encima de la de la mayoría del resto de autores. En este caso, Huída al pasado es infinitamente superior literariamente a Rancho 3.000, y creo que es justo reconocer que Sánchez Pascual era un escritor mucho más completo que Luis García Lecha, al que tampoco quiero restarle por supuesto méritos.

LA COLECCIÓN AVENTURAS DE PRENSA MODERNA

Aventuras Los naufragos de BorneoEn 1928 comenzó a publicarse una serie llamada “Aventuras”, de Prensa Moderna, una de esas maravillosas colecciones populares que se lanzaron en los años 20 y de las que lamentablemente se puede conseguir muy poca información hoy en día. Esta colección, con un formato de 18×13 cm, con algo más de 90 páginas (salvo números extraordinarios),  y a un módico precio de 50 céntimos de peseta, seleccionaba semanalmente obras de autores extranjeros de todo tipo de géneros: acción, bélico, piratas, ciencia ficción, y por supuesto, aventuras.  Hoy en día es muy complicado conseguir originales de esta colección, debido a tres motivos principalmente: los 90 años que han trascurrido desde su publicación; una guerra civil en la que se perdió una buena parte de la herencia cultural española; y sobre todo, una pésima calidad de papel y tinta que provoca que se hayan desintegrado la mayor parte de los ejemplares que se publicaron.

La serie tuvo dos etapas diferenciadas:

Aventuras la danza del sol– La primera etapa constó de 100 títulos, dato que se desprende de los cupones numerados que aparecían al final de cada novela, con la invitación al lector para que reuniera los 100 cupones que saldrían en la colección para participar de un suculento sorteo. Los ejemplares de esta 1ª etapa llevaban en la parte inferior de la portada una banda de color rojo en la que ponía “Prensa Moderna”. Esta etapa se publicó entre 1928 y 1930.

– La segunda etapa se inicia en 1931, y se diferencia de la anterior en que carece de la banda roja en la parte inferior de la portada, y además especificaba en la primera página -donde constaba el título, autor y nº de la coelección-, que pertenecía a la 2ª etapa. Desconozco el número de títulos que se publicaron en esta etapa, pero el número más alto que he podido localizar es el 24. Los años en que se publicó esta segunda serie coinciden con el traslado de la imprenta de Prensa Moderna por motivos económicos, que muy pronto llevarían al cierre de la editorial.

Este listado he podido completarlo (al menos la primera serie) gracias a la impagable ayuda de Jorge Tarancón, una de las personas que más sabe sobre novela popular en España. Muchas gracias, Don Jorge. Ojalá alguien que lea el blog pueda ayudarme a completar el listado de la segunda serie.

Títulos de la 1ª Serie

TITULO

AUTOR

1 El Hércules dormido Roy Norton
2 Oro entre la nieve Frederick L. Nebel
3 La danza del Sol Clay Perry
4 El rapto del tren especial Francis Lynde
5 Diamantes Patrick Greene
6 Las garras de la avaricia Paul Ellsworth
7 Los piratas del aire Will Mac Morrow
8 El enigma de la cuchara de plata Robert Mac Blair.
9 El recuerdo de la culpa Herman Landon
10 Las águilas rojas Edgard L. Cooper
11 El Enviado del Demonio Erle Stanley Gardner
12 El silenciador misterioso George Werts
13 En las montañas de la muerte Tom Roan
14 Filibusteros del siglo XX Esteban Hopkins
15 El hijo del ballenero D. Waterz
16 En la China de los Bolcheviques Edgard Wallace
17 El diablo invisible de Panlang MagRuder Maury
18 Los dos rivales Roberto Mc Blair
19 Llovidos del Cielo Carson W.Mowre
20 La derrota del Jabato Frank Stochton
21 El tesoro escondido Paul E. Triem
22 Wu Chang, genio del crimen A. E. Apple
23 Los manejos del Dr. Krook Arturo Mayory
24 Una ciudad bajo el terror F. Mac Isaac
25 Mírales a los ojos Will Mac Morrow
26 El diamante escondido Victor rousseau
27 El cazador de pumas Marvin Edwards
28 Nobleza pirata Donald Water
29 El filón de oro Sig Young
30 Uno frente a otro A. E. Apple
31 El hombre que estuvo en Saturno Saile Aubrey
32 La isla de los desengaños Fred Mac Isaac
33 La esclava blanca M. Langdon
34 La catástrofe del dirigible Betelgeuse Will Mac Morrow
35 Silencio: el que volvió de la muerte Tom Ray
36 El secreto de Tod Morgan Homer King Gordon
37 El robo de la escultura de porcelana Lemuel Debra
38 La caja fatal Reginald Wright
39 La calavera de bronce Malcolm W. Nicholson
40 El secuestro de la millonaria M. Bucklan
41 La dama soñada W. Kobold Knight
42 Los monjes del silencio John D. Swain
43 ¿Quién le mató? Arturo W. Patterson
44 El brujo Jean Leon
45 Por encima de las nubes Thomas Boyd
46 Un pájaro injaulable A. E. Apple
47 El gitano del mar Albert R. Wetjen
48 La calle torcida Roy W. Hinds
49 Las maletas macabras Fred Mac Isaac
50 El crimen del expreso transcontinetal F. Pepla
51 A prueba de balas T. T. Flynn
52 La canoa negra Madeleine S. Buchanan
53 Los estranguladores de California Robert J. Pearsal
54 En la linea de fuego James Perley
55 El buen piloto de la mala suerte Leland S. Jamieson
56 T4932 Chicago Thomas W. Boyd
57 El último viaje del “Voordan” H. Bedford Jones
58 El misterio de la costa oriental William West Winter
59 Martin Phillips y los otros Frank C. Robertson
60 El lago perdido Juan I. Cochcrane
61 Compañeros de desdichas Charles Neville Buck
62 El almanaque rojo Varios autores
63 Los hijos de la espada Georges Surdez
64 El robo del diamante Conrad Chamley
65 Bandidos de frontera Johnston Mac Culley
66 El corsario malayo Luiggi Motta
67 Una muerte misteriosa Cristopher Booth
68 El navío Ciego Jhon Barreyne
69 El reyezuelo del Noroeste Federico Nebel
70 La isla de los sustos Francis Lynde
71 Los rifles en el paso del águila Ones H. Bedford
72 El peligro de las perlas Federico Moore
73 Los salteadores de trenes Charles W. Tyler
74 La gema ensangrentada Capitán H. Herriaig
75 La campana de la muerte Edison Marshal
76 Los naúfragos de Borneo Mayne-Reid
77 Un rincón apacible F. Mac Isaac
78 El buitre de la campanilla Guillermo West
79 El valle trágico R. Hall
80 Los hombres de las orejas largas Jean Normand
81 Una revuelta en el país del oro Raul Le Jeune
82 Manos poderosas Judson P. Phillips
83 El monopolio de los diamantes Arthur Conan Doyle
84 El vasito verde Aggmed Abdullah
85 El campamento infernal Victor Rousseau
86 Oro Marino W. R. Hoefer
87 Los hijos de Tauro J. Paul Suter
88 En el segundo piso Edgard Wallace
89 La pirámide del trueno Arturo O. Friel
90 El secreto Howard Fielding
91 ¿Muerto o vivo? Jack Nicholson
92 La cajita encarnada Roberto Mc Blair
93 Difícil de atrapar Frank C. Robertson
94 El monstruo blanco Jorge Sim (George Simenon)
95 La Fórmula destructora Judson Phillips
96 Las cinco balas de Siam Mark Twill
97 La diosa robada H. de V. Stacpoole
98 De pintor a detective J. Perck
99 El violinista ladrón Will Beale
100 ¿Cual de las dos? Gertrude Pahlow

El nº 62 de la colección, “El Almanaque Rojo”, fue un especial que recopiló las siguientes historias:

EL TERROR BLANCO por C. V. Tench
EL OJO ESCARLATA por L. Inckster
RATAS DE AGUA por Tom Curry
LA ESCOLTA DEL ORO por Jorge Fielding Eliot
LA MARCA EN EL PECHO por W. Stamper
EL PESO DEL ORO por Evan Anglesea
EL POZO DEL TORMENTO por Sidney Hershell Small
FIEBRE DE RIQUEZAS por Dudley Hoys
EL BALLENERO por A. de Herries Smith
LA HERRADURA DE PLATA por K. Brocklebank
LA MESA ENCANTADA por E. O’Donnell
NOCHEBUENA EN SIBERIA por H. G. Fry

Títulos de la 2ª Serie:

TITULO

AUTOR

1 La piedrecita Misteriosa Ray Cummings
2 La plaga roja Frederick L. Nebel
3 La esposa del Dios de los Mayas Sean O´Larrin
4 Cuando se desbocó la Luna A. Hyatt Verril
5 Los dioses de oro Jack Dervat
6 En los ranchos de Arizona Homer King
7 La mujer falsificada A. E. Apple
8 La pagoda azul Richard Lelong
9 El collar de esmeraldas M. Wheeler Nicholson
10
11
12 El monstruo de metal Otis A. Kline
13 Hombremono, el poderoso Arthur J. Burks
14 La selva del terror H. Ashton Wolfe
15 La locura de un millonario Fred Mac Isaac
16 El rancho de ojos calientes Arnold Mac Hand
17
18 La carrera trágica Richard Enright
19 El sindicato gris H. Vincent
20 El tesoro escondido Paul E. Triem
21 El autómata A. J. Gelula
22 Una comedia siniestra W. H. Thortons
23 La ciudad sumergida H. De Stacpoole
24 La amenaza de lo pequeño R. B. Fleming

Además tengo localizado estos títulos, pero por desgracia no sé a qué nº corresponden:

El amo del misterio Bob Olsen
Un drama en la selva
El valle de los Gimnotos
La dama soñada W. Kobold Knight

aventuras el honmbre que estuvo en SaturnoUno de los hechos más llamativos de esta peculiar colección es la aparición de títulos del género de ciencia ficción, algo verdaderamente sorprendente en el mundo editorial de los años 30 en España. Con títulos tan sugerentes como “El hombre que estuvo en Saturno”, de Saile Aubrey; “La amenaza de lo pequeño”, de R. B. Fleming, “Cuando se desbocó la Luna”, de A. Hyatt Verril; o “El monstruo de metal”, de Otis A. Kline, esta colección supuso una oportunidad única para los lectores de tener una primera toma de contacto con el pulp de ciencia ficción anglosajón.

Por cierto que afortunadamente el lector actual puede rescatar estos títulos gracias a una magnífica reedición a cargo de la Biblioteca del laberinto, que ha reunido en 4 volúmenes las obras de ciencia ficción publicadas en los años    20-30 por Prensa Moderna. Muy recomendables, de verdad. Desde aquí quiero mostrar mi respeto y mi agradecimiento nuevamente a estos editores (otros casos destacados son Barsoom y la revista Ulthar) que nos dan una gran oportunidad de conocer un poco mejor la literatura pulp y sobre todo autores poco conocidos.

aventuras prensa moderna 2 oro entre la nieveRespecto al tema de los autores que participaron en Aventuras, me gustaría destacar que cabe la posibilidad de que entre la nómina de reputados escritores se colara algún título de escritores españoles ocultos bajo seudónimo, pero debo reconocer que es tan sólo una teoría basada en que no he podido localizar ninguna información sobre su biografía ni sobre la supuesta obra en su idioma original, algo extraño, pues en la mayoría de los casos es fácil obtener información sobre ellos. Los casos más llamativos me han parecido Jhon Burkiss, autor de “La pasajera de la Navarra” (en este caso además de la falta de información sobre el autor se añade la referencia a Navarra); y sobre todo, Saile Aubrey, autor de la extravagante y sorprendente “El hombre que estuvo en Saturno”, novela en la que el alma de los suicidas que fracasan en su intento de quitarse la vida es trasladada al planeta Saturno, para que paguen por sus pecados. De este Saile Aubrey sólo se puede encontrar otra novela,     – publicada también en castellano- en la colección La novela Fantástica con el título “Lucha en Saturno”, pero que resulta ser la misma obra. Ningún dato más sobre el autor, ni sobre su supuesta obra en inglés. Es factible pensar que Saile Aubrey sea en realidad un anagrama del verdadero nombre del autor (¿Elías? ¿Elisa?), casi con toda seguridad español.  No es nada extraño pensar que participaran ocasionalmente autores españoles que permitieran cumplir la periodicidad semanal de la publicación, especialmente si tenemos en cuenta que ya había autores nacionales –por desgracia desconocidos- escribiendo obras como “El Sheriff”, o “Luis Puñales”.

Aventuras muerto o vivoLamentablemente no he podido confirmar que la autoría de estas novelas fuera de algún autor español, lo que supondría todo un hallazgo por las tempranas fechas de las que estamos hablando. Cualquier dato al respecto sería muy bien recibido.

Como puede verse, en la colección se integraron todo tipo de géneros, que  iban desde la acción, ciencia ficción, policiaco, piratas, bélico, a la aventura sin más.

Esta colección era tan sólo una parte del entretenimiento semanal que ofrecía la editorial Prensa Moderna, con un plan que empezaba los jueves con “El Cuento Azul” (40 céntimos), dedicada a obras de autores españoles; continuaba los viernes con “El Teatro Moderno” (50 céntimos); seguía los sábados con la mencionada colección “Aventuras” (50 céntimos); y finalizaba los domingos  con el Western fantástico que representaba “El Sheriff” (30 céntimos), una colección que sin duda acabará teniendo su propio artículo en el blog y cuyo autor/autores representa uno de los mayores enigmas sin resolver de la literatura popula española. De Lunes a Miércoles, descanso para el lector, aunque hay que tener en cuenta que el plan editorial de Prensa Moderna se completaba con la colección “Fémina” (1 peseta), de tirada quincenal; “Popular” (1 peseta), también quincenal; y “Novelas emocionantes” (2 pesetas), sin periodicidad fija.

Aventuras las aguilas rojasAntes que las colecciones “El cuento azul” y “El Sheriff” se publicaban “Los novelistas” (precedente directo del El cuento azul, que también editaba obras de autores españoles, al módico precio de 30 céntimos); “Cinema”; y “La novela vivida” (30 céntimos), una interesantísima colección divulgativa dedicada –según consta en su propia publicidad- a “Crímenes célebres, luchas políticas, aventuras trágicas, viajes extrordinarios, sucesos misteriosos, errores judiciales y Figuras extrañas“, y que contó con títulos como “El proceso Dreyfuss”, “Las bombas Orsini”, “El cura que quiso matar a la reina”, o “Un rey en el cadalso”, por citar algunas.

Como suelo hacer en estos casos, creo que no hay mejor manera de que el lector se haga una idea de una colección o un autor, que una reseña de una de las obras.

aventuras el navio de los ciegosEL NAVIO CIEGO

JHON BARREYNE

COLECCIÓN AVENTURAS PRENSA ESPAÑOLA Nº 68. 1ª SERIE

FECHA DE PUBLICACIÓN (1929-1930, SIN DETERMINAR)

Lo primero que quiero dejar claro es que esta novela es de lo mejor que he leído en los últimos años, y no me estoy refiriendo únicamente a la literatura popular.

Considerar “El navío ciego” una novela de aventuras es como decir que “Romeo y Julieta” es una novela rosa, o “Ensayo sobre la ceguera”, novela de José Saramago con muchos puntos en común con la obra objeto de esta reseña, una historia de ciencia ficción. Por supuesto que “El navío ciego” tiene un fuerte componente de aventura marítima, pero el trasfondo de la historia va mucho más allá de cualquier género. Lo mismo que se publicó en una colección de aventuras, hubiera tenido cabida en el drama, el terror, e incluso en la ciencia ficción, pues el origen de esta trama, de marcado tono surrealista, tiene mucho de fantástico. Para mi gusto, hubiera merecido ser incluído en los mencionados recopilatorios de La Biblioteca del Laberinto, especialmente para haber dado a los lectores actuales la oportunidad de leer una obra extraordinaria.

El autor del libro es en realidad Jean Barreyre, un crítico teatral muy célebre en su época que además escribió unas cuantas obras de ficción con su propio nombre, entre las que sin duda destaca “El navío Ciego”, obra que llegó a adaptarse al cine en 1927 en la película “Le Navire aveugle”, dirigida por Joseph Guarino y Adelqui Millar.

A saber el motivo por el que la editorial le cambió el nombre del autor, aunque imagino que sería para darle una apariencia anglosajona. En la editorial Prensa Moderna era habitual modificar el nombre de algunos de los autores, y como ejemplo no hay más que ver cómo George Simenon pasó a ser Jorge Sim.

Charlatans, Batteleurs & Bonimenteurs” (una obra sobre el mundo del circo), “La Chanson Francaise”, “Le tabac du soldat”, “Petit historie du marionettes francaises” son otras obras del autor, de las que no tengo constancia que se hayan traducido al castellano. Por desgracia, poca cosa más puedo aportar sobre Jean Barreyre.

Lo primero que quiero destacar es que El navío de los ciegos es para mi gusto una obra maestra que debería reeditarse, pues su mensaje no sólo no ha envejecido, sino que es en la actualidad aún más impactante, si cabe. Una gran metáfora sobre la bajeza de la condición humana. El único pero que le pongo a la obra –defecto extensible al resto de la colección Aventuras de Prensa Moderna- es la traducción, que precisaría una revisión profunda. A pesar de ello, insisto que es una novela muy recomendable, y que se lee de tirón.

El Sea Shine acaba de zarpar de puerto, con una tripulación de 16 hombres a bordo. Entre ellos, el capitán Wilson, obsesionado con cumplir con su labor; su fiel oficial 2º de a bordo, del que nunca llegamos a saber su nombre; y un amargado cocinero que parece peleado con la humanidad y que sólo parece disfrutar con las desgracias ajenas. Un conjunto de personajes que muy pronto deberán enfrentarse a su peor enemigo: ellos mismos.

Un día, los tripulantes encuentran en la parte inferior del barco el cuerpo oculto de un hombre malayo, que nadie sabe cómo puede haber llegado allí. Tras comprobar que está muerto, arrojan su cadáver al mar. Pocos días despúes, un robusto marinero al que llaman “el danés”,  cae gravemente enfermo, y a los pocos días se queda de forma inexplicable completamente ciego. Al principio, todos sus compañeros se vuelcan en ayudarle y consolarle, hasta que al poco tiempo, otro marinero cae víctima de la misma extraña enfermedad, siguiendo exactamente los mismos pasos que en el caso anterior: fuertes dolores de cabeza, irritación insoportable en los ojos, y pérdida completa de la visión a los tres días, al mismo tiempo que desaparecen el resto de síntomas.

Sospechando del grave riesgo de contagio, los tripulantes empiezan a evitar el contacto con sus compañeros ciegos, que deben enfrentarse al horror de su enfermedad y al rechazo del resto de la tripulación, que los tratan como si fueran apestados.

Uno tras otro van cayendo los tripulantes, que acaban siendo encerrados en la bodega por los marineros sanos que quedan, para evitar ser contagiados. Entre los supervivientes a la enfermedad empiezan a discutir la posibilidad de tirar al mar a los enfermos, a los que poco a poco van deshumanizando, pero sólo les frena el temor de que muy pronto ellos también estarán ciegos, pues en el fondo están convencidos de que el contagio es inevitable.

El capitán y su fiel segundo de a bordo, ante la imposibilidad de recibir ningún tipo de ayuda externa, empiezan a prepararse para lo peor, haciendo prácticas para moverse por el barco con los ojos tapados, pues temen que en breve ninguno de ellos será capaz de dirigir el barco.

Primero el capitán, luego el cocinero, y finalmente el segundo oficial, acaban cayendo. Llega un momento en el que sólo queda un marinero con visión –un tal Dick-, lo que supone un brillante punto de inflexión en la historia. Dick se convierte de repente en la única persona indispensable a bordo, y los demás tripulantes no le dejan un momento de paz, pues requieren su ayuda constantemente para dirigir el barco, para cocinar, y para cualquier mínima labor que surja; con la presión añadida de que además le exigen que esté permanentemente atento al horizonte por si aparece otro barco que pueda rescatarles. Dick no puede dormir, agobiado por el resto dehombres, y empieza a fraguarse en su mente una mezcla de sentimientos encontrados, pues por un lado se siente mal por ser el único hombre que puede ver, y por otra parte, odia al resto de la tripulación, pues los considera unos egoístas que sólo piensan en sí mismos. Un día, completamente agotado, se queda dormido mientras se supone que está vigilando, y justo cuando despierta cree ver la silueta de un barco desapareciendo por el horizonte. Apabullado por el sentimiento de culpa, y creyendo que se ha perdido su única oportunidad de salvación, decide guardar silencio.

Un fatal día, Dick pierde también la visión,  dejando el barco completamente a la deriva, y dando inicio a una espiral de locura entre unos hombres que se entregan a la desesperación.

Maravilloso retrato de los protagonistas del libro, que ante una situación límite muestran lo peor del ser humano: el miedo, el egoísmo, y la falta de compasión se adueñan de una historia atemporal que sería digna de una reimpresión en condiciones.

Entre estos personajes destacaría el del amargado cocinero, un hombre que desprecia al resto de seres humanos, incluyendo a sus propios compañeros de barco, alguien a quien –según sus propias palabras- “le gustaría poder coger las estrellas para hacerlas añicos”, tal es el rencor que siente por todo lo que le rodea. Hay un momento en el relato en el que el cocinero, que también está ciego, convence a los demás de que ha recuperado la visión, con el único fin de convertirse en el nuevo capitán del barco, puesto en el que se transforma en un auténtico tirano, y en el que encontrará un final antológico. De verdad que es un personaje icónico a la altura del Capitán Ahab o de John Silver el Largo.

Una maravilla que invita a leer todos los números que sea posible de la colección Aventuras de Prensa Moderna. Una lástima que sea tan difícil encontrar ejemplares.

LOS MISTERIOSOS AUTORES DE LA EFIMERA EDITORIAL BUMERANG: JAUME MINISTRAL i MASIÁ

tejano 01.jpgEntre Diciembre de 1946 y Agosto de 1947 surgió de la nada una pequeña editorial de nombre Publicaciones Bumerang, conocida (es un decir) por una colección llamada “El Tejano” que acabó constando de 12 títulos y que se publicaba los días 1 y 15 de cada mes. Todos los números, con un formato prácticamente idéntico al Coyote de Clíper, fueron firmados por un tal Félix de Schalwy, del que nada se sabe, y contaron con unas maravillosas portadas e ilustraciones interiores de Juan García Iranzo Muniesa, (20 de septiembre de 1918 – Barcelona, 3 de febrero de 1998), célebre creador de El Cachorro, entre otras muchas historietas clásicas. A diferencia del misterioso autor, afortunadamente es fácil encontrar información del ilustrador de la serie.

El personaje del Tejano es un enmascarado justiciero al más puro estilo del Zorro (otro más), que se presentaba en la publicidad de la editorial con el siguiente eslogan:

La mejor novela en episodios del Oeste americano. La aventuras y hazañas del misterioso personaje vaquero, vengador del crimen y justiciero del valle de Texas”.

Los títulos de los que constó la colección fueron los siguientes (Listado obtenido del blog http://noveladeloeste.blogspot.com/:

TÍTULO
1 El Misterioso Tejano
2 El Tejano sin cabeza
3 Una vida atormentada
4 El Tejano contra Tiro Certero
5 El secuestro de Zuzi
6 El secreto de Don López
7 Esta tierra es mía (This land is mine)
8 La venganza del ranchero (The veangance of the farmer)
9 Traición (Foul Play)
10 El garito (The gambling House)
11 El mestizo (The half Breed)
12 Mal tiempo (Bad weather)

En el número 12 se anunciaba otro título que no llegó a publicarse:

13.- Al Trote Largo.

El argumento de la serie giraba alrededor del Tejano, un misterioso personaje de oscuro pasado que se dedicaba a vengar a los desamparados que sufrían el acoso de los correspondientes malvados. Dicho así, parece que el Tejano  no es más que otra copia más de El Coyote, de José Mallorquí, que venía publicándose desde 1943, si no fuera por un pequeño y sorprendente detalle: El Tejano resulta ser una mujer, algo francamente extraño en 1946.

Sobre la editorial Bumerang tampoco puedo aportar demasiados datos. Tan sólo sé que aparte de esta colección publicó en 1947 “Kóssac, el látigo de la estepa” una colección de 8 títulos con ilustraciones de Athos Cozzi -un ilustrador italiano afincado en Barcelona- cuyo autor era un tal Egor Jernovich, otro seudónimo que estaba pendiente de resolución, y que en realidad corresponde a Jaume Ministral i Masiá (Girona,1914 – Barcelona, 1982).

La relación de títulos de la colección, que se vendía como si fueran traducciones de una famosa novela rusa, es la siguiente:

1 – El Látigo de la estepa.

2 – Un tártaro peligroso.

3 – Diamantes en los Urales

4 – En una aldea de cosacos.

5 – La destrucción de Maliuta.

6 – Duelo a muerte.

7 – Lobos en la estepa.

8 – En los astilleros de Sebastopol.

kossac 1Hasta tal punto se presentaba la colección como una traducción para dar exotismo al tema, que en la presentación de los personajes de su número 1 se añadía una nota del editor en la que se indicaba que “Algunos de los personajes de esta novela han tenido existencia real. El autor ha adaptado su vida y sus hazañas para que no fuera posible su identificación”.

Una presentación de personajes por cierto prodigiosa, con descripciones del estilo “Sonia Pusachev: unos dulces ojos negros que supieron lo que es el llanto”, o “Ermak: un pobre criado que pagó una culpa excesiva por la muerte de una codorniz”.  Qué maravilla.

Además de estas dos colecciones, se anunciaba una novela llamada “El chacal del Oeste”, como el primer título de “una nueva colección de novelas del Oeste por primera vez publicadas en español”, con la siguiente publicidad:

EL CHACAL DEL OESTE es el pseudónimo tras el cual se oculta un personaje histórico.

Los descendientes de los colonos españoles que se habían instalado en California se vieron oprimidos por hombres sin entrañas venidos del Norte. Alguien acaudilló la lucha contra los opresores extranjeros.

La sangre de los primeros colonizadores hervía en las venas de un hombre fuerte, noble y valiente que se ocultaba tras este nombre: EL CHACAL DEL OESTE.”

Y al final se mencionaba que el autor de la novela era PAT S. MILLER

Nunca he podido encontrar ni rastro ni de la mencionada colección/novela, ni del autor, así que es más que probable que se quedara en el limbo con la desaparición de Bumerang, pues pocos meses después de anunciar la nueva colección, se cerró la editorial.

http://www.elpunt.cat

Autorretrato de Jaume Ministral

El modo por el que tuve conocimiento de la autoría del seudónimo de Egor Jernovich fue a través de una exposición que se celebró en Girona en 2014 con motivo de un merecido homenaje al escritor, que culminó con una placa conmemorativa en su domicilio natal. En dicha exposición (llamada Magistral Ministral) se atribuía el seudónimo de Egor Jernovich (empleado exclusivamente para la colección Kóssac) al autor Jaume Ministral, a raíz de un inventario de su obra realizado por el hermano del autor (en dicho inventario se menciona de pasada la colección Kossac de Bumerang, sin indicar nada acerca de el resto de colecciones de dicha editorial).

jaume ministral señorita mano cristalJaume Ministral i Masiá fue un escritor y guionista que inició su carrera literaria en el mundo de la novela popular, siendo especialmente conocido por su seudónimo J. Lartsinim, empleado en sus novelas policiacas publicadas en la colección Molino Oro protagonizadas por el doctor Ludwig van Zigman (un discípulo holandés de Sigmund Freud holandés), cuyas andanzas se narraron en seis novelas, siendo su primer título  “El caso del psicoanálisis” (1949).

En la edición original, la editorial introducía así al personaje:

“NOTA DEL EDITOR:

Con esta obra iniciamos una nueva serie en BIBLIOTECA ORO, que suponemos será acogida con el mayor interés por nuestros lectores.

Apartándose del camino trillado de lo puramente policíaco, su autor se adentra decididamente por el terreno casi virgen del relato de intriga que tiene por tema un problema psicopatológico.

El psicoanálisis, como técnica, forma la base de la primera novela de esta nueva serie.

Los estudios sobre el subconsciente, tema tan sugestivo para las nuevas generaciones, servirán de eje a los relatos que la pluma de este joven autor no tardará en ofrecernos.”

Es por tanto Van Zigman un personaje que basaba la resolución de los crímenes en el psicoanálisis, tema que interesaba profundamente al autor, como lo demuestra el hecho de que incluso escribiera en 1953 un manual de psicología llamado “¿Qué es la psicología?”, publicado también por Molino.

jaume ministral doctor no recibeEl resto de novelas protagonizadas por este curioso personaje son:”La señorita de la mano de cristal” (1950), “El caso de la grafología” (1951), “Sencillamente una cinta de máquina” (1952), “El doctor no recibe” (1952), y “La pista de los actos fallidos” (1953).

Hay que destacar que en la última de las novelas se anunciaba un nuevo título del psicoanalista-detective: “El caso de los sueños indescifrables”, pero nunca llegó a publicarse.

Gracias a la información facilitada por Joan Manuel Soldevilla, he podido saber que entre los originales inéditos que dejó Ministral no se encuentra dicha novela, por lo que parece que no llegó a ser escrita. Por el contrario, sí existe otra llamada “Cinco sentidos tenemos” (no publicada nunca), datada de 1951, donde aparece el Doctor Van Zigman como un secundario importante. Según Joan Manuel, dicha novela no es policiaca, sino más bien existencialista.

También podemos decir, gracias a que Joan Manuel ha tenido acceso directo a la documentación personal del escritor, que el autor cobraba, según contrato con Molino, 2.500 pesetas por cada Lartsinim, aunque por algunos números llegó a cobrar 3.000 pesetas, una cantidad nada desdeñable para la época (vendrían a equivaler a unos 6.000 € actuales)

jaume ministral foto

Jaume Ministral, genio y figura

Como curiosidad, la novela “Sencillamente una cinta de máquina” se desarrolla en Barcelona, algo poco habitual en la novela popular de la época, a pesar de que en la propia colección Biblioteca Oro varias obras transcurrieran en España, como por ejemplo “El ídolo azteca”, de Juan Montoro (José Mallorquí), que transcurre en Galicia; o “El misterio del hermano fantasma”, de J. Figueroa Campos (nuevamente Mallorquí), ambientada en Barcelona.

Es de destacar que las obras de J. Latsinim están siendo reeditadas en la actualidad en Curbert Ediciones, en un loable esfuerzo por recuperar la obra popular de Ministral.

Volviendo a la biografía del autor, durante la guerra civil formó parte del ejército republicano, participando en la decisiva batalla del Ebro. Tras finalizar la batalla, fue enviado a un campo de prisioneros en Burgo de Osma, de donde logró salir en Julio de 1939 gracias a la mediación de su familia.

Es muy interesante la experiencia del autor durante la guerra, especialmente por su estrecha relación con František Kriegel, un célebre comunista checo que formó parte de las brigadas internacionales, y que tendría un destacado papel en futuros hechos históricos, pero eso es otra historia. Respecto a esto, Joan Manuel Soldevilla Albertí (gran conocedor de la vida y obra de Jaume Ministral) ha escrito una novela llamada “El amigo de Praga” en la que recrea la relación entre ambos personajes, partiendo de notas y correspondencia del propio autor. Por desgracia no he podido leerla pues de momento sólo se ha publicado en catalán, pero espero poder leerla si llega a traducirse al castellano.

Al salir del campo de concentración, Ministral ejerció de maestro en Palamós, aunque pronto decidió trasladarse a Barcelona con su familia, ciudad en la que permanecería hasta su muerte.

El 1946 publica  una novela juvenil llamada “¡Vaya equipo!”, y poco después la guia turística “¿Conoce usted Barcelona?”.

A partir de ahí comienza su breve aventura como escritor de novela popular, que tuvo que alternar con otros trabajos como profesor y como colaborador en la editorial Durán.

En 1949 es cuando inicia la mencionada colaboración con la editorial Molino, en lo que son sin duda sus novelas más conocidas, y a partir de 1950 colabora en diversas revistas de humor, y acabaría centrando su atención en su trabajo como colaborador en la editorial Marín y en su faceta de dramaturgo, en la que consiguió algunos éxitos importantes.

En un principio, mi hipótesis fue que entre 1946 y 1949 Jaume Ministral podría haber iniciado por su cuenta y riesgo una aventura editorial con Bumerang, ocupándose él de todas las colecciones que publicaron, que no son otras que El Tejano y Kóssac, y por tanto el seudónimo de Félix de Schalwy correspondería también al autor.

Los hechos que me hacían pensar tal cosa eran los siguientes:

  • Está confirmado que Ministral fue el autor de Kóssac, y las fechas de publicación de El Tejano cuadraban perfectamente con un vacío en la biografía del autor.
  • La naturaleza de la editorial Bumerang (surgida de la nada y conuna vida muy breve) hacían pensar que podía haberla montado un único autor, en la misma línea que la editorial Mando organizada por Keith Luger. La editorial en sí no tenía sede propia, pues la distribución de sus libros se realizaban a través de Distribuidora Barcelonesa, una empresa especializada en la distribución del material de pequeñas editoriales. Los libros se imprimían en T.G.J Polonio, una célebre imprenta que realizaba trabajos por encargo para pequeñas editoriales.

Por desgracia tras diversas indagaciones tuve que descartar definitivamente la autoría de Jaume Ministral, pues al contactar con Joan Manuel Soldevilla Albertí, éste me confirmó que en los archivos del escritor no había constancia de ejemplares de “El Tejano”, y el autor guardaba copia de todas sus obras, incluídas Kossac. Desde aquí quiero agradecer a Joan Manuel –sin lugar a dudas una de las personas que mejor conoce la vida y obra de Jaume Ministral- su amabilidad por toda la información que me facilitó desinteresadamente.

De este modo, me temo que por el momento la identidad real de Félix de Schalwy deberá permanecer en la penumbra.

En los años 70, el autor, que desde que finalizó su etapa con Molino se había centrado en su trabajo en la editorial Marín y en la escritura de obras de teatro, se atreve a escribir dos obras de ciencia ficción: “Tierra Dos” (1972), escrita en colaboración con Enric Calvet; y “¿Está habitada la Tierra?” (1978).

Creo que es de justicia decir que buena parte de los datos, los he obtenido de los blogs de dos personas que saben mucho de novela popular, que no son otros que el Marqués de Ferblanc (http://novelapopular.blogspot.com/) y Jorge Tarancón Gimeno (http://noveladeloeste.blogspot.com/). Sin la información que figura en ambos blogs, ni siquiera sabría quién es Jaume Ministral. Muchas gracias a ambos y a Jesús Cuadrado por una descomunal labor de años.

Mención aparte merece por supuesto Joan Manuel Soldevilla Albertí, que con paciencia y generosidad infinita me ha facilitado los datos más jugosos sobre Ministral que figuran en la reseña, y que me ha permitido despejar al menos alguna duda sobre los seudónimos de la editorial Bumerang. Muchas gracias.