CLIVE MURDOCK, AL SERVICIO DE SILVER KANE

Silver kane 1 el hombre de little rockAunque es obvio que Francisco González Ledesma pasará a la historia principalmente por su personaje del inspector Méndez, un auténtico mito de la novela negra española, me gustaría hacer mención a otro de sus grandes personajes: Clive Murdock, el agente del FBI nacido de la mano de Silver Kane durante los años 1966 y 1967, y que protagonizó, al menos que yo sepa,  un total de 14 novelas, aunque como veremos más adelante sobre este punto hay un enigma sin resolver.

Ya comentamos en otra reseña de este blog dedicada al agente M-31 de Curtis Garland que siempre se habla y se da por sentado que Bruguera se oponía a que en sus colecciones los autores repitiesen protagonista, asunto del que yo personalmente discrepo, si nos atenemos a la larga lista de excepciones: La reina negra, de Clark carrados; M-31, de Curtis Garland; Los Justicieros, be Burton Hare; Baby, de Lou Carrigan; los personajes de la saga del imperio galáctico, de A. Thorkent; la colección DANS Enviado Secreto, con cuatro protagonistas repetitivos a cargo de cuatro autores; o el mismo Clive, personaje objeto de esta reseña, creación de Silver Kane, que por cierto también tiene algún otro personaje recurrente del que hablaré en una futura reseña.

Este mismo autor, de hecho, colaboró en la colección DANS, Enviado Secreto, encargándose del agente EO-004. Esta colección,  de formato algo mayor que el clásico bolsilibro y al precio de diez pesetas, narraba las aventuras de cuatro agentes, cada uno de ellos bajo la pluma de cuatro habituales de la casa: Frank Caudet (Francisco Caudet), Clark Carrados (Luis García Lecha), Burton Hare (José María Lliró), y el propio Silver Kane.

Cada autor aportó un protagonista a la colección, identificado con su correspondiente código clave de agente, que iban de EO-001 a EO-004. Silver Kane se encargó de las andanzas de Johnny Klem (EO-004), personaje que al igual que el resto de agentes se veía envuelto en historias que mezclaban aventura, espionaje, y ciencia ficción.

Pero el objeto de esta reseña son las andanzas de Clive Murdock, un agente del FBI cuyos casos fueron recopilados por Silver Kane en las páginas de las colecciones Servicio Secreto y Punto Rojo entre los años 1966 y 1968.

La relación de novelas que constituyen esta auténtica saga literaria son las siguientes:

TITULO

Colección

Año Publicación

824 El hombre de Little Rock Servicio Secreto

1966

834 Protagonista: Clive Servicio Secreto

1966

837 Todas quieren matarme Servicio Secreto

1966

841 La casa de las modelos Servicio Secreto

1966

845 Los pies en el infierno Servicio Secreto

1966

849 La ciudad secreta Servicio Secreto

1966

853 Un cuchillo para la señora Servicio Secreto

1966

856 ¡Cítese conmigo! Servicio Secreto

1966

860 Lo mataré con mis manos Servicio Secreto

1966

864 La tigresa china Servicio Secreto

1967

867 A ciegas hacia la muerte Servicio Secreto

1967

872 El emperador Servicio Secreto

1967

877 Un infierno en el Caribe Servicio Secreto

1967

934 Misión en Vietnam Servicio Secreto

1968

316 Veintiuna guapas…¡Y la muerte! Punto Rojo

1968

866 Hay sangre en tus pupilas Punto Rojo

1978

De ésta relación, tan sólo 12, todas ellas de la colección Servicio Secreto, se acreditan como novelas de Clive Murdock en las portadas. La primera aparición del personaje, “El hombre de Little Rock”, no presenta esa acreditación, probablemente porque no estaría previsto en ese momento que se fueran a continuar sus aventuras.

Las novelas de “Misión en Vietnam” y “Veintiuna guapas…¡Y la muerte!” ya no acreditan en portada el protagonismo de Clive Murdock, sin que podamos saber el motivo. Esta última, por cierto, publicada en Punto Rojo, obliga al pobre superagente a infiltrarse en el concurso de Miss Universo. Como meter al zorro en el gallinero.

La última novela protagonizada por Clive, “Hay sangre en tus pupilas”, se publicó 10 años después en la colección Punto Rojo, y constituye un peculiar renacer del personaje, como veremos después.

Como no podía ser de otra manera en este indomable mundo de la novela popular, existe un misterio respecto a la serie, que espero que alguien pueda aclarar: en distintas fuentes he podido observar que se incluye dentro del ciclo original de Clive Murdock una decimotercera novela llamada “La ruta de las esclavas”, publicada supuestamente en 1966, y sin embargo nunca se cita “Lo mataré con mis manos”, nº 860 de la colección de servicio secreto. Yo al menos no tengo noticia de la existencia de la novela “La ruta de las esclavas” en ninguna de las colecciones de Bruguera, así que si alguien puede dar algún dato al respecto, le estaría muy agradecido. ¿Pudiera ser que se cambiara el título La ruta de las esclavas por Lo mataré con mis manos, por temas de censura?. Por desgracia no dispongo del ejemplar de ésta última, por si aportaba alguna pista.

Tampoco descarto la existencia de alguna aparición más del agente Clive en otras novelas del autor, así que en este sentido cualquier otra aportación será bienvenida.

Volviendo a la novela “Hay sangre en tus pupilas”, de 1978, supone una curiosa reaparición de nuestro protagonista, al más puro estilo Sherlock Holmes:

Silver kane 14 hay sangre en tus pupilas

El renacer de Clive

Un hombre llamado John Burbank que trabaja en el manicomio de Salt Bell se encuentra metido en un callejón sin salida, pues unos matones le están amenazando con matarle en caso de no pagar una deuda de juego de 1.000 $ que adquirió con un mafioso llamado Druryson. Su única esperanza es el dinero que está a punto de recibir por una novela que va a entregar de forma inminente a una joven editora llamada Patty.

De camino al encuentro con Patty, es asesinado sin contemplaciones por los hombres de Druryson que – sin que parezca tener mucho sentido, todo sea dicho- se llevan consigo el manuscrito, sin sospechar que el autor real del mismo no era Burbank, sino alguien del manicomio que le había pedido que lo firmara con su propio nombre.

Un hombre llamado “El General”, superior de Druryson y jefe supremo de la organización mafiosa que controla el negocio del tráfico de armas, drogas y mujeres de Nueva York, acaba leyendo el manuscrito, un sorprendente relato ambientado en Vietnam, donde se narran las investigaciones llevadas a cabo por el agente federal Clive Murdock con el fin de desmantelar las operaciones mafiosas que un selecto grupo de mandos militares están llevando a cabo en suelo vietnamita en pleno conflicto bélico. Como colofón de sus investigaciones, Clive Murdock descubre y documenta el asesinato de una mujer, cuyo cuerpo hacen desaparecer tirándolo junto a las bombas que lanza un B’52 sobre el aeropuerto de Saigón, simulando un aatque del Vietcong.

A pesar de las pruebas que reunió Clive Murdock, al volver a Estados Unidos no consigue incriminar a los mandos militares, pues su propio Gobierno le da la espalda para evitar un escándalo que sólo conseguiría empeorar la imagen del ejército americano durante el conflicto.

Al leer el manuscrito, “El General”, que como ya podéis imaginaros era uno de los militares corruptos que salen en el relato, comprende que si la verdad sale a la luz, todo su imperio podría desmoronarse. Alguien sabe todo lo que sucedió en Vietnam, y lo peor de todo es que, Clive Murdock, desaparecido desde hacía años, puede estar vivo. Dos de los hombres del General reciben el encargo de investigar el paradero de Murdock, y acaban localizando la tumba del agente, fallecido según la lápida tres años atrás,  en el condado de Meadow.

Si es verdad que no hay nada después de  la muerte, si es verdad que no hay más que olvido y niebla, aquella lápida podía ser una palpable demostración de eso”. Así describe el autor la tumba de Clive Murdock.

NuevoDocumento 2017-07-07 (2)_2Poco tiempo después ambos sicarios son encontrados en la tumba del agente, asesinados de un balazo en mitad de la frente. Clive Murdock parece haber salido de la tumba para vengar una injusticia que no pudo solventar en su momento.

Mientras tanto, la bella editora que ina a recibir el manuscrito del malogrado Burbank, recibe la siniestra visita de un cruel asesino profesional, hombre de confianza del general, sacado de la mejor galería de villanos de James Bond, que recibe el encargo de hacer hablar a la chica empleando todos los medios que sean necesarios. Este logrado personaje secundario es un tal Marcus, un ex militar entrenado en los cuerpos de élite que se vio involucrado en las matanzas de My Lai en Vietnam (un caso real en el que un teniente del ejército americano llamado William Calley fue juzgado por el cruel asesinato a sangre fría de 504 civiles, incluyendo 182 mujeres –que también fueron violadas-  y 173 niños de una aldea vietnamita, asunto del que salió en libertad tras una simbólica condena de 3 años de arresto domiciliario).

Destaca también en el libro el personaje de Kaly, una vietnamita esclava sexual del General desde los 15 años, que tendrá un espeluznante papel en la trama final.

Una dura y sangrienta historia de venganza que supone en efecto el decimocuarto libro del agente Clive, con un tono mucho más oscuro que sus anteriores novelas; cosa lógica si tenemos en cuenta que este último título es de 1978, en plena transición y con la censura en horas bajas.

La misma trama del libro, las brutales escenas de violencia, y ciertos pasajes cargados de muy mala leche, son una buena prueba de este radical cambio de estilo producido en este intervalo de 10 años, y como ejemplo reproduzco este fragmento, cuando el autor describe al asesino profesional Marcus:

Estuvo envuelto en el proceso del teniente Calley, aunque salió absuelto, porque los Estados Unidos están dispuestos a ensuciar un poco su imagen, pero mucho no”.

Este simple párrafo no hubiera sido posible ni de lejos 10 años antes.

NuevoDocumento 2017-07-07 (2)_1En resumen, que podemos confirmar que el agente Clive Murdock protagonizó al menos 16 libros, aunque no me sorprendería que asomara la patita en alguna novela más del autor.

Qué grande Clive Murdock, tipo duro de los de antes, y más grande aún Silver Kane.

 

LOS ESPECIALES DE LAS COLECCIONES FBI Y SERVICIO SECRETO

fbi 100

En este mismo blog ya he dedicado varias reseñas a novelas de la colección F.B.I de Rollán, probablemente la única que consiguió hacer sombra en los quioscos durante los años 50´ a la mítica Servicio Secreto de Bruguera.

NuevoDocumento 2017-02-15 (6)_2Una de las características de ambas colecciones es que todos sus títulos tenían un número de páginas constante, inicialmente de unas 128, que fue reduciéndose con el tiempo hasta alcanzar las 96 páginas por ejemplar. Sin embargo, de vez en cuando las editoriales sorprendían a sus lectores con la publicación de volúmenes especiales de mayor duración que los números normales. En el caso de Bruguera estos volúmenes ni siquiera se publicitaban como extraordinarios, y aparecían de forma caprichosa y esporádica, sin una aparente explicación del motivo por el que ese número y no otro debía ser considerado especial. Es más que probable que el criterio respondiera simplemente a que un autor presentara un borrador con mayor longitud de la esperada, y que, dadas las premuras de tiempo con las que se trabajaba, se publicara tal cual se había entregado.

A continuación relaciono los títulos especiales de la colección de los que yo tengo constancia. Es más que probable que haya más, ya que me faltan muchos números, así que agradecería cualquier información al respecto, para añadirla a la reseña.

 

TÍTULO AUTOR
400 Crímenes en primavera Mark Halloran
543 Oferta para el asesinato Keith Luger
551 Congo Hora Cero Silver Kane
561 Margarita Negra Clark Carrados
577 Un cádaver inquieto Clark Carrados
700 Fuego Maldito Mikky Roberts

A estos habría que añadir el nº 600 “La dama del aspa roja“, nuevamente de Clark Carrados, con una extensión de 250 páginas.

No tengo constancia de otras colecciones de Bruguera en las que hubiera volúmenes extra, al margen de las creadas específicamente para albergar títulos de mayor duración, como es el caso de “Selección Terror Extra” y “Extra Conquista del espacio”. El único caso que conozco similar al de Servicio Secreto es en diversas colecciones de novela romántica, como “Alondra”, o “Pimpinela”, que publicaron unos cuantos volúmenes especiales de gran longitud.fbi 200

Por el contrario, Rollán optó por un sistema más regular, de modo que los números 100, 125, 150, 200, 300 y 400 se convirtieron en números especiales, conmemorando el haber alcanzado tan insignes números con ejemplares de mayor longitud de la habitual y con unas preciosas portadas cuyo dibujo continuaba en la contraportada. Puedo confirmar que los números 250 y 500 no fueron especiales, pues dispongo de ambos ejemplares.

De estos especiales, los números 100 y 200 –ambos escritos por el gran Alf Manz, del que se puede encontrar más información en este mismo blog- llevaban además en sus páginas interiores un montón de fotografías sobre el funcionamiento interno del FBI, y sobre la figura del carismático Edward J. Hoover, en aquellos años mostrado como todo un héroe, y hoy en día, con la visión calmada que da el paso del tiempo, convertido en un más que polémico personaje.

En concreto los números extraordinarios de FBI fueron los siguientes:

TÍTULO AUTOR
100 Yo, director del F.B.I Alf Manz
125 Fidelidad, Bravura, Integridad Frank Mc Fair
150 Héroes del FBI O.C Tavin
200 Crimen S.A Alf Manz
300 National 71117 Fel Marty
400 ¡Valiente Watson! Alv Cortroa

fbi 300

Sobre el nº 400 ya realicé una reseña en el blog al hablar del autor, en la que explicaba que la colección tenía dos números 400, uno de ellos extraordinario.

Respecto de otras colecciones de Rollán, no tengo constancia de la publicación de números especiales.

Otras editoriales no participaron de esta política de números extraordinarios, aunque también es cierto que ninguna consiguió publicar alguna colección que se acercara ni de lejos a la longevidad de FBI o Servicio secreto.

CIA 0Sí se publicó en la colección C.I.A de la editorial Dólar un nº extraordinario (nº 0 de la colección) titulado “El secreto del inspector Waring”, de Alar Benet, pero que realmente tenía el mismo número de páginas que los demás títulos (176). La única peculiaridad que podía tener este libro –aparte de la numeración- era que incorporaba un interesante artículo después de finalizar la novela sobre el funcionamiento de la C.I.A.

Como muestra del apasionado artículo sobre la C.I.A de 7 páginas,  donde se explica con pelos y señales el organigrama y modo de actuar de la agencia, os dejo un pequeño fragmento:

Las más hermosas mujeres, que saben usar el arma infalible de la belleza y flirtear en varios idiomas, alternan con ministros, diplomáticos y especuladores, recogiendo entre sonrisa y sonrisa, datos de grave importancia política, militar y financiera. Son mujeres que hicieron profesión de frialdad de sentimientos al convertirse en espías. Prefieren convencer con un beso, pero, si es necesario, sin temblor aprietan el gatillo de la nacarada automática”.

JACK GREY y RAFF SEGRAM, LOS ALTER EGO DE RAFAEL SEGOVIA RAMOS

Cuando estaba empezando a pensar que ya sabía algo de literatura popular, y que tenía localizados a los grandes autores, voy un día me tropiezo con un escritor como Rafael Segovia Ramos. Decir que su descubrimiento me ha supuesto una sorpresa es quedarse muy corto, y me ha dado fuerzas renovadas para seguir indagando sobre autores desconocidos, o al menos poco conocidos.

Rafael Segovia Ramos (Algarrobo, Málaga, 1.902 – 1.971) es el auténtico nombre de Jack Grey, seudónimo empleado para sus novelas policiacas, y de Raf Segrram, nombre empleado para las novelas del Oeste, género que en su momento le hizo muy popular.

Como ocurre en muchas otras ocasiones, nos encontramos con un autor que es mucho más de lo que parece, y que se vio obligado a entrar en el mundo de la literatura popular tras la guerra civil para poder sobrevivir.

rafael-segovia-ramos-con-22-anos

El autor, a los 22 años el día del estreno de su obra “Espinas”

Rafael Segovia Ramos, según declaraciones de Francisco González Ledesma (Silver Kane), que le conoció personalmente por su cargo de editor en la editorial Bruguera, era un eficiente agente de seguros que completaba su salario escribiendo especialmente novelas del Oeste con el seudónimo de Raff Segrram.

Antes de que se desatara el conflicto bélico que enfrentó a las dos Españas,  Rafael Segovia se ganaba la vida como crítico teatral en la revista “Espectáculos”, y también como escritor de obras teatrales, siendo además un reconocido letrista de zarzuelas. Como ejemplo de ello, en 1.924 estrenó con gran éxito en el Teatro Pascualini de La Linea, en la noche del 31 de agosto de 1924 la obra “Espinas”, un drama en prosa dividido en tres actos.

Pero como le ocurrió a tantas y tantas personas, la guerra civil trastocaría para siempre su existencia. Aparte de que su ideología política relegó su obra teatral al más profundo de los olvidos, encontrarse en el bando de los perdedores supuso el fin de su carrera como escritor “serio”.

Por lo que se desprende de toda la documentación que he podido recopilar, Rafael Segovia Ramos (del que nuevamente desearía más información) fue muy activo políticamente durante el conflicto bélico en favor del bando republicano, siendo encausado por el Tribunal especial de represión de la Masonería y del Comunismo en 1.940, tal y como consta en el Archivo general de la Guerra Civil Española.

Este activismo del autor, se comprueba por los muchos actos en los que participó durante el conflicto en defensa del bando republicano, como por ejemplo en un recital de poesía celebrado en Madrid en 1.936, o representaciones teatrales “de urgencia”, como “A la orden de la República” , “La evasión de los flamencos”, “Hay que evitar ser tan bruto como el soldado Canuto”, “Mi Puesto está en la trinchera” o “Consejo de Guerra”, todas ellas de Rafael Segovia Ramos/Luis Mussot, dos muestras del llamado teatro de urgencia que se representaba en Madrid durante la guerra civil a modo de propaganda para elevar la moral de la tropa y de la población civil.

El término “teatro de urgencia” nace de la mano de Rafael Alberti, que lo define como “Estas obritas rápidas, intensas –dramáticas, satíricas, didácticas…- que se adapten técnicamente a la composición específica de los grupos teatrales. Una pieza de este tipo no puede plantear difi cultades de montaje ni exigir gran número de actores. Su duración no debe sobrepasar la media hora. En veinte minutos escasos, si el tema está bien planteado y resuelto, se puede producir en los espectáculos el efecto de un fulminante.” (Rafael Alberti, Llamamiento en favor del “teatro de urgencia”).

Este teatro de urgencia es una copia del agit prop soviético, término empleado para obras teatrales de corta duración con una finalidad propagandística.

Para todos los amantes del teatro conceptual moderno, por si creen que han inventado algo, estas obras eran realmente revolucionarias en todos los sentidos, pues por ejemplo en “Consejo de Guerra”, estrenada en 1.938 en el Teatro Pavón de Madrid, era el propio público el que decidía el final de la obra mediante una votación asamblearia.

Según consta en una biografía sobre el poeta Pedro Luis de Gálvez escrito por Francisco Rivas (“Reivindicación de D. Pedro Luis de Gálvez a través de sus úlceras, sables y sonetos”), basándose en el pliego de descargo del poeta escrito en junio desde la prisión de Yeserías en el que se defendía de las acusaciones que se le imputaban (había sido acusado de haber organizado una checa en el portal de su casa, en el número 90 de la calle Francos Rodríguez, donde había creado una brigadilla llamada «Grupo Cervantes»):

Fundo, pues, el Grupo Cervantes, sin otro deseo que guardarme a mí mismo y proteger a mis familiares y amigos. Mi hermano tuvo su aval, y lo tuvieron el doctor Martín Calderín (calle de Lista), el pelotari Jáuregui (Francos Rodríguez 90), el capitán de carabineros José Peral, y otros. Amparado en el Grupo, salvé asimismo la vida al poeta Emilio Carrere (Menéndez Pelayo 43), que buscaba la checa de Fomento; la del académico Ricardo León, al que tuve escondido en mi casa; vigilé la de Cristóbal de Castro (Magdalena 10); advertí a Pedro Mata, que en Fomento le buscaban también, para que se pusiera a salvo; coadyuvé, por modo eficaz, a la liberación del futbolista Ricardo Zamora (Redacción de Ya); a Rafael Segovia Ramos (Francos Rodríguez 84) lo salvé de una muerte cierta….”

Es decir, que al menos al inicio de la guerra, Rafael Segovia Ramos fue en algún momento acusado de ser simpatizante del alzamiento, lo que le puso en el punto de mira de las checas, lo que contrasta radicalmente con su posterior activismo en defensa de la República durante la contienda. La confusión existente durante estos años provoca habitualmente estas situaciones, hasta el punto de que una persona podía pasar de un extremo ideológico al opuesto con sólo un comentario de un vecino, y la prueba es Rafael Segovia; un hombre a punto de ser ejecutado en 1.936 por las checas, y que acabó encausado en 1.940 por comunismo.

Dentro de la novela popular, la obra de Rafael Segovia es bastante extensa, destacando por número de novelas en el género del Oeste, para el que escribía con el seudónimo de Raf Segrram. En el género policiaco por desgracia no se prodigó demasiado, escribiendo para la colección Servicio Secreto de Bruguera los siguientes títulos con el seudónimo de Jack Grey:

Titulo Autor Colección
2 Entre tinieblas Jack Grey Servicio Secreto
5 El hotel de los crímenes Jack Grey Servicio Secreto
11 La hiena blanca Jack Grey Servicio Secreto
17 El monstruo Jack Grey Servicio Secreto
25 Rechazados por la muerte Jack Grey Servicio Secreto
47 El soplo de la muerte Jack Grey Servicio Secreto
49 Una pista difícil Jack Grey Servicio Secreto
58 El encapuchado gris Jack Grey Servicio Secreto
63 La maraña sangrienta Jack Grey Servicio Secreto
70 Chantaje trágico Jack Grey Servicio Secreto
78 Guerra en la jungla Jack Grey Servicio Secreto
84 El F. B. I. en la cárcel Jack Grey Servicio Secreto
92 Stanley, el simple Jack Grey Servicio Secreto
96 El fantasma asesino Jack Grey Servicio Secreto
105 Hampa dorada Jack Grey Servicio Secreto
185 Barrera de sangre Jack Grey Servicio Secreto

jack-grey-lobo-negro

En el género de aventuras tan sólo me consta una obra publicada en el nº 32 de la colección Proezas de Rollán, “Lobo negro”.

Como primer contacto con el autor, he elegido “El hotel de los crímenes”, número 5 de la colección Servicio Secreto, y desde ya anuncio que si el nivel medio del escritor se acerca al de esta novela, nos encontramos desde mi punto de vista con uno de los grandes autores de la novela popular de los años 50.

jack-grey-el-hotel-de-los-crimenes

TÍTULO: EL HOTEL DE LOS CRÍMENES

AUTOR: JACK GREY

COLECCIÓN SERVICIO SECRETO Nº  5.  EDITORIAL BRUGUERA

1ª EDICIÓN  SEPTIEMBRE 1.950

PORTADA: Presumiblemente PROVENSAL

Soplan vientos de guerra en Europa, y la desconfianza entre las grandes potencias provoca el auge del espionaje internacional. El joven y famoso pintor inglés John Kennedy se encuentra de paso en el Gran Hotel Internacional de Ginebra regentado por Cliff Mc Crea, donde coincide con otros viajeros alojados en el mismo hotel, entre los que se encuentran Robert Wilkins y su hermana Fanny, dos compatriotas suyos que viven en Suiza, la mujer del primero, Constanza – una sensual mujer de nacionalidad alemana- , el italiano doctor Manzini, el biólog Fred Pickford, un afamado músico polaco llado Pidurky, y los también británicos Edward Smith y Anthony Brown, entre otros.

Muy pronto surge la atracción entre John Kennedy y Fanny Wilkins, aunque la relación entre ambos se vuelve realmente complicada por las circunstancias que se desencadenan en el hotel. Cuando Anthony Brown es asesinado en el momento en que se encuentra registrando la habitación de otro huésped, el exótico e insufrible inspector Winston Smuts inicia una investigación que pronto pondrá de manifiesto que nadie es lo que aparenta.

Espionaje internacional, heroísmo, asesinos hipnotizados que irrumpen de noche en las habitaciones con un antifaz, patriotismo y lealtad, amor puro y desinteresado….todo eso y mucho más encontraréis en esta novela de 158 páginas que se hacen muy muy cortas, con una excelente narración llena de ritmo por parte del autor y con un dominio de los diálogos que demuestran la experiencia del mismo como escritor de obras teatrales. De hecho, es fácil imaginarse la novela como una obra de teatro, pues prácticamente toda la trama se desarrolla dentro del hotel de los crímenes, que no se llama así por casualidad, pues ya aviso de que hay más de un asesinato.

Gran novela, y afortunadamente tengo otras 3 novelas del autor en la colección Servicio Secreto que no tardaré en leer.

Desde aquí quiero agradecer a Manuel, bisnieto de Rafael Segovia Ramos, no sólo porque me haya facilitado información y una fotografía del autor, que también; pero especialmente quiero darle las gracias por mantener viva la memoria de un familiar al que probablemente no llegó a conocer. Muchas gracias.

PRONÓSTICO MORTAL

Título: PRONÓSTICO MORTAL

Autor: MARK HALLORAN

Colección Servicio Secreto  nº 413. Editorial Bruguera

Portada: Bernal

1ª edición: Julio 1958

Mark Halloran - Pronostico MortalHabrá quien piense –y no le faltará razón- que mucho he tardado en hacer una reseña de un libro de Mark Halloran, sin lugar a dudas uno de los escritores de mayor calidad que han pasado por la literatura popular.

El motivo no es otro que ni su obra es tan extensa como la de las vacas sagradas del sector, y sobre todo que el grueso de su obra se publicó muchos años antes de que yo naciera, limitándose básicamente a los géneros policiacos y el western, por lo que he tardado más tiempo en llegar a él.

Jorge Gubern y Ribalta (o Jordi Gubern, la verdad es que no sé cómo preferiría que le llamaran) (Barcelona 1924-1996), dio sus primeros pasos literarios con poco más de 20 años en Ediciones Clíper, sello propiedad del mítico Germán Plaza, que años más tarde cofundaría Plaza & Janés, iniciándose como la mayoría de escritores de la época, en el Western, de donde destacaría la creación de su personaje Mike Palabras, un extraño protagonista para los cánones de la época.

Este personaje, al que dedicó una serie de  12 números de 64 páginas,  era un charlatán de espeso bigote, pasado de peso, y  que prefería resolver los problemas empleando el cerebro en lugar de la pistola. Sus historias tenían un componente detectivesco que no era habitual en el género, y ya daban una pista del gusto del escritor por lo policiaco.

Como muestra de una de esas maravillosas presentaciones que se hacían en la época de los autores, esto es lo que aparecía anunciando el próximo número de una colección sobre Mark Halloran:

Mark Halloran es un seudónimo, pero muy pocos conocen el verdadero nombre y nadie la verdadera nacionalidad de quien lo usa. Cuando Mark Halloran llegó a España, en 1944, se dijo que venía huyendo de los agentes alemanes a través de toda Europa. Nunca se supo si era cierto o no. Habla a la perfección cinco idiomas. Desde 1947 reside habitualmente en nuestro país, pero anualmente efectúa un viaje de un par de meses con destino ignorado. Si se le pregunta si está casado o tiene familiares en el extranjero, sonríe y mueve la cabeza en una respuesta ambigua que lo mismo puede expresar afirmación o negación.

MARK HALLORAN BIENVENIDA MUERTEEn España Mark Halloran ha publicado una docena de novelas y unas cuantas narraciones breves, que inmediatamente merecieron el interés de los aficionados. Especialista en criminología, es también conocedor extraordinario de la moderna literatura policiaca, de las “rough stories” que tanto influyen en la novela, el teatro, el cine, e incluso la vida de nuestro tiempo”.

No me digáis que no es genial.

Tras sus inicios en Clíper, nuestro autor recabó en Bruguera, y con el seudónimo de Mark Halloran, y marginalmente Bruno Shalter, se convirtió en uno de los pilares de la colección Servicio Secreto, donde desde mi punto de vista ha dejado lo mejor de su producción.

Siendo aún muy joven, Gubern abandonó prácticamente la escritura, asumiendo a cambio mark halloran horror atómicodiversas responsabilidades en la gestión de la editorial. Su última novela policiaca original de la que yo tengo constancia es “Sin Aliento”, número 583 de la colección Servicio Secreto, del año 1.960. Aunque tanto en Punto rojo como en la misma Servicio Secreto se publicaron ocasionalmente con posterioridad títulos del autor, se trataban de reediciones de libros ya publicados.

Una lástima que no continuara escribiendo y que no realizara incursiones en géneros como el terror o la ciencia ficción, aunque sí se asomó a la novela de aventuras en la estupenda colección Congo.

En todos los sitios en que se menciona a Mark Halloran siempre se destaca de él  un cuidado estilo narrativo, y sobre todo el tratamiento que da a  los personajes secundarios, o episódicos, a los que dota de una complejidad verdaderamente sorprendente. Hasta el momento, de lo poco que he leído del autor, puedo decir que estoy totalmente de acuerdo.

Pronóstico mortal  comienza cuando Johnny Richmond, nuestro protagonista, descubre en la habitación de su hotel de París el cuerpo de un desconocido  asesinado con un cuchillo clavado  en la espalda.

Richmond, un comercial americano que trabaja para una empresa de productos plásticos, se ve envuelto en una investigación en la que aparecen la mafia corsa, siniestros húngaros, y  hasta el servicio secreto ruso, con el agravante de que si no descubre pronto por su cuenta al esquivo asesino, su verdadera identidad podría quedar al descubierto.

En sus averiguaciones Richmond se cruzará con una serie de personajes claves en la resolución del puzzle en el que se ha visto envuelto: Tony Ballinger, un antiguo agente de los servicios secretos americanos, hoy en día retirado, manco y alcoholizado, despechado con el país que le apartó de mala manera del servicio; René Leonarte, un mafioso corso, narcotraficante habitual, sospechoso de estar vendiendo información  confidencial a potencias enemigas; Lissette Cabanel, una mujer fatal de libro, protegida de René; Lafosse, un músico perdidamente enamorado de Lissete, sin esperanzas de llamar su atención; Marco, el lugarteniente de René, un bruto que no lloraría demasiado la muerte de su jefe; o Madame Ney,  la dueña del hotel, una mujer de dudosa reputación de vuelta de todo que en un momento dado llega a decir a nuestro protagonista “En mi negocio se aprende mucho de la vida. Si una es cándida, pierde pronto la candidez. Si no conoce a los hombres, si no los entiende, no tarda en conocerlos y entenderlos. Hace años que no me chupo el dedo”.

Unos personajes secundarios muy sólidos, en ocasiones más interesantes que el propio protagonista, un conocimiento de París por parte del autor que se confirma en cada detalle, y una cuidada prosa en una novela de espionaje puro, que me ha resultado muy amena, hacen de este un libro de notable calidad. Habrá gente que considere que muchas de estas novelas de los años 50 se han quedado desfasadas, y para algunos autores -que no es el caso de Mark Halloran- puede ser cierto, pero lo mismo podría aplicarse al cine, y no creo que mucha gente discuta las virtudes del cine de esos años. Es más, yo considero estas novelas una oportunidad única para entender la mentalidad y las costumbres de esa época.

Por cierto me da la sensación de que la censura a veces bajaba un poco los brazos, y sino tomemos de ejemplo esta conversación entre Lissete y nuestro protagonista:

“- Debo parecer una chica sencilla e ingenua. No conviene que se sepa que bailaba con una rosa.

-¿Que mal hay en bailar con una rosa?

 -Quiero decir solamente con una rosa. Prendida del pelo.“

Una mujer no del todo honesta para la época, y que sin embargo se acaba quedando con el protagonista.

A leer a Mark Halloran Ya¡¡¡

EL GATO Y LAS BRUJAS

Título: EL GATO Y LAS BRUJAS

Autor: CLIFF BRADLEY

Colección Servicio Secreto nº 1066. Editorial Bruguera

Portada: Desilo

1ª edición: Enero 1971

El gato y lasbrujasLa persona oculta detrás de Cliff Bradley no es otra que Jesús Navarro Carrión-Cervera.

Junto con José Mallorquí, Jesús Navarro Carrión-Cervera ha sido uno de los más activos autores de literatura pulp que trabajaron en el medio cinematográfico.

Según los datos recogidos en la imdb, Navarro participó directamente en el guion de media docena de films, a los que hay que añadir la traslación de al menos dos de sus bolsilibros a la gran pantalla. La popular base de datos le acredita igualmente como autor de diálogos adicionales para la mítica “La noche del terror ciego”, primera entrega de la célebre Tetralogía de los Templarios de Amando de Ossorio, aunque yo al menos no he podido verificar esta información. En el aspecto literario, publicaría más de quinientas novelitas entre 1947 y 1985, con sus distintos  seudónimos (Cliff Bradley, John Palmer, Jeff Lassiter y Jess mcCarr en el western y en el género policiaco y como Jesús Carrión o Jesús Navarro en la novela romántica).

Jesús Navarro - Las mil y dos noches

Las novela románticas de Cliff Bradley

Jeff Lassiter fue el seudónimo que empleaba habitualmente en las colecciones FBI y Agente Federal, ambas de Rollán, mientras que Cliff Bradley fue el alias empleado en Bruguera en las colecciones servicio secreto y punto rojo.

De ciencia ficción que yo conozca escribió dos únicos títulos para la colección la conquista del espacio, “Perdidos en Venus” y “Los Dioses”, números 70 y 88 respectivamente, afortunadamente ambas en mi poder.

De terror escribió un buen número de novelas para easa terror (Editorial andina) y Terror Rollán, siempre como Jeff Lassiter. Para Selección Terror de Bruguera no escribió curiosamente ninguna.

Las novelas publicadas en  Easa Terror (todas ellas reediciones de los mismos títulos publicados en Terror Rollán) son las siguientes:

AUTOR

TITULO

Nº Easa Terror

Nº Terror Rollán

Jeff lassiter El buitre

119

2

Jeff lassiter Lepra verde

148

18

Jeff lassiter Sekhmet

155

15

Jeff lassiter El barbazul leproso

191

9

Jeff lassiter El elegido

197

29

Jeff lassiter La garra

222

32

Jeff lassiter Las raíces del miedo

231

35

Jeff lassiter Los ojos de jade

237

23

Jeff lassiter La calavera de Olgerd

251

26

Tanto sus obras del Oeste y policiacas como Cliff Bradley o la femeninas como Jesús Navarro son de muy alta calidad. Sobriedad, elegancia en el estilo, en su sintaxis, argumentos sólidos y descripción de situaciones verosímiles, de fácil lectura. Se encuentra también en las obras de Jesús Navarro un toque de humor que en ocasiones es brillante.

jesusnavarro_e470ee54102dcfe9bd1373d5c9a30641Desconozco la fecha de nacimiento del autor, ni si sigue vivo. La última publicación suya que he podido encontrar data de 2005, un libro llamado “Sueños de ciencia, un viaje al centro de Jules Verne”, que no he leído, pero que parece ser un ensayo sobre la obra del gran Julio Verne.

Las dos películas de las que yo tengo constancia que están basadas en bolsilibros del autor son:

1 -La venganza de Clark Harrison (La spietata colt del gringo), 1966 (España, Italia), dirigida por José Luis Madrid, basada en la novela “El que sabe matar”, publicada en 1964 en el nº 872 de la colección Bisonte de Bruguera. El escritor no figura acreditado en la película como guionista.

Unos bandidos asesinan al Sr. Duvall cuando intentan robar los títulos de propiedad de su mina. Todas las culpas recaen sobre el vigilante Clark Harrison, quien es acusado por  los auténticos criminales durante el juicio. Tras pasar cinco años en la cárcel por una muerte que no ha cometido, Harrison recupera su libertad con la única idea de vengarse de aquellos que con sus testimonios le metieron entre rejas.

2-  La noche de la furia. 1974 (España). Dirigida por Carlos Aured.

Un agente del gobierno estadounidense es enviado a que investigue a un antiguo amigo con el que sirvió en Vietnam, quien ahora vive en una aislada mansión californiana con una actriz en decadencia, y sobre el que recaen sospechas de estar involucrado en un posible delito de falsificación de moneda. Sin embargo, una vez el agente se encuentra en el lugar, la vivienda es asaltada por un grupo de hippies.

Según la página web “La abadía de Berzano”, Carlos Aured regresaba en 1974 a la productora que le diera la alternativa, la mítica Profilmes, para encargarse de La noche de la furia, un thriller policíaco que adaptaba un bolsilibro de Cliff Bradley  editado en servicio secreto (en realidad Jesús Navarro Carrión-Cervera), bajo libreto de Víctor Lafarque y Rafael Marina. Este bolsilibro no es otro que el nº 1.172 de la colección Servicio Secreto, de mismo título que la película.

Rafael Marina, guionista este último con el que el director murciano ya había trabajado anteriormente en la muy olvidable Los fríos senderos del crimen (1972), basada igualmente en una novela de a duro, en esta ocasión debida a Keith Luger, nombre artístico de Miguel Olivero Tovar, y sobre el que ya hemos escrito en este blog.

Respecto de la novela reseñada, ”El gato y las brujas”, en primer lugar destacar que la portada del casi siempre minimalista  Desilo corresponde milagrosamente al contenido de la novela.

Gerald Preston es un hombre que se dirige en su coche a Witchrock House, una apartada mansión que ha alquilado para pasar unos días aislado del mundo, cercana a la localidad inglesa de Launceston, “uno de los más desolados paisajes de Inglaterra, al que la densa y algodonosa niebla ocultaba piadosamente para bienestar espiritual de cuantos debían por fuerza atravesarlo”, un lugar donde “el viento ulula lúgrubemente y la niebla parece agarrarte con mil dedos”. De camino recoge a una bella joven autoestopista que dice llamarse Brenda Braintree y que le advierte de una siniestra leyenda ligada a dicha casa; una leyenda sobre unas brujas que matan a todo aquel que resida en Witchrock house y que de momento se han cobrado unas cuantas víctimas, oficialmente fallecidas por accidente o muerte natural.

Tras dejar a la joven en un cruce de caminos, Gerald llega a la mansión, donde le recibe una madura mujer con aspecto de institutriz, que responde al nombre de Julie Sutter. Tras una primera noche plagada de siniestros e inexplicables sucesos, nuestro protagonista, cuyos motivos para estar allí no están claros, inicia una investigación acerca del misterio de Witchrock House; investigación que pondrá en riesgo no sólo su cordura, sino su propia vida.

Apariciones fantasmales, sirvientas muertas años atrás, tesoros ocultos, brujas, y un gato llamado “Gory”, se entremezclan en una historia de misterio muy cinematográfica, de lo que malamente he venido a llamar género fantaciaco, que bien pudiera haber sido adaptada por Jess Franco en los 70, y que a mí me ha hecho pasar un rato realmente estupendo.

Y anotado queda Cliff Bradley, del que tengo un buen montón de novelas, que me ha parecido un muy buen escritor en esta primera aproximación, con un estilo muy visual y ameno.

Por cierto, Launceston existe, al Sur de Inglaterra, en el condado de Cornwall (Cornualles os sonará más), cerca de Plymouth, y de hecho en la novela se mencionan una serie de datos históricos y geográficos perfectamente ajustados a la realidad, como la destrucción del castillo de Lauceston durante la guerra de las dos rosas.

launceston-header2

Restos del castillo de Launceston

MAU MAU

Título: MAU MAU

Autor: Keith Luger

Colección Servicio Secreto 1162. Editorial Bruguera

Portada: Desconocido

1ª edición: Noviembre 1972

1162servicio-secreto

Reedición de Mau Mau

Reedición de la primera novela publicada por Keith luger para Bruguera, el nº 160 de esta misma colección, del año 1953.

Siempre tengo interés por leer la primera novela de cualquier autor, pues doy por sentado que probablemente le haya dedicado más tiempo de lo habitual, y por tanto que esté más trabajada. En este caso, debo decir que esta absurda teoría mía se ve respaldada con este libro.

Mau Mau es una novela policiaca ambientada en los terribles sucesos históricos ocurridos en el África colonial de los años 50, y debo decir que está bastante bien documentada, hecho éste más que sorprendente en el mundo del bolsilibro.

La novela comienza con un prólogo en el que se nos indica que todos los hechos que se narran en las páginas siguientes son reales, y que el autor se ha limitado a dar sentido novelesco al relato de un periodista norteamericano, convertido en el protagonista de la novela, agradeciéndole su consentimiento para la publicación del libro. Se indica también que dado que la mayoría de los personajes viven en la actualidad, se cambian todos los nombres.

Reconoceréis que este tipo de introducciones no son nada habituales.

Tras este sorprendente prólogo, el autor nos hace un breve resumen histórico del nacimiento de Etiopía a partir de Abisinia y Eritrea, conforme a lo establecido por las Naciones Unidas, motivo que sirve de excusa para que nuestro protagonista, un periodista llamado Jeff Gooper, se traslade a la zona.

Dicho periodista se verá envuelto en una serie de asesinatos relacionados con los Mau- Mau, un grupo de rebeldes africanos que cometieron en los años 50-60 una serie de asesinatos contra colonos que puso en jaque al imperio británico, lo que le llevará hasta Kenia, junto con un viejo amigo suyo del FBI, con el fin de descubrir quién está ayudando a estos salvajes desde las sombras. Hijas de científicos, ambiciosos comerciantes, bellas secretarias francesas, y negros de aviesas intenciones se mezclan en este trepidante relato que desemboca en un inesperado final.

Los  Mau Mau, como suele ocurrir en estos casos, fueron señalados como una secta de salvajes de la tribu Kikuyu que cometían atroces asesinatos rituales contra el hombre blanco, y de hecho crearon tal sensación de terror en África (Kenia principalmente), que provocaron la movilización de un número de tropas del ejército de su majestad no visto nunca en la zona.

Aunque militarmente el levantamiento Mau Mau fracasó, precipitó la independencia keniana y motivó la lucha contra las potencias coloniales en otras regiones africanas. La rebelión ayudó a crear desconfianza entre los colonos blancos y el gobierno de Londres, lo que contribuyó a crear el clima que llevó a la independencia de Kenia en 1963.

El origen del término Mau Mau no está nada claro, pero parece ser que a sus propios miembros no les gustaba nada que les llamaran así. Hay quien lo identifica con la leyenda que decía que para señalar a su próxima víctima ahorcaban un gato en la puerta de las casas; otros dicen que es una derivación del nombre original del movimiento –los “Muingi”-, y en otros casos se menciona unas cordilleras de nombre similar que bordean el Rift valley. El caso es que durante muchos años han sido vendidos de cara al mundo occidental como unos terroristas que despedazaban a sus víctimas por el mero hecho de ser blancos, acusados de espantosos crímenes que incluían el canibalismo, la zoofilia, orgías sexuales y un juramento para entrar en la secta que ponía los pelos de punta al hombre civilizado. En otras palabras, nada que no podamos ver en cualquier reality hoy en día en horario infantil.

Han tenido que pasar más de 50 años para que el gobierno británico empezara a desclasificar documentos que han permitido dar una versión más realista de lo que fueron los Mau Mau, lo que provocó que en 2012 el primer ministro británico pidiera perdón públicamente por las torturas llevadas a cabo sistemáticamente por el imperio británico durante el levantamiento de los Mau Mau. Uno de los documentos desclasificados explica con pelos y señales los procedimientos de tortura a emplear contra los sospechosos de pertenecer a la secta, incluyendo la introducción en las vaginas de botellas con agua hirviendo, violaciones, y castraciones.

MAU MAU

La terrible represión de la rebelión Mau Mau

Caroline Elkins, historiadora en la Universidad de Harvard, calcula que entre 160.000 y 320.000 kenianos fueron llevados a improvisados campos de concentración, y que, en total, alrededor de 1,5 millones de personas fueron detenidas o trasladadas a la fuerza a los “poblados protegidos”. La historiadora estima que entre varias decenas de miles y, según los cálculos más pesimistas, hasta 300.000 kenianos murieron durante la revuelta. Por comparar, menos de 100 británicos y unos 1.800 africanos leales al régimen colonial murieron en este periodo, aunque eso sí, fueron asesinatos brutales en los que las víctimas solían aparecer despedazadas.

El 3 de octubre de 1952, los Mau Mau llevaron a cabo la que se considera la primera acción sangrienta contra un blanco europeo cuando apuñalaron a una mujer cerca de su casa en Thika. Días más tarde, un militar, el  suboficial mayor Waruhiu, fue asesinado en su coche. Su asesinato dio el impulso definitivo para que  la Oficina Colonial declarara el estado de excepción (“estado de emergencia”). En esa época se distribuyó un manual del ejército británico a todos los funcionarios. En una sección que trataba sobre cómo manejar a los africanos asignados a las unidades del Ejército, se leía: “El africano es simple, no muy inteligente, pero muy dispuesto si se le trata de la manera correcta. No hay que considerarlo como un esclavo, pero tampoco como un igual. La mayoría de los africanos tienen un respeto innato por el hombre blanco“.

Los miembros de los Mau Mau debían pronunciar en su iniciación un juramento, de contenido muy variable según las fuentes, motivo por el cual me quedo con el que figura en el libro, pronunciado mientras se clava una espina en el ojo de una res muerta:

  • Si vendo este país por dinero a los europeos o los indios, sea devorado y muerto por este juramento.
  • Si vendo la nación de los negros a los extraños, si vendo un hombre negro, sea devorado y muerto por este juramento.
  • Si no abandono la doctrina cristiana y las teorías de cuantos afirman que esta tierra no es de los negros, sea muerto por este juramento.
  • Si daño o perjudico las escuelas de los negros, sea comido por este juramento.
  • Si me niego a pagar 65 chelines a esta sociedad, sea devorado por este juramento.
  • Si me niego a ayudar a cualquier otro negro kikuya que esté en peligro y malas condiciones, sea devorado por este juramento.
  • Si soy llamado de noche por los miembros de esta asociación y me niego a responder y a cumplir cuanto se me imponga, sea muerto por este juramento.

No sé si alguien recuerda una película de 1955 llamada Simba, con Dirk Bogarde, que se encuentra al llegar a Africa que su hermano ha sido asesinado por el Mau Mau, y decide hacerse cargo de la granja y enfrentarse a ellos. También entre una de las muchas adaptaciones cinematográficas de Tarzán encontramos “Tarzán contra el Mau Mau

Pues bien, en el año 1970 obviamente Keith Luger presenta una visión del Mau Mau como unos bárbaros salvajes que cometen sus asesinatos siguiendo siempre el mismo ritual, despedazando a sus víctimas en siete partes. De hecho en el libro se explica por parte de un experto en el Mau Mau el motivo por el que se realiza ese ritual, relacionado con la importancia cabalística del número 7, muy presente en todas las religiones.

Muy buen libro, la verdad, aunque como suele ocurrir en estos casos, la resolución sea un tanto precipitada.

mau mau joseph tellComo curiosidad, dentro del mundo bolsilibresco encontramos también una novela de Joseph Tell llamada “Terror negro (el Mau Mau)” en la colección Biblioteca de Sucesos nº 4, y en la colección balas y deportes (vaya título de colección), otra novelita de Mompel Foch llamada “Contra el Mau Mau“.

Hay que tener en cuenta que este suceso histórico prácticamente olvidado hoy en día en los años 50 era fuente de pesadillas en los hombres y mujeres occidentales.

FUEGO MALDITO

FUEGO MALDITO                                                                                                                         

MIKKY ROBERTS.

COLECCIÓN SERVICIO SECRETO Nº 700. EDITORIAL BRUGUERA.

ENERO 1964.

PORTADA: DESCONOCIDO

fuego maldito

Nº Especial de Servicio Secreto

Especial de 253 páginas para celebrar el nº 700 de la colección de servicio secreto a cargo del gran Mikky Roberts, que le permite desarrollar la novela con más profundidad de la habitual, tanto en la construcción de los personajes como en la resolución de la trama. Por cierto que para ser un número tan representativo, se hubiera merecido una portada más elaborada.

Rex Carter es un guapo y mujeriego reportero de sucesos, de los de antes, que recibe un extraño encargo de la policía: aprovechando sus contactos con los bajos fondos, debe reconstruir los últimos movimientos de Charlie Miller, un ratero de poca monta, conocido de Rex, que ha aparecido muerto en una playa con aspecto de haber sido carbonizado, a causa de lo que aparentemente parecen ser quemaduras radioactivas, lo que a juicio de la policía puede suponer un grave peligro para la ciudad de Nueva York.

Comienza así una investigación por parte de nuestro protagonista en la que nada es lo que parece, y que le obligará a introducirse en el sórdido mundo de la delincuencia, hasta encontrarse en medio de una conspiración de inmensas proporciones que le llevará a poner en peligro su propia vida.

Rex se detuvo en la calle y miró a su alrededor pausadamente. En toda la calle solamente había una bombilla dentro de un globo blanco, sobre una puerta. Correspondía a uno de los tugurios más equívocos del Bowery, y la luz era como el faro que guía al marinero perdido en la inmensidad del mar. Aquello era The Cellar, un tugurio pobre, el último refugio de los vencidos y las perdidas”.

He reproducido un párrafo de la novela, para que os hagáis una idea del ambiente de la misma –novela negra en estado puro-,  y del magnífico estilo literario de Mikky Roberts, un escritor de calidad por encima de la media, y que se merece un reconocimiento muy superior al de estas pobres líneas.

Mikky Roberts, al menos que a mí me conste, escribió 40 novelas policíacas, casi todas ellas en la editorial Bruguera:11 en la colección de Punto Rojo, 3 en la colección Archivo Secreto (incluyendo el nº 1), 23 en Servicio Secreto y 3 en CIA de editorial Dólar.

Del género del Oeste y romántico escribió muchos más títulos, con los seudónimos de Mikky Roberts y Roberto de la Mata respectivamente,  y aunque en la temible Wikipedia figura que escribió tres novelas de ciencia Ficción en la editorial Dólar, realmente corresponden a tres novelas de la colección C.I.A, por lo que aunque los títulos pudieran hacer suponer que se trata de ciencia ficción, son realmente novelas policiacas.

Los títulos publicados en Punto Rojo de Bruguera son:

4 Noche infernal Mikky Roberts Punto Rojo
8 Al margen del horror Mikky Roberts Punto Rojo
10 ¡Plástico! Mikky Roberts Punto Rojo
17 Desde el Más Allá Mikky Roberts Punto Rojo
25 Red de traidores Mikky Roberts Punto Rojo
35 El secreto de las tumbas Mikky Roberts Punto Rojo
39 Caribe sangriento Mikky Roberts Punto Rojo
75 Vampyr Mikky Roberts Punto Rojo
79 Cuando Eva acecha Mikky Roberts Punto Rojo
87 Redes de nylon Mikky Roberts Punto Rojo
136 Voces de muerte Mikky Roberts Punto Rojo

En Servicio Secreto:

319 Sangre y plomo en el Pentágono Mikky Roberts Servicio Secreto
331 Crimen, Sociedad Anónima Mikky Roberts Servicio Secreto
344 La rubia de los gatos Mikky Roberts Servicio Secreto
347 Humo de muerte Mikky Roberts Servicio Secreto
358 Con sudario de niebla Mikky Roberts Servicio Secreto
374 Tan solo unos muertos Mikky Roberts Servicio Secreto
391 Un cadáver sin dueño Mikky Roberts Servicio Secreto
401 Los muertos no se quejan Mikky Roberts Servicio Secreto
416 Reportaje especial Mikky Roberts Servicio Secreto
435 Negocio en quiebra Mikky Roberts Servicio Secreto
541 Belleza para morir Mikky Roberts Servicio Secreto
547 Las estrellas también mueren Mikky Roberts Servicio Secreto
563 Muerte en tus brazos Mikky Roberts Servicio Secreto
571 Intriga diabólica Mikky Roberts Servicio Secreto
574 El asesino cuidadoso Mikky Roberts Servicio Secreto
588 Sangre sobre mi Mikky Roberts Servicio Secreto
651 Una estrella con problemas Mikky Roberts Servicio Secreto
687 Puños de granito Mikky Roberts Servicio Secreto
700 Fuego maldito Mikky Roberts Servicio Secreto
720 En la tela de araña Mikky Roberts Servicio Secreto
861 El galeón sumergido Mikky Roberts Servicio Secreto
915 No toquéis a las siamesas Mikky Roberts Servicio Secreto
920 Bajos fondos Mikky Roberts Servicio Secreto

 Los títulos de Archivo Secreto son:

1 Venus negra Mikky Roberts Archivo Secreto
16 Uñas de gata Mikky Roberts Archivo Secreto
54 Medio millón Mikky Roberts Archivo Secreto

 Las novelas de la colección CIA de editorial Dólar:

07-nov-55 Cuarta dimensión Mikky Roberts CIA
04-dic-55 Satélite científico Mikky Roberts CIA
06-ene-56 Continente hostil Mikky Roberts CIA

Si algún alma caritativa se toma un yogur caducado que le provoque una fase de locura temporal y se quiere deshacer de alguno de estos seis últimos títulos, por favor, contacte conmigo.

EL MANUSCRITO DEL “DESTRIPADOR”

EL MANUSCRITO DEL “DESTRIPADOR”                                                                    

CURTIS GARLAND.

COLECCIÓN SERICIO SECRETO Nº 1.145. EDITORIAL BRUGUERA.

JULIO 1972.

PORTADA: RAFAEL CORTIELLA

servicio-secreto 1145 manuscrito destripador

¿Ha vuelto a la vida Jack el Destripador?

La novela se inicia con uno de esos maravillosos prefacios a los que Juan Gallardo nos tiene acostumbrados. Una introducción en la que el autor nos demuestra su gran conocimiento y fascinación por el personaje de Jack el destripador, y donde nos deja claro que la novela, que se desarrolla en 1.968, no deja de ser una interpretación más acerca de la posible identidad del más famoso asesino de la historia.

Neville Sanders, junto con su hermano pequeño Richard, un trotamundos con problemas de salud del que no sabe nada desde hace años, es un joven londinense que vive desahogadamente de las rentas derivadas del patrimonio familiar que se ha ido generando desde la época de su abuelo, Lyman Sanders, médico de la familia real.

Sorpresivamente, nuestro protagonista recibe una llamada en la que se le comunica que una inmobiliaria acaba de comprar la vieja casona familiar de Spitafields,  puesta a la venta por su fallecido padre hace más de seis años, y a la que Neville no había vuelto desde que era niño, poniendo como condición ineludible que les acompañe en la visita a la propiedad.

Acompañado por la representante de la inmobiliaria, una bella joven llamada Sue Lane, inician la visita a la casa, que se encuentra en un deplorable estado de conservación.  Una vez que llegan al desván, rodeado de arcones, maletas cubiertas de polvo y cajas de trastos inútiles, encuentran un maletín negro con instrumental quirúrgico en su interior, y con un manuscrito oculto en un falso fondo de lo que parecen ser las memorias del abuelo de nuestro protagonista; unas memorias que concluyen con una firma: “Yo…Jack el Destripador. Londres, Noviembre de 1.888”.

A partir de este momento se entremezcla la lectura del diario con el inicio de una serie de asesinatos en Londres que recuerdan el modus operandi de Jack el Destripador.

Magnífica novela de Curtis Garland, con una cuidada introducción, notas a pie de página, y una historia muy bien documentada, a la que se nota que el autor ha prestado una atención especial. El apellido del protagonista, Sanders, bien podría ser un homenaje del autor al actor George Sanders, con el que Juan Gallardo trabó cierta amistad, y que fue quien le animó, según confiesa en sus memorias, a publicar su primera novela, “La muerte elige”.

La identidad de Lyman Sanders, abuelo del protagonista de la novela, y autor del manuscrito del destripador tendría su correspondencia en la realidad con William Gull, médico personal de la Reina Victoria, nominado como posible asesino por el periodista Stephen Knight en su libro de 1976: “Jack el Destripador. La solución definitiva”. El único pero es que Curtis escribió su novela en 1.972, cuatro años antes de la publicación de la novela de Stephen Knight.

¿Cuál fue el destino del asesino más famoso de la Historia?¿Quién está repitiendo sus crímenes 80 años después del último asesinato?. ¿Qué relación existe entre el descubrimiento del diario y los nuevos asesinatos?. Si quieres conocer la respuesta, tendrás que leer la novela. ¿Díficil de conseguir?. No tanto si sigues leyendo.

jack el destripador

Otro portadón de Sergio Bleda

Aportando en la medida de mis posibilidades mi granito de arena en defensa de los valientes editores que intentan revivir el mundo de la novela popular, quiero hacerme eco de la próxima edición por parte de Alberto López Aroca, en colaboración con Mercedes Gallardo, hija de Juan Gallardo Muñoz de un recopilatorio con 7 obras de Curtis Garland dedicadas a Jack El Destripador, uno de sus mosntruos favoritos, y protagonista indirecto de la novela objeto de esta reseña, que se incluye en dicho recopilatorio.

Una oportunidad única para que los lectores más jovenes descubran la increíble visión de Curtis sobre este histórico personaje, y para que los viejunos que como yo tienen todas las obras tengan una edición que estoy convencido será un lujo, dada la experiencia anterior del editor con “Monstruos en el Oeste“, una joya que no debería faltar en ninguna biblioteca.

Más información en http://albertolopezaroca.blogspot.com.es/2016/04/suscripcion-jack-el-destripador-de.html